[Video] Bar­ce­lo­na-Donos­tia, impre­sio­nan­tes mar­chas por la inde­pen­den­cia de dos nacio­nes

Datos de Gara

No hubo sor­pre­sas, pero sí mucha emo­ción. Como ya se pre­veía, cien­tos de miles de per­so­nas colap­sa­ron ayer el cen­tro de Bar­ce­lo­na. Un millón y medio según los orga­ni­za­do­res. La emo­ción fue cons­ta­tar que la nación cata­la­na está viva y que no va a per­mi­tir que deci­dan por ella.
Para muchos tam­bién fue emo­cio­nan­te cons­ta­tar que ha sido la mani­fes­ta­ción inde­pen­den­tis­ta más gran­de que se ha vivi­do nun­ca en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Pues a pesar de las muchas ban­de­ras cata­la­nas que hubo a lo lar­go de la mar­cha, y a pesar de los inten­tos esta sema­na del PSC y otros que reba­jar el tono de la pro­tes­ta, las ban­de­ras y con­sig­nas inde­pen­den­tis­tas tuvie­ron el pro­ta­go­nis­mo de la mar­cha.

La com­pa­ra­ción de la mani­fes­ta­ción de ayer con la his­tó­ri­ca del año 1977 fue inevi­ta­ble. Quie­nes han podi­do vivir las dos ase­gu­ran que han sido las más gran­des que ha vis­to Bar­ce­lo­na. Inclu­so con más gen­te que la que lle­nó la ciu­dad en 2003 con­tra la gue­rra de Irak. Pero la com­pa­ra­ción entre la mani­fes­ta­ción de 1977 y la actual, a pesar que las dos defen­dían la nación cata­la­na, han teni­do un signo muy dis­tin­to: si la de la tran­si­ción pedía un esta­tu­to de auto­no­mía, la de ayer para muchos esta­ba cerran­do el ciclo auto­nó­mi­co.

Este cam­bio lo ilus­tra­ba per­fec­ta­men­te la pan­car­ta que un mani­fes­tan­te había con­fec­cio­na­do en su casa: había cogi­do el car­tel que repre­sen­tó las rei­vin­di­ca­cio­nes de 1977 y que reza­ba «Volem l’Es­ta­tut» (que­re­mos el Esta­tut), y le había borra­do las dos últi­mas letras, dejan­do sim­ple­men­te «Volem l’Es­tat» (que­re­mos el Esta­do).

«Que escu­chen nues­tra voz»

En el pun­to don­de con­cluía la mar­cha, Muriel Casals, la pre­si­den­ta de Òmnium Cul­tu­ral, la orga­ni­za­ción impul­so­ra, se diri­gió a los cien­tos de miles de mani­fes­tan­tes: «Hoy aquí hay sen­si­bi­li­da­des de todo tipo, pero están todas uni­das en la defen­sa de nues­tra dig­ni­dad, de la volun­tad del pue­blo de Cata­lun­ya expre­sa­da a tra­vés de refe­rén­dum. No acep­ta­mos el gol­pe de puer­ta que sig­ni­fi­ca la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal». Eran unas pala­bras esco­gi­das para tra­tar de satis­fa­cer al amplio aba­ni­co de mani­fes­tan­tes.

Y cons­cien­te que en la men­te de muchos está lo que va a suce­der en el futu­ro, la mis­ma Muriel Casals abor­dó la pre­gun­ta, esta vez con un poco más de inten­ción en la res­pues­ta: «Mucha gen­te nos pide que des­pués de la mani­fes­ta­ción, ¿qué? Pues des­pués de la mani­fes­ta­ción seguir tra­ba­jan­do como lo sabe­mos hacer y que nues­tros polí­ti­cos escu­chen nues­tra voz; nos ten­drán a su lado si hacen lo que el país les pide. Saben que noso­tros somos más impor­tan­tes que la voz de un tri­bu­nal que está com­ple­ta­men­te des­au­to­ri­za­do».

Esto­ca­da en lo más pro­fun­do

Des­de que se hizo públi­co que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal había recor­ta­do el Esta­tut d’Au­to­no­mia apro­ba­do en refe­rén­dum en junio de 2006, la res­pues­ta de la pobla­ción, enti­da­des y polí­ti­cos cata­la­nes fue de eno­jo. Pero cuan­do este vier­nes se cono­ció el tex­to ínte­gro de la sen­ten­cia, la indig­na­ción se ahon­dó. Para muchos, uno de los pila­res que ha ver­te­bra­do des­de la tran­si­ción la nación cata­la­na y ha per­mi­ti­do que siguie­ra viva ha sido la esco­la­ri­za­ción en cata­lán para toda la pobla­ción en Cata­lun­ya, la lla­ma­da «inmer­sión lin­güís­ti­ca».

Cuan­do se supo que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal había deci­di­do que tam­bién el cas­te­llano pue­de ser len­gua vehi­cu­lar en las escue­las el des­con­cier­to se apo­de­ró de muchos. ¿Para qué ases­tar un gol­pe tan duro? Así que eran muchos los mani­fes­tan­tes que ayer no enten­dían que el Tri­bu­nal haya podi­do lle­gar tan lejos.

Repre­sen­ta­ción vas­ca en las calles de Bar­ce­lo­na

Miren Legor­bu­ru y Tasio Erki­zia, por par­te de la izquier­da aber­tza­le, los jel­tza­les Iñi­go Urku­llu y Josu Erko­re­ka, el coor­di­na­dor gene­ral de Ara­lar, Patxi Zaba­le­ta, Xabier Soto (Alter­na­ti­ba) y Eneko Ore­gi, en nom­bre de la for­ma­ción Hamai­ka­bat fue­ron, entre otros, los repre­sen­tan­tes de la cla­se polí­ti­ca vas­ca.
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -
A las cin­co de la tar­de el ter­mó­me­tro mar­ca­ba 28 gra­dos en las inme­dia­cio­nes del Cán­ta­bri­co. Todo invi­ta­ba a ence­rrar­se en casa y ses­tear con la per­sia­na baja­da o a tra­tar de bus­car­se un hue­co en cual­quie­ra de las pla­yas que en ese momen­to se encon­tra­ban en su míni­ma expre­sión debi­do a la plea­mar.

La úni­ca alter­na­ti­va «sen­sa­ta» a cual­quie­ra de estos pla­nes de hol­gan­za pasa­ba indu­da­ble­men­te por Iru­ñea y sus fies­tas de San Fer­mín. Repo­si­ción de ves­tua­rio lim­pio y vuel­ta a la jara­na.
Sin embar­go, está cla­ro que el vas­co, ade­más de ser un pue­blo que can­ta y bai­la a ambos lados de los Piri­neos, es tam­bién un pue­blo con una enor­me con­cien­cia polí­ti­ca y un alto gra­do de mili­tan­cia.
Sobre las 17,10 se pudie­ron ver las pri­me­ras iku­rri­ñas aso­mar en la baran­di­lla que des­de las cer­ca­nías del túnel del Anti­guo dan hacia la pla­ya de Onda­rre­ta. De inme­dia­to, como si aque­llas ban­de­ras le hubie­ran dado la sali­da, apa­re­ció sobre el cie­lo de la bahía el heli­cóp­te­ro de la Ertzain­tza. Otros efec­ti­vos se agol­pa­ban des­de hacía tiem­po en sus fur­go­ne­tas y se dis­tri­buían por dis­tin­tos pun­tos de Donos­tia, pro­ba­ble­men­te pasan­do mucho calor. Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de Inte­rior sabrán por­qué les hicie­ron tra­ba­jar en fes­ti­vo ante una mani­fes­ta­ción que en todo momen­to se sabía abso­lu­ta­men­te pací­fi­ca.

Según se acer­ca­ba la hora de la con­vo­ca­to­ria, no sólo hubo gen­te que aban­do­nó la pla­ya, sino que des­de la calle Matía empe­za­ron a lle­gar hacia el pun­to de sali­da cien­tos y cien­tos de per­so­nas. Pron­to se cor­tó la carre­te­ra y se for­mó un cor­dón de segu­ri­dad que dejó en medio un espa­cio para la pren­sa y los diri­gen­tes de las for­ma­cio­nes con­vo­can­tes.

Lle­ga­ron jun­tos y, un deta­lle, duran­te todo el reco­rri­do die­ron mues­tras de mucha com­pli­ci­dad. En los gru­pos de con­ver­sa­ción que siem­pre se for­man en estos casos se entre­mez­cla­ban diri­gen­tes de EA, Alter­na­ti­ba y la izquier­da aber­tza­le.

«Inde­pen­den­tzia», en el túnel

Pello Uri­zar, de EA, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, de la izquier­da aber­tza­le, y Oskar Matu­te, de Alter­na­ti­ba, hicie­ron unas pri­me­ras decla­ra­cio­nes a los medios mar­can­do el sen­ti­do de la con­vo­ca­to­ria. Jun­to a ellos podía ver­se a otros diri­gen­tes de las tres for­ma­cio­nes y de otros colec­ti­vos que se adhi­rie­ron a la mar­cha. Jonathan Mar­tí­nez, Rufi Etxe­be­rria, Unai Zia­rre­ta, Ainhoa Etxai­de, Maior­ga Ramí­rez, Euge­nio Etxe­bes­te Antxon, Iker­ne Badio­la, Mariano Ala­va, Iña­ki Olal­de, Ampa­ro Lashe­ras, Kol­do Amez­ke­ta, Txe­lui Moreno, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, Aitor Beza­res y un lar­go etcé­te­ra.

Sobre las 17,40 comen­zó a des­ple­gar­se la pan­car­ta con el lema de la mani­fes­ta­ción -«Nazioa gara. Auto­de­ter­mi­na­zioa»- por­ta­da por mili­tan­tes de las for­ma­cio­nes con­vo­can­tes. Caras cono­ci­das en el ámbi­to de sus par­ti­dos pero sin espe­cial rele­van­cia públi­ca. Y en el túnel del Anti­guo se hicie­ron atro­na­do­res los gri­tos de «inde­pen­den­tzia».

Al tiem­po que la cabe­ce­ra avan­za­ba por el túnel la sali­da se iba cerran­do por otros cien­tos de per­so­nas, muchas con iku­rri­ñas, que se agol­pa­ban al otro lado. Ya empe­za­ba a ver­se que a pesar de los fac­to­res meteo­ro­ló­gi­cos, fes­ti­vos y vaca­cio­na­les, la mani­fes­ta­ción iba a ser muy gran­de.
Des­de la sali­da del túnel, por todo el paseo de La Con­cha, habías hile­ras de per­so­nas que tras aplau­dir al paso de la pan­car­ta, se incor­po­ra­ban des­pués a la mani­fes­ta­ción. Y, de esta for­ma, una enor­me ban­de­ra nava­rra que al ini­cio se encon­tra­ba en las pri­me­ras filas, al lle­gar a la calle San Mar­tín esta­ba ya a más de seis minu­tos de la cabe­ce­ra.

«Pre­soak, Eus­kal Herri­ra»

La con­sig­na de «inde­pen­den­tzia» fue la más escu­cha­da a lo lar­go de todo el reco­rri­do. Pero tam­bién sona­ron con fuer­za los gri­tos de «Pre­soak kale­ra, amnis­tia osoa» y «Eus­kal pre­soak, Eus­kal Herri­ra».
Al paso por el anti­guo Pala­cio de Jus­ti­cia de la calle San Mar­tin, la pre­sen­cia de la ban­de­ra espa­ño­la no gus­tó mucho a los mani­fes­tan­tes y se pudo escu­char con fuer­za que «iku­rri­ña bai, espa­ño­la ez».

A la altu­ra de la cate­dral del Buen Pas­tor toda­vía había gen­te en las ace­ras para sumar­se a la mar­cha. Iku­rri­ñas, sen­ye­ras, inclu­so algu­na ban­de­ra de Flan­des y gen­te, mucha gen­te. Mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas lle­ga­dos de toda Eus­kal Herria, inclu­so des­de Iru­ñea, ciu­dad en la que para muchos de sus habi­tan­tes dejar­la duran­te san­fer­mi­nes es prác­ti­ca­men­te un sacri­le­gio. Caras cono­ci­das, vete­ra­nos cur­ti­dos ya en mil bata­llas, pero tam­bién jóve­nes y pare­jas que hacían el reco­rri­do empu­jan­do el carri­to fami­liar.

Entre tan­to, los con­duc­to­res de los coches atra­pa­dos en los cru­ces empe­za­ban a impa­cien­tar­se. Al pare­cer los res­po­na­bles del trá­fi­co en Donos­tia no espe­ra­ban que la mani­fes­ta­ción fue­ra tan nume­ro­sa y que las calles prin­ci­pa­les del cen­tro de la ciu­dad se vie­ran cor­ta­das duran­te vein­ti­cin­co minu­tos, con­vir­tién­do­se para muchos vehícu­los enuna ver­da­de­ra tram­pa en la que no cabía mover­se ya en nin­gu­na direc­ción.

Cuan­do la pan­car­ta lle­ga­ba al quios­co del Bou­le­vard, la cola pasa­ba toda­vía fren­te al Buen Pas­tor. Jonathan Mar­tí­nez, de Alter­na­ti­ba, se encar­gó de dar la bien­ve­ni­da a los asis­ten­tes y recor­dar el moti­vo de la con­vo­ca­to­ria. Salu­dó al pue­blo cata­lán y recor­dó la con­vo­ca­to­ria que a esa mis­ma hora se esta­ba desa­rro­llan­do en Bar­ce­lo­na. «Dos nacio­nes, dos lemas y un mis­mo obje­ti­vo», afir­mó.
Los ber­tso­la­ris Jon Maia y Amets Arza­llus fue­ron los siguien­tes en subir al quios­co. Maia habló de una ola que par­tía del Can­tá­bri­co y rom­pía en el Medi­te­rrá­neo, y recor­dó la vie­ja can­ción de Luis Llach invi­tan­do a empu­jar por un lado y por otro para hacer caer la esta­ca. Arza­llus hizo refe­ren­cia a lo mucho que ha sufri­do este tiem­po y a que para empe­zar el tiem­po de la vic­to­ria, nun­ca es tar­de. Ambos hicie­ron men­cio­nes a «la roja» para reite­rar que Eus­kal Herria segui­rá de pie en el cen­tro del cam­po has­ta que se le reco­noz­ca en todo el mun­do.

Tras las inter­ven­cio­nes polí­ti­cas, el acto se aca­bó con el can­to del Eus­ko Guda­riak. Des­pués lle­ga­ron los comen­ta­rios sobre la bue­na sen­sa­ción que había deja­do la mani­fes­ta­ción, tan­to por la ele­va­da par­ti­ci­pa­ción, como por el reen­cuen­tro con per­so­nas que hacía tiem­po que no acu­dían a estas con­vo­ca­to­rias.

mani­fes­tan­tes

según los cálcu­los efec­tua­dos por este dia­rio siguien­do su habi­tual méto­do de recuen­to. La mar­cha tar­dó unos 25 minu­tos en pasar por un pun­to inter­me­dio, con una media de unas 400 per­so­nas por minu­to.

«Quie­nes apos­ta­mos por el dere­cho a deci­dir ya no tene­mos nin­gu­na excu­sa para no tra­ba­jar»
El nue­vo par­la­men­ta­rio de Eus­ko Alkar­ta­su­na, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, y la alcal­de­sa de Her­na­ni, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, fue­ron los encar­ga­dos de leer el mani­fies­to final en el que se afir­ma que «Eus­kal Herria está en mar­cha por un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co con fir­me­za, com­pro­mi­so y deter­mi­na­ción». Se hace un lla­ma­mien­to a todos los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les a «tra­ba­jar para tejer alian­zas, supe­rar des­con­fian­zas y a cami­nar en la mis­ma direc­ción. Des­de el res­pe­to a cada iden­ti­dad, a los rit­mos pro­pios y dife­ren­cia­dos, sí, pero en la mis­ma direc­ción, por­que quie­nes apos­ta­mos por el dere­cho a deci­dir no tene­mos ya nin­gu­na excu­sa para no tra­ba­jar seria­men­te y de mane­ra con­jun­ta». En el tex­to se recuer­da que la sen­ten­cia del TC sobre el Esta­tut de Cata­lun­ya demues­tra que «el mode­lo auto­nó­mi­co actual o su even­tual refor­ma son ins­tru­men­tos para neu­tra­li­zar o asi­mi­lar la volun­tad de Eus­kal Herria y Cata­lun­ya en un mar­co cons­ti­tu­cio­nal que cie­rra las puer­tas a la volun­tad popu­lar y cons­ti­tu­ye una tram­pa para asi­mi­lar nues­tras sobe­ra­nías en una uni­dad indi­vi­si­ble espa­ño­la». Por ello, los con­vo­can­tes invi­ta­ron a tener­lo en cuen­ta «para no caer ante los can­tos de sire­na de sec­to­res polí­ti­cos que con­ti­núan empe­ci­na­dos en la defen­sa de refor­mas esta­tu­ta­rias tram­po­sas».

En opi­nión de las fuer­zas con­vo­can­te, la mani­fes­ta­ción de ayer fue «un pivo­te más en el camino por el reco­no­ci­mien­to nacio­nal, por la sobe­ra­nía de Eus­kal Herria enten­di­da como capa­ci­dad para deci­dir nues­tro futu­ro sin hipo­te­cas ni chan­ta­jes».

Pre­ce­dien­do a la lec­tu­ra del mani­fies­to final inter­vino Eli­sen­da Palu­zie, de la Pla­ta­for­ma pel Dret de Deci­dir que está orga­ni­zan­do las con­sul­tas inde­pen­den­tis­tas en Cata­lun­ya, en la que ya han par­ti­ci­pa­do más de 600.000 per­so­nas de las que un 90% ha vota­do por la inde­pen­den­cia. Eli­sen­da Palu­zie se esfor­zó por hablar en eus­ka­ra para agra­de­cer la soli­da­ri­dad con Cata­lun­ya y reco­no­ció tener el sen­ti­mien­to divi­di­do, por no poder estar en la mani­fes­ta­ción de Bar­ce­lo­na, pero al tiem­po estar muy con­ten­ta vien­do la res­pues­ta en las calles donos­tia­rras. Colo­có una «este­la­da» en el atril e invi­tó a seguir en la lucha por la con­se­cu­ción de un esta­do.

Fotos de Donos­tia Gara

Fotos de Bar­ce­lo­na Agen­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *