Manue­la Sáenz: pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria por dere­cho pro­pio – Pala­bras de mujer

En el con­tex­to his­to­rio­grá­fi­co patriar­cal, Manue­la Sáenz ha sido des­de­ña­da, vili­pen­dia­da, estig­ma­ti­za­da, has­ta refle­ja­da como un “defec­to” de Bolí­var, por la moral cató­li­ca patriar­cal de nume­ro­sos escritores.

Pero entra­do el siglo vein­te, muje­res his­to­ria­do­ras y escri­to­ras ecua­to­ria­nas y de otros paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca, han rein­vin­di­ca­do a Manue­la con nue­vos tex­tos y rees­cri­tu­ra de su bio­gra­fía, lo que ha con­tri­bui­do a un cam­bio en la per­cep­ción sobre su pre­sen­cia en la his­to­ria, otor­gán­do­le el jus­to valor a su par­ti­ci­pa­ción en la ges­ta inde­pen­den­tis­ta. Manue­la era una revo­lu­cio­na­ria inde­pen­den­tis­ta mucho antes de cono­cer a Bolí­var en Qui­to en 1822, una fer­vien­te lucha­do­ra por la inde­pen­den­cia y la libertad.

En la actua­li­dad, otra per­cep­ción sobre Manue­la Sáenz da la impre­sión que ha impul­sa­do la pre­sen­cia de sus res­tos sim­bó­li­cos en Vene­zue­la y otros paí­ses de Sura­mé­ri­ca, como mili­tan­te y com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­ria, a 153 años de su muerte.

Esta per­cep­ción, esta­ría influi­da des­de la visión de los nue­vos lide­raz­gos polí­ti­cos de varo­nes lati­no­ame­ri­ca­nos del pri­mer dece­nio de este siglo, que admi­ran a Manue­la y que con­si­de­ran de mucha impor­tan­cia que el ímpe­tu revo­lu­cio­na­rio de la extra­or­di­na­ria qui­te­ña, la alia­da polí­ti­ca de Bolí­var, una mujer de entre­ga total a la cau­sa revo­lu­cio­na­ria de su épo­ca, y su incon­di­cio­nal com­pro­mi­so polí­ti­co, sea abra­za­do como ideal de lucha y mode­lo a seguir por las muje­res que com­par­ten los pro­yec­tos polí­ti­cos de los actua­les líde­res boli­va­ria­nos de la región suramericana.

En 2007, cuan­do la ascien­de a Gene­ra­la, el Pre­si­den­te Rafael Correa, dijo: “Eres la luz des­pier­ta de los tiem­pos oscu­ros. Eres nues­tra com­pa­trio­ta y nues­tro des­tino. Eres memo­ria viva de la liber­tad. Hoy eres el espe­jo en el que otras muje­res se miran y agigantan”.

Vira­je histórico

La visión patriar­cal de la his­to­rio­gra­fía tra­di­cio­nal sobre Manue­la Sáenz comen­zó a per­der terreno a par­tir de la déca­da de los ochen­ta del sigloXX en Ecua­dor. Las muje­res de ese país han man­te­ni­do des­de ese momen­to has­ta aho­ra, un tra­ba­jo sis­te­má­ti­co de recu­pe­ra­ción de su figu­ra, para rom­per el círcu­lo de home­na­je Manue­la des­de la leyen­da y rein­vin­di­car­la como una de las más impor­tan­tes líde­res revo­lu­cio­na­rias de la Inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca toda.

Las ecua­to­ria­nas de igual mane­ra tra­tan de res­ca­tar a Manue­la como mujer, colo­car­la fue­ra del recuer­do de su pasa­do glo­rio­so, y mos­trar­la en el exi­lio en Perú en la pobre­za extre­ma y en su dis­ca­pa­ci­dad pro­duc­to de una caí­da que la deja para­lí­ti­ca y con­fi­na­da en un sillón, situa­ción que enfren­tó con dig­ni­dad y que no que­bró su espíritu.

Asi­mis­mo, Nela Mar­tí­nez Espi­no­za, polí­ti­ca, escri­to­ra y lucha­do­ra social ecua­to­ria­na, pri­me­ra mujer que fue dipu­tada en ese país, falle­ci­da en 2004 a la edad de 92 años, dedi­có mucho tiem­po a recu­pe­rar la figu­ra de Manue­la (a quien le decía la insu­mi­sa) para el movi­mien­to femi­nis­ta y los dere­chos socia­les y polí­ti­cos de las ecua­to­ria­nas, al equi­pa­rar la figu­ra de Manue­la a la de Bolí­var en cuan­to a patrio­tis­mo y amor a la liber­tad. Nela, fer­vien­te estu­dio­sa del apor­te de las muje­res en la his­to­ria, ubi­ca en su ver­da­de­ra dimen­sión a Manue­la Sáenz: ya no es más la “loca aman­te” de Simón Bolí­var, sino la Colibertadora.

En 1983, Nela Mar­tí­nez reco­pi­ló y edi­tó ‘Manue­la Liber­tad’, que reco­ge un artícu­lo de su auto­ría, así como cola­bo­ra­cio­nes de Euge­nia Vite­ri, Pedro Jor­ge Vera y Nel­son Estu­pi­ñán Bass. En 1989 orga­ni­zó el “Pri­mer Encuen­tro con la His­to­ria: Manue­la Sáenz”, que tuvo lugar en Pai­ta el 24 de sep­tiem­bre de ese año. Allí se fir­mó la Decla­ra­ción, por medio de la cual las par­ti­ci­pan­tes jura­ron seguir el ejem­plo de Manue­la y com­ba­tir toda for­ma de injus­ti­cia neo­co­lo­nial inclu­yen­do la dis­cri­mi­na­ción de cla­se, de raza y de sexo.

Las par­ti­ci­pan­tes pro­cla­ma­ron a Manue­la Sáenz pre­cur­so­ra de la mujer eman­ci­pa­da y Coli­ber­ta­do­ra del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta. Esto últi­mo impli­ca­ba que su con­tri­bu­ción a la inde­pen­den­cia fue igual a la de Bolí­var. Pero, sobre todo, la Decla­ra­ción mos­tra­ba la emer­gen­cia de la pre­sen­cia de Manue­la Sáenz como heroí­na femi­nis­ta y mili­tan­te revo­lu­cio­na­ria com­ba­ti­va, un sím­bo­lo que debía ins­pi­rar a todos/​todas aque­llos comprometidos/​as en trans­for­mar a las socie­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas de acuer­do con los idea­les femi­nis­tas revolucionarios.

La pro­pues­ta ori­gi­nal del ascen­so pós­tu­mo a gene­ra­la de Manue­la y de su reco­no­ci­mien­to nacio­nal fue de Nela jun­to a orga­ni­za­cio­nes de muje­res de todo Ecua­dor a tra­vés de la Fun­da­ción Manue­la Sáenz.

Nela Mar­tí­nez, era una con­ven­ci­da de que: “Vol­ver a nues­tras raí­ces nos obli­ga a con­vo­car a las muje­res de nues­tra Amé­ri­ca y a recor­dar­les que la bata­lla por la inde­pen­den­cia continúa”.Palabras suyas que son un cla­ro lla­ma­do a las muje­res ecua­to­ria­nas a la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria com­ba­ti­va, simi­lar al lla­ma­do del Pre­si­den­te Correa ‑que ya hemos men­cio­na­do en este texto‑, quien inter­pre­tó el anhe­lo de las muje­res ecua­to­ria­nas y le dio cur­so a este pedi­do histórico.
Cro­no­lo­gía del retorno-Perú-Ecuador

El pere­gri­na­je de regre­so a Ecua­dor comen­zó en Pai­ta el 3 de mayo de este año, des­de don­de par­tie­ron dos cofres fúne­bres con tie­rra de esa ciu­dad cos­te­ra de Perú, lugar don­de Manue­la murió en noviem­bre de 1856.

A lo lar­go y ancho del vie­jo puen­te inter­na­cio­nal que une a Hua­qui­llas (Ecua­dor) con Aguas Ver­des (Perú), los cofres con los res­tos ingre­sa­ron a Ecua­dor y fue­ron con­du­ci­dos a Chacras.

En esta parro­quia, la vice­pre­fec­ta de Pichin­cha, Mar­ce­la Cos­ta­les Herre­ra, el pre­fec­to de El Oro, Mont­gó­mery Sán­chez, la vice­pre­fec­ta del Gua­yas, Luz­mi­la Nico­lal­de, el gober­na­dor Edgar Cór­do­va, los alcal­des de los cator­ce can­to­nes, direc­ti­vos de las 49 jun­tas parro­quia­les del país, jun­to a repre­sen­tan­tes de Aya­ba­ca, Huan­ca­bam­ba, Morro­pón, Pai­ta, Sechu­ra, Sulla­na y Tala­ra, per­te­ne­cien­tes al Depar­ta­men­to de Piu­ra (Perú), par­ti­ci­pa­ron del his­tó­ri­co deve­li­za­mien­to de un bus­to de la libertadora.

Mar­ce­la Cos­ta­les Peñahe­rre­ra decla­ró que la cam­pa­ña, con des­tino final en Vene­zue­la, invo­lu­cra a cua­tro paí­ses y cuen­ta con más de 264 even­tos en los que será hon­ra­da a la Gene­ra­la con el fin de res­ca­tar su memo­ria his­tó­ri­ca y pre­sen­cia libertaria.

Luz­mi­la Nico­lal­de, decla­ró: “Con este home­na­je que­re­mos recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca de la pre­sen­cia de Manue­la Sáenz en Ecua­dor, res­ca­tar su nom­bre como mujer y liber­ta­ria y no sólo como la his­to­ria la ha cono­ci­do, como la aman­te de Bolí­var. Ella fue mucho más que eso”.

Los res­tos sim­bó­li­cos fue­ron lle­va­dos el 4 de mayo a los pre­dios de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Macha­la. Tam­bién reci­bie­ron hono­res en la sede del Gobierno Pro­vin­cial Autó­no­mo de El Oro, en el mis­mo esce­na­rio se cum­plió un ritual sim­bó­li­co del femi­nis­mo popu­lar y se desa­rro­lla­ron diver­sos actos culturales.

El 5 de mayo lle­ga­ron a Gua­ya­quil, don­de fue­ron reci­bi­dos con todos los hono­res mili­ta­res; se reali­zó una cere­mo­nia en el hemi­ci­clo La Roton­da, don­de estu­vie­ron pre­sen­tes el vice­pre­si­den­te Lenin Moreno, el pre­fec­to del Gua­yas, Jimmy Jai­ra­la, entre otras auto­ri­da­des. Des­pués del acto, los res­tos sim­bó­li­cos pasa­ron el res­to de la sema­na en el Muni­ci­pio de Gua­ya­quil, para lue­go via­jar a la pro­vin­cia de Los Ríos.

El 20 de mayo lle­ga­ron a la Asam­blea Nacio­nal en Qui­to, don­de fue­ron reci­bi­dos por los/​las asam­bleis­tas con todos los hono­res que le corres­pon­den como Heroína.

El 24 de mayo con ofren­das flo­ra­les de la socie­dad civil y orga­nis­mos guber­na­men­ta­les, los res­tos sim­bó­li­cos de Manue­la Sáenz fue­ron depo­si­ta­dos en el Tem­plo de la Patria (Qui­to) por el vice­pre­si­den­te ecua­to­riano, quien deve­ló tam­bién un bus­to de la heroí­na quiteña.

Todos estos home­na­jes, y otros más que se le rin­die­ron, for­man par­te del com­pro­mi­so asu­mi­do el pasa­do 30 de mar­zo, en Pai­ta, por el Comi­té Nacio­nal de Ecua­dor “Cam­pa­ña triun­fal: Manue­la La Liber­ta­do­ra” y el Comi­té Inter­na­cio­nal “Manue­la Liber­ta­do­ra” de Perú. Con la fir­ma de este docu­men­to se ini­ció un her­ma­na­mien­to entre los gobier­nos loca­les y los pue­blos de las ciu­da­des que acu­na­ron y tes­ti­fi­ca­ron el pensamient

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.