Lucha de masas y huel­ga del dia 29 en Eus­kal Herria- EHK

No deja de ser gra­cio­so cómo los poli­ti­qui­llos impe­ria­lis­tas espa­ño­les repre­sen­ta­dos por el PSOE y el PP, en su lucha por el con­trol del Gobierno, que no del Poder, se lan­zan los tras­tos a la cabe­za y uti­li­zan para des­acre­di­tar­se mutua­men­te tér­mi­nos como mar­xis­mo-leni­nis­mo o esgri­men a Lenin para acu­sar al con­tra­rio de des­es­ta­bi­li­za­dor del sis­te­ma demo­crá­ti­co bur­gués y defen­sor de los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

A noso­tros y noso­tras, como comu­nis­tas aber­tza­les que somos, no nos impor­ta en abso­lu­to que esta pan­da de mafio­sos se deni­gren uti­li­zan­do el comu­nis­mo y sus figu­ras más des­ta­ca­das para insul­tar­se y humi­llar­se. Es más, desea­mos que sigan hacién­do­lo y demos­tran­do qué es el capi­ta­lis­mo.

Pero dejan­do de lado los enfren­ta­mien­tos dia­léc­ti­cos entre ladro­nes espa­ño­lis­tas es nues­tra inten­ción fijar­nos en la pasa­da huel­ga del día 29 en Eus­kal Herria y extraer, a modo de refle­xión, algu­nas con­clu­sio­nes para el futu­ro.

Acier­tos

Sin nin­gu­na duda, hay varios pun­tos que con­vie­ne men­cio­nar res­pec­to a lo que suce­dió antes del 29 y duran­te el 29, así cómo el papel de la pren­sa bur­gue­sa en todo este esce­na­rio:

1. ELA y LAB afian­zan y demues­tran su papel hege­mó­ni­co sin­di­cal en Eus­kal Herria en base a hechos, su apues­ta deci­di­da a enfren­tar­se a la patro­nal tan­to regio­na­lis­ta como espa­ño­lis­ta es la que mar­ca su diná­mi­ca. El pac­to social, tan ala­ba­do en déca­das pasa­das, ha toca­do a su fin y los sin­di­ca­tos aber­tza­les son cons­cien­tes de ello. El esta­do del mal lla­ma­do “bien­es­tar” se derrum­ba sin con­ce­sio­nes.
2. Con­vo­can­do la huel­ga, se remar­ca la urgen­cia de un mar­co autó­no­mo de rela­cio­nes labo­ra­les que rom­pa con las catas­tró­fi­cas deci­sio­nes polí­ti­cas en tér­mi­nos eco­nó­mi­co-socia­les que lle­gan des­de Madrid. Se visua­li­za que la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria es una nece­si­dad para la super­vi­ven­cia del Pue­blo vas­co y su cla­se tra­ba­ja­do­ra.
3. ELA y LAB dejan en evi­den­cia al sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llis­ta prac­ti­ca­do por UGT y CCOO, obli­gan­do a ambos sin­di­ca­tos del sis­te­ma a posi­cio­nar­se y a evi­den­ciar­se ante la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res en estos momen­tos de cri­sis. CCOO final­men­te se ve empu­ja­da por sus bases a sumar­se a la huel­ga del 29 y UGT se auto­in­mo­la.
4. La pren­sa bur­gue­sa aun­que inten­ta cues­tio­nar el éxi­to de la movi­li­za­ción no tie­ne más reme­dio que reco­no­cer que el paro fue mayor en el sec­tor pri­va­do y sobre todo en la indus­tria y el trans­por­te, sec­to­res pro­duc­ti­vos y estra­té­gi­cos cla­ve en la eco­no­mía de un país.
5. La pro­pia pren­sa bur­gue­sa tie­ne que reco­no­cer que en las movi­li­za­cio­nes obre­ras, el nivel de par­ti­ci­pa­ción ha sido muy alto y por tan­to asu­me que el men­sa­je de la nece­si­dad de luchar va calan­do social­men­te.

Cues­tio­nes pen­dien­tes

Aun­que pode­mos cali­fi­car la huel­ga del día 29 en Eus­kal Herria como exi­to­sa, con­vie­ne ser cons­cien­tes tam­bién de las caren­cias a las que nos vemos enfren­ta­dos en estos momen­tos y que son cues­tio­nes que tar­de o tem­prano van a tener que ser abor­da­das de mane­ra inevi­ta­ble:

1. Sec­to­res y frac­cio­nes de cla­se como peque­ña bur­gue­sía, tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, peque­ño comer­cio… deben de ser atraí­dos a posi­cio­nes más avan­za­das. Si bien es cier­to que en momen­tos de cri­sis capi­ta­lis­ta son sec­to­res ten­den­tes a la dere­chi­za­ción y a la reac­ción, no es menos cier­to que los sin­di­ca­tos y muchas for­ma­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da no rea­li­zan esfuer­zos sufi­cien­tes para que se inte­gren el la lucha social. No se con­tem­plan en las dis­tin­tas estruc­tu­ras polí­ti­co-sin­di­ca­les ni en los men­sa­jes polí­ti­cos medi­das y medios para defen­der sus intere­ses de cla­se. Son sec­to­res muy des­pro­te­gi­dos que son gol­pea­dos con fuer­za por el capi­ta­lis­mo.

2. Segui­mos sin inter­ac­tuar con la mano de obra inmi­gran­te que vie­ne a nues­tra tie­rra a bus­car una vida mejor. Son sec­to­res que, de momen­to en su mayor par­te, no par­ti­ci­pan de las luchas socia­les pero van a ser obje­to de una fuer­te cri­mi­na­li­za­ción por par­te de sec­to­res de la peque­ña y media­na bur­gue­sía y algu­nos sec­to­res popu­la­res incen­ti­va­dos por el pro­pio sis­te­ma para des­viar la aten­ción de la cul­pa­bi­li­dad de la cri­sis. Debe­mos evi­tar esa fal­sa con­tra­dic­ción pues es cal­do de cul­ti­vo del fas­cis­mo.

3. Ampliar la capa­ci­dad com­ba­ti­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra es tam­bién un tema pen­dien­te en el mar­co de la lucha de cla­ses que se va a desa­rro­llar en el futu­ro en Eus­kal Herria. El per­fec­cio­na­mien­to de los medios y méto­dos de lucha obre­ra no es una cues­tión bala­dí si pre­ten­de­mos fre­nar la ofen­si­va capi­ta­lis­ta. Pen­se­mos que la gran mayo­ría de las empre­sas vas­cas son de peque­ño y mediano tama­ño, sien­do esto un incon­ve­nien­te más a la hora de movi­li­zar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra del país, pues­to que para la bur­gue­sía es más fácil el con­trol y domi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res en este tipo de empre­sas que en cual­quier otra.

4. Hay un dato que no se nos pasa des­aper­ci­bi­do. Los datos nega­ti­vos que se extraen de la huel­ga en la mar­gen izquier­da del Ner­vión no es fru­to de la casua­li­dad. Es una zona tra­di­cio­nal­men­te domi­na­da por el PSOE y la UGT his­tó­ri­ca­men­te pero cree­mos que no sólo se debe a ese fac­tor la fal­ta de movi­li­za­ción. Años y años de des­in­dus­tria­li­za­ción masi­va, de des­ideo­lo­gi­za­ción y des­cla­sa­mien­to fomen­ta­do por las dis­tin­tas fuer­zas espa­ño­lis­tas ha pro­vo­ca­do un des­cen­so espec­ta­cu­lar de la con­cien­cia de cla­se y un aumen­to peli­gro­so de influen­cia del impe­ria­lis­mo espa­ñol más reac­cio­na­rio.

5. Por últi­mo es deber de los comu­nis­tas aber­tza­les poten­ciar las con­tra­dic­cio­nes de cla­se, de mane­ra que la sali­da a esta cri­sis no sea la de colo­car un mero par­che sis­te­ma capi­ta­lis­ta sino la de pro­vo­car la crea­ción y el avan­ce del con­tra­po­der obre­ro que cami­ne hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo de Eus­kal Herria y la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo.

Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *