Una con­vic­ción, un com­pro­mi­so – Arnal­do Ote­gi

Tras varios meses de deba­te interno en la izquier­da aber­tza­le, en los que tam­po­co han fal­ta­do ini­cia­ti­vas con­cre­tas para res­pon­der al impor­tan­te momen­to polí­ti­co que vive Eus­kal Herria, las reso­lu­cio­nes adop­ta­das por su base mili­tan­te están sien­do ya pues­tas en mar­cha con el reto de con­tri­buir, median­te movi­mien­tos polí­ti­cos y diná­mi­cas socia­les, a la con­so­li­da­ción del pro­ce­so demo­crá­ti­co que nos con­duz­ca al pro­fun­do cam­bio que deman­da nues­tro país.
Las refle­xio­nes plan­tea­das en la reso­lu­ción «Zutik Eus­kal Herria» des­cri­ben con cla­ri­dad los pará­me­tros polí­ti­cos y socia­les en los que nos des­en­vol­ve­mos. Así, ante el ago­ta­mien­to del mar­co polí­ti­co de asi­mi­la­ción impues­to a Hego Eus­kal Herria a la sali­da del fran­quis­mo, el Esta­do no encuen­tra suce­dá­neos polí­ti­cos para inte­grar al aber­tza­lis­mo y, en gene­ral, a la masa crí­ti­ca sus­cep­ti­ble de pro­ta­go­ni­zar el men­cio­na­do cam­bio polí­ti­co y social. Hemos des­gas­ta­do el mode­lo de asi­mi­la­ción de los esta­dos y refor­za­do la posi­ción estra­té­gi­ca del movi­mien­to aber­tza­le, ésa es la nada des­pre­cia­ble vic­to­ria polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le en estos trein­ta años de lucha.
Ello no obs­ta para reco­no­cer que, en el trán­si­to entre ciclos en el que nos encon­tra­mos, el Esta­do ha logra­do en los últi­mos años impo­ner situa­cio­nes de blo­queo y nive­les de neu­tra­li­za­ción de nues­tra estra­te­gia, lo que ha difi­cul­ta­do hacer ope­ra­ti­va la acu­mu­la­ción de fuer­zas que nece­si­ta­mos, cla­ve para cual­quier camino efi­caz hacia un nue­vo esce­na­rio en el que poder mate­ria­li­zar el pro­yec­to polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta. La estra­te­gia repre­si­va lle­va­da has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias quie­re acen­tuar dichas situa­cio­nes de colap­so, con el obje­ti­vo aña­di­do de colo­car al unio­nis­mo en el lide­raz­go polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal, gra­cias a la Ley de Par­ti­dos y la adul­te­ra­ción ile­gí­ti­ma del mapa polí­ti­co. El Esta­do se encuen­tra cómo­do den­tro de ese esque­ma, al con­si­de­rar que en esos pará­me­tros el tiem­po corre a su favor.
El blo­queo se uti­li­za, pues, para impe­dir que cris­ta­li­ce esa amplia masa crí­ti­ca ‑que lle­ga a ser inclu­so trans­ver­sal ideo­ló­gi­ca­men­te- por el dere­cho a deci­dir, ya que el Esta­do no tie­ne alter­na­ti­va polí­ti­ca con la que abor­dar el des­gas­te del mode­lo vigen­te más allá del mero auto­no­mis­mo. Ésa es su esta­ción final, un mode­lo glo­bal exclu­yen­te y de impo­si­ción, que se cons­ti­tu­ye en la base de los acuer­dos PSOE-PP-UPN.
En opi­nión de la izquier­da aber­tza­le, la cla­ri­fi­ca­ción de los pro­yec­tos estra­té­gi­cos sitúa con mayor niti­dez los con­te­ni­dos de los desea­bles acuer­dos polí­ti­cos de solu­ción al con­flic­to: reco­no­ci­mien­to nacio­nal y reglas de jue­go demo­crá­ti­co entre todos los pro­yec­tos polí­ti­cos.
