Según el Tri­bu­nal Supre­mo esta­dou­ni­den­se, la ayu­da no vio­len­ta a orga­ni­za­cio­nes prohi­bi­das equi­va­le a «terro­ris­mo»- Chris McGreal

El Tri­bu­nal Supre­mo esta­dou­ni­den­se ha con­fir­ma­do una ley de gran alcan­ce que per­mi­te pro­ce­sar como terro­ris­tas a aque­llos ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que ofrez­can ase­so­ra­mien­to a orga­ni­za­cio­nes prohi­bi­das, inclu­yen­do ase­so­ra­mien­to legal e infor­ma­ción sobre reso­lu­ción de con­flic­tos.

El caso sur­gió a raíz del ase­so­ra­mien­to sobre dere­chos huma­nos dado por un gru­po de Cali­for­nia a orga­ni­za­cio­nes kur­das y tami­les que están en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas de Esta­dos Uni­dos.

El Tri­bu­nal Supre­mo con­fir­mó el argu­men­to del gobierno Oba­ma de que inclu­so el ase­so­ra­mien­to des­ti­na­do a ser uti­li­za­do con pro­pó­si­tos pací­fi­cos equi­va­les a “apo­yo mate­rial” al terro­ris­mo.

Esto inclu­ye a un abo­ga­do que some­ta un expe­dien­te ami­cus curiae* en nom­bre de un gru­po prohi­bi­do o ayu­de a una orga­ni­za­ción pros­cri­ta a ele­var una peti­ción ante orga­nis­mos inter­na­cio­na­les para poner fin a un con­flic­to vio­len­to.

“El Tri­bu­nal Supre­mo ha dic­ta­mi­na­do que los abo­ga­dos de dere­chos huma­nos que pro­por­cio­nen for­ma­ción y asis­ten­cia en la reso­lu­ción no vio­len­ta de dispu­tas pue­den ser pro­ce­sa­dos como terro­ris­tas” afir­mó David Cole, un pro­fe­sor de dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town que dis­cu­tió el caso ante el tri­bu­nal. “En nom­bre de la lucha con­tra el terro­ris­mo, el tri­bu­nal ha afir­man­do que la Pri­me­ra Enmien­da [sobre la liber­tad de expre­sión] per­mi­te al Con­gre­so con­ver­tir en un cri­men luchar por la paz y los dere­chos huma­nos. Esto es un error”.

Este vere­dic­to posi­ble­men­te com­pli­ca­rá aún más el tra­ba­jo de los acti­vis­tas que apo­yan cau­sas polé­mi­cas, que ya ha cono­ci­do pro­ce­sos extre­ma­da­men­te polé­mi­cos en rela­ción con otras for­mas de apo­yo, como la colec­ta de fon­dos.

Acti­vis­tas pales­ti­nos han sido pro­ce­sa­dos y encar­ce­la­dos por reco­lec­tar fon­dos para gru­pos socia­les que tra­ba­jan en ámbi­tos como la vivien­da y las ayu­das socia­les, y que tie­nen rela­cio­nes con Hamás, que gobier­na Gaza.

Aho­ra están expues­tos a sufrir un pro­ce­so judi­cial los indi­vi­duos y gru­pos que ofrez­can ase­so­ra­mien­to legal u otro ase­so­ra­mien­to espe­cia­li­za­do a estos gru­pos.

El vere­dic­to afec­ta­ba al [gru­po] Pro­yec­to Jurí­di­co Huma­ni­ta­rio de Los Ánge­les, que pro­por­cio­nó for­ma­ción en dere­chos huma­nos al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK).

Este gru­po argu­men­tó en su defen­sa que el ase­so­ra­mien­to era no vio­len­to y que no pro­mo­vía los obje­ti­vos del PKK.

Uno de los deman­da­dos, Ralph Fer­tig, es un abo­ga­do reti­ra­do que tra­ta­ba de ayu­dar al PKK a atraer la aten­ción de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les sobre los dere­chos de los kur­dos.

El gobierno esta­dou­ni­den­se afir­mó que lo con­si­de­ra­ba apo­yo al terro­ris­mo. Argu­men­tó que Fer­tig era libre para hablar en apo­yo de los obje­ti­vos del PKK, pero no podía pro­por­cio­nar­le ase­so­ra­mien­to.

El Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán es una de las apro­xi­ma­da­men­te 30 orga­ni­za­cio­nes inclui­das en la lis­ta de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas por el gobierno esta­dou­ni­den­se. Esta lis­ta inclu­ye a Hamás, Hiz­bo­lá y los Keme­res Rojos.

Una pri­me­ra ins­tan­cia había decla­ra­do la ley no apli­ca­ble por impre­ci­sa sin nin­gún tipo de reser­vas. Pero por una mayo­ría de 6 – 3 el Tri­bu­nal Supre­mo falló que el gobierno tenía dere­cho a “prohi­bir que se pro­por­cio­ne apo­yo mate­rial en la for­ma de for­ma­ción, ase­so­ría exper­ta, per­so­nal y ser­vi­cios a gru­pos terro­ris­tas extran­je­ros aun cuan­do quie­nes pro­por­cio­nan este apo­yo pre­ten­dan pro­mo­ver sólo los fines no vio­len­tos de los gru­pos”.

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo, John Roberts, afir­mó: “En el fon­do, los deman­da­dos sola­men­te están en des­acuer­do con el vere­dic­to del Con­gre­so y del eje­cu­ti­vo de que pro­por­cio­nar apo­yo mate­rial a deter­mi­na­da orga­ni­za­ción extran­je­ra con­si­de­ra­da terro­ris­ta –aun­que sea un apo­yo apa­ren­te­men­te benigno– refuer­za las acti­vi­da­des terro­ris­tas de esta orga­ni­za­ción”.

Los jue­ces disi­den­tes afir­man que esta deci­sión “pri­va a los indi­vi­duos que están ante noso­tros de la pro­tec­ción que exi­ge la Pri­me­ra Enmien­da”.

En la audien­cia los jue­ces habían dis­cu­ti­do qué equi­va­le a ase­so­ra­mien­to espe­cia­li­za­do y si es un cri­men ense­ñar a un terro­ris­ta a tocar la armó­ni­ca.

Ele­na Kagan, que aho­ra es la per­so­na nom­bra­da por el gobierno Oba­ma para el Tri­bu­nal Supre­mo, fue quien defen­dió el caso del gobierno en febre­ro. “Hiz­bo­lá cons­tru­ye bom­bas. Hiz­bo­lá tam­bién cons­tru­ye casas. Lo que ha deci­di­do el Con­gre­so es que cuan­do se ayu­da a Hiz­bo­lá a cons­truir casas tam­bién se está ayu­dan­do a Hiz­bo­lá a cons­truir bom­bas. Esta es toda la teo­ría que sus­ten­ta la ley” decla­ró al tri­bu­nal.

* N. de la t.: Ami­cus curiae, “ami­go del tri­bu­nal”, es una expre­sión lati­na uti­li­za­da para refe­rir­se a expe­dien­tes pre­sen­ta­dos por ter­ce­ras per­so­nas aje­nas a un liti­gio las cua­les ofre­cen volun­ta­ria­men­te su opi­nión fren­te a algún pun­to de dere­cho u otro aspec­to rela­cio­na­do para cola­bo­rar con el tri­bu­nal en la reso­lu­ción de la mate­ria obje­to de pro­ce­so.

Fuen­te: http://​www​.guar​dian​.co​.uk/​l​a​w​/​2​0​1​0​/​j​u​n​/​2​1​/​n​o​n​v​i​o​l​e​n​t​-​a​i​d​-​b​a​n​n​e​d​-​g​r​o​u​p​s​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​/​p​r​int

rJV

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *