[Video] Masi­va pre­sen­cia mili­tar de EEUU en Cos­ta Rica- Apo­rrea

El pasa­do 1 de julio el Con­gre­so de Cos­ta Rica auto­ri­zó la lle­ga­da de 46 buques de gue­rra y 7 mil tro­pas esta­dou­ni­den­ses a las cos­tas cos­ta­rri­cen­ses para rea­li­zar ope­ra­cio­nes mili­ta­res, misio­nes anti­nar­có­ti­cos y supues­tas accio­nes huma­ni­ta­rias en la región.

Según la pren­sa cos­ta­rri­cen­se, la mayo­ría de las naves de gue­rra son fra­ga­tas con una lon­gi­tud de 135 metros, con capa­ci­dad para trans­por­tar dos heli­cóp­te­ros arti­lla­dos SH-60 o HH-60B – Blackhawks, ade­más de 200 mari­nes y 15 ofi­cia­les en cada uno.

Pero otras naves y por­ta­avio­nes, como el USS Making Island, tie­nen la capa­ci­dad para trans­por­tar a 102 ofi­cia­les y casi 1500 tro­pas, y están arti­lla­dos y pre­pa­ra­dos para el com­ba­te inten­si­vo. Pue­den trans­por­tar 42 heli­cóp­te­ros CH-46, cin­co avio­nes de com­ba­te duro AV-8B Harrier y seis heli­cóp­te­ros Blackhawk.

Tam­bién se ha auto­ri­za­do la entra­da de sub­ma­ri­nos de com­ba­te, naves tipo cata­ma­rán, un buque hos­pi­tal y vehícu­los de reco­no­ci­mien­to y com­ba­te con la capa­ci­dad de movi­mien­to tan­to por mar como por tie­rra. Podrá ingre­sar a Cos­ta Rica el buque USS Free­dom, con la capa­ci­dad para com­ba­tir a sub­ma­ri­nos.

IMPUNIDAD PARA LOS SOLDADOS ESTADOUNIDENSES

Un docu­men­to ofi­cial envia­da de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Cos­ta Rica al Minis­te­rio de Segu­ri­dad del país cen­tro­ame­ri­cano expli­có las con­di­cio­nes de impu­ni­dad ple­na que dis­fru­ta­rán los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, “El per­so­nal de los Esta­dos Uni­dos en Cos­ta Rica podrá dis­fru­tar de liber­tad de movi­mien­to y el dere­cho de rea­li­zar las acti­vi­da­des que con­si­de­re nece­sa­rias en el desem­pe­ño de su misión”.

La auto­ri­za­ción, soli­ci­ta­da por la nue­va pre­si­den­ta de Cos­ta Rica, Lau­ra Chin­chi­lla, fue apro­ba­da por el Con­gre­so para un perio­do de seis meses, has­ta el 31 de diciem­bre de 2010. No obs­tan­te, sec­to­res polí­ti­cos del país tam­bién cari­be­ño, se opo­nen a ésta medi­da, y con­si­de­ran que “la mag­ni­tud béli­ca [de la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se] vio­len­ta la sobe­ra­nía del país”.

Los par­ti­dos polí­ti­cos cos­ta­rri­cen­ses Acción Ciu­da­da­na (PAC), la Uni­dad Social Cris­tia­na (PUSC) y el Fren­te Amplio (FA) tam­bién se opu­sie­ron a la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se, ale­gan­do que “la fuer­za des­truc­ti­va de los buques, heli­cóp­te­ros y mari­nes es des­pro­por­cio­na­da para el com­ba­te del nar­co­trá­fi­co”.

AMENAZA MILITAR

El año pasa­do, Esta­dos Uni­dos y Colom­bia fir­ma­ron un acuer­do mili­tar para per­mi­tir el uso de sie­te bases mili­ta­res en el terri­to­rio colom­biano, ade­más de cual­quier otra ins­ta­la­ción civil o mili­tar que sea nece­sa­ria para el cum­pli­mien­to de las ope­ra­cio­nes y misio­nes esta­dou­ni­den­ses en Sura­mé­ri­ca.

Un docu­men­to ofi­cial de la Fuer­za Aérea de Esta­dos Uni­dos reve­ló que su pre­sen­cia en Colom­bia era nece­sa­ria para poder eje­cu­tar ope­ra­cio­nes mili­ta­res de “amplio espec­tro” por todo el con­ti­nen­te. Ade­más, el docu­men­to indi­có que des­de Colom­bia, las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses com­ba­ti­rían “la cons­tan­te ame­na­za de…los gobier­nos anti-esta­dou­ni­den­ses en la región”, hacien­do refe­ren­cia a los veci­nos de Colom­bia, como Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­var, con­si­de­ra­dos por Washing­ton como “adver­sa­rios”.

El docu­men­to de la Fuer­za Aérea tam­bién habló de la capa­ci­ta­ción de las Fuer­zas Arma­das esta­dou­ni­den­ses para poder eje­cu­tar “una gue­rra de for­ma expe­di­ta” en la región, uti­li­zan­do a Colom­bia cómo base de ope­ra­cio­nes.

Duran­te los últi­mos cua­tro años, Washing­ton ha aumen­ta­do su pre­sen­cia mili­tar en las islas de Aru­ba y Cura­zao, don­de des­de el 1999 man­tie­ne peque­ñas bases de ope­ra­cio­nes de avan­za­da. Las islas neer­lan­de­sas están ubi­ca­das a menos de 70 kiló­me­tros de la cos­ta vene­zo­la­na.

Lue­go de la tra­ge­dia pro­du­ci­da por el terre­mo­to en Hai­tí en enero, Esta­dos Uni­dos envió por enci­ma de 20 mil tro­pas y equi­pos mili­ta­res des­pro­por­cio­na­dos al país cari­be­ño. La cre­cien­te pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se fue per­ci­bi­da por muchos en la región como un inten­to de mili­ta­ri­zar al Cari­be e inti­mi­dar a paí­ses como Vene­zue­la, cla­si­fi­ca­do por Washing­ton como “una ame­na­za” a sus intere­ses.

La Cons­ti­tu­ción de Cos­ta Rica prohí­be la pre­sen­cia de fuer­zas arma­das en su terri­to­rio y pro­cla­ma al país cómo una zona de paz. La nación cen­tro­ame­ri­ca­na no tie­ne ni siquie­ra sus pro­pias fuer­zas arma­das o equi­pos de defen­sa.

La sor­pren­den­te, des­pro­por­cio­na­da y masi­va pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en Cos­ta Rica pare­ce for­mar par­te de la expan­sión mili­ta­ris­ta de Esta­dos Uni­dos en la región que bus­ca recu­pe­rar su domi­na­ción e influen­cia sobre lo que aún con­si­de­ra su “patio tra­se­ro”. Video Fuen­te: http://​www​.you​tu​be​.com/​u​s​e​r​/​b​e​n​i​t​o​p​a​b​l​o​j​u​a​r​ezg

N

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *