La peque­ña bur­gue­sía en los pro­ce­sos libe­ra­do­res- José Jus­ti­niano Lije­rón

No es muy fre­cuen­te que un bur­gués en toda su esen­cia y como­di­dad de explo­ta­dor, se pro­cla­me como socia­lis­ta o que quie­re una revo­lu­ción en que todo sea de todos y sea­mos igua­les y no exis­ta la pro­pie­dad pri­va­da, es decir una socie­dad comu­nis­ta.

A no ser que por con­ve­nien­cias eco­nó­mi­cas en su afán de acu­mu­la­ción de rique­zas, use esa pos­tu­ra para seguir enri­que­cién­do­se, espe­cial­men­te en pro­ce­sos de cam­bios pro­fun­dos en que los pue­blos han deci­di­do apo­yar a quie­nes están al fren­te y repre­sen­tan sus aspi­ra­cio­nes, para tran­si­tar hacia la libe­ra­ción nacio­nal en con­tra del yugo impe­ria­lis­ta nor­te­ame­ri­cano, todos sus saté­li­tes euro­peos y sus agen­tes crio­llos. Tam­po­co es muy fre­cuen­te que un bur­gués, sin áni­mos de lucro apo­ye un pro­ce­so que vaya en la mis­ma direc­ción, a no ser que este loco de rema­te.

O sea que, encon­trar o ver a un bur­gués que dice “apo­yar” los pro­ce­sos que se están vivien­do en Amé­ri­ca Lati­na o se pro­cla­ma “socia­lis­ta” y “revo­lu­cio­na­rio”, es que está acu­mu­lan­do rique­zas gra­cias al “pro­ce­so” a su rega­la­do sabor y es poco pro­ba­ble que esté loco, lo mas segu­ro es que está com­ple­ta­men­te cuer­do.

Cono­cer y reco­no­cer ese tipo de acti­tu­des de la bur­gue­sía o de algu­nos bur­gue­ses en par­ti­cu­lar, no es difí­cil, la cosa se com­pli­ca un poco cuan­do habla­mos de seg­men­tos de la socie­dad que dicen estar al lado del cam­po popu­lar.

No se pre­ten­de gene­ra­li­zar por­que en esta “viña del señor” hay de todo y para todo, espe­cial­men­te par­te de la juven­tud que tie­ne la opor­tu­ni­dad y el pri­vi­le­gio de asis­tir a las uni­ver­si­da­des a for­jar­se no sola­men­te en cual­quier carre­ra uni­ver­si­ta­ria, sino que ade­más tie­ne la opor­tu­ni­dad de ver y cono­cer las dife­ren­tes corrien­tes del pen­sa­mien­to polí­ti­co y eco­nó­mi­co uni­ver­sal y con de todo ese rico baga­je de cono­ci­mien­tos se vuel­ven furi­bun­dos rebel­des y revo­lu­cio­na­rios, mili­tan en agru­pa­cio­nes o par­ti­dos tan­to de dere­cha o de izquier­da, es decir hacen vida polí­ti­ca. Al final de la carre­ra uni­ver­si­ta­ria y con el titu­lo bajo el bra­zo más el méto­do de ense­ñan­za que uti­li­zan nues­tras uni­ver­si­da­des públi­cas y autó­no­mas, salen como un pro­duc­to de esas fabri­cas uni­ver­si­ta­rias de pro­fe­sio­na­les mol­dea­dos para ser­vir al sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

En honor a la ver­dad hay que decir­lo, que no a toda la juven­tud le suce­de el hecho de venir de estra­tos socia­les del pue­blo tra­ba­ja­dor y que lue­go de salir de la uni­ver­si­dad sea can­di­da­to a peque­ño­bur­gués.

Juven­tu­des estu­dian­ti­les y uni­ver­si­ta­rias espe­cial­men­te en los tiem­pos de gol­pes de esta­do pro­pi­cia­dos por los EE.UU. en nues­tro con­ti­nen­te, trans­for­ma­ron las uni­ver­si­da­des en bas­tio­nes de resis­ten­cia y lucha jun­to a las van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias, como cla­se obre­ra y sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, en con­tra de esas opro­bio­sas dic­ta­du­ras.

En todos los lar­gos años en que nues­tros paí­ses fue­ron domi­na­dos por la ola del neo­li­be­ra­lis­mo, las uni­ver­si­da­des tam­bién fue­ron botín del neo­li­be­ra­lis­mo en sus ins­tan­cias buro­crá­ti­cas y lo más gra­ve aún en su pen­sa­mien­to, que lo pusie­ron al ser­vi­cio de las bur­gue­sías ven­de patria. Es fre­cuen­te que este tipo de con­ver­sos que con­ti­nua for­man­do esa uni­ver­si­dad neo­li­be­ral, sigan lla­mán­do­se y con­si­de­rán­do­se” revo­lu­cio­na­rios” para la foto, pero en reali­dad su pen­sa­mien­to y su accio­nar siem­pre esta­rá miran­do y año­ran­do en ser por lo menos un peque­ño bur­gués.

La famo­sa “auto­no­mía” uni­ver­si­ta­ria que cos­tó vidas y gran­des sacri­fi­cios a gene­ra­cio­nes pasa­das, fue y es usa­da en estos tiem­pos como una gene­ra­li­dad en las uni­ver­si­da­des públi­cas, de alcahue­te de las ros­cas para­si­ta­rias en sus esta­men­tos buro­crá­ti­cos, para ganar remu­ne­ra­cio­nes que no con­di­cen con las situa­cio­nes reales de los pue­blos. Con logias que se repar­ten como due­ños, las dife­ren­tes facul­ta­des de ense­ñan­za, como pro­duc­to de elec­cio­nes ama­ña­das. La cali­dad de esas uni­ver­si­da­des no se deja ver en su apor­te en el deba­te del pen­sa­mien­to, en espe­cial en estos momen­tos en que los pue­blos de Amé­ri­ca lati­na, están en rebe­lión y luchan en bus­ca de una nue­va socie­dad.

Hay que apun­tar las bate­rías de tra­ba­jo polí­ti­co hacia las uni­ver­si­da­des de nues­tros paí­ses, que deben de ser siem­pre demo­crá­ti­cas y autó­no­mas, pero al ser­vi­cio de las mayo­rías nacio­na­les y no como fabri­can­tes de pro­fe­sio­na­les al ser­vi­cio del sis­te­ma ni para man­te­ner ros­cas para­si­ta­rias, que se engu­llen gran par­te de los pre­su­pues­tos y que en nada con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de nues­tros pue­blos.

Todos tie­nen el dere­cho y deben tener la opor­tu­ni­dad de ir a la uni­ver­si­dad, en espe­cial los sec­to­res popu­la­res, pero es urgen­te cam­biar el pen­sa­mien­to y accio­nar de ese tipo de Uni­ver­si­dad, que se que­dó ancla­da en el neo­li­be­ra­lis­mo y se resis­te avan­zar al siglo XXI.

La uni­ver­si­dad no es la úni­ca fábri­ca de peque­ña bur­gue­sía, tam­bién hay los peque­ños y media­nos pro­pie­ta­rios, en todos los cam­pos de la eco­no­mía sean de las ciu­da­des o del cam­po, sec­to­res pro­pi­cios para el cul­ti­vo del egoís­mo y el indi­vi­dua­lis­mo (fomen­ta­dos en esta eta­pa por estos gobier­nos del cam­bio, con cré­di­tos ), que poco les impor­ta aca­pa­rar, espe­cu­lar, y hacer no impor­ta que, por la bre­ga del lucro y su pre­ten­sión de mon­tar al pró­xi­mo esta­men­to den­tro del esca­lón de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. No tie­nen pro­ble­mas en lla­mar­se “socialistas”,”revolucionarios” y apo­yan “los pro­ce­sos de cam­bios”, en la reali­dad son opor­tu­nis­tas por­que siem­pre esta­rán al lado del más fuer­te de acuer­do a sus intere­ses per­so­na­les. Pero a la hora nona, cuan­do ven peli­grar sus intere­ses egoís­tas y par­ti­cu­la­res son como los drá­cu­las de la gran bur­gue­sía, brin­can al cue­llo y no les impor­ta el tipo de gobierno, si es pro­gre­sis­ta , o es de izquier­da ni para don­de va .

Pri­me­ro son sus intere­ses per­so­na­les y de gru­pos, des­pués la soli­da­ri­dad con los tra­ba­ja­do­res, los asa­la­ria­dos explo­ta­dos, los sin tie­rra, los cam­pe­si­nos pobres, las amas de casa, los des­ocu­pa­dos, los ven­de­do­res ambu­lan­tes, etc. En si poco les incum­ben los pro­yec­tos his­tó­ri­cos de los tra­ba­ja­do­res y sus alia­dos, que son los pro­duc­to­res y trans­for­ma­do­res de las rique­zas y son las gran­des mayo­rías nacio­na­les.

Para el impe­rio como expre­sión de la dic­ta­du­ra mun­dial del capi­ta­lis­mo, toda orga­ni­za­ción o pro­ce­sos pro­gre­sis­ta, demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio que se enca­mi­ne a la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad, es til­da­do de peli­gro­so a sus intere­ses y si más apu­ra, lo estig­ma­ti­zan como terro­ris­ta.

Para esta polí­ti­ca de pene­tra­ción, tie­nen a la NED. , USAID, CÍA, y a la DEA y una serie de ONGs (que en su mayo­ría son nidos de fran­co­ti­ra­do­res peque­ño bur­gue­ses), que fun­cio­nan como pun­ta de lan­za, per­fo­ran­do algu­nos sec­to­res del que hacer nacio­nal, como los más vul­ne­ra­bles para con­fun­dir­los, por su con­di­ción y esen­cia de cla­se, cuan­do se tra­ta de avan­zar hacia la libe­ra­ción nacio­nal.

Enton­ces la pre­gun­ta es: ¿no hay que con­tar con este seg­men­to nacio­nal para un pro­ce­so libe­ra­dor? si, hay que tomar­los en cuen­ta, es un sec­tor impor­tan­te por el papel que jue­gan en la eco­no­mía, que les per­mi­te tener el tiem­po nece­sa­rio para ocu­par­lo en hacer polí­ti­ca, dis­po­nen de buen espa­cio de ocio que la cla­se obre­ra no lo tie­ne, pue­den acom­pa­ñar el pro­ce­so un lar­go tre­cho, pero la úni­ca con­di­ción indis­pen­sa­ble de ese acom­pa­ña­mien­to, es que se debe con­si­de­rar que este esta­men­to peque­ño bur­gués, no pue­de ni debe ser quien diri­ja nin­gún pro­ce­so libe­ra­dor ni orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas o sin­di­ca­les don­de se pon­ga en jue­go la salud de los prin­ci­pios y el accio­nar de las mayo­rías. Pues este sec­tor de la peque­ña bur­gue­sía tie­ne muchos pri­vi­le­gios que per­der, y cuan­do actúa lo hace pri­me­ra­men­te pen­san­do en sus bie­nes e intere­ses per­so­na­les y de gru­po. Su poco y casi nulo sen­ti­do de la soli­da­ri­dad, no les alcan­za para renun­ciar a su men­ta­li­dad ambi­cio­sa en favor del inte­rés de la comu­ni­dad. Pri­me­ro es él y des­pués los demás.

En toda la era neo­li­be­ral, el inter­ven­cio­nis­mo de los EE.UU. con­sis­tía en some­ter a los gobier­nos de turno como a laca­yos obe­dien­tes a sus direc­ti­vas de saqueo y par­ti­ci­pa­ción abu­si­va en las ins­tan­cias del Esta­do, don­de el emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano cum­plía las fun­cio­nes de un man­da­más den­tro del Esta­do, papel que con­ti­núan ejer­cien­do en paí­ses, don­de los pue­blos aún no logran tener gobier­nos que dejen de jugar el papel de colo­nias de los EE.UU. como es el caso con­cre­to de Colom­bia y Perú.

Los orga­nis­mos ope­ra­ti­vos de las emba­ja­das Nor­te­amé­ri­ca, USAID y sus ONGs, en esa épo­ca, juga­ban el papel de bom­be­ros socia­les tra­tan­do de apa­gar los recla­mos y movi­li­za­cio­nes de sec­to­res del pue­blo, media­ti­zan­do la lucha ante las medi­das de “ajus­te”, “relo­ca­li­za­ción” labo­ral por no decir des­pi­dos masi­vos de tra­ba­ja­do­res., pri­va­ti­za­cio­nes a gra­nel de empre­sas estra­té­gi­cas del Esta­do, en obe­dien­cia cie­ga a los dic­ta­dos del nefas­to Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal.

La estra­te­gia del impe­rio res­pec­to a los gobier­nos de Boli­via, Vene­zue­la y Ecua­dor prin­ci­pal­men­te, no tie­ne nin­gún secre­to, es tra­tar per­ma­nen­te­men­te de rever­tir por medios “demo­crá­ti­cos”, “gol­pes a la Hon­du­re­ña ”, “gol­pes mili­ta­res”, el avan­ce y con­so­li­da­ción de estos pro­ce­sos que tie­nen el apo­yo mayo­ri­ta­rio de sus pue­blos.

En su obje­ti­vo prin­ci­pal la polí­ti­ca de inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na, varia sola­men­te en la tác­ti­ca, pues sus acto­res y meca­nis­mos son siem­pre los mis­mos, al pre­sen­te se dedi­can a soli­vian­tar a aque­llos sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía, y sec­to­res polí­ti­ca­men­te más atra­sa­dos, ampli­fi­can­do por todos sus medios y su apo­yo logís­ti­co, y uti­li­zan­do a alguno de sus asa­la­ria­dos, las rei­vin­di­ca­cio­nes sen­ti­das y no solu­cio­na­das por mucho tiem­po, y ade­más algu­nos plan­tea­mien­tos de pedi­dos de cuo­tas de poder para que sean solu­cio­na­das de inme­dia­to bajo pre­sión de mar­chas, o paros o huel­gas, bus­can­do siem­pre de enfren­tar a estos sec­to­res en con­tra de sus gobier­nos.

Se apro­ve­chan tam­bién de otros entes sin­di­ca­les o cam­pe­si­nos que sólo bus­can solu­cio­nes sec­to­ria­les, sin impor­tar­les un ble­do el con­jun­to del país ni la suer­te de sus her­ma­nos de cla­se. Per­sis­ten en su vie­ja polí­ti­ca de pre­ten­der ato­mi­zar las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, con el afán de con­ta­mi­nar la prin­ci­pal arma de los tra­ba­ja­do­res y sus alia­dos natu­ra­les, como es la uni­dad y luchas por sus rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, en la bús­que­da de una nue­va socie­dad, como la úni­ca solu­ción y garan­tía de la sobre­vi­ven­cia de la espe­cie huma­na, la natu­ra­le­za y el pla­ne­ta.

No todos los males y per­can­ces de estos pro­ce­sos, se los pode­mos adju­di­car a las bur­gue­sías y a sus alia­dos cir­cuns­tan­cia­les y opor­tu­nis­tas y a su patrón el impe­rio. Es obli­ga­ción de todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rios, revi­sar­se per­ma­nen­te­men­te y en con­sul­ta direc­ta con las bases a tra­vés de sus orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos que los sus­ten­tan en las fun­cio­nes de gobierno, rea­li­zar cri­ti­cas y auto­crí­ti­cas, no con las cúpu­las sino que deben bus­car la mejor for­ma demo­crá­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria de lle­gar direc­ta­men­te a las bases, por­que sola­men­te de ahí se podrá sacar como pro­duc­to del aná­li­sis y la dis­cu­sión polí­ti­ca, que es lo que está pasan­do den­tro de las filas de los par­ti­dos y agru­pa­cio­nes que son par­te de los gobier­nos que nos ocu­pan, por­que ese acon­te­cer es un refle­jo direc­to sobre la ges­tión públi­ca de estos gobier­nos y como es natu­ral tie­ne que ver con el día a día de todos los ciu­da­da­nos.

En el caso con­cre­to del movi­mien­to que sus­ten­ta al Pre­si­den­te Evo M., des­de las pasa­das elec­cio­nes de diciem­bre pasa­do, se nota un rela­ja­mien­to con sig­nos cla­ros de des­con­ten­to y frus­tra­ción, por­que en las direc­cio­nes depar­ta­men­ta­les del MAS que en su gran mayo­ría están com­pues­ta por peque­ña bur­gue­sía, logra­ron con la venia de sus supe­rio­res aco­mo­dar­se en las lis­tas de Sena­do­res, Dipu­tados, Con­se­je­ros Depar­ta­men­ta­les y Con­ce­ja­les Muni­ci­pa­les, en nomi­na­cio­nes poco demo­crá­ti­cas en que los favo­re­ci­dos fue­ron, par­te de la cúpu­las de diri­gen­tes de los depar­ta­men­tos y dis­tri­tos y con la esca­sa par­ti­ci­pa­ción de las bases que por una frá­gil “dis­ci­pli­na par­ti­da­ria” acep­ta­ron sin chis­tar dichas can­di­da­tu­ras.

Otro caso sig­ni­fi­ca­ti­vo que tocó la sen­si­bi­li­dad de per­te­nen­cia par­ti­da­ria a las bases del MÁS, fue que para las mis­mas elec­cio­nes pasa­das, la alta direc­ción Par­ti­da­ria invi­tó a per­so­na­li­da­des “ami­gas” aje­nas al Movi­mien­to a pre­si­dir can­di­da­tu­ras a Gober­na­do­res y algu­nas Alcal­días, espe­cial­men­te en depar­ta­men­tos del Orien­te boli­viano, can­di­da­tos que fra­ca­sa­ron por­que no alcan­za­ron atraer más votan­tes que la acos­tum­bra­da vota­ción del MAS en estos Depar­ta­men­tos.

Todo esto refe­ren­te al orden interno del gobierno, aho­ra res­pec­to a esa gran mayo­ría de votan­tes y par­ti­da­rio del pro­ce­so, exi­ge al gobierno que debe­rá reno­var y rati­fi­car con los hechos y no con dis­cur­sos, el com­pro­mi­so que tie­ne de seguir pro­fun­di­zan­do este pro­ce­so de cam­bios. Al comen­zar un nue­vo perio­do de gobierno por 5 años más que son sufi­cien­tes, para sen­tar bases sóli­das de cam­bios sus­tan­cia­les en las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de pro­duc­ción como la prin­ci­pal señal ante el pue­blo, de que real­men­te este gobierno cum­pli­rá el man­da­to de las mayo­rías que lo sus­ten­tan.

El socia­lis­mo del siglo XXI, o revo­lu­cio­nes ciu­da­da­nas o Revo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les para vivir bien, sola­men­te se con­se­gui­rán, si tene­mos la fuer­za, la orga­ni­za­ción polí­ti­ca, la volun­tad y la cons­cien­cia de que, para avan­zar hacia la cons­truc­ción y con­so­li­da­ción de una nue­va socie­dad median­te estos pro­ce­sos de cam­bio que se están desa­rro­llan­do con todas sus caren­cias y difi­cul­ta­des, es impres­cin­di­ble la cla­ri­dad de nues­tros obje­ti­vos polí­ti­cos y estra­té­gi­cos y eso pasa por la iden­ti­fi­ca­ción sin equí­vo­cos de reco­no­cer siem­pre y en todas las cir­cuns­tan­cias, de quien es el enemi­go prin­ci­pal. Equi­vo­ca­cio­nes en este aspec­to siem­pre serán catas­tró­fi­cas que en nada favo­re­ce­rán, a la salud de un pro­ce­so de cam­bios.

No se tra­ta de apo­yar cie­ga­men­te y sin con­di­cio­nes estos pro­ce­sos, ni tam­po­co pedir que el pue­blo acep­te y que vene­re a los con­duc­to­res de estos gobier­nos como Evo Mora­les, Chá­vez o Correa, Pre­si­den­tes de Boli­via, Vene­zue­la y Ecua­dor res­pec­ti­va­men­te, como ído­los o san­tos de nues­tra devo­ción.

Hay que cri­ti­car, exi­gir, luchar, para que las medi­das y accio­nes en con­tra de las bur­gue­sías de nues­tros paí­ses, como ser la recu­pe­ra­ción de nues­tros recur­sos natu­ra­les, de nues­tras empre­sas estra­té­gi­cas, las medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les en bene­fi­cios de mayo­rías pos­ter­ga­das, la lucha en con­tra de la corrup­ción, la inver­sión al sec­tor de salud, edu­ca­ción etc. etc. y la recu­pe­ra­ción de la dig­ni­dad nacio­nal piso­tea­da por lar­go tiem­po, por las polí­ti­cas inter­ven­cio­nis­ta del gobierno nor­te­ame­ri­cano en com­pli­ci­dad con sus agen­tes crio­llos. La crea­ción de empre­sas comu­ni­ta­rias, se pro­fun­di­cen más y se amplíen con otras medi­das eco­nó­mi­cas urgen­tes, has­ta lograr que la eco­no­mía de nues­tros pue­blos deje de ser pro­pie­dad exclu­si­va de gru­pos de poder que han hecho mucho daño a nues­tras nacio­nes y que apar­te de ser su fuen­te de enri­que­ci­mien­to, hoy en día pen­den como la espa­da de Damo­cles, para usar­la como chan­ta­je en con­tra de estos pro­ce­sos de cam­bio.

Para cam­biar las rela­cio­nes de pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción como una con­di­ción indis­pen­sa­ble para avan­zar hacia una ver­da­de­ra libe­ra­ción nacio­nal y la cons­truc­ción del socia­lis­mo, es nece­sa­rio fun­da­men­tal­men­te la fuer­za orga­ni­za­da de los pue­blos a tra­vés de todas sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y sin­di­ca­les, y no sola­men­te la volun­tad y el deseos de tres per­so­nas, es tarea de todos y todas.

Como par­te de esos miles de ciu­da­da­nos acto­res y sobre­vi­vien­tes de dic­ta­du­ra mili­ta­res como la del fas­cis­ta Hugo Ban­zer Suá­rez en los años 70, que duro 7 lar­gos años, don­de apar­te de entre­gar al país a la vora­ci­dad extran­je­ra, endeu­dó a la nación, ase­sino y des­apa­re­ció per­so­nas, tor­tu­ró, exi­lió y repar­tió las tie­rras a sus segui­do­res polí­ti­cos. Y quie­nes fui­mos acto­res, sabe­mos lo que es una dic­ta­du­ra, no por­que nos la con­ta­ron, sino por­que la vivi­mos.

Aun­que las dife­ren­cias de las dic­ta­du­ra mili­ta­res y los gobier­nos neo­li­be­ra­les que se cam­pea­ron y aun per­vi­ven por nues­tra Amé­ri­ca, no son muy sus­tan­cia­les pero sí que las hay, por­que una cosa es la dic­ta­du­ra fas­cis­ta y otra cosa es una dic­ta­du­ra pseu­do demo­crá­ti­ca neo­li­be­ral, pero al final sus obje­ti­vos son los mis­mos, favo­re­cer some­tien­do a los pue­blos y en bene­fi­cio y ser­vi­cio de los gru­pos de poder, es decir a las bur­gue­sías como agen­tes de la dic­ta­du­ra del capi­ta­lis­mo glo­bal.

Las bur­gue­sías y sus medios de pro­pa­gan­da por ins­truc­cio­nes de los nor­te­ame­ri­ca­nos, y algu­nos come­di­dos des­pis­ta­dos, acu­san per­ma­nen­te­men­te a los gobier­nos de Evo, Chá­vez y Correa de socia­lis­tas, comu­nis­tas, some­ti­dos a Cuba, que quie­ren qui­tar los bie­nes a los pue­blos, que no res­pe­tan las leyes, que no res­pe­tan la pro­pie­dad pri­va­da, que vio­lan los dere­chos huma­nos, etc., en su afán de meter mie­do a los pue­blos. Están en su papel y pleno dere­cho de hacer­lo, pues cual­quier medi­da de dig­ni­dad nacio­nal y medi­das eco­nó­mi­cas patrió­ti­cas que favo­rez­ca a las mayo­rías popu­la­res, va en des­me­dro de sus intere­ses de cla­se.

Pero ade­más, algu­nos que se dicen ser par­te del cam­po popu­lar, cier­tos inte­lec­tua­les finan­cia­dos por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les que no finan­cian ni apo­yan a nadie para luchar en con­tra del impe­rio y del capi­tal, así como USAID, prin­ci­pal­men­te usan­do varias ONGs, fomen­tan y apo­yan a cual­quier movi­mien­to que alien­te la des­es­ta­bi­li­za­ción de estos pro­ce­sos. Tam­bién algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de reco­no­ci­da tra­yec­to­ria de lucha en el seno del movi­mien­to obre­ro, a tra­vés del papel y el dis­cur­so pro­po­nen y apo­yan “huel­gas gene­ra­les inde­fi­ni­das”, por rei­vin­di­ca­cio­nes sala­ria­les de sec­to­res, sabien­do ellos, que toda “huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da” tie­ne carac­te­rís­ti­cas de insu­rrec­ción, y que eso de “has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias” como con­sig­na, debe ter­mi­nar en cam­bios de gobier­nos enemi­gos de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo y no en nego­cia­cio­nes exi­gien­do el pago de los días no tra­ba­ja­dos por la huel­ga. Plan­tear o apo­yar deman­das jus­tas de cual­quier sec­tor del país con estas carac­te­rís­ti­cas, en con­tra de estos pro­ce­sos de cam­bios, es una dema­sía. Es impor­tan­te guar­dar y no des­gas­tar esta arma de los sec­to­res labo­ra­les que sig­ni­fi­ca la “huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da”, cuya carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es la insu­rrec­ción popu­lar, para apli­car­la en el momen­to pre­ci­so y en con­tra del enemi­go prin­ci­pal.

Que del cam­po popu­lar, acu­sen a estos gobier­nos de dic­ta­du­ras dere­chis­tas o de imple­men­tar polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, tra­tán­do­los en igual­dad de con­di­ción que a las dic­ta­du­ras mili­ta­res y de gobier­nos neo­li­be­ra­les del pasa­do inme­dia­to, es una gran pen­de­ja­da.

Tam­bién es una pen­de­ja­da que los gobier­nos que se dicen ir hacia una nue­va socie­dad y se pre­ten­den dife­ren­ciar del neo­li­be­ra­lis­mo, acu­sen fácil­men­te a cual­quier movi­mien­to y recla­mo de los sec­to­res de “polí­ti­co”, “trots­kis­ta”, o “anar­quis­ta”, eso tam­bién es una dema­sía. El enemi­go prin­ci­pal de un gobierno que se recla­me de pro­gre­sis­ta, o revo­lu­cio­na­rio, sir­vien­te de los tra­ba­ja­do­res, no son quie­nes recla­man dere­chos pos­ter­ga­dos por muchos años, sino el impe­rio nor­te­ame­ri­cano y las bur­gue­sías crio­llas y a su lado tam­bién la quin­ta colum­na de peque­ña bur­gue­sía incrus­ta­da en los esta­men­tos buro­crá­ti­cos del esta­do.

Para quie­nes creen que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do está a la vuel­ta de la esqui­na y que azu­zan­do cual­quier con­flic­to de algún sec­tor va a des­en­ca­de­nar­se la revo­lu­ción , es una mala lec­tu­ra de la reali­dad, por­que sola­men­te cuan­do se den las con­di­cio­nes con­cre­tas para tomar “el cie­lo por asal­to” y ese momen­to his­tó­ri­co será fru­to del tra­ba­jo deno­da­do que deben enca­rar per­ma­nen­te­men­te, los par­ti­dos, sin­di­ca­tos, corrien­tes, gru­pos y todos quie­nes que­re­mos una nue­va socie­dad median­te el tra­ba­jo con las bases, para orga­ni­zar cons­cien­te­men­te y ace­le­rar la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes de la lucha de cla­ses. Será el momen­to en que esos pue­blo segu­ra­men­te res­pon­de­rán, hay prue­bas de ello.

Los pue­blos difí­cil­men­te se equi­vo­can, y ten­gá­mos­lo por segu­ro que si algu­nos de estos pro­ce­sos, opta­ran por el desa­rro­llis­mo puro y tra­ta­ran sim­ple­men­te de admi­nis­trar la cri­sis del sis­te­ma den­tro de los mol­des de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y con­si­de­ra­ran que las medi­das que se han toma­do has­ta el pre­sen­te, les pare­cen que son sufi­cien­tes o que avan­zar más allá de lo que tene­mos es “peli­gro­so”, se impon­drá enton­ces la línea con­ci­lia­do­ra que exis­te den­tro de estos gobier­nos. El pue­blo res­pon­de­rá y es para esa even­tua­li­dad en que todos tene­mos que orga­ni­zar­nos y pre­pa­rar­nos con nues­tras mejo­res armas y expe­rien­cias, para no per­mi­tir un retorno al pasa­do. Todos los que per­te­ne­ce­mos al cam­po popu­lar y revo­lu­cio­na­rio, esta­mos en la obli­ga­ción de asu­mir nues­tras pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des en estos pro­ce­sos, por­que hoy en día es lo mejor que hemos ayu­da­do a cons­truir. O avan­za­mos o retro­ce­de­mos no hay otra alter­na­ti­va.

José Jus­ti­niano Lije­rón

Es ex Diri­gen­te de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (CO

o es muy fre­cuen­te que un bur­gués en toda su esen­cia y como­di­dad de explo­ta­dor, se pro­cla­me como socia­lis­ta o que quie­re una revo­lu­ción en que todo sea de todos y sea­mos igua­les y no exis­ta la pro­pie­dad pri­va­da, es decir una socie­dad comu­nis­ta.

A no ser que por con­ve­nien­cias eco­nó­mi­cas en su afán de acu­mu­la­ción de rique­zas, use esa pos­tu­ra para seguir enri­que­cién­do­se, espe­cial­men­te en pro­ce­sos de cam­bios pro­fun­dos en que los pue­blos han deci­di­do apo­yar a quie­nes están al fren­te y repre­sen­tan sus aspi­ra­cio­nes, para tran­si­tar hacia la libe­ra­ción nacio­nal en con­tra del yugo impe­ria­lis­ta nor­te­ame­ri­cano, todos sus saté­li­tes euro­peos y sus agen­tes crio­llos. Tam­po­co es muy fre­cuen­te que un bur­gués, sin áni­mos de lucro apo­ye un pro­ce­so que vaya en la mis­ma direc­ción, a no ser que este loco de rema­te.

O sea que, encon­trar o ver a un bur­gués que dice “apo­yar” los pro­ce­sos que se están vivien­do en Amé­ri­ca Lati­na o se pro­cla­ma “socia­lis­ta” y “revo­lu­cio­na­rio”, es que está acu­mu­lan­do rique­zas gra­cias al “pro­ce­so” a su rega­la­do sabor y es poco pro­ba­ble que esté loco, lo mas segu­ro es que está com­ple­ta­men­te cuer­do.

Cono­cer y reco­no­cer ese tipo de acti­tu­des de la bur­gue­sía o de algu­nos bur­gue­ses en par­ti­cu­lar, no es difí­cil, la cosa se com­pli­ca un poco cuan­do habla­mos de seg­men­tos de la socie­dad que dicen estar al lado del cam­po popu­lar.

No se pre­ten­de gene­ra­li­zar por­que en esta “viña del señor” hay de todo y para todo, espe­cial­men­te par­te de la juven­tud que tie­ne la opor­tu­ni­dad y el pri­vi­le­gio de asis­tir a las uni­ver­si­da­des a for­jar­se no sola­men­te en cual­quier carre­ra uni­ver­si­ta­ria, sino que ade­más tie­ne la opor­tu­ni­dad de ver y cono­cer las dife­ren­tes corrien­tes del pen­sa­mien­to polí­ti­co y eco­nó­mi­co uni­ver­sal y con de todo ese rico baga­je de cono­ci­mien­tos se vuel­ven furi­bun­dos rebel­des y revo­lu­cio­na­rios, mili­tan en agru­pa­cio­nes o par­ti­dos tan­to de dere­cha o de izquier­da, es decir hacen vida polí­ti­ca. Al final de la carre­ra uni­ver­si­ta­ria y con el titu­lo bajo el bra­zo más el méto­do de ense­ñan­za que uti­li­zan nues­tras uni­ver­si­da­des públi­cas y autó­no­mas, salen como un pro­duc­to de esas fabri­cas uni­ver­si­ta­rias de pro­fe­sio­na­les mol­dea­dos para ser­vir al sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

En honor a la ver­dad hay que decir­lo, que no a toda la juven­tud le suce­de el hecho de venir de estra­tos socia­les del pue­blo tra­ba­ja­dor y que lue­go de salir de la uni­ver­si­dad sea can­di­da­to a peque­ño­bur­gués.

Juven­tu­des estu­dian­ti­les y uni­ver­si­ta­rias espe­cial­men­te en los tiem­pos de gol­pes de esta­do pro­pi­cia­dos por los EE.UU. en nues­tro con­ti­nen­te, trans­for­ma­ron las uni­ver­si­da­des en bas­tio­nes de resis­ten­cia y lucha jun­to a las van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias, como cla­se obre­ra y sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, en con­tra de esas opro­bio­sas dic­ta­du­ras.

En todos los lar­gos años en que nues­tros paí­ses fue­ron domi­na­dos por la ola del neo­li­be­ra­lis­mo, las uni­ver­si­da­des tam­bién fue­ron botín del neo­li­be­ra­lis­mo en sus ins­tan­cias buro­crá­ti­cas y lo más gra­ve aún en su pen­sa­mien­to, que lo pusie­ron al ser­vi­cio de las bur­gue­sías ven­de patria. Es fre­cuen­te que este tipo de con­ver­sos que con­ti­nua for­man­do esa uni­ver­si­dad neo­li­be­ral, sigan lla­mán­do­se y con­si­de­rán­do­se” revo­lu­cio­na­rios” para la foto, pero en reali­dad su pen­sa­mien­to y su accio­nar siem­pre esta­rá miran­do y año­ran­do en ser por lo menos un peque­ño bur­gués.

La famo­sa “auto­no­mía” uni­ver­si­ta­ria que cos­tó vidas y gran­des sacri­fi­cios a gene­ra­cio­nes pasa­das, fue y es usa­da en estos tiem­pos como una gene­ra­li­dad en las uni­ver­si­da­des públi­cas, de alcahue­te de las ros­cas para­si­ta­rias en sus esta­men­tos buro­crá­ti­cos, para ganar remu­ne­ra­cio­nes que no con­di­cen con las situa­cio­nes reales de los pue­blos. Con logias que se repar­ten como due­ños, las dife­ren­tes facul­ta­des de ense­ñan­za, como pro­duc­to de elec­cio­nes ama­ña­das. La cali­dad de esas uni­ver­si­da­des no se deja ver en su apor­te en el deba­te del pen­sa­mien­to, en espe­cial en estos momen­tos en que los pue­blos de Amé­ri­ca lati­na, están en rebe­lión y luchan en bus­ca de una nue­va socie­dad.

Hay que apun­tar las bate­rías de tra­ba­jo polí­ti­co hacia las uni­ver­si­da­des de nues­tros paí­ses, que deben de ser siem­pre demo­crá­ti­cas y autó­no­mas, pero al ser­vi­cio de las mayo­rías nacio­na­les y no como fabri­can­tes de pro­fe­sio­na­les al ser­vi­cio del sis­te­ma ni para man­te­ner ros­cas para­si­ta­rias, que se engu­llen gran par­te de los pre­su­pues­tos y que en nada con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de nues­tros pue­blos.

Todos tie­nen el dere­cho y deben tener la opor­tu­ni­dad de ir a la uni­ver­si­dad, en espe­cial los sec­to­res popu­la­res, pero es urgen­te cam­biar el pen­sa­mien­to y accio­nar de ese tipo de Uni­ver­si­dad, que se que­dó ancla­da en el neo­li­be­ra­lis­mo y se resis­te avan­zar al siglo XXI.

