Lucha de masas y huel­ga del dia 29 en Eus­kal Herria- EHK

No deja de ser gra­cio­so cómo los poli­ti­qui­llos impe­ria­lis­tas espa­ño­les repre­sen­ta­dos por el PSOE y el PP, en su lucha por el con­trol del Gobierno, que no del Poder, se lan­zan los tras­tos a la cabe­za y uti­li­zan para des­acre­di­tar­se mutua­men­te tér­mi­nos como mar­xis­mo-leni­nis­mo o esgri­men a Lenin para acu­sar al con­tra­rio de des­es­ta­bi­li­za­dor del sis­te­ma demo­crá­ti­co bur­gués y defen­sor de los dere­chos de la cla­se trabajadora.

A noso­tros y noso­tras, como comu­nis­tas aber­tza­les que somos, no nos impor­ta en abso­lu­to que esta pan­da de mafio­sos se deni­gren uti­li­zan­do el comu­nis­mo y sus figu­ras más des­ta­ca­das para insul­tar­se y humi­llar­se. Es más, desea­mos que sigan hacién­do­lo y demos­tran­do qué es el capitalismo.

Pero dejan­do de lado los enfren­ta­mien­tos dia­léc­ti­cos entre ladro­nes espa­ño­lis­tas es nues­tra inten­ción fijar­nos en la pasa­da huel­ga del día 29 en Eus­kal Herria y extraer, a modo de refle­xión, algu­nas con­clu­sio­nes para el futuro.

Acier­tos

Sin nin­gu­na duda, hay varios pun­tos que con­vie­ne men­cio­nar res­pec­to a lo que suce­dió antes del 29 y duran­te el 29, así cómo el papel de la pren­sa bur­gue­sa en todo este escenario:

1. ELA y LAB afian­zan y demues­tran su papel hege­mó­ni­co sin­di­cal en Eus­kal Herria en base a hechos, su apues­ta deci­di­da a enfren­tar­se a la patro­nal tan­to regio­na­lis­ta como espa­ño­lis­ta es la que mar­ca su diná­mi­ca. El pac­to social, tan ala­ba­do en déca­das pasa­das, ha toca­do a su fin y los sin­di­ca­tos aber­tza­les son cons­cien­tes de ello. El esta­do del mal lla­ma­do “bien­es­tar” se derrum­ba sin concesiones.
2. Con­vo­can­do la huel­ga, se remar­ca la urgen­cia de un mar­co autó­no­mo de rela­cio­nes labo­ra­les que rom­pa con las catas­tró­fi­cas deci­sio­nes polí­ti­cas en tér­mi­nos eco­nó­mi­co-socia­les que lle­gan des­de Madrid. Se visua­li­za que la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria es una nece­si­dad para la super­vi­ven­cia del Pue­blo vas­co y su cla­se trabajadora.
3. ELA y LAB dejan en evi­den­cia al sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llis­ta prac­ti­ca­do por UGT y CCOO, obli­gan­do a ambos sin­di­ca­tos del sis­te­ma a posi­cio­nar­se y a evi­den­ciar­se ante la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res en estos momen­tos de cri­sis. CCOO final­men­te se ve empu­ja­da por sus bases a sumar­se a la huel­ga del 29 y UGT se autoinmola.
4. La pren­sa bur­gue­sa aun­que inten­ta cues­tio­nar el éxi­to de la movi­li­za­ción no tie­ne más reme­dio que reco­no­cer que el paro fue mayor en el sec­tor pri­va­do y sobre todo en la indus­tria y el trans­por­te, sec­to­res pro­duc­ti­vos y estra­té­gi­cos cla­ve en la eco­no­mía de un país.
5. La pro­pia pren­sa bur­gue­sa tie­ne que reco­no­cer que en las movi­li­za­cio­nes obre­ras, el nivel de par­ti­ci­pa­ción ha sido muy alto y por tan­to asu­me que el men­sa­je de la nece­si­dad de luchar va calan­do socialmente.

Cues­tio­nes pendientes

Aun­que pode­mos cali­fi­car la huel­ga del día 29 en Eus­kal Herria como exi­to­sa, con­vie­ne ser cons­cien­tes tam­bién de las caren­cias a las que nos vemos enfren­ta­dos en estos momen­tos y que son cues­tio­nes que tar­de o tem­prano van a tener que ser abor­da­das de mane­ra inevitable:

1. Sec­to­res y frac­cio­nes de cla­se como peque­ña bur­gue­sía, tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, peque­ño comer­cio… deben de ser atraí­dos a posi­cio­nes más avan­za­das. Si bien es cier­to que en momen­tos de cri­sis capi­ta­lis­ta son sec­to­res ten­den­tes a la dere­chi­za­ción y a la reac­ción, no es menos cier­to que los sin­di­ca­tos y muchas for­ma­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da no rea­li­zan esfuer­zos sufi­cien­tes para que se inte­gren el la lucha social. No se con­tem­plan en las dis­tin­tas estruc­tu­ras polí­ti­co-sin­di­ca­les ni en los men­sa­jes polí­ti­cos medi­das y medios para defen­der sus intere­ses de cla­se. Son sec­to­res muy des­pro­te­gi­dos que son gol­pea­dos con fuer­za por el capitalismo.

2. Segui­mos sin inter­ac­tuar con la mano de obra inmi­gran­te que vie­ne a nues­tra tie­rra a bus­car una vida mejor. Son sec­to­res que, de momen­to en su mayor par­te, no par­ti­ci­pan de las luchas socia­les pero van a ser obje­to de una fuer­te cri­mi­na­li­za­ción por par­te de sec­to­res de la peque­ña y media­na bur­gue­sía y algu­nos sec­to­res popu­la­res incen­ti­va­dos por el pro­pio sis­te­ma para des­viar la aten­ción de la cul­pa­bi­li­dad de la cri­sis. Debe­mos evi­tar esa fal­sa con­tra­dic­ción pues es cal­do de cul­ti­vo del fascismo.

3. Ampliar la capa­ci­dad com­ba­ti­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra es tam­bién un tema pen­dien­te en el mar­co de la lucha de cla­ses que se va a desa­rro­llar en el futu­ro en Eus­kal Herria. El per­fec­cio­na­mien­to de los medios y méto­dos de lucha obre­ra no es una cues­tión bala­dí si pre­ten­de­mos fre­nar la ofen­si­va capi­ta­lis­ta. Pen­se­mos que la gran mayo­ría de las empre­sas vas­cas son de peque­ño y mediano tama­ño, sien­do esto un incon­ve­nien­te más a la hora de movi­li­zar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra del país, pues­to que para la bur­gue­sía es más fácil el con­trol y domi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res en este tipo de empre­sas que en cual­quier otra.

4. Hay un dato que no se nos pasa des­aper­ci­bi­do. Los datos nega­ti­vos que se extraen de la huel­ga en la mar­gen izquier­da del Ner­vión no es fru­to de la casua­li­dad. Es una zona tra­di­cio­nal­men­te domi­na­da por el PSOE y la UGT his­tó­ri­ca­men­te pero cree­mos que no sólo se debe a ese fac­tor la fal­ta de movi­li­za­ción. Años y años de des­in­dus­tria­li­za­ción masi­va, de des­ideo­lo­gi­za­ción y des­cla­sa­mien­to fomen­ta­do por las dis­tin­tas fuer­zas espa­ño­lis­tas ha pro­vo­ca­do un des­cen­so espec­ta­cu­lar de la con­cien­cia de cla­se y un aumen­to peli­gro­so de influen­cia del impe­ria­lis­mo espa­ñol más reaccionario.

5. Por últi­mo es deber de los comu­nis­tas aber­tza­les poten­ciar las con­tra­dic­cio­nes de cla­se, de mane­ra que la sali­da a esta cri­sis no sea la de colo­car un mero par­che sis­te­ma capi­ta­lis­ta sino la de pro­vo­car la crea­ción y el avan­ce del con­tra­po­der obre­ro que cami­ne hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo de Eus­kal Herria y la des­truc­ción del capitalismo.

Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.