A la cri­sis polí­ti­ca sobre el mode­lo terri­to­rial lar­va­da duran­te años en el Esta­do espa­ñol, cuyos expo­nen­tes más cla­ros son la situa­ción per­ma­nen­te de con­flic­to con Eus­kal Herria y la cri­sis abier­ta con moti­vo de la sen­ten­cia sobre el Esta­tut cata­lán, se suman una cri­sis eco­nó­mi­ca de enor­mes dimen­sio­nes y una ins­tru­men­ta­li­za­ción de los pode­res del Esta­do en la lucha polí­ti­ca par­ti­da­ria, tal y como lo demues­tra la uti­li­za­ción de la Jus­ti­cia. El resul­tan­te glo­bal es un gobierno débil den­tro de un Esta­do inca­paz de hacer polí­ti­cas de Esta­do en tér­mi­nos cons­truc­ti­vos, como pudi­mos com­pro­bar, por ejem­plo, en el últi­mo pro­ce­so de nego­cia­ción (2005−2007).
Jun­to al con­flic­to polí­ti­co, la cri­sis eco­nó­mi­ca que sacu­de Eus­kal Herria evi­den­cia la nece­si­dad de dis­po­ner de ins­tru­men­tos para abor­dar polí­ti­cas fis­ca­les, socia­les y eco­nó­mi­cas adap­ta­das a un mode­lo pro­pio y defi­ni­das por los agen­tes vas­cos. La lucha con­tra las medi­das regre­si­vas e impo­si­ti­vas, lide­ra­da por el sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le y mani­fes­ta­da con éxi­to en la huel­ga del 29 de junio, ofre­ce una opor­tu­ni­dad para ensam­blar­la con la nece­si­dad de sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia.
En esas coor­de­na­das gene­ra­les, la izquier­da aber­tza­le ha con­se­gui­do adap­tar su estra­te­gia para con­di­cio­nar el blo­queo polí­ti­co del unio­nis­mo y colo­car al sobe­ra­nis­mo-inde­pen­den­tis­mo como opción tác­ti­co-estra­té­gi­ca de futu­ro.
Por eso, hemos deci­di­do entrar con una ofer­ta cla­ra en tér­mi­nos estra­té­gi­cos, de acu­mu­la­ción de fuer­zas a favor del Esta­do vas­co, sin que ello nos haga olvi­dar que el obje­ti­vo de la actual fase polí­ti­ca es cons­truir el cam­po de jue­go demo­crá­ti­co don­de todas las sen­si­bi­li­da­des y fami­lias polí­ti­cas del país pue­dan desa­rro­llar ple­na­men­te su res­pec­ti­va opción, con el úni­co lími­te de la volun­tad popu­lar. Una ofer­ta sus­ten­ta­da en el desa­rro­llo de vías e ins­tru­men­tos demo­crá­ti­cos.
La aper­tu­ra uni­la­te­ral del pro­ce­so demo­crá­ti­co cons­ti­tu­ye, por tan­to, un pun­to de infle­xión sobre el que se asien­tan y asen­ta­rán las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas que vayan dibu­jan­do pro­gre­si­va­men­te la nue­va fase polí­ti­ca. La deci­sión y actua­ción de la izquier­da aber­tza­le deben enten­der­se como res­pues­ta a la evo­lu­ción del pro­ce­so polí­ti­co vas­co, al desa­rro­llo de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social, a las cir­cuns­tan­cias de la actual fase polí­ti­ca ‑defi­ni­da por las con­di­cio­nes polí­ti­cas y socia­les logra­das en estos últi­mos quin­ce años- y a la estra­te­gia ade­cua­da para dotar de ope­ra­ti­vi­dad a estas con­di­cio­nes. Yerran quie­nes inter­pre­tan que la apues­ta de la izquier­da aber­tza­le es con­se­cuen­cia de la pre­sión de la estra­te­gia repre­si­va, sin que negue­mos que esta estra­te­gia pro­vo­que enor­me sufri­mien­to y difi­cul­ta­des al movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta. Tam­po­co ati­na­ría­mos si enten­dié­ra­mos que una apues­ta de cam­bio de ciclo sólo debe ser con­se­cuen­cia, como pun­to de par­ti­da, de lo que se haya con­se­gui­do arran­car pre­via­men­te al Gobierno espa­ñol de turno, lo que tam­po­co quie­re decir que sea­mos noso­tros quie­nes des­car­te­mos la opción de lograr acuer­dos o com­pro­mi­sos de la otra par­te en estos pri­me­ros pasos del pro­ce­so demo­crá­ti­co.
Nues­tra apues­ta polí­ti­ca tie­ne pun­tos de ancla­je y des­ti­na­ta­rios cla­ros. Para abrir este pro­ce­so, en sus pri­me­ros com­pa­ses, nos diri­gi­mos a nues­tro pue­blo y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. A ellos debe­mos res­pon­der ade­cua­da­men­te, ponien­do todo lo que esté en nues­tra mano para crear las con­di­cio­nes ópti­mas para con­so­li­dar este nue­vo tiem­po.
Nos diri­gi­mos a nues­tro pue­blo, en pri­me­ra y prin­ci­pal ins­tan­cia, y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para mos­trar nues­tro com­pro­mi­so de rea­li­zar el tra­yec­to que nos lle­ve has­ta la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas, a dife­ren­cia de quie­nes impo­nen su pro­yec­to polí­ti­co median­te la con­cul­ca­ción de dere­chos ‑entre ellos, el dere­cho a deci­dir- y la vio­len­cia repre­si­va. Es el momen­to opor­tuno de hacer esta apues­ta. Lo es por­que en este país, con nues­tra con­tri­bu­ción, pue­den libe­rar­se las fuer­zas nece­sa­rias y alcan­zar­se los acuer­dos sufi­cien­tes para reco­rrer el camino que nos con­duz­ca a un esce­na­rio ple­na­men­te demo­crá­ti­co.
Así pues, la aper­tu­ra uni­la­te­ral de un pro­ce­so demo­crá­ti­co como lla­ve para avan­zar en el cam­bio polí­ti­co abre nue­vos regis­tros y posi­bi­li­da­des para la modi­fi­ca­ción favo­ra­ble de la corre­la­ción de fuer­zas, tan­to sobre obje­ti­vos tác­ti­cos ‑solu­ción del con­flic­to y nue­vos mar­cos jurí­di­cos- como estra­té­gi­cos ‑dimen­sio­na­mien­to del inde­pen­den­tis­mo-. No se tra­ta de una con­si­de­ra­ción mera­men­te teó­ri­ca. Así lo acre­di­tan los acon­te­ci­mien­tos de los últi­mos tiem­pos, con nota­bles e ine­quí­vo­cos pro­nun­cia­mien­tos a favor de una reso­lu­ción polí­ti­ca del con­flic­to, así como con pasos fir­mes en la arti­cu­la­ción del blo­que social y polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta. Los com­pro­mi­sos que se van y se irán defi­nien­do en el futu­ro ‑como el acuer­do estra­té­gi­co entre EA y la izquier­da aber­tza­le, la expan­sión de expre­sio­nes socia­les inde­pen­den­tis­tas, la pro­fun­di­za­ción de la uni­dad de acción sin­di­cal aber­tza­le o el impul­so de ins­tru­men­tos con­tra la vul­ne­ra­ción de dere­chos civi­les y polí­ti­cos- son refle­jo de esa apues­ta polí­ti­ca, aun­que, al mis­mo tiem­po, debe­mos negar patri­mo­nio exclu­si­vo o exclu­yen­te alguno, pues todo ello es fru­to tam­bién de la cola­bo­ra­ción y tra­ba­jo de otras fuer­zas y sec­to­res de nues­tro pue­blo. Nues­tra apues­ta uni­la­te­ral nos ha per­mi­ti­do actuar con mayor efi­ca­cia, y tam­bién ha posi­bi­li­ta­do crear con­di­cio­nes para que otros den igual­men­te pasos en sen­ti­do posi­ti­vo, tan­to en Eus­kal Herria como en el ámbi­to inter­na­cio­nal. La demos­tra­ción empí­ri­ca de que esta apues­ta ofre­ce rédi­tos netos ya se ha rea­li­za­do en estos meses, por lo que sólo cabe afian­zar­la y pro­fun­di­zar en ella.
Lo hecho has­ta aho­ra pare­cía hace nada muy difí­cil de con­se­guir, y en estos momen­tos, en cam­bio, resul­ta ya insu­fi­cien­te. Así pues, hay que insis­tir en el camino tra­za­do, y tra­ba­jar por pro­vo­car una ola polí­ti­ca que lle­gue cada vez a mayo­res vetas socia­les, al obje­to de for­ta­le­cer la nece­si­dad del cam­bio polí­ti­co y social. La socie­dad debe acti­var­se en la exi­gen­cia de un pro­ce­so de nego­cia­ción y acuer­do demo­crá­ti­co, y el inde­pen­den­tis­mo debe cons­ti­tuir­se en un movi­mien­to polí­ti­co deter­mi­nan­te en esta nue­va fase. Si en la lla­ma­da «tran­si­ción» el mode­lo auto­nó­mi­co pivo­tó sobre la cen­tra­li­dad del regio­na­lis­mo del PNV, en esta nue­va fase polí­ti­ca ‑en esta «segun­da tran­si­ción» de base democrática‑, el inde­pen­den­tis­mo tie­ne voca­ción de cons­ti­tuir­se en uno de los ejes prin­ci­pa­les que deter­mi­ne, des­de un acuer­do demo­crá­ti­co de reso­lu­ción al con­flic­to, la evo­lu­ción pro­gre­si­va de los mar­cos jurí­di­co-polí­ti­cos actua­les.
Por lo tan­to, nues­tra apues­ta está orien­ta­da a modi­fi­car, des­de un des­ta­ca­do pro­ta­go­nis­mo inde­pen­den­tis­ta y con la mano ten­di­da a la cola­bo­ra­ción y el acuer­do con todo aquel que quie­ra asen­tar un sue­lo demo­crá­ti­co en Eus­kal Herria, las varia­bles polí­ti­cas y socia­les para lle­gar a mate­ria­li­zar el cam­bio de mar­co. No esta­mos pues ante movi­mien­tos tác­ti­cos y, mucho menos, de carác­ter elec­to­ra­lis­ta, sino ante el impul­so de una fase polí­ti­ca don­de la izquier­da aber­tza­le tie­ne, con estra­te­gia adap­ta­da y nue­vos ins­tru­men­tos, la tarea de ser ‑des­de la humil­dad, el tra­ba­jo com­par­ti­do y el res­pe­to a otros agen­tes- motor y dina­mi­za­dor fun­da­men­tal de su evo­lu­ción, con espe­cial aten­ción y sen­si­bi­li­dad hacia el sen­tir popu­lar.
Este pro­ce­so demo­crá­ti­co ten­drá dife­ren­tes eta­pas y esta­cio­nes, y su desa­rro­llo debe­rá lograr­se e imple­men­tar­se gra­cias a acuer­dos de carác­ter bila­te­ral y mul­ti­la­te­ral, entre los agen­tes vas­cos, con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y con los esta­dos con los que man­te­ne­mos este secu­lar con­flic­to. En estos momen­tos, el pri­mer obje­ti­vo con­sis­te en lograr los míni­mos demo­crá­ti­cos sufi­cien­tes que garan­ti­cen la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de todos y amor­ti­güen las gra­ves situa­cio­nes de con­cul­ca­ción de dere­chos que se pade­cen en Eus­kal Herria, para poder avan­zar así en un pro­ce­so de reso­lu­ción jus­to y defi­ni­ti­vo.
Somos cons­cien­tes de que esta fase tam­bién será dura, que habrá que luchar mucho y con tesón para alcan­zar ese pri­mer esta­dio. No pode­mos pen­sar que cual­quier movi­mien­to por nues­tra par­te va a traer con­si­go, inme­dia­ta­men­te y de for­ma auto­má­ti­ca, que se derrum­ben todos los muros que deben caer. Nues­tra lucha y orga­ni­za­ción, nues­tra capa­ci­dad de con­ven­cer a nues­tro pue­blo y de cola­bo­rar con diver­sos sec­to­res polí­ti­cos y socia­les, así como la capa­ci­dad de no caer en las tram­pas de quie­nes, median­te la into­xi­ca­ción, la pro­vo­ca­ción y la repre­sión, quie­ren que nos atas­que­mos en esque­mas del pasa­do, serán las que nos hagan supe­rar obs­tácu­los y abrir nue­vos espa­cios para que el pro­ce­so siga avan­zan­do.
Nos guía una cer­te­za, la de que la izquier­da aber­tza­le tie­ne cre­di­bi­li­dad y fuer­za sufi­cien­te para ser motor de los movi­mien­tos que deter­mi­nen una nue­va fase que incen­ti­ve las ten­den­cias de cam­bio polí­ti­co y social. Ésa es nues­tra con­vic­ción. Y nues­tro com­pro­mi­so no es otro que el de poner todo el cau­dal polí­ti­co, ideo­ló­gi­co e his­tó­ri­co del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal y social al ser­vi­cio de un nue­vo tiem­po en el que Eus­kal Herria pue­da deci­dir su futu­ro. En liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *