La feli­ci­dad impo­si­ble- Fidel Cas­tro

Pro­me­tí que sería el hom­bre “más feliz del mun­do si esta­ba equi­vo­ca­do” y des­gra­cia­da­men­te mi feli­ci­dad dura­ría muy poco.

Toda­vía no ha con­clui­do la Copa Mun­dial de Fút­bol. Fal­tan aún seis días para el par­ti­do final.

¡Qué extra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad se per­de­rán posi­ble­men­te el impe­rio yan­ki y el Esta­do fas­cis­ta de Israel para man­te­ner apar­ta­das las men­tes de la inmen­sa mayo­ría de los habi­tan­tes del pla­ne­ta de sus pro­ble­mas fun­da­men­ta­les!

¿Quién se habrá per­ca­ta­do de los sinies­tros pla­nes del impe­rio con rela­ción a Irán y sus bur­dos pre­tex­tos para agre­dir­lo?

Al mis­mo tiem­po me pre­gun­to: ¿qué hacen por pri­me­ra vez los buques de gue­rra israe­li­tas en los mares del Gol­fo Pér­si­co, el Estre­cho de Ormuz y las áreas marí­ti­mas de Irán?

¿Es posi­ble ima­gi­nar que de allí se mar­cha­rán los por­ta­avio­nes nuclea­res yan­kis y los buques de gue­rra israe­li­tas con el rabo entre las pier­nas, cuan­do se cum­plan los requi­si­tos con­te­ni­dos en la Reso­lu­ción 1929 del 9 de junio de 2010 apro­ba­da por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, que man­tie­ne la auto­ri­za­ción para la ins­pec­ción de los buques y aero­na­ves ira­níes con la posi­bi­li­dad de lle­var­la a cabo en el terri­to­rio de cual­quier Esta­do y que esta vez auto­ri­za a hacer­lo a los buques en alta­mar?

La Reso­lu­ción esta­ble­ce tam­bién que no se rea­li­za­ría la ins­pec­ción de los buques ira­níes sin el con­sen­ti­mien­to de Irán. En ese caso, la dene­ga­ción sería obje­to de aná­li­sis.

Otro ele­men­to aña­di­do es la posi­bi­li­dad de con­fis­car lo ins­pec­cio­na­do, si se con­fir­ma que incum­ple lo dis­pues­to por la Reso­lu­ción.

Un Irán des­ar­ma­do fue víc­ti­ma de aque­lla cruel gue­rra con Iraq en la que masas de Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción lim­pia­ban los cam­pos de minas avan­zan­do sobre las mis­mas.

Este no es el caso de hoy. Expli­qué en Refle­xio­nes ante­rio­res que Mah­mud Ahma­di­ne­yad fue jefe de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción en el Oes­te de Irán, que lle­vó el peso prin­ci­pal de aque­lla gue­rra.

Años más tar­de, un gobierno de Iraq enva­len­to­na­do envió el grue­so de su Guar­dia Repu­bli­ca­na y se ane­xó el Emi­ra­to Ára­be de Kuwait rico en petró­leo, que fue pre­sa fácil.

El gobierno de Iraq man­te­nía con Cuba estre­cha amis­tad y se le pres­ta­ba, des­de los tiem­pos en que no esta­ba en gue­rra con nadie, impor­tan­tes ser­vi­cios de salud. Nues­tro país tra­tó de per­sua­dir­lo de que aban­do­na­ra Kuwait, y pusie­ra fin a la gue­rra que había pro­vo­ca­do a par­tir de pun­tos de vis­ta erró­neos.

Hoy se cono­ce que una medio­cre emba­ja­do­ra yan­ki, que sos­te­nía con el Gobierno de Iraq exce­len­tes rela­cio­nes, lo indu­jo al error come­ti­do.

Bush padre ata­có a su anti­guo ami­go diri­gien­do una poten­te coa­li­ción con una fuer­te com­po­si­ción ára­be-musul­ma­na-suni­ta de paí­ses que abas­te­cen de petró­leo a gran par­te de las nacio­nes indus­tria­li­za­das y ricas, la cual avan­zó des­de el Sur de Iraq para cor­tar la reti­ra­da a la Guar­dia Repu­bli­ca­na que se reple­ga­ba hacia Bag­dad, la que por pru­den­cia de la Infan­te­ría de Mari­na y las Fuer­zas Arma­das de Esta­dos Uni­dos ‑bajo la direc­ción de Colin Powell, gene­ral con pres­ti­gio, y pos­te­rior­men­te Secre­ta­rio de Esta­do de Geor­ge W. Bush- esca­pó hacia la capi­tal de Iraq.

Por pura ven­gan­za, con­tra ella uti­li­za­ron los pro­yec­ti­les con­ta­mi­na­dos con ura­nio empo­bre­ci­do con los que por pri­me­ra vez expe­ri­men­ta­ron el daño que podrían oca­sio­nar en los sol­da­dos adver­sa­rios.

El Irán al que en este momen­to ame­na­zan, con sus ejér­ci­tos de aire, mar y tie­rra, de reli­gión musul­ma­na-chií­ta, en nada se pare­ce a la Guar­dia Repu­bli­ca­na que ata­ca­ron impu­ne­men­te en Iraq.

El impe­rio está a pun­to de come­ter un impa­ga­ble error sin que nada lo pue­da impe­dir. Avan­za inexo­ra­ble­men­te hacia un sinies­tro des­tino.

Lo úni­co que pue­de afir­mar­se es que hubo cuar­tos de final en la Copa Mun­dial de Fút­bol. De ese modo los faná­ti­cos del depor­te pudi­mos dis­fru­tar los emo­cio­nan­tes par­ti­dos en que vimos cosas increí­bles. Se afir­ma que, en 36 años, el equi­po de Holan­da no per­día un vier­nes en par­ti­dos de la Copa Mun­dial de Fút­bol. Úni­ca­men­te gra­cias a las compu­tado­ras podría sacar­se esa cuen­ta.

El hecho real es que Bra­sil fue eli­mi­na­do de los cuar­tos de final de la Copa.

Un juez dejó a Bra­sil fue­ra de la mis­ma. Al menos esa fue la impre­sión que no se can­só de repe­tir un exce­len­te narra­dor de la tele­vi­sión cuba­na. Des­pués la FIFA decla­ró que era correc­ta la deci­sión arbi­tral.

Más ade­lan­te, el mis­mo juez dejó a Bra­sil con 10 juga­do­res en un momen­to deci­si­vo, cuan­do fal­ta­ba toda­vía más de la mitad del segun­do tiem­po del par­ti­do. Con segu­ri­dad que esa no fue nun­ca la inten­ción del árbi­tro.

Ayer fue eli­mi­na­da Argen­ti­na. En los pri­me­ros minu­tos el equi­po ale­mán, a tra­vés del medio­cam­pis­ta Müller, sor­pren­dió a la con­fia­da defen­sa y al por­te­ro argen­tino logran­do obte­ner un gol.

Con pos­te­rio­ri­dad, no menos de 10 veces los delan­te­ros argen­ti­nos, por una del equi­po ale­mán, no logra­ron un gol.

Por el con­tra­rio, el equi­po ale­mán ano­tó tres más, y has­ta Ange­la Mer­kel, Can­ci­ller Fede­ral de Ale­ma­nia, aplau­día rabio­sa­men­te.

Así, nue­va­men­te, uno de los equi­pos favo­ri­tos per­dió. De ese modo, más del 90% de los faná­ti­cos del fút­bol en Cuba que­da­ron estu­pe­fac­tos.

La inmen­sa mayo­ría de los aman­tes de ese depor­te ni siquie­ra saben en qué con­ti­nen­te está Uru­guay. Un final entre paí­ses euro­peos será lo más des­co­lo­ri­do y anti­his­tó­ri­co des­de que nació ese depor­te en el mun­do.

En cam­bio, ocu­rrie­ron hechos en la esfe­ra inter­na­cio­nal que no tie­nen nada que ver con los jue­gos de azar y sí con la lógi­ca ele­men­tal que rige los des­ti­nos del impe­rio.

Una serie de noti­cias vie­ron la luz los días 1, 2 y 3 de julio.

Todas giran en torno a un hecho: las gran­des poten­cias repre­sen­ta­das en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das con dere­cho al veto, más Ale­ma­nia, ins­ta­ron el dos de julio al Gobierno de Irán a dar “una pron­ta res­pues­ta” a la invi­ta­ción que se le hicie­ra para retor­nar a las nego­cia­cio­nes por su pro­gra­ma nuclear.

El Pre­si­den­te Barack Oba­ma fir­mó el día ante­rior una Ley que amplía las medi­das exis­ten­tes con­tra los sec­to­res ener­gé­ti­co y ban­ca­rio de Irán, y podría pena­li­zar a com­pa­ñías que reali­cen nego­cios con el Gobierno de Tehe­rán. Es decir, el blo­queo rigu­ro­so y el estran­gu­la­mien­to de Irán.

El Pre­si­den­te Mah­mud Ahma­di­ne­yad afir­mó que su país reto­ma­rá las con­ver­sa­cio­nes a fines de agos­to y des­ta­có que en las mis­mas deben par­ti­ci­par paí­ses como Bra­sil y Tur­quía, los dos úni­cos miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad que se opu­sie­ron a las san­cio­nes el 9 de junio.

Un fun­cio­na­rio de alto ran­go de la Unión Euro­pea advir­tió, des­pec­ti­va­men­te, que ni Bra­sil ni Tur­quía serán invi­ta­dos a par­ti­ci­par en las con­ver­sa­cio­nes.

No hace fal­ta más para sacar las con­clu­sio­nes per­ti­nen­tes.

Nin­gu­na de las dos par­tes cede­rá; una, por el orgu­llo de los pode­ro­sos, y otra, por la resis­ten­cia al yugo y la capa­ci­dad para com­ba­tir, como ha ocu­rri­do tan­tas veces en la his­to­ria del hom­bre.

El pue­blo de Irán, una nación de mile­na­rias tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, se defen­de­rá sin duda algu­na de los agre­so­res. Es incom­pren­si­ble que Oba­ma crea seria­men­te que se ple­ga­rá a sus exi­gen­cias.

El Pre­si­den­te de ese país y sus líde­res reli­gio­sos, ins­pi­ra­dos en la Revo­lu­ción Islá­mi­ca de Ruho­llah Jomei­ni, crea­dor de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción, las Fuer­zas Arma­das moder­nas y el nue­vo esta­do de Irán, resis­ti­rán.

A los pue­blos pobres del mun­do, que no tene­mos la menor cul­pa del colo­sal enre­do crea­do por el impe­ria­lis­mo, ubi­ca­dos en este hemis­fe­rio al Sur de Esta­dos Uni­dos, los demás situa­dos al Oes­te, Cen­tro y Sur de Áfri­ca, y los otros que pue­dan que­dar indem­nes de la gue­rra nuclear en el res­to del pla­ne­ta, no nos que­da otra alter­na­ti­va que enfren­tar las con­se­cuen­cias de la catas­tró­fi­ca gue­rra nuclear que en bre­ví­si­mo tiem­po esta­lla­rá.

Des­di­cha­da­men­te no ten­go nada que rec­ti­fi­car y me res­pon­sa­bi­li­zo ple­na­men­te con lo escri­to en las últi­mas Refle­xio­nes.

Fidel Cas­tro Ruz

Julio 4 de 2010

5 y 36 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *