[Video] Bar­ce­lo­na-Donos­tia, impre­sio­nan­tes mar­chas por la inde­pen­den­cia de dos naciones

Datos de Gara

No hubo sor­pre­sas, pero sí mucha emo­ción. Como ya se pre­veía, cien­tos de miles de per­so­nas colap­sa­ron ayer el cen­tro de Bar­ce­lo­na. Un millón y medio según los orga­ni­za­do­res. La emo­ción fue cons­ta­tar que la nación cata­la­na está viva y que no va a per­mi­tir que deci­dan por ella.
Para muchos tam­bién fue emo­cio­nan­te cons­ta­tar que ha sido la mani­fes­ta­ción inde­pen­den­tis­ta más gran­de que se ha vivi­do nun­ca en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Pues a pesar de las muchas ban­de­ras cata­la­nas que hubo a lo lar­go de la mar­cha, y a pesar de los inten­tos esta sema­na del PSC y otros que reba­jar el tono de la pro­tes­ta, las ban­de­ras y con­sig­nas inde­pen­den­tis­tas tuvie­ron el pro­ta­go­nis­mo de la marcha.

La com­pa­ra­ción de la mani­fes­ta­ción de ayer con la his­tó­ri­ca del año 1977 fue inevi­ta­ble. Quie­nes han podi­do vivir las dos ase­gu­ran que han sido las más gran­des que ha vis­to Bar­ce­lo­na. Inclu­so con más gen­te que la que lle­nó la ciu­dad en 2003 con­tra la gue­rra de Irak. Pero la com­pa­ra­ción entre la mani­fes­ta­ción de 1977 y la actual, a pesar que las dos defen­dían la nación cata­la­na, han teni­do un signo muy dis­tin­to: si la de la tran­si­ción pedía un esta­tu­to de auto­no­mía, la de ayer para muchos esta­ba cerran­do el ciclo autonómico.

Este cam­bio lo ilus­tra­ba per­fec­ta­men­te la pan­car­ta que un mani­fes­tan­te había con­fec­cio­na­do en su casa: había cogi­do el car­tel que repre­sen­tó las rei­vin­di­ca­cio­nes de 1977 y que reza­ba «Volem l’Es­ta­tut» (que­re­mos el Esta­tut), y le había borra­do las dos últi­mas letras, dejan­do sim­ple­men­te «Volem l’Es­tat» (que­re­mos el Estado).

«Que escu­chen nues­tra voz»

En el pun­to don­de con­cluía la mar­cha, Muriel Casals, la pre­si­den­ta de Òmnium Cul­tu­ral, la orga­ni­za­ción impul­so­ra, se diri­gió a los cien­tos de miles de mani­fes­tan­tes: «Hoy aquí hay sen­si­bi­li­da­des de todo tipo, pero están todas uni­das en la defen­sa de nues­tra dig­ni­dad, de la volun­tad del pue­blo de Cata­lun­ya expre­sa­da a tra­vés de refe­rén­dum. No acep­ta­mos el gol­pe de puer­ta que sig­ni­fi­ca la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal». Eran unas pala­bras esco­gi­das para tra­tar de satis­fa­cer al amplio aba­ni­co de manifestantes.

Y cons­cien­te que en la men­te de muchos está lo que va a suce­der en el futu­ro, la mis­ma Muriel Casals abor­dó la pre­gun­ta, esta vez con un poco más de inten­ción en la res­pues­ta: «Mucha gen­te nos pide que des­pués de la mani­fes­ta­ción, ¿qué? Pues des­pués de la mani­fes­ta­ción seguir tra­ba­jan­do como lo sabe­mos hacer y que nues­tros polí­ti­cos escu­chen nues­tra voz; nos ten­drán a su lado si hacen lo que el país les pide. Saben que noso­tros somos más impor­tan­tes que la voz de un tri­bu­nal que está com­ple­ta­men­te desautorizado».

Esto­ca­da en lo más profundo

Des­de que se hizo públi­co que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal había recor­ta­do el Esta­tut d’Au­to­no­mia apro­ba­do en refe­rén­dum en junio de 2006, la res­pues­ta de la pobla­ción, enti­da­des y polí­ti­cos cata­la­nes fue de eno­jo. Pero cuan­do este vier­nes se cono­ció el tex­to ínte­gro de la sen­ten­cia, la indig­na­ción se ahon­dó. Para muchos, uno de los pila­res que ha ver­te­bra­do des­de la tran­si­ción la nación cata­la­na y ha per­mi­ti­do que siguie­ra viva ha sido la esco­la­ri­za­ción en cata­lán para toda la pobla­ción en Cata­lun­ya, la lla­ma­da «inmer­sión lingüística».

Cuan­do se supo que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal había deci­di­do que tam­bién el cas­te­llano pue­de ser len­gua vehi­cu­lar en las escue­las el des­con­cier­to se apo­de­ró de muchos. ¿Para qué ases­tar un gol­pe tan duro? Así que eran muchos los mani­fes­tan­tes que ayer no enten­dían que el Tri­bu­nal haya podi­do lle­gar tan lejos.

Repre­sen­ta­ción vas­ca en las calles de Barcelona

Miren Legor­bu­ru y Tasio Erki­zia, por par­te de la izquier­da aber­tza­le, los jel­tza­les Iñi­go Urku­llu y Josu Erko­re­ka, el coor­di­na­dor gene­ral de Ara­lar, Patxi Zaba­le­ta, Xabier Soto (Alter­na­ti­ba) y Eneko Ore­gi, en nom­bre de la for­ma­ción Hamai­ka­bat fue­ron, entre otros, los repre­sen­tan­tes de la cla­se polí­ti­ca vasca.
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -
A las cin­co de la tar­de el ter­mó­me­tro mar­ca­ba 28 gra­dos en las inme­dia­cio­nes del Cán­ta­bri­co. Todo invi­ta­ba a ence­rrar­se en casa y ses­tear con la per­sia­na baja­da o a tra­tar de bus­car­se un hue­co en cual­quie­ra de las pla­yas que en ese momen­to se encon­tra­ban en su míni­ma expre­sión debi­do a la pleamar.

La úni­ca alter­na­ti­va «sen­sa­ta» a cual­quie­ra de estos pla­nes de hol­gan­za pasa­ba indu­da­ble­men­te por Iru­ñea y sus fies­tas de San Fer­mín. Repo­si­ción de ves­tua­rio lim­pio y vuel­ta a la jarana.
Sin embar­go, está cla­ro que el vas­co, ade­más de ser un pue­blo que can­ta y bai­la a ambos lados de los Piri­neos, es tam­bién un pue­blo con una enor­me con­cien­cia polí­ti­ca y un alto gra­do de militancia.
Sobre las 17,10 se pudie­ron ver las pri­me­ras iku­rri­ñas aso­mar en la baran­di­lla que des­de las cer­ca­nías del túnel del Anti­guo dan hacia la pla­ya de Onda­rre­ta. De inme­dia­to, como si aque­llas ban­de­ras le hubie­ran dado la sali­da, apa­re­ció sobre el cie­lo de la bahía el heli­cóp­te­ro de la Ertzain­tza. Otros efec­ti­vos se agol­pa­ban des­de hacía tiem­po en sus fur­go­ne­tas y se dis­tri­buían por dis­tin­tos pun­tos de Donos­tia, pro­ba­ble­men­te pasan­do mucho calor. Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de Inte­rior sabrán por­qué les hicie­ron tra­ba­jar en fes­ti­vo ante una mani­fes­ta­ción que en todo momen­to se sabía abso­lu­ta­men­te pacífica.

Según se acer­ca­ba la hora de la con­vo­ca­to­ria, no sólo hubo gen­te que aban­do­nó la pla­ya, sino que des­de la calle Matía empe­za­ron a lle­gar hacia el pun­to de sali­da cien­tos y cien­tos de per­so­nas. Pron­to se cor­tó la carre­te­ra y se for­mó un cor­dón de segu­ri­dad que dejó en medio un espa­cio para la pren­sa y los diri­gen­tes de las for­ma­cio­nes convocantes.

Lle­ga­ron jun­tos y, un deta­lle, duran­te todo el reco­rri­do die­ron mues­tras de mucha com­pli­ci­dad. En los gru­pos de con­ver­sa­ción que siem­pre se for­man en estos casos se entre­mez­cla­ban diri­gen­tes de EA, Alter­na­ti­ba y la izquier­da abertzale.

«Inde­pen­den­tzia», en el túnel

Pello Uri­zar, de EA, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, de la izquier­da aber­tza­le, y Oskar Matu­te, de Alter­na­ti­ba, hicie­ron unas pri­me­ras decla­ra­cio­nes a los medios mar­can­do el sen­ti­do de la con­vo­ca­to­ria. Jun­to a ellos podía ver­se a otros diri­gen­tes de las tres for­ma­cio­nes y de otros colec­ti­vos que se adhi­rie­ron a la mar­cha. Jonathan Mar­tí­nez, Rufi Etxe­be­rria, Unai Zia­rre­ta, Ainhoa Etxai­de, Maior­ga Ramí­rez, Euge­nio Etxe­bes­te Antxon, Iker­ne Badio­la, Mariano Ala­va, Iña­ki Olal­de, Ampa­ro Lashe­ras, Kol­do Amez­ke­ta, Txe­lui Moreno, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, Aitor Beza­res y un lar­go etcétera.

Sobre las 17,40 comen­zó a des­ple­gar­se la pan­car­ta con el lema de la mani­fes­ta­ción -«Nazioa gara. Auto­de­ter­mi­na­zioa»- por­ta­da por mili­tan­tes de las for­ma­cio­nes con­vo­can­tes. Caras cono­ci­das en el ámbi­to de sus par­ti­dos pero sin espe­cial rele­van­cia públi­ca. Y en el túnel del Anti­guo se hicie­ron atro­na­do­res los gri­tos de «inde­pen­den­tzia».

Al tiem­po que la cabe­ce­ra avan­za­ba por el túnel la sali­da se iba cerran­do por otros cien­tos de per­so­nas, muchas con iku­rri­ñas, que se agol­pa­ban al otro lado. Ya empe­za­ba a ver­se que a pesar de los fac­to­res meteo­ro­ló­gi­cos, fes­ti­vos y vaca­cio­na­les, la mani­fes­ta­ción iba a ser muy grande.
Des­de la sali­da del túnel, por todo el paseo de La Con­cha, habías hile­ras de per­so­nas que tras aplau­dir al paso de la pan­car­ta, se incor­po­ra­ban des­pués a la mani­fes­ta­ción. Y, de esta for­ma, una enor­me ban­de­ra nava­rra que al ini­cio se encon­tra­ba en las pri­me­ras filas, al lle­gar a la calle San Mar­tín esta­ba ya a más de seis minu­tos de la cabecera.

«Pre­soak, Eus­kal Herrira»

La con­sig­na de «inde­pen­den­tzia» fue la más escu­cha­da a lo lar­go de todo el reco­rri­do. Pero tam­bién sona­ron con fuer­za los gri­tos de «Pre­soak kale­ra, amnis­tia osoa» y «Eus­kal pre­soak, Eus­kal Herrira».
Al paso por el anti­guo Pala­cio de Jus­ti­cia de la calle San Mar­tin, la pre­sen­cia de la ban­de­ra espa­ño­la no gus­tó mucho a los mani­fes­tan­tes y se pudo escu­char con fuer­za que «iku­rri­ña bai, espa­ño­la ez».

A la altu­ra de la cate­dral del Buen Pas­tor toda­vía había gen­te en las ace­ras para sumar­se a la mar­cha. Iku­rri­ñas, sen­ye­ras, inclu­so algu­na ban­de­ra de Flan­des y gen­te, mucha gen­te. Mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas lle­ga­dos de toda Eus­kal Herria, inclu­so des­de Iru­ñea, ciu­dad en la que para muchos de sus habi­tan­tes dejar­la duran­te san­fer­mi­nes es prác­ti­ca­men­te un sacri­le­gio. Caras cono­ci­das, vete­ra­nos cur­ti­dos ya en mil bata­llas, pero tam­bién jóve­nes y pare­jas que hacían el reco­rri­do empu­jan­do el carri­to familiar.

Entre tan­to, los con­duc­to­res de los coches atra­pa­dos en los cru­ces empe­za­ban a impa­cien­tar­se. Al pare­cer los res­po­na­bles del trá­fi­co en Donos­tia no espe­ra­ban que la mani­fes­ta­ción fue­ra tan nume­ro­sa y que las calles prin­ci­pa­les del cen­tro de la ciu­dad se vie­ran cor­ta­das duran­te vein­ti­cin­co minu­tos, con­vir­tién­do­se para muchos vehícu­los enuna ver­da­de­ra tram­pa en la que no cabía mover­se ya en nin­gu­na dirección.

Cuan­do la pan­car­ta lle­ga­ba al quios­co del Bou­le­vard, la cola pasa­ba toda­vía fren­te al Buen Pas­tor. Jonathan Mar­tí­nez, de Alter­na­ti­ba, se encar­gó de dar la bien­ve­ni­da a los asis­ten­tes y recor­dar el moti­vo de la con­vo­ca­to­ria. Salu­dó al pue­blo cata­lán y recor­dó la con­vo­ca­to­ria que a esa mis­ma hora se esta­ba desa­rro­llan­do en Bar­ce­lo­na. «Dos nacio­nes, dos lemas y un mis­mo obje­ti­vo», afirmó.
Los ber­tso­la­ris Jon Maia y Amets Arza­llus fue­ron los siguien­tes en subir al quios­co. Maia habló de una ola que par­tía del Can­tá­bri­co y rom­pía en el Medi­te­rrá­neo, y recor­dó la vie­ja can­ción de Luis Llach invi­tan­do a empu­jar por un lado y por otro para hacer caer la esta­ca. Arza­llus hizo refe­ren­cia a lo mucho que ha sufri­do este tiem­po y a que para empe­zar el tiem­po de la vic­to­ria, nun­ca es tar­de. Ambos hicie­ron men­cio­nes a «la roja» para reite­rar que Eus­kal Herria segui­rá de pie en el cen­tro del cam­po has­ta que se le reco­noz­ca en todo el mundo.

Tras las inter­ven­cio­nes polí­ti­cas, el acto se aca­bó con el can­to del Eus­ko Guda­riak. Des­pués lle­ga­ron los comen­ta­rios sobre la bue­na sen­sa­ción que había deja­do la mani­fes­ta­ción, tan­to por la ele­va­da par­ti­ci­pa­ción, como por el reen­cuen­tro con per­so­nas que hacía tiem­po que no acu­dían a estas convocatorias.

mani­fes­tan­tes

según los cálcu­los efec­tua­dos por este dia­rio siguien­do su habi­tual méto­do de recuen­to. La mar­cha tar­dó unos 25 minu­tos en pasar por un pun­to inter­me­dio, con una media de unas 400 per­so­nas por minuto.

«Quie­nes apos­ta­mos por el dere­cho a deci­dir ya no tene­mos nin­gu­na excu­sa para no trabajar»
El nue­vo par­la­men­ta­rio de Eus­ko Alkar­ta­su­na, Juan­jo Agi­rre­za­ba­la, y la alcal­de­sa de Her­na­ni, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, fue­ron los encar­ga­dos de leer el mani­fies­to final en el que se afir­ma que «Eus­kal Herria está en mar­cha por un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co con fir­me­za, com­pro­mi­so y deter­mi­na­ción». Se hace un lla­ma­mien­to a todos los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les a «tra­ba­jar para tejer alian­zas, supe­rar des­con­fian­zas y a cami­nar en la mis­ma direc­ción. Des­de el res­pe­to a cada iden­ti­dad, a los rit­mos pro­pios y dife­ren­cia­dos, sí, pero en la mis­ma direc­ción, por­que quie­nes apos­ta­mos por el dere­cho a deci­dir no tene­mos ya nin­gu­na excu­sa para no tra­ba­jar seria­men­te y de mane­ra con­jun­ta». En el tex­to se recuer­da que la sen­ten­cia del TC sobre el Esta­tut de Cata­lun­ya demues­tra que «el mode­lo auto­nó­mi­co actual o su even­tual refor­ma son ins­tru­men­tos para neu­tra­li­zar o asi­mi­lar la volun­tad de Eus­kal Herria y Cata­lun­ya en un mar­co cons­ti­tu­cio­nal que cie­rra las puer­tas a la volun­tad popu­lar y cons­ti­tu­ye una tram­pa para asi­mi­lar nues­tras sobe­ra­nías en una uni­dad indi­vi­si­ble espa­ño­la». Por ello, los con­vo­can­tes invi­ta­ron a tener­lo en cuen­ta «para no caer ante los can­tos de sire­na de sec­to­res polí­ti­cos que con­ti­núan empe­ci­na­dos en la defen­sa de refor­mas esta­tu­ta­rias tramposas».

En opi­nión de las fuer­zas con­vo­can­te, la mani­fes­ta­ción de ayer fue «un pivo­te más en el camino por el reco­no­ci­mien­to nacio­nal, por la sobe­ra­nía de Eus­kal Herria enten­di­da como capa­ci­dad para deci­dir nues­tro futu­ro sin hipo­te­cas ni chantajes».

Pre­ce­dien­do a la lec­tu­ra del mani­fies­to final inter­vino Eli­sen­da Palu­zie, de la Pla­ta­for­ma pel Dret de Deci­dir que está orga­ni­zan­do las con­sul­tas inde­pen­den­tis­tas en Cata­lun­ya, en la que ya han par­ti­ci­pa­do más de 600.000 per­so­nas de las que un 90% ha vota­do por la inde­pen­den­cia. Eli­sen­da Palu­zie se esfor­zó por hablar en eus­ka­ra para agra­de­cer la soli­da­ri­dad con Cata­lun­ya y reco­no­ció tener el sen­ti­mien­to divi­di­do, por no poder estar en la mani­fes­ta­ción de Bar­ce­lo­na, pero al tiem­po estar muy con­ten­ta vien­do la res­pues­ta en las calles donos­tia­rras. Colo­có una «este­la­da» en el atril e invi­tó a seguir en la lucha por la con­se­cu­ción de un estado.

Fotos de Donos­tia Gara

Fotos de Bar­ce­lo­na Agencias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.