Lo impor­tan­te y lo incons­ti­tu­cio­nal – Txis­ko Fer­nan­dez

El fallo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol con­tra el Esta­tut de Cata­lun­ya ‑un tex­to pre­via­men­te «cepi­lla­do» por el Par­la­men­to espa­ñol, con­vie­ne no olvi­dar­lo- tie­ne la vir­tud de poner blan­co sobre negro el espí­ri­tu real de la tran­si­ción post­fran­quis­ta. Un espí­ri­tu que poco tie­ne que ver con el que nos qui­sie­ron ven­der enton­ces, y duran­te las tres déca­das siguien­tes, tan­to des­de el espa­ño­lis­mo seu­do­fe­de­ra­lis­ta como des­de los nacio­na­lis­mos «mode­ra­dos» vas­co y cata­lán.

Aque­lla tran­si­ción se dise­ñó para evi­tar que gran par­te de la ciu­da­da­nía vas­ca y de la cata­la­na con­ti­nua­ran ponien­do en cues­tión la estruc­tu­ra de la «Espa­ña una e indi­so­lu­ble»; para evi­tar que quie­nes abo­ga­ban por la rup­tu­ra con ese mode­lo impues­to por 40 años de cruen­ta dic­ta­du­ra logra­ran aunar las fuer­zas nece­sa­rias para cons­truir mar­cos jurí­di­co-polí­ti­cos dife­ren­tes.

Por ello, quie­nes hoy ana­li­zan el fallo des­de la crí­ti­ca al pro­pio órgano juris­dic­cio­nal no hacen sino con­so­li­dar el esque­ma de que éste es un mar­co legí­ti­mo en el que un tri­bu­nal espa­ñol está capa­ci­ta­do para deci­dir si Cata­lun­ya es una nación o no. Aun­que los inte­gran­tes del TC fue­ran las doce per­so­nas más jus­tas del pla­ne­ta, ¿quién las habría habi­li­ta­do para deci­dir sobre la volun­tad de las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos de Cata­lun­ya? O pon­ga­mos el ejem­plo al revés: si los doce miem­bros del TC fue­ran cata­la­nes, ¿debe­ría pre­va­le­cer su opi­nión sobre la del con­jun­to de la nación cata­la­na? A la pri­me­ra pre­gun­ta, los nacio­na­lis­tas espa­ño­les res­pon­de­rán que la deci­sión corres­pon­de al «con­jun­to de los espa­ño­les» y que el TC repre­sen­ta a esa comu­ni­dad «una e indi­so­lu­ble»; a la segun­da, cual­quier demó­cra­ta res­pon­de­rá que lo que deci­de la ciu­da­da­nía en refe­rén­dum no pue­de ser revo­ca­do por un puña­do de magis­tra­dos.

Es pri­mor­dial que des­de Eus­kal Herria se entien­da que lo impor­tan­te en este caso no es que el árbi­tro estu­vie­ra com­pra­do, sino que la volun­tad de las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos de Cata­lun­ya debe mate­ria­li­zar­se ‑con todas las letras y todas las con­se­cuen­cias- aun­que sea incons­ti­tu­cio­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *