El inde­pen­den­tis­mo como hege­mo­nia popu­lar- Iña­ki Gil de San Vicen­te

EL INDEPENDENTISMO COMO HEGEMONIA POPULAR

La huel­ga gene­ral del pasa­do 29 de mayo ha vuel­to a con­fir­mar la vali­dez teó­ri­ca y polí­ti­ca del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co recu­pe­ra­do por ETA en su V Asam­blea, rea­li­za­da en 1966 – 67. El sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le se ha asen­ta­do ya de mane­ra defi­ni­ti­va como una de las fuer­zas socia­les de masas deci­si­va en el pro­ce­so de libe­ra­ción de nues­tro pue­blo, y va demos­tran­do su capa­ci­dad de aglu­ti­na­ción y movi­li­za­ción, con­fir­ma­da de nue­vo en este últi­mo año. No podía ser de otro modo. El capi­ta­lis­mo vas­co es emi­nen­te­men­te indus­trial y su estruc­tu­ra de cla­ses se mue­ve en los pará­me­tros de las socie­da­des capi­ta­lis­tas más poten­tes. En 2009 el 1,30% de la pobla­ción de Hego Eus­kal Herria poseía el 44,4% del PIB sin con­tar sus bie­nes inmue­bles, sus man­sio­nes, etc., mien­tras que había un 12,7% paro y un 40% de la pobla­ción ocu­pa­da reci­bía sala­rios infe­rio­res 1.069 euros al mes, el umbral de la pobre­za. La mayo­ría abru­ma­do­ra de la pobla­ción vas­ca vive exclu­si­va­men­te del sala­rio que obtie­ne con la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo, o del sala­rio del mari­do y/​o de la espo­sa, o de algún hijo o hija, o de la pen­sión de los padres. Direc­ta o indi­rec­ta­men­te, la mayo­ría inmen­sa per­te­ne­ce a la cla­se obre­ra, que a su vez ver­te­bra al pue­blo tra­ba­ja­dor, con­cep­to bási­co para enten­der la com­ple­ji­dad de la explo­ta­ción asa­la­ria­da en el capi­ta­lis­mo y que fue emplea­do por la teo­ría socia­lis­ta y mar­xis­ta ya en el siglo XIX.

Es este pue­blo tra­ba­ja­dor, cada vez más explo­ta­do en todos los sen­ti­dos, el que for­ma la amplia mili­tan­cia de la izquier­da aber­tza­le, y el que, jun­to a los sec­to­res sobe­ra­nis­tas, pro­gre­sis­tas y demo­crá­ti­cas que van sumán­do­se cons­ti­tu­ye la fuer­za del pro­ce­so demo­crá­ti­co. Iba­rretxe renun­ció explí­ci­ta­men­te al inde­pen­den­tis­mo en 2002, cuan­do los espa­ño­les le per­mi­tían toda­vía ser lehen­da­ka­ri de las tres pro­vin­cias vas­con­ga­das. Iba­rretxe san­cio­nó así el aban­dono muy ante­rior del inde­pen­den­tis­mo por par­te del PNV, mien­tras que en Nafa­rroa UPN sol­da­ba su unión con el Esta­do espa­ñol pri­me­ro pac­tan­do con el PP y lue­go con el PSOE. La lar­ga expe­rien­cia sos­te­ni­da en dece­nios mues­tra que los inalie­na­bles dere­chos de la nación tra­ba­ja­do­ra vas­ca sola­men­te son defen­di­dos por esta fuer­za social de masas que vive de un sala­rio direc­to o indi­rec­to. López, lehen­da­ka­ri usur­pa­dor e ile­gí­ti­mo, es muy cons­cien­te de esta reali­dad reafir­ma­da con cre­ces en el éxi­to de la pasa­da huel­ga gene­ral, y, deses­pe­ra­do, se ofus­ca negan­do la reali­dad mis­ma. Sin embar­go, el pro­ble­ma es más gra­ve que los deli­rios de alguien que depen­de del neo­fas­cis­mo para seguir cobran­do.

El pro­ble­ma radi­ca en la estra­te­gia sis­te­má­ti­ca y poli­va­len­te apli­ca­da por el Esta­do espa­ñol con­tra el inde­pen­den­tis­mo y su colum­na ver­te­bral, el pue­blo tra­ba­ja­dor. Una estra­te­gia que pode­mos disec­cio­nar en tres obje­ti­vos: Uno bus­ca des­truir la cen­tra­li­dad de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, es decir, anu­lar su cohe­sión y con­cien­cia uni­ta­ria pul­ve­ri­zan­do con­ve­nios y con­tra­tos, pre­ca­ri­zan­do la vida, supri­mien­do dere­chos labo­ra­les y sin­di­ca­les que tan­to han cos­ta­do con­se­guir e impo­nien­do la pasi­vi­dad indi­vi­dua­lis­ta. Ata­que a la cen­tra­li­dad de cla­se que se expre­sa en la nega­ti­va a acep­tar el dere­cho al mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les, se rema­ta con la impo­si­ción del mar­co esta­tal que hun­de la rela­ción de fuer­zas entre el capi­tal y el tra­ba­jo logra­da en Hego Eus­kal Herria a los bají­si­mos nive­les esta­ta­les. Rom­per y pul­ve­ri­zar la uni­dad del pue­blo tra­ba­ja­dor es hoy más urgen­te que antes por la con­jun­ción de dos fuer­zas into­le­ra­bles para la bur­gue­sía espa­ño­la, el aumen­to de la con­cien­cia nacio­nal y social vas­ca y la natu­ra­le­za estruc­tu­ral y de lar­ga dura­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta. No es la pri­me­ra vez que la bur­gue­sía arre­me­te con odio con­tra el pro­le­ta­ria­do vas­co, ya lo hizo sal­va­je­men­te, y con el apo­yo del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal espa­ñol, duran­te la lla­ma­da “recon­ver­sión indus­trial” de los ’80.

Otro obje­ti­vo es repri­mir espe­cial­men­te a la izquier­da aber­tza­le en cuan­to núcleo polí­ti­co del pue­blo tra­ba­ja­dor. Se endu­re­ce la cas­ca­da de nue­vas repre­sio­nes en calles, pue­blos, escue­las y uni­ver­si­da­des, talle­res y fábri­cas, y arre­cia el dilu­vio repre­sor des­ti­na­do a ame­dren­tar y ate­mo­ri­zar a la fuer­za socio­po­lí­ti­ca más acti­va de nues­tro pue­blo. Pero lo más feroz de la liqui­da­ción de dere­chos es el empeo­ra­mien­to car­ce­la­rio. La cul­tu­ra polí­ti­ca espa­ño­la nun­ca ha supe­ra­do la raíz de ruin­dad inqui­si­to­rial que ger­mi­nó duran­te casi cin­co siglos, y aho­ra está sien­do fer­ti­li­za­da con un injer­to de la más anti­gua polí­ti­ca anti­gua y escla­vis­ta de los rehe­nes some­ti­dos a todos los horro­res para des­tro­zar­los a ellos y a sus fami­lias, y para adver­tir a su pue­blo del futu­ro que le espe­ra si con­ti­núa des­obe­de­cien­do. La reins­tau­ra­ción de la retro­ac­ti­vi­dad no sólo en la repre­sión polí­ti­ca sino tam­bién en medi­das eco­nó­mi­cas que gol­pean espe­cial­men­te a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, es el ejem­plo más recien­te, por aho­ra, de la vuel­ta deli­be­ra­da a méto­dos a los que se enfren­tó la pro­pia bur­gue­sía hace tiem­po. La polí­ti­ca espa­ño­la retro­ce­de al terror mate­rial y físi­co en la mis­ma medi­da en que avan­za la lucha por la liber­tad.

Y el ter­cer obje­ti­vo está sien­do el de exten­der la ame­na­za de repre­sión inmi­nen­te a quie­nes se sumen a la ola sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta, apor­tan­do su grano de are­na a la libe­ra­ción. Las ame­na­zas de futu­ras ile­ga­li­za­cio­nes son una par­te de la polí­ti­ca del mie­do pre­ven­ti­vo, por­que lo fun­da­men­tal es tan­to la adver­ten­cia de que cual­quier per­so­na que no cum­pla las exi­gen­cias inqui­si­to­ria­les de demos­trar su “pure­za de san­gre”, su sumi­sión al Esta­do aho­ra mis­mo, es por eso cul­pa­ble por omi­sión, como la medi­da típi­ca­men­te nazi de ofi­cia­li­zar la dela­ción, bus­can­do rom­per los lazos afec­ti­vos y de soli­da­ri­dad colec­ti­va median­te el egoís­mo del chi­va­ta­zo por dine­ro en épo­ca de cri­sis. Los estu­dio­sos de la inqui­si­ción espa­ño­la resal­tan el fra­ca­so de la dela­ción y del chi­va­ta­zo en Eus­kal Herria com­pa­ra­do con su fre­cuen­cia media en otros pue­blos. El Esta­do vuel­ve a la car­ga reac­ti­van­do este méto­do por­que nece­si­ta dete­ner la rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia vas­ca que cre­ce en sec­to­res que has­ta hace poco se habían creí­do las pro­me­sas auto­no­mis­tas.

La inde­pen­den­cia orga­ni­za­da en Esta­do vas­co ha de adqui­rir en la vida coti­dia­na la fuer­za de la hege­mo­nía éti­ca, polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca­men­te con­quis­ta­da por la amplia mayo­ría social. Con­quis­tar la hege­mo­nía popu­lar quie­re decir que al Esta­do ocu­pan­te sólo que que­da la razón de su fuer­za, por­que la fuer­za de la razón radi­ca en el inde­pen­den­tis­mo. Avan­zar en la hege­mo­nía requie­re tra­ba­jo mili­tan­te, capa­ci­dad de deba­te peda­gó­gi­co y cons­truc­ti­vo, for­ma­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca, y rec­ti­tud y cohe­ren­cia, apti­tu­des que debe­mos mejo­rar. Tres ejem­plos ilus­tran la hege­mo­nía popu­lar: uno, EITB des­tro­za­da por su cha­ba­ca­ne­ría pan­fle­ta­ria, ya que la mayo­ría de su pro­gra­ma­ción no resis­te el míni­mo aná­li­sis. Otro, el des­pres­ti­gio del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo espa­ñol en su afán por vol­ver a Tren­to; y tres, el fra­ca­so del plan de lobo­to­mía infan­til idea­do por el nacio­na­lis­mo espa­ñol. La sin­ra­zón y la dic­ta­du­ra fran­quis­tas crea­ron el cono­ci­mien­to crí­ti­co que teo­ri­zó el papel del pue­blo tra­ba­ja­dor en la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria, y las déca­das trans­cu­rri­das des­de enton­ces lo han con­fir­ma­do. Pero no olvi­de­mos que aque­lla tre­men­da con­quis­ta teó­ri­ca era par­te de una visión his­tó­ri­ca más lar­ga, com­ple­ja y rica en inter­ac­cio­nes y tem­po­ra­li­da­des que no pode­mos redu­cir a un sim­plis­mo lineal y uni­la­te­ral.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 4‑VII-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *