Reper­cu­sio­nes geo­po­lí­ti­cas del triun­fo del hal­cón del uri­bis­mo- Luis­mi Uhar­te

Juan Manuel San­tos, el can­di­da­to del uri­bis­mo, logró una vic­to­ria con­tun­den­te en la segun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les colom­bia­nas, impo­nién­do­se de mane­ra cla­ra a su con­trin­can­te, Anta­nas Moc­kus, el líder del Par­ti­do Ver­de. El ex minis­tro de Defen­sa, cose­chó un 69,05% de los sufra­gios (más de nue­ve millo­nes), fren­te a un 27,52% (poco más de 3,5 millo­nes) que obtu­vo el ex alcal­de de Bogo­tá. Una dife­ren­cia abis­mal de más de 40 pun­tos, que cer­ti­fi­ca de mane­ra inape­la­ble la for­ta­le­za del uri­bis­mo como pro­yec­to polí­ti­co hege­mó­ni­co en Colombia.Santos: el «hal­cón uri­bis­ta». La con­ti­nui­dad del pro­yec­to uri­bis­ta no sólo que­da ase­gu­ra­da con el triun­fo de San­tos, sino que pro­ba­ble­men­te se va a for­ta­le­cer e inclu­so a pro­fun­di­zar. El ex minis­tro de Defen­sa, ha sido carac­te­ri­za­do por algu­nos espe­cia­lis­tas de la éli­te colom­bia­na como un hom­bre más con­ser­va­dor que el pro­pio Uri­be, por lo que la deno­mi­na­ción de éste como el «hal­cón del uri­bis­mo», no sería en abso­lu­to exa­ge­ra­da.

Su per­fil más radi­cal lo acre­di­tan dos hechos recien­tes de pro­fun­da tras­cen­den­cia geo­po­lí­ti­ca. Por un lado, la tris­te­men­te céle­bre «Ope­ra­ción Jaque», cuan­do sien­do minis­tro de Defen­sa orde­nó el ata­que mili­tar, en terri­to­rio ecua­to­riano, con­tra el cam­pa­men­to de las FARC, que se sal­dó con la muer­te de más de vein­te per­so­nas, entre ellas la del por­ta­voz de la gue­rri­lla Raúl Reyes, pro­vo­can­do un inci­den­te diplo­má­ti­co de enor­mes pro­por­cio­nes en la región. Por otro, su papel rele­van­te en las nego­cia­cio­nes con el Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU, para ceder a su Ejér­ci­to el uso de sie­te bases mili­ta­res colom­bia­nas, lo cual gene­ró una pro­fun­da alar­ma entre los paí­ses de la UNASUR.

Pro­yec­cio­nes geo­po­lí­ti­cas. En el orden geo­po­lí­ti­co, las pro­yec­cio­nes que a día de hoy se pue­den plan­tear no son, en prin­ci­pio, muy opti­mis­tas, en lo que a la esta­bi­li­dad de Amé­ri­ca Lati­na se refie­re. Aun­que los pri­me­ros men­sa­jes del recién elec­to San­tos han sido de carác­ter amis­to­so, al ase­gu­rar a los paí­ses de la región que «encon­tra­rán un alia­do y un socio com­pro­me­ti­do», su tra­yec­to­ria en la car­te­ra de Defen­sa pro­vo­ca muchos rece­los en la gran mayo­ría de las can­ci­lle­rías del entorno.

La exhor­ta­ción que le hizo el pre­si­den­te bra­si­le­ño, Lula Da Sil­va, a for­ta­le­cer la Unión de Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas (UNASUR), está car­ga­da de una fuer­te inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca, debi­do al rol sabo­tea­dor que ha juga­do Colom­bia en el pro­ce­so de uni­fi­ca­ción polí­ti­ca de Amé­ri­ca del Sur. Por ello, es indu­da­ble que des­de Ita­ma­raty se esta­ble­ce­rá un segui­mien­to espe­cial de la polí­ti­ca exte­rior de la Casa de Nari­ño, con el obje­ti­vo de evi­tar cual­quier manio­bra que entor­pez­ca la con­so­li­da­ción de Bra­sil como poten­cia hege­mó­ni­ca en el Sur del con­ti­nen­te.

San­tos-Chá­vez. Una varia­ble de sus­tan­cial impor­tan­cia en mate­ria geo­po­lí­ti­ca, será el mode­lo de rela­ción que se cons­tru­ya entre los eje­cu­ti­vos colom­biano y vene­zo­lano, por el ries­go laten­te, des­de hace un tiem­po, de un enfren­ta­mien­to béli­co. Las feli­ci­ta­cio­nes post­elec­to­ra­les de Cara­cas y la corres­pon­dien­te res- pues­ta de agra­de­ci­mien­to de San­tos, no van a ser pro­ba­ble­men­te un indi­ca­dor de la rela­ción bila­te­ral.

El gra­do de influen­cia que ten­gan los empre­sa­rios expor­ta­do­res colom­bia­nos en el Gobierno de San­tos será deci­si­vo para una posi­ble mejo­ra de las rela­cio­nes. Hay que recor­dar que la caí­da de las expor­ta­cio­nes de Colom­bia a Vene­zue­la ha sido dra­má­ti­ca, pro­duc­to del con­flic­to polí­ti­co entre los dos eje­cu­ti­vos. El país cari­be­ño era el segun­do com­pra­dor de pro­duc­tos neo­gra­na­di­nos des­pués de EEUU.

Según datos del Minis­te­rio colom­biano de Indus­tria y Comer­cio, de los 6.000 millo­nes de dóla­res que el país expor­ta­ba a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na en 2008, se pro­du­jo un retro­ce­so del 33% en 2009, has­ta los 4.000 millo­nes, y se esti­ma que para 2010 sufra una con­trac­ción del 50%, que­dán­do­se en unos 2.000 millo­nes de dóla­res.

Esto ha supues­to un autén­ti­co cata­clis­mo en tér­mi­nos de bene­fi­cios para la indus­tria ali­men­ta­ria, tex­til y de cal­za­do colom­bia­na, por lo que, indu­da­ble­men­te, inten­ta­rá hacer «entrar en razón» al nue­vo pre­si­den­te, para que reins­ta­le un sis­te­ma de rela­cio­nes más «prag­má­ti­co». Sin embar­go, los gru­pos vin­cu­la­dos al nego­cio de la gue­rra, tan­to autóc­to­nos como esta­dou­ni­den­ses, pre­sio­na­rán para que se man­ten­ga la situa­ción en las mis­mas coor­de­na­das, e inclu­so pro­pon­drán una ges­tión más agre­si­va hacia Cara­cas de con­se­cuen­cias impre­de­ci­bles.

El «ami­go ame­ri­cano». Otro fac­tor de gran rele­van­cia será la evo­lu­ción de la alian­za entre Washing­ton y Bogo­tá. Algu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran que el Eje­cu­ti­vo de Oba­ma, no ava­la­rá nin­gu­na estra­te­gia de con­fron­ta­ción mili­tar con sus veci­nos, pri­vi­le­gian­do el soft power, fren­te al hard power de la Admi­nis­tra­ción Bush. No obs­tan­te, des­pués de la acti­tud nota­ble­men­te con­des­cen­dien­te del Depar­ta­men­to de Esta­do con los gol­pis­tas que tum­ba­ron al Gobierno legí­ti­mo de Zela­ya en Hon­du­ras, esta con­si­de­ra­ción pue­de resul­tar suma­men­te inge­nua.

Res­pec­to a las sie­te bases mili­ta­res colom­bia­nas a dis­po­si­ción del Ejér­ci­to de EEUU, no se pre­vé un uso inten­si­vo duran­te la Admi­nis­tra­ción Oba­ma. Sin embar­go, la no des­car­ta­ble vic­to­ria del Par­ti­do Repu­bli­cano en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2012 ‑qui­zás más esco­ra­do a la dere­cha por la pre­sión del Tea Party- aña­de otro fac­tor de incer­ti­dum­bre a la ya de por sí ges­tión «de ries­go» de San­tos.

Otra de las aris­tas a tener en cuen­ta en el orden geo­po­lí­ti­co será el pro­ce­so judi­cial abier­to con­tra el ex minis­tro de Defen­sa San­tos por la masa­cre en el cam­pa­men­to de las FARC en Sucum­bíos. Sus recien­tes decla­ra­cio­nes, cuan­do aún era can­di­da­to, jac­tán­do­se por enési­ma vez de haber orde­na­do el ata­que con­tra el cam­pa­men­to de Raúl Reyes en terri­to­rio ecua­to­riano, no son un buen comien­zo para reanu­dar las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el Eje­cu­ti­vo de Rafael Correa.

Lo que pare­ce indu­da­ble, es que en la bata­lla geo­po­lí­ti­ca que se está libran­do en el con­ti­nen­te, no pasa­rá des­aper­ci­bi­do un Eje­cu­ti­vo lide­ra­do por un ex minis­tro que afir­mó sen­tir­se «orgu­llo­so» de que Colom­bia fue­se con­si­de­ra­do «el Israel de Amé­ri­ca Lati­na».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *