Más gue­rras detrás del affai­re McChrys­tal – Fri­da Modak

El pase a reti­ro del gene­ral Stan­ley McChrys­tal, jefe de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán, ha per­mi­ti­do ver más allá del escán­da­lo deri­va­do de sus decla­ra­cio­nes y las de sus subor­di­na­dos a la revis­ta Rolling Sto­ne. En reali­dad esa entre­vis­ta casi no es tal, por­que se repro­du­cen pocas decla­ra­cio­nes del gene­ral y sus ayu­dan­tes.

Lo que las pone en el con­tex­to que dio ori­gen al con­flic­to son las apre­cia­cio­nes que hace el autor del artícu­lo, quien estu­vo con el gene­ral y sus ayu­dan­tes duran­te su visi­ta a París, que tenía por obje­to evi­tar que, como lo han hecho otros paí­ses, Fran­cia dis­mi­nu­ya o reti­re sus sol­da­dos en Afga­nis­tán, don­de, afir­ma el entre­vis­ta­dor, des­de la lle­ga­da de McChrys­tal “la gue­rra afga­na se ha con­ver­ti­do en pro­pie­dad exclu­si­va de los Esta­dos Uni­dos”.

El gene­ral ya había hecho comen­ta­rios sobre el vice­pre­si­den­te Biden, quien pro­po­nía otra estra­te­gia anti­te­rro­ris­ta, lo que le valió un lla­ma­do de aten­ción por par­te de Oba­ma. En Paris, mien­tras pre­pa­ra­ba la con­fe­ren­cia que daría en la Escue­la Mili­tar vol­vió a refe­rir­se a él en tér­mi­nos joco­sos. Cri­ti­có tam­bién a Richard Holl­broo­ke, uno de los nego­cia­do­res desig­na­dos por Oba­ma.

Sus ase­so­res sólo habla­ron bien de la secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, por­que “lo pro­te­gió duran­te una revi­sión estra­té­gi­ca”. Y del lar­go tex­to de la revis­ta se des­pren­de que el fon­do del pro­ble­ma radi­ca en el fra­ca­so de la polí­ti­ca segui­da en Afga­nis­tán.

En reali­dad, es más bien una cró­ni­ca de los días que el autor, el gene­ral y sus ase­so­res estu­vie­ron jun­tos en París y reco­ge obser­va­cio­nes de todos, pero lo que que­da de mani­fies­to es que si bien Oba­ma aco­gió el plan de con­tra­in­sur­gen­cia plan­tea­do por McChrys­tal, el plan no ha fun­cio­na­do, por­que para con­ti­nuar­lo habría que man­dar miles de sol­da­dos más y pro­lon­gar la gue­rra en vez de ini­ciar el reti­ro de tro­pas.

Al final de cuen­tas, el asun­to ha ser­vi­do para ocul­tar cosas impor­tan­tes, como vere­mos ense­gui­da. Tal vez por eso a McCrys­tal le van a per­mi­tir jubi­lar como gene­ral de cua­tro estre­llas, según se anun­ció.

El Petá­gono man­da

Hemos dicho en varias oca­sio­nes que el Pen­tá­gono fija las polí­ti­cas de los gobier­nos esta­dou­ni­den­ses y la razón es muy cla­ra. En asun­tos inter­na­cio­na­les no hay una agen­da guber­na­men­tal por­que los par­ti­dos Demó­cra­ta y Repu­bli­cano, que se alter­nan en el gobierno, nun­ca han lle­ga­do a un acuer­do. Pero el Pen­tá­gono sí tie­ne agen­da y, en con­se­cuen­cia es el que plan­tea, pro­yec­ta y diri­ge la polí­ti­ca exte­rior.

Es más, el jefe de ope­ra­cio­nes de Esta­dos Uni­dos en Irak seña­ló hace un tiem­po que los pro­pios efec­ti­vos mili­ta­res son los que repar­ten el dine­ro para carre­te­ras, puen­tes y obras civi­les, lo que a su jui­cio no debe ser y es has­ta ries­go­so para el país, por lo que plan­teó que debe legis­lar­se sobre este asun­to.

Aho­ra bien, vea­mos en qué se ha tra­du­ci­do este pro­ta­go­nis­mo del Pen­tá­gono en lo que va corri­do de la admi­nis­tra­ción de Oba­ma. El dia­rio The Washing­ton Post dio a cono­cer hace unos días una inves­ti­ga­ción sobre el tema. Lo pri­me­ro a des­ta­car es que jun­to al aumen­to del pre­su­pues­to mili­tar, ha aumen­ta­do tam­bién el núme­ro de paí­ses en que actúan hoy las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses.

Actua­ban en 60 paí­ses y aho­ra lo hacen en 75. Miles de mili­ta­res y civi­les, a las órde­nes del Coman­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas, han sido des­ple­ga­dos en Irán, Geor­gia, Ucra­nia, Boli­via, Para­guay, Ecua­dor, Perú, Yemen, Pakis­tán, Fili­pi­nas, así como en Vene­zue­la, Colom­bia y Méxi­co y hay pla­nes pre­ven­ti­vos o anti­ci­pa­dos para muchos otros luga­res.

Se ha seña­la­do que esto for­ma par­te de la Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal dada a cono­cer recien­te­men­te por Oba­ma y la inves­ti­ga­do­ra Eva Golin­ger apun­ta que un alto ofi­cial del Pen­tá­gono des­ta­có que el actual pre­si­den­te del nor­te está per­mi­tien­do muchas accio­nes y ope­ra­cio­nes que no se auto­ri­za­ron en la épo­ca de Bush. Este tipo de ope­ra­cio­nes secre­tas y clan­des­ti­nas per­mi­te al actual gobierno evi­tar reac­cio­nes con­tra­rias.

Las fuer­zas espe­cia­les coman­da­das por McChrys­tal obtu­vie­ron un aumen­to pre­su­pues­tal del 40% y la ven­ta­ja de que aho­ra ope­ran direc­ta­men­te, no a tra­vés de las emba­ja­das de su país ni con con­sul­ta al Depar­ta­men­to de Esta­do. En este tipo de ope­ra­cio­nes tam­bién par­ti­ci­pan las empre­sas mili­ta­res privadas,que pro­por­cio­nan sol­da­dos mer­ce­na­rios.

Man­lio Dinuc­ci, en Il Mani­fes­to, res­ca­tó la infor­ma­ción publi­ca­da en The New York Times, que rela­ta que Matiu­llah Khan, un señor de la gue­rra afgano, com­ba­te con su ejér­ci­to pri­va­do jun­to a las tro­pas esta­du­ni­den­ses y ade­más garan­ti­za el paso de con­vo­yes de la OTAN, le pagan mil 200 dóla­res por camión y aho­ra es el hom­bre más rico de su pro­vin­cia.

Las rique­zas de Afga­nis­tán

La inva­sión esta­dou­ni­den­se a Afga­nis­tán se pro­du­jo el 7 de octu­bre de 2001, menos de un mes des­pués del colap­so de las Torres Geme­las de Nue­va York. Iban a bus­car a Osa­ma ben Laden, a quien el Pen­tá­gono y los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia cono­cían muy bien, por­que lo arma­ron y dota­ron de todo lo que reque­ría para enfren­tar la ocu­pa­ción sovié­ti­ca. Pero en esta oca­sión lo res­pon­sa­bi­li­za­ron por los suce­sos del 11 de sep­tiem­bre de ese año.

Rápi­da res­pues­ta, pero sin resul­ta­dos, nun­ca han encon­tra­do a Ben Laden, no se sabe si vive o no, sobre su fami­lia se han dado infor­ma­cio­nes varias, pero nadie los ha vis­to tam­po­co. Cada cier­to tiem­po apa­re­cían videos de un supues­to Ben Laden lan­zan­do ame­na­zas y adver­ten­cias, pero ya no. Tam­po­co se detie­ne o mata con tan­ta fre­cuen­cia a “líde­res de Al Qae­da”, la orga­ni­za­ción que él enca­be­za­ría.

Des­pués de haber prio­ri­za­do la gue­rra en Irak, inva­di­do en mar­zo de 2003, aho­ra Esta­dos Uni­dos vol­vió a Afga­nis­tán, con más hom­bres y arma­men­to. Vale pre­gun­tar­se qué quie­ren y la res­pues­ta ha sur­gi­do en estas sema­nas. Esta­dos Uni­dos dice haber des­cu­bier­to que allí hay litio, oro, hie­rro, cobre, cobal­to y otros mine­ra­les impor­tan­tes que valen por lo menos 3 billo­nes de dóla­res pun­tua­li­zó el minis­tro de mine­ría afgano, corri­gien­do al Depar­ta­men­to de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos que les atri­bu­yó un valor de ape­nas un billón de dóla­res.

Washing­ton ambi­cio­na todos estos recur­sos, en espe­cial el litio, por­que no pudo acce­der al de Boli­via y Argen­ti­na. Es más, el cono­ci­mien­to de esta rique­za no es nue­vo ni des­cu­bri­mien­to esta­dou­ni­den­ses, lo des­cu­brie­ron los sovié­ti­cos en los años 80 y deja­ron mapas que el gobierno afgano man­tu­vo ocul­tos has­ta que geó­lo­gos esta­dou­ni­den­ses los encon­tra­ron.

Aho­ra vie­ne, enton­ces, la segun­da par­te de la gue­rra. ¿Quién se que­da­rá con esa rique­za, los esta­dou­ni­den­ses o se la repar­ti­rán los prin­ci­pa­les paí­ses que tie­nen tro­pas en Afga­nis­tán? Por­que a los afga­nos les que­da­rá muy poco, si les que­da.

- Fri­da Modak, perio­dis­ta, fue Secre­ta­ria de Pren­sa del Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de.
http://​alai​net​.org/​a​c​t​i​v​e​/​3​9​370

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *