Según el Tri­bu­nal Supre­mo esta­dou­ni­den­se, la ayu­da no vio­len­ta a orga­ni­za­cio­nes prohi­bi­das equi­va­le a «terro­ris­mo»- Chris McGreal

El Tri­bu­nal Supre­mo esta­dou­ni­den­se ha con­fir­ma­do una ley de gran alcan­ce que per­mi­te pro­ce­sar como terro­ris­tas a aque­llos ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que ofrez­can ase­so­ra­mien­to a orga­ni­za­cio­nes prohi­bi­das, inclu­yen­do ase­so­ra­mien­to legal e infor­ma­ción sobre reso­lu­ción de conflictos. 

El caso sur­gió a raíz del ase­so­ra­mien­to sobre dere­chos huma­nos dado por un gru­po de Cali­for­nia a orga­ni­za­cio­nes kur­das y tami­les que están en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas de Esta­dos Unidos.

El Tri­bu­nal Supre­mo con­fir­mó el argu­men­to del gobierno Oba­ma de que inclu­so el ase­so­ra­mien­to des­ti­na­do a ser uti­li­za­do con pro­pó­si­tos pací­fi­cos equi­va­les a “apo­yo mate­rial” al terrorismo.

Esto inclu­ye a un abo­ga­do que some­ta un expe­dien­te ami­cus curiae* en nom­bre de un gru­po prohi­bi­do o ayu­de a una orga­ni­za­ción pros­cri­ta a ele­var una peti­ción ante orga­nis­mos inter­na­cio­na­les para poner fin a un con­flic­to violento.

“El Tri­bu­nal Supre­mo ha dic­ta­mi­na­do que los abo­ga­dos de dere­chos huma­nos que pro­por­cio­nen for­ma­ción y asis­ten­cia en la reso­lu­ción no vio­len­ta de dispu­tas pue­den ser pro­ce­sa­dos como terro­ris­tas” afir­mó David Cole, un pro­fe­sor de dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town que dis­cu­tió el caso ante el tri­bu­nal. “En nom­bre de la lucha con­tra el terro­ris­mo, el tri­bu­nal ha afir­man­do que la Pri­me­ra Enmien­da [sobre la liber­tad de expre­sión] per­mi­te al Con­gre­so con­ver­tir en un cri­men luchar por la paz y los dere­chos huma­nos. Esto es un error”.

Este vere­dic­to posi­ble­men­te com­pli­ca­rá aún más el tra­ba­jo de los acti­vis­tas que apo­yan cau­sas polé­mi­cas, que ya ha cono­ci­do pro­ce­sos extre­ma­da­men­te polé­mi­cos en rela­ción con otras for­mas de apo­yo, como la colec­ta de fondos.

Acti­vis­tas pales­ti­nos han sido pro­ce­sa­dos y encar­ce­la­dos por reco­lec­tar fon­dos para gru­pos socia­les que tra­ba­jan en ámbi­tos como la vivien­da y las ayu­das socia­les, y que tie­nen rela­cio­nes con Hamás, que gobier­na Gaza.

Aho­ra están expues­tos a sufrir un pro­ce­so judi­cial los indi­vi­duos y gru­pos que ofrez­can ase­so­ra­mien­to legal u otro ase­so­ra­mien­to espe­cia­li­za­do a estos grupos.

El vere­dic­to afec­ta­ba al [gru­po] Pro­yec­to Jurí­di­co Huma­ni­ta­rio de Los Ánge­les, que pro­por­cio­nó for­ma­ción en dere­chos huma­nos al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK).

Este gru­po argu­men­tó en su defen­sa que el ase­so­ra­mien­to era no vio­len­to y que no pro­mo­vía los obje­ti­vos del PKK.

Uno de los deman­da­dos, Ralph Fer­tig, es un abo­ga­do reti­ra­do que tra­ta­ba de ayu­dar al PKK a atraer la aten­ción de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les sobre los dere­chos de los kurdos.

El gobierno esta­dou­ni­den­se afir­mó que lo con­si­de­ra­ba apo­yo al terro­ris­mo. Argu­men­tó que Fer­tig era libre para hablar en apo­yo de los obje­ti­vos del PKK, pero no podía pro­por­cio­nar­le asesoramiento.

El Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán es una de las apro­xi­ma­da­men­te 30 orga­ni­za­cio­nes inclui­das en la lis­ta de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas por el gobierno esta­dou­ni­den­se. Esta lis­ta inclu­ye a Hamás, Hiz­bo­lá y los Keme­res Rojos.

Una pri­me­ra ins­tan­cia había decla­ra­do la ley no apli­ca­ble por impre­ci­sa sin nin­gún tipo de reser­vas. Pero por una mayo­ría de 6 – 3 el Tri­bu­nal Supre­mo falló que el gobierno tenía dere­cho a “prohi­bir que se pro­por­cio­ne apo­yo mate­rial en la for­ma de for­ma­ción, ase­so­ría exper­ta, per­so­nal y ser­vi­cios a gru­pos terro­ris­tas extran­je­ros aun cuan­do quie­nes pro­por­cio­nan este apo­yo pre­ten­dan pro­mo­ver sólo los fines no vio­len­tos de los grupos”.

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo, John Roberts, afir­mó: “En el fon­do, los deman­da­dos sola­men­te están en des­acuer­do con el vere­dic­to del Con­gre­so y del eje­cu­ti­vo de que pro­por­cio­nar apo­yo mate­rial a deter­mi­na­da orga­ni­za­ción extran­je­ra con­si­de­ra­da terro­ris­ta –aun­que sea un apo­yo apa­ren­te­men­te benigno– refuer­za las acti­vi­da­des terro­ris­tas de esta organización”.

Los jue­ces disi­den­tes afir­man que esta deci­sión “pri­va a los indi­vi­duos que están ante noso­tros de la pro­tec­ción que exi­ge la Pri­me­ra Enmienda”.

En la audien­cia los jue­ces habían dis­cu­ti­do qué equi­va­le a ase­so­ra­mien­to espe­cia­li­za­do y si es un cri­men ense­ñar a un terro­ris­ta a tocar la armónica.

Ele­na Kagan, que aho­ra es la per­so­na nom­bra­da por el gobierno Oba­ma para el Tri­bu­nal Supre­mo, fue quien defen­dió el caso del gobierno en febre­ro. “Hiz­bo­lá cons­tru­ye bom­bas. Hiz­bo­lá tam­bién cons­tru­ye casas. Lo que ha deci­di­do el Con­gre­so es que cuan­do se ayu­da a Hiz­bo­lá a cons­truir casas tam­bién se está ayu­dan­do a Hiz­bo­lá a cons­truir bom­bas. Esta es toda la teo­ría que sus­ten­ta la ley” decla­ró al tribunal.

* N. de la t.: Ami­cus curiae, “ami­go del tri­bu­nal”, es una expre­sión lati­na uti­li­za­da para refe­rir­se a expe­dien­tes pre­sen­ta­dos por ter­ce­ras per­so­nas aje­nas a un liti­gio las cua­les ofre­cen volun­ta­ria­men­te su opi­nión fren­te a algún pun­to de dere­cho u otro aspec­to rela­cio­na­do para cola­bo­rar con el tri­bu­nal en la reso­lu­ción de la mate­ria obje­to de proceso.

Fuen­te: http://​www​.guar​dian​.co​.uk/​l​a​w​/​2​0​1​0​/​j​u​n​/​2​1​/​n​o​n​v​i​o​l​e​n​t​-​a​i​d​-​b​a​n​n​e​d​-​g​r​o​u​p​s​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​/​p​r​int

rJV

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.