El inde­pen­den­tis­mo como hege­mo­nia popu­lar- Iña­ki Gil de San Vicente

EL INDEPENDENTISMO COMO HEGEMONIA POPULAR

La huel­ga gene­ral del pasa­do 29 de mayo ha vuel­to a con­fir­mar la vali­dez teó­ri­ca y polí­ti­ca del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co recu­pe­ra­do por ETA en su V Asam­blea, rea­li­za­da en 1966 – 67. El sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le se ha asen­ta­do ya de mane­ra defi­ni­ti­va como una de las fuer­zas socia­les de masas deci­si­va en el pro­ce­so de libe­ra­ción de nues­tro pue­blo, y va demos­tran­do su capa­ci­dad de aglu­ti­na­ción y movi­li­za­ción, con­fir­ma­da de nue­vo en este últi­mo año. No podía ser de otro modo. El capi­ta­lis­mo vas­co es emi­nen­te­men­te indus­trial y su estruc­tu­ra de cla­ses se mue­ve en los pará­me­tros de las socie­da­des capi­ta­lis­tas más poten­tes. En 2009 el 1,30% de la pobla­ción de Hego Eus­kal Herria poseía el 44,4% del PIB sin con­tar sus bie­nes inmue­bles, sus man­sio­nes, etc., mien­tras que había un 12,7% paro y un 40% de la pobla­ción ocu­pa­da reci­bía sala­rios infe­rio­res 1.069 euros al mes, el umbral de la pobre­za. La mayo­ría abru­ma­do­ra de la pobla­ción vas­ca vive exclu­si­va­men­te del sala­rio que obtie­ne con la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo, o del sala­rio del mari­do y/​o de la espo­sa, o de algún hijo o hija, o de la pen­sión de los padres. Direc­ta o indi­rec­ta­men­te, la mayo­ría inmen­sa per­te­ne­ce a la cla­se obre­ra, que a su vez ver­te­bra al pue­blo tra­ba­ja­dor, con­cep­to bási­co para enten­der la com­ple­ji­dad de la explo­ta­ción asa­la­ria­da en el capi­ta­lis­mo y que fue emplea­do por la teo­ría socia­lis­ta y mar­xis­ta ya en el siglo XIX.

Es este pue­blo tra­ba­ja­dor, cada vez más explo­ta­do en todos los sen­ti­dos, el que for­ma la amplia mili­tan­cia de la izquier­da aber­tza­le, y el que, jun­to a los sec­to­res sobe­ra­nis­tas, pro­gre­sis­tas y demo­crá­ti­cas que van sumán­do­se cons­ti­tu­ye la fuer­za del pro­ce­so demo­crá­ti­co. Iba­rretxe renun­ció explí­ci­ta­men­te al inde­pen­den­tis­mo en 2002, cuan­do los espa­ño­les le per­mi­tían toda­vía ser lehen­da­ka­ri de las tres pro­vin­cias vas­con­ga­das. Iba­rretxe san­cio­nó así el aban­dono muy ante­rior del inde­pen­den­tis­mo por par­te del PNV, mien­tras que en Nafa­rroa UPN sol­da­ba su unión con el Esta­do espa­ñol pri­me­ro pac­tan­do con el PP y lue­go con el PSOE. La lar­ga expe­rien­cia sos­te­ni­da en dece­nios mues­tra que los inalie­na­bles dere­chos de la nación tra­ba­ja­do­ra vas­ca sola­men­te son defen­di­dos por esta fuer­za social de masas que vive de un sala­rio direc­to o indi­rec­to. López, lehen­da­ka­ri usur­pa­dor e ile­gí­ti­mo, es muy cons­cien­te de esta reali­dad reafir­ma­da con cre­ces en el éxi­to de la pasa­da huel­ga gene­ral, y, deses­pe­ra­do, se ofus­ca negan­do la reali­dad mis­ma. Sin embar­go, el pro­ble­ma es más gra­ve que los deli­rios de alguien que depen­de del neo­fas­cis­mo para seguir cobrando.

El pro­ble­ma radi­ca en la estra­te­gia sis­te­má­ti­ca y poli­va­len­te apli­ca­da por el Esta­do espa­ñol con­tra el inde­pen­den­tis­mo y su colum­na ver­te­bral, el pue­blo tra­ba­ja­dor. Una estra­te­gia que pode­mos disec­cio­nar en tres obje­ti­vos: Uno bus­ca des­truir la cen­tra­li­dad de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, es decir, anu­lar su cohe­sión y con­cien­cia uni­ta­ria pul­ve­ri­zan­do con­ve­nios y con­tra­tos, pre­ca­ri­zan­do la vida, supri­mien­do dere­chos labo­ra­les y sin­di­ca­les que tan­to han cos­ta­do con­se­guir e impo­nien­do la pasi­vi­dad indi­vi­dua­lis­ta. Ata­que a la cen­tra­li­dad de cla­se que se expre­sa en la nega­ti­va a acep­tar el dere­cho al mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les, se rema­ta con la impo­si­ción del mar­co esta­tal que hun­de la rela­ción de fuer­zas entre el capi­tal y el tra­ba­jo logra­da en Hego Eus­kal Herria a los bají­si­mos nive­les esta­ta­les. Rom­per y pul­ve­ri­zar la uni­dad del pue­blo tra­ba­ja­dor es hoy más urgen­te que antes por la con­jun­ción de dos fuer­zas into­le­ra­bles para la bur­gue­sía espa­ño­la, el aumen­to de la con­cien­cia nacio­nal y social vas­ca y la natu­ra­le­za estruc­tu­ral y de lar­ga dura­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta. No es la pri­me­ra vez que la bur­gue­sía arre­me­te con odio con­tra el pro­le­ta­ria­do vas­co, ya lo hizo sal­va­je­men­te, y con el apo­yo del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal espa­ñol, duran­te la lla­ma­da “recon­ver­sión indus­trial” de los ’80.

Otro obje­ti­vo es repri­mir espe­cial­men­te a la izquier­da aber­tza­le en cuan­to núcleo polí­ti­co del pue­blo tra­ba­ja­dor. Se endu­re­ce la cas­ca­da de nue­vas repre­sio­nes en calles, pue­blos, escue­las y uni­ver­si­da­des, talle­res y fábri­cas, y arre­cia el dilu­vio repre­sor des­ti­na­do a ame­dren­tar y ate­mo­ri­zar a la fuer­za socio­po­lí­ti­ca más acti­va de nues­tro pue­blo. Pero lo más feroz de la liqui­da­ción de dere­chos es el empeo­ra­mien­to car­ce­la­rio. La cul­tu­ra polí­ti­ca espa­ño­la nun­ca ha supe­ra­do la raíz de ruin­dad inqui­si­to­rial que ger­mi­nó duran­te casi cin­co siglos, y aho­ra está sien­do fer­ti­li­za­da con un injer­to de la más anti­gua polí­ti­ca anti­gua y escla­vis­ta de los rehe­nes some­ti­dos a todos los horro­res para des­tro­zar­los a ellos y a sus fami­lias, y para adver­tir a su pue­blo del futu­ro que le espe­ra si con­ti­núa des­obe­de­cien­do. La reins­tau­ra­ción de la retro­ac­ti­vi­dad no sólo en la repre­sión polí­ti­ca sino tam­bién en medi­das eco­nó­mi­cas que gol­pean espe­cial­men­te a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, es el ejem­plo más recien­te, por aho­ra, de la vuel­ta deli­be­ra­da a méto­dos a los que se enfren­tó la pro­pia bur­gue­sía hace tiem­po. La polí­ti­ca espa­ño­la retro­ce­de al terror mate­rial y físi­co en la mis­ma medi­da en que avan­za la lucha por la libertad.

Y el ter­cer obje­ti­vo está sien­do el de exten­der la ame­na­za de repre­sión inmi­nen­te a quie­nes se sumen a la ola sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta, apor­tan­do su grano de are­na a la libe­ra­ción. Las ame­na­zas de futu­ras ile­ga­li­za­cio­nes son una par­te de la polí­ti­ca del mie­do pre­ven­ti­vo, por­que lo fun­da­men­tal es tan­to la adver­ten­cia de que cual­quier per­so­na que no cum­pla las exi­gen­cias inqui­si­to­ria­les de demos­trar su “pure­za de san­gre”, su sumi­sión al Esta­do aho­ra mis­mo, es por eso cul­pa­ble por omi­sión, como la medi­da típi­ca­men­te nazi de ofi­cia­li­zar la dela­ción, bus­can­do rom­per los lazos afec­ti­vos y de soli­da­ri­dad colec­ti­va median­te el egoís­mo del chi­va­ta­zo por dine­ro en épo­ca de cri­sis. Los estu­dio­sos de la inqui­si­ción espa­ño­la resal­tan el fra­ca­so de la dela­ción y del chi­va­ta­zo en Eus­kal Herria com­pa­ra­do con su fre­cuen­cia media en otros pue­blos. El Esta­do vuel­ve a la car­ga reac­ti­van­do este méto­do por­que nece­si­ta dete­ner la rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia vas­ca que cre­ce en sec­to­res que has­ta hace poco se habían creí­do las pro­me­sas autonomistas.

La inde­pen­den­cia orga­ni­za­da en Esta­do vas­co ha de adqui­rir en la vida coti­dia­na la fuer­za de la hege­mo­nía éti­ca, polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca­men­te con­quis­ta­da por la amplia mayo­ría social. Con­quis­tar la hege­mo­nía popu­lar quie­re decir que al Esta­do ocu­pan­te sólo que que­da la razón de su fuer­za, por­que la fuer­za de la razón radi­ca en el inde­pen­den­tis­mo. Avan­zar en la hege­mo­nía requie­re tra­ba­jo mili­tan­te, capa­ci­dad de deba­te peda­gó­gi­co y cons­truc­ti­vo, for­ma­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca, y rec­ti­tud y cohe­ren­cia, apti­tu­des que debe­mos mejo­rar. Tres ejem­plos ilus­tran la hege­mo­nía popu­lar: uno, EITB des­tro­za­da por su cha­ba­ca­ne­ría pan­fle­ta­ria, ya que la mayo­ría de su pro­gra­ma­ción no resis­te el míni­mo aná­li­sis. Otro, el des­pres­ti­gio del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo espa­ñol en su afán por vol­ver a Tren­to; y tres, el fra­ca­so del plan de lobo­to­mía infan­til idea­do por el nacio­na­lis­mo espa­ñol. La sin­ra­zón y la dic­ta­du­ra fran­quis­tas crea­ron el cono­ci­mien­to crí­ti­co que teo­ri­zó el papel del pue­blo tra­ba­ja­dor en la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria, y las déca­das trans­cu­rri­das des­de enton­ces lo han con­fir­ma­do. Pero no olvi­de­mos que aque­lla tre­men­da con­quis­ta teó­ri­ca era par­te de una visión his­tó­ri­ca más lar­ga, com­ple­ja y rica en inter­ac­cio­nes y tem­po­ra­li­da­des que no pode­mos redu­cir a un sim­plis­mo lineal y unilateral.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 4‑VII-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.