Soli­da­ri­dad impos­ter­ga­ble con las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas colom­bia­nas – Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Asnun­tos Humanitarios

La situa­ción de miles de per­so­nas que se encuen­tran actual­men­te pri­va­das de la liber­tad en los diver­sos cen­tros peni­ten­cia­rios de la geo­gra­fía Colom­bia­na, sigue sien­do suma­men­te preo­cu­pan­te, pues las polí­ti­cas cri­mi­na­les y peni­ten­cia­rias impul­sa­das en los últi­mos años por el gobierno colom­biano antes que solu­cio­nar los múl­ti­ples y deli­ca­dos pro­ble­mas que aque­jan a la pobla­ción car­ce­la­ria en su con­jun­to, ha oca­sio­na­do por el con­tra­rio, una pro­fun­di­za­ción y degra­da­ción nun­ca antes vis­ta de los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les carac­te­rís­ti­cos de estos “cen­tros de depó­si­tos de seres humanos”.

Por otra par­te, la sis­te­má­ti­ca repre­sión, estig­ma­ti­za­ción y cri­mi­na­li­za­ción impues­ta por el Esta­do colom­biano a las diver­sas expre­sio­nes orga­ni­za­ti­vas de los sec­to­res popu­la­res ha oca­sio­na­do un pau­la­tino aumen­to del núme­ro de per­so­nas pri­va­das de la liber­tad por moti­vos polí­ti­cos, que se ve tra­du­ci­do en la prác­ti­ca, en la exis­ten­cia de gra­ves situa­cio­nes de carác­ter huma­ni­ta­rio vivi­das al inte­rior de los pena­les y con­ti­nuas vio­la­cio­nes a los Dere­chos fun­da­men­ta­les de los reclusos.

Se evi­den­cia enton­ces, que las penu­rias que aque­jan a toda la socie­dad colom­bia­na cau­sa­das por un sis­te­ma eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social exclu­yen­te impues­to por las mino­rías con el obje­ti­vo supre­mo de tapo­nar cual­quier vía que posi­bi­li­te un cam­bio ver­da­de­ro en Colom­bia, se ven tras­la­da­das a los cen­tros de reclu­sión, luga­res en los que se pue­den apre­ciar cla­ra­men­te en un redu­ci­do espa­cio geo­grá­fi­co pero en el gra­do más extre­mo e indignante.

Esto gra­cias a que la repre­sión no men­gua, aún cuan­do el que es con­si­de­ra­do como el enemi­go, se encuen­tra dete­ni­do y a feliz cus­to­dia del esta­do “demo­crá­ti­co”

Por eso, no tie­ne nin­gún sen­ti­do afir­mar, como lo hace el gobierno, que el haci­na­mien­to ha reba­ja­do drás­ti­ca­men­te con la crea­ción de los nue­vos cen­tros peni­ten­cia­rios, cuan­do en reali­dad tam­bién drás­ti­ca­men­te ha aumen­ta­do el núme­ro de per­so­nas dete­ni­das, espe­cial­men­te por moti­vos polí­ti­cos o del con­flic­to social arma­do, por lo cual, la úni­ca afir­ma­ción que val­dría la pena hacer es que en Colom­bia el pue­blo en gene­ral y la opo­si­ción polí­ti­ca en par­ti­cu­lar, cuen­tan aho­ra con espa­cios más “cómo­dos” y “segu­ros”, pero tras las rejas.

Pero como los lucha­do­res socia­les, estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas, cam­pe­si­nos, pro­fe­so­res y defen­so­res de Dere­chos Huma­nos que se encuen­tran en estas oscu­ras maz­mo­rras (tan oscu­ras como el gobierno que las man­tie­ne y admi­nis­tra), tie­nen con­vic­ción y ple­na deci­sión de seguir luchan­do por una Colom­bia dife­ren­te en cual­quier espa­cio en que se encuen­tren, por adver­so que éste sea, la estra­te­gia del gobierno con­sis­te enton­ces en des­ar­ti­cu­lar cual­quier pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo que se desa­rro­lle al inte­rior de las cár­ce­les para poder matar moral y polí­ti­ca­men­te a los [email protected] Polí­ti­cos y [email protected] de Gue­rra, y silen­ciar así, las sis­te­má­ti­cas y pre­me­di­ta­das vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos que se viven dia­ria­men­te en las cár­ce­les de Colombia.

Lle­gan enton­ces los tras­la­dos a ale­ja­dos pun­tos de la geo­gra­fía nacio­nal y el ais­la­mien­to se trans­for­ma en coti­dia­nei­dad cuan­do la invi­si­bi­li­za­ción es la consigna.

La tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca se con­so­li­da como una prác­ti­ca recu­rren­te en la for­ma cri­mi­nal de actuar del gobierno en con­tra de los [email protected] Polí­ti­cos y [email protected] de Gue­rra, y lo prue­ba cla­ra­men­te la denun­cia rea­li­za­da por las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas que se encuen­tran reclui­das en el Patio 6º de la Reclu­sión de Muje­res el Buen Pas­tor de Bogo­tá, quie­nes han expre­sa­do que el INPEC efec­túa tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca y vio­la sus dere­chos fun­da­men­ta­les. (denun­cia com­ple­ta en: liber​tad​presxs​po​li​ticxs​.jim​do​.com)

Las muje­res pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del men­cio­na­do penal se han cons­ti­tui­do en un ejem­plo de dig­ni­dad y fir­me­za, razón por la cual el Esta­do les ha dedi­ca­do espe­cial aten­ción en la imple­men­ta­ción del Terro­ris­mo que ejer­ce con­ti­nua­men­te sobre sus detrac­to­res tan­to fue­ra como den­tro de las prisiones.

Cabe resal­tar que las denun­cias rea­li­za­das por las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del Buen Pas­tor han sido bas­tan­te recu­rren­tes en los últi­mos años, pero se han incre­men­ta­do de for­ma preo­cu­pan­te en el año 2010, lo cual evi­den­cia la altí­si­ma vul­ne­ra­bi­li­dad de este sec­tor de [email protected] [email protected] por moti­vos polí­ti­cos o del con­flic­to social arma­do en Colombia.

Estas valien­tes muje­res ade­más de tener que afron­tar y sufrir en car­ne pro­pia los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les de los cen­tros peni­ten­cia­rios y de sopor­tar la repre­sión con­ti­nua por ser con­si­de­ra­das peli­gro­sas “terro­ris­tas” enemi­gas del orden social y polí­ti­co impe­ran­te, tie­nen que hacer fren­te adi­cio­nal­men­te a la vio­len­cia de géne­ro prac­ti­ca­da por un Esta­do que bus­ca ani­qui­lar­las completamente.

Por esta razón, la Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Asun­tos Huma­ni­ta­rios –Patria es Solidaridad‑, cuyo prin­ci­pio fun­da­men­tal de tra­ba­jo en la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos es el ejer­ci­cio de la soli­da­ri­dad acti­va, se her­ma­na con la lucha de las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del patio 6° del Buen Pas­tor ante la difí­cil situa­ción vivi­da por la arre­me­ti­da del gobierno con­tra los lucha­do­res socia­les que se encuen­tran pri­va­dos de su libertad.

Esta­re­mos aten­tos, como siem­pre lo hemos hecho, al desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos de esta situa­ción par­ti­cu­lar y rea­li­za­re­mos enér­gi­ca­men­te las denun­cias per­ti­nen­tes ante diver­sas orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos, tan­to a nivel nacio­nal como Inter­na­cio­nal, y así mis­mo, ante los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les en Colombia.

Exi­gi­mos por par­te del Minis­te­rio del Inte­rior y de Jus­ti­cia de la Repú­bli­ca de Colom­bia y del INPEC, el inme­dia­to cum­pli­mien­to del prin­ci­pio de cla­si­fi­ca­ción de las reclu­sas según la natu­ra­le­za del hecho puni­ble, tal como lo esti­pu­la el articu­lo 63 de la Ley 6593, y las nor­mas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les en mate­ria de tra­ta­mien­to y cla­si­fi­ca­ción de las reclu­sas, como paso ini­cial para garan­ti­zar la segu­ri­dad de las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas y de sus dere­chos fundamentales.

Así mis­mo, exi­gi­mos cesen com­ple­ta y defi­ni­ti­va­men­te las remi­sio­nes y tras­la­dos de los [email protected] Polí­ti­cos y [email protected] de Gue­rra, uti­li­za­dos como méto­do para aca­llar las voces de quie­nes se atre­ven a denun­ciar la gra­ve situa­ción huma­ni­ta­ria vivi­da al inte­rior de los dife­ren­tes cen­tros peni­ten­cia­rios y a con­so­li­dar pro­ce­sos orga­ni­za­ti­vos para la defen­sa de los dere­chos fun­da­men­ta­les de la pobla­ción carcelaria.

Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Asun­tos Huma­ni­ta­rios ‑Patria es Solidaridad-

Cara­cas, 30 de Junio de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.