La uni­ver­si­dad no es la úni­ca fábri­ca de peque­ña bur­gue­sía, tam­bién hay los peque­ños y media­nos pro­pie­ta­rios, en todos los cam­pos de la eco­no­mía sean de las ciu­da­des o del cam­po, sec­to­res pro­pi­cios para el cul­ti­vo del egoís­mo y el indi­vi­dua­lis­mo (fomen­ta­dos en esta eta­pa por estos gobier­nos del cam­bio, con cré­di­tos ), que poco les impor­ta aca­pa­rar, espe­cu­lar, y hacer no impor­ta que, por la bre­ga del lucro y su pre­ten­sión de mon­tar al pró­xi­mo esta­men­to den­tro del esca­lón de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. No tie­nen pro­ble­mas en lla­mar­se “socialistas”,”revolucionarios” y apo­yan “los pro­ce­sos de cam­bios”, en la reali­dad son opor­tu­nis­tas por­que siem­pre esta­rán al lado del más fuer­te de acuer­do a sus intere­ses per­so­na­les. Pero a la hora nona, cuan­do ven peli­grar sus intere­ses egoís­tas y par­ti­cu­la­res son como los drá­cu­las de la gran bur­gue­sía, brin­can al cue­llo y no les impor­ta el tipo de gobierno, si es pro­gre­sis­ta , o es de izquier­da ni para don­de va .

Pri­me­ro son sus intere­ses per­so­na­les y de gru­pos, des­pués la soli­da­ri­dad con los tra­ba­ja­do­res, los asa­la­ria­dos explo­ta­dos, los sin tie­rra, los cam­pe­si­nos pobres, las amas de casa, los des­ocu­pa­dos, los ven­de­do­res ambu­lan­tes, etc. En si poco les incum­ben los pro­yec­tos his­tó­ri­cos de los tra­ba­ja­do­res y sus alia­dos, que son los pro­duc­to­res y trans­for­ma­do­res de las rique­zas y son las gran­des mayo­rías nacio­na­les.

Para el impe­rio como expre­sión de la dic­ta­du­ra mun­dial del capi­ta­lis­mo, toda orga­ni­za­ción o pro­ce­sos pro­gre­sis­ta, demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio que se enca­mi­ne a la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad, es til­da­do de peli­gro­so a sus intere­ses y si más apu­ra, lo estig­ma­ti­zan como terro­ris­ta.

Para esta polí­ti­ca de pene­tra­ción, tie­nen a la NED. , USAID, CÍA, y a la DEA y una serie de ONGs (que en su mayo­ría son nidos de fran­co­ti­ra­do­res peque­ño bur­gue­ses), que fun­cio­nan como pun­ta de lan­za, per­fo­ran­do algu­nos sec­to­res del que hacer nacio­nal, como los más vul­ne­ra­bles para con­fun­dir­los, por su con­di­ción y esen­cia de cla­se, cuan­do se tra­ta de avan­zar hacia la libe­ra­ción nacio­nal.

Enton­ces la pre­gun­ta es: ¿no hay que con­tar con este seg­men­to nacio­nal para un pro­ce­so libe­ra­dor? si, hay que tomar­los en cuen­ta, es un sec­tor impor­tan­te por el papel que jue­gan en la eco­no­mía, que les per­mi­te tener el tiem­po nece­sa­rio para ocu­par­lo en hacer polí­ti­ca, dis­po­nen de buen espa­cio de ocio que la cla­se obre­ra no lo tie­ne, pue­den acom­pa­ñar el pro­ce­so un lar­go tre­cho, pero la úni­ca con­di­ción indis­pen­sa­ble de ese acom­pa­ña­mien­to, es que se debe con­si­de­rar que este esta­men­to peque­ño bur­gués, no pue­de ni debe ser quien diri­ja nin­gún pro­ce­so libe­ra­dor ni orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas o sin­di­ca­les don­de se pon­ga en jue­go la salud de los prin­ci­pios y el accio­nar de las mayo­rías. Pues este sec­tor de la peque­ña bur­gue­sía tie­ne muchos pri­vi­le­gios que per­der, y cuan­do actúa lo hace pri­me­ra­men­te pen­san­do en sus bie­nes e intere­ses per­so­na­les y de gru­po. Su poco y casi nulo sen­ti­do de la soli­da­ri­dad, no les alcan­za para renun­ciar a su men­ta­li­dad ambi­cio­sa en favor del inte­rés de la comu­ni­dad. Pri­me­ro es él y des­pués los demás.

En toda la era neo­li­be­ral, el inter­ven­cio­nis­mo de los EE.UU. con­sis­tía en some­ter a los gobier­nos de turno como a laca­yos obe­dien­tes a sus direc­ti­vas de saqueo y par­ti­ci­pa­ción abu­si­va en las ins­tan­cias del Esta­do, don­de el emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano cum­plía las fun­cio­nes de un man­da­más den­tro del Esta­do, papel que con­ti­núan ejer­cien­do en paí­ses, don­de los pue­blos aún no logran tener gobier­nos que dejen de jugar el papel de colo­nias de los EE.UU. como es el caso con­cre­to de Colom­bia y Perú.

Los orga­nis­mos ope­ra­ti­vos de las emba­ja­das Nor­te­amé­ri­ca, USAID y sus ONGs, en esa épo­ca, juga­ban el papel de bom­be­ros socia­les tra­tan­do de apa­gar los recla­mos y movi­li­za­cio­nes de sec­to­res del pue­blo, media­ti­zan­do la lucha ante las medi­das de “ajus­te”, “relo­ca­li­za­ción” labo­ral por no decir des­pi­dos masi­vos de tra­ba­ja­do­res., pri­va­ti­za­cio­nes a gra­nel de empre­sas estra­té­gi­cas del Esta­do, en obe­dien­cia cie­ga a los dic­ta­dos del nefas­to Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal.

La estra­te­gia del impe­rio res­pec­to a los gobier­nos de Boli­via, Vene­zue­la y Ecua­dor prin­ci­pal­men­te, no tie­ne nin­gún secre­to, es tra­tar per­ma­nen­te­men­te de rever­tir por medios “demo­crá­ti­cos”, “gol­pes a la Hon­du­re­ña ”, “gol­pes mili­ta­res”, el avan­ce y con­so­li­da­ción de estos pro­ce­sos que tie­nen el apo­yo mayo­ri­ta­rio de sus pue­blos.

En su obje­ti­vo prin­ci­pal la polí­ti­ca de inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na, varia sola­men­te en la tác­ti­ca, pues sus acto­res y meca­nis­mos son siem­pre los mis­mos, al pre­sen­te se dedi­can a soli­vian­tar a aque­llos sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía, y sec­to­res polí­ti­ca­men­te más atra­sa­dos, ampli­fi­can­do por todos sus medios y su apo­yo logís­ti­co, y uti­li­zan­do a alguno de sus asa­la­ria­dos, las rei­vin­di­ca­cio­nes sen­ti­das y no solu­cio­na­das por mucho tiem­po, y ade­más algu­nos plan­tea­mien­tos de pedi­dos de cuo­tas de poder para que sean solu­cio­na­das de inme­dia­to bajo pre­sión de mar­chas, o paros o huel­gas, bus­can­do siem­pre de enfren­tar a estos sec­to­res en con­tra de sus gobier­nos.

Se apro­ve­chan tam­bién de otros entes sin­di­ca­les o cam­pe­si­nos que sólo bus­can solu­cio­nes sec­to­ria­les, sin impor­tar­les un ble­do el con­jun­to del país ni la suer­te de sus her­ma­nos de cla­se. Per­sis­ten en su vie­ja polí­ti­ca de pre­ten­der ato­mi­zar las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, con el afán de con­ta­mi­nar la prin­ci­pal arma de los tra­ba­ja­do­res y sus alia­dos natu­ra­les, como es la uni­dad y luchas por sus rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, en la bús­que­da de una nue­va socie­dad, como la úni­ca solu­ción y garan­tía de la sobre­vi­ven­cia de la espe­cie huma­na, la natu­ra­le­za y el pla­ne­ta.

No todos los males y per­can­ces de estos pro­ce­sos, se los pode­mos adju­di­car a las bur­gue­sías y a sus alia­dos cir­cuns­tan­cia­les y opor­tu­nis­tas y a su patrón el impe­rio. Es obli­ga­ción de todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rios, revi­sar­se per­ma­nen­te­men­te y en con­sul­ta direc­ta con las bases a tra­vés de sus orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos que los sus­ten­tan en las fun­cio­nes de gobierno, rea­li­zar cri­ti­cas y auto­crí­ti­cas, no con las cúpu­las sino que deben bus­car la mejor for­ma demo­crá­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria de lle­gar direc­ta­men­te a las bases, por­que sola­men­te de ahí se podrá sacar como pro­duc­to del aná­li­sis y la dis­cu­sión polí­ti­ca, que es lo que está pasan­do den­tro de las filas de los par­ti­dos y agru­pa­cio­nes que son par­te de los gobier­nos que nos ocu­pan, por­que ese acon­te­cer es un refle­jo direc­to sobre la ges­tión públi­ca de estos gobier­nos y como es natu­ral tie­ne que ver con el día a día de todos los ciu­da­da­nos.

En el caso con­cre­to del movi­mien­to que sus­ten­ta al Pre­si­den­te Evo M., des­de las pasa­das elec­cio­nes de diciem­bre pasa­do, se nota un rela­ja­mien­to con sig­nos cla­ros de des­con­ten­to y frus­tra­ción, por­que en las direc­cio­nes depar­ta­men­ta­les del MAS que en su gran mayo­ría están com­pues­ta por peque­ña bur­gue­sía, logra­ron con la venia de sus supe­rio­res aco­mo­dar­se en las lis­tas de Sena­do­res, Dipu­tados, Con­se­je­ros Depar­ta­men­ta­les y Con­ce­ja­les Muni­ci­pa­les, en nomi­na­cio­nes poco demo­crá­ti­cas en que los favo­re­ci­dos fue­ron, par­te de la cúpu­las de diri­gen­tes de los depar­ta­men­tos y dis­tri­tos y con la esca­sa par­ti­ci­pa­ción de las bases que por una frá­gil “dis­ci­pli­na par­ti­da­ria” acep­ta­ron sin chis­tar dichas can­di­da­tu­ras.

Otro caso sig­ni­fi­ca­ti­vo que tocó la sen­si­bi­li­dad de per­te­nen­cia par­ti­da­ria a las bases del MÁS, fue que para las mis­mas elec­cio­nes pasa­das, la alta direc­ción Par­ti­da­ria invi­tó a per­so­na­li­da­des “ami­gas” aje­nas al Movi­mien­to a pre­si­dir can­di­da­tu­ras a Gober­na­do­res y algu­nas Alcal­días, espe­cial­men­te en depar­ta­men­tos del Orien­te boli­viano, can­di­da­tos que fra­ca­sa­ron por­que no alcan­za­ron atraer más votan­tes que la acos­tum­bra­da vota­ción del MAS en estos Depar­ta­men­tos.

Todo esto refe­ren­te al orden interno del gobierno, aho­ra res­pec­to a esa gran mayo­ría de votan­tes y par­ti­da­rio del pro­ce­so, exi­ge al gobierno que debe­rá reno­var y rati­fi­car con los hechos y no con dis­cur­sos, el com­pro­mi­so que tie­ne de seguir pro­fun­di­zan­do este pro­ce­so de cam­bios. Al comen­zar un nue­vo perio­do de gobierno por 5 años más que son sufi­cien­tes, para sen­tar bases sóli­das de cam­bios sus­tan­cia­les en las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de pro­duc­ción como la prin­ci­pal señal ante el pue­blo, de que real­men­te este gobierno cum­pli­rá el man­da­to de las mayo­rías que lo sus­ten­tan.

El socia­lis­mo del siglo XXI, o revo­lu­cio­nes ciu­da­da­nas o Revo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les para vivir bien, sola­men­te se con­se­gui­rán, si tene­mos la fuer­za, la orga­ni­za­ción polí­ti­ca, la volun­tad y la cons­cien­cia de que, para avan­zar hacia la cons­truc­ción y con­so­li­da­ción de una nue­va socie­dad median­te estos pro­ce­sos de cam­bio que se están desa­rro­llan­do con todas sus caren­cias y difi­cul­ta­des, es impres­cin­di­ble la cla­ri­dad de nues­tros obje­ti­vos polí­ti­cos y estra­té­gi­cos y eso pasa por la iden­ti­fi­ca­ción sin equí­vo­cos de reco­no­cer siem­pre y en todas las cir­cuns­tan­cias, de quien es el enemi­go prin­ci­pal. Equi­vo­ca­cio­nes en este aspec­to siem­pre serán catas­tró­fi­cas que en nada favo­re­ce­rán, a la salud de un pro­ce­so de cam­bios.

No se tra­ta de apo­yar cie­ga­men­te y sin con­di­cio­nes estos pro­ce­sos, ni tam­po­co pedir que el pue­blo acep­te y que vene­re a los con­duc­to­res de estos gobier­nos como Evo Mora­les, Chá­vez o Correa, Pre­si­den­tes de Boli­via, Vene­zue­la y Ecua­dor res­pec­ti­va­men­te, como ído­los o san­tos de nues­tra devo­ción.

Hay que cri­ti­car, exi­gir, luchar, para que las medi­das y accio­nes en con­tra de las bur­gue­sías de nues­tros paí­ses, como ser la recu­pe­ra­ción de nues­tros recur­sos natu­ra­les, de nues­tras empre­sas estra­té­gi­cas, las medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les en bene­fi­cios de mayo­rías pos­ter­ga­das, la lucha en con­tra de la corrup­ción, la inver­sión al sec­tor de salud, edu­ca­ción etc. etc. y la recu­pe­ra­ción de la dig­ni­dad nacio­nal piso­tea­da por lar­go tiem­po, por las polí­ti­cas inter­ven­cio­nis­ta del gobierno nor­te­ame­ri­cano en com­pli­ci­dad con sus agen­tes crio­llos. La crea­ción de empre­sas comu­ni­ta­rias, se pro­fun­di­cen más y se amplíen con otras medi­das eco­nó­mi­cas urgen­tes, has­ta lograr que la eco­no­mía de nues­tros pue­blos deje de ser pro­pie­dad exclu­si­va de gru­pos de poder que han hecho mucho daño a nues­tras nacio­nes y que apar­te de ser su fuen­te de enri­que­ci­mien­to, hoy en día pen­den como la espa­da de Damo­cles, para usar­la como chan­ta­je en con­tra de estos pro­ce­sos de cam­bio.

Para cam­biar las rela­cio­nes de pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción como una con­di­ción indis­pen­sa­ble para avan­zar hacia una ver­da­de­ra libe­ra­ción nacio­nal y la cons­truc­ción del socia­lis­mo, es nece­sa­rio fun­da­men­tal­men­te la fuer­za orga­ni­za­da de los pue­blos a tra­vés de todas sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y sin­di­ca­les, y no sola­men­te la volun­tad y el deseos de tres per­so­nas, es tarea de todos y todas.

Como par­te de esos miles de ciu­da­da­nos acto­res y sobre­vi­vien­tes de dic­ta­du­ra mili­ta­res como la del fas­cis­ta Hugo Ban­zer Suá­rez en los años 70, que duro 7 lar­gos años, don­de apar­te de entre­gar al país a la vora­ci­dad extran­je­ra, endeu­dó a la nación, ase­sino y des­apa­re­ció per­so­nas, tor­tu­ró, exi­lió y repar­tió las tie­rras a sus segui­do­res polí­ti­cos. Y quie­nes fui­mos acto­res, sabe­mos lo que es una dic­ta­du­ra, no por­que nos la con­ta­ron, sino por­que la vivi­mos.

Aun­que las dife­ren­cias de las dic­ta­du­ra mili­ta­res y los gobier­nos neo­li­be­ra­les que se cam­pea­ron y aun per­vi­ven por nues­tra Amé­ri­ca, no son muy sus­tan­cia­les pero sí que las hay, por­que una cosa es la dic­ta­du­ra fas­cis­ta y otra cosa es una dic­ta­du­ra pseu­do demo­crá­ti­ca neo­li­be­ral, pero al final sus obje­ti­vos son los mis­mos, favo­re­cer some­tien­do a los pue­blos y en bene­fi­cio y ser­vi­cio de los gru­pos de poder, es decir a las bur­gue­sías como agen­tes de la dic­ta­du­ra del capi­ta­lis­mo glo­bal.

Las bur­gue­sías y sus medios de pro­pa­gan­da por ins­truc­cio­nes de los nor­te­ame­ri­ca­nos, y algu­nos come­di­dos des­pis­ta­dos, acu­san per­ma­nen­te­men­te a los gobier­nos de Evo, Chá­vez y Correa de socia­lis­tas, comu­nis­tas, some­ti­dos a Cuba, que quie­ren qui­tar los bie­nes a los pue­blos, que no res­pe­tan las leyes, que no res­pe­tan la pro­pie­dad pri­va­da, que vio­lan los dere­chos huma­nos, etc., en su afán de meter mie­do a los pue­blos. Están en su papel y pleno dere­cho de hacer­lo, pues cual­quier medi­da de dig­ni­dad nacio­nal y medi­das eco­nó­mi­cas patrió­ti­cas que favo­rez­ca a las mayo­rías popu­la­res, va en des­me­dro de sus intere­ses de cla­se.

Pero ade­más, algu­nos que se dicen ser par­te del cam­po popu­lar, cier­tos inte­lec­tua­les finan­cia­dos por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les que no finan­cian ni apo­yan a nadie para luchar en con­tra del impe­rio y del capi­tal, así como USAID, prin­ci­pal­men­te usan­do varias ONGs, fomen­tan y apo­yan a cual­quier movi­mien­to que alien­te la des­es­ta­bi­li­za­ción de estos pro­ce­sos. Tam­bién algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de reco­no­ci­da tra­yec­to­ria de lucha en el seno del movi­mien­to obre­ro, a tra­vés del papel y el dis­cur­so pro­po­nen y apo­yan “huel­gas gene­ra­les inde­fi­ni­das”, por rei­vin­di­ca­cio­nes sala­ria­les de sec­to­res, sabien­do ellos, que toda “huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da” tie­ne carac­te­rís­ti­cas de insu­rrec­ción, y que eso de “has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias” como con­sig­na, debe ter­mi­nar en cam­bios de gobier­nos enemi­gos de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo y no en nego­cia­cio­nes exi­gien­do el pago de los días no tra­ba­ja­dos por la huel­ga. Plan­tear o apo­yar deman­das jus­tas de cual­quier sec­tor del país con estas carac­te­rís­ti­cas, en con­tra de estos pro­ce­sos de cam­bios, es una dema­sía. Es impor­tan­te guar­dar y no des­gas­tar esta arma de los sec­to­res labo­ra­les que sig­ni­fi­ca la “huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da”, cuya carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es la insu­rrec­ción popu­lar, para apli­car­la en el momen­to pre­ci­so y en con­tra del enemi­go prin­ci­pal.

Que del cam­po popu­lar, acu­sen a estos gobier­nos de dic­ta­du­ras dere­chis­tas o de imple­men­tar polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, tra­tán­do­los en igual­dad de con­di­ción que a las dic­ta­du­ras mili­ta­res y de gobier­nos neo­li­be­ra­les del pasa­do inme­dia­to, es una gran pen­de­ja­da.

Tam­bién es una pen­de­ja­da que los gobier­nos que se dicen ir hacia una nue­va socie­dad y se pre­ten­den dife­ren­ciar del neo­li­be­ra­lis­mo, acu­sen fácil­men­te a cual­quier movi­mien­to y recla­mo de los sec­to­res de “polí­ti­co”, “trots­kis­ta”, o “anar­quis­ta”, eso tam­bién es una dema­sía. El enemi­go prin­ci­pal de un gobierno que se recla­me de pro­gre­sis­ta, o revo­lu­cio­na­rio, sir­vien­te de los tra­ba­ja­do­res, no son quie­nes recla­man dere­chos pos­ter­ga­dos por muchos años, sino el impe­rio nor­te­ame­ri­cano y las bur­gue­sías crio­llas y a su lado tam­bién la quin­ta colum­na de peque­ña bur­gue­sía incrus­ta­da en los esta­men­tos buro­crá­ti­cos del esta­do.

Para quie­nes creen que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do está a la vuel­ta de la esqui­na y que azu­zan­do cual­quier con­flic­to de algún sec­tor va a des­en­ca­de­nar­se la revo­lu­ción , es una mala lec­tu­ra de la reali­dad, por­que sola­men­te cuan­do se den las con­di­cio­nes con­cre­tas para tomar “el cie­lo por asal­to” y ese momen­to his­tó­ri­co será fru­to del tra­ba­jo deno­da­do que deben enca­rar per­ma­nen­te­men­te, los par­ti­dos, sin­di­ca­tos, corrien­tes, gru­pos y todos quie­nes que­re­mos una nue­va socie­dad median­te el tra­ba­jo con las bases, para orga­ni­zar cons­cien­te­men­te y ace­le­rar la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes de la lucha de cla­ses. Será el momen­to en que esos pue­blo segu­ra­men­te res­pon­de­rán, hay prue­bas de ello.

Los pue­blos difí­cil­men­te se equi­vo­can, y ten­gá­mos­lo por segu­ro que si algu­nos de estos pro­ce­sos, opta­ran por el desa­rro­llis­mo puro y tra­ta­ran sim­ple­men­te de admi­nis­trar la cri­sis del sis­te­ma den­tro de los mol­des de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y con­si­de­ra­ran que las medi­das que se han toma­do has­ta el pre­sen­te, les pare­cen que son sufi­cien­tes o que avan­zar más allá de lo que tene­mos es “peli­gro­so”, se impon­drá enton­ces la línea con­ci­lia­do­ra que exis­te den­tro de estos gobier­nos. El pue­blo res­pon­de­rá y es para esa even­tua­li­dad en que todos tene­mos que orga­ni­zar­nos y pre­pa­rar­nos con nues­tras mejo­res armas y expe­rien­cias, para no per­mi­tir un retorno al pasa­do. Todos los que per­te­ne­ce­mos al cam­po popu­lar y revo­lu­cio­na­rio, esta­mos en la obli­ga­ción de asu­mir nues­tras pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des en estos pro­ce­sos, por­que hoy en día es lo mejor que hemos ayu­da­do a cons­truir. O avan­za­mos o retro­ce­de­mos no hay otra alter­na­ti­va.

José Jus­ti­niano Lije­rón

Es ex Diri­gen­te de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (CO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *