Soli­da­ri­dad impos­ter­ga­ble con las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas colom­bia­nas – Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Asnun­tos Huma­ni­ta­rios

La situa­ción de miles de per­so­nas que se encuen­tran actual­men­te pri­va­das de la liber­tad en los diver­sos cen­tros peni­ten­cia­rios de la geo­gra­fía Colom­bia­na, sigue sien­do suma­men­te preo­cu­pan­te, pues las polí­ti­cas cri­mi­na­les y peni­ten­cia­rias impul­sa­das en los últi­mos años por el gobierno colom­biano antes que solu­cio­nar los múl­ti­ples y deli­ca­dos pro­ble­mas que aque­jan a la pobla­ción car­ce­la­ria en su con­jun­to, ha oca­sio­na­do por el con­tra­rio, una pro­fun­di­za­ción y degra­da­ción nun­ca antes vis­ta de los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les carac­te­rís­ti­cos de estos “cen­tros de depó­si­tos de seres huma­nos”.

Por otra par­te, la sis­te­má­ti­ca repre­sión, estig­ma­ti­za­ción y cri­mi­na­li­za­ción impues­ta por el Esta­do colom­biano a las diver­sas expre­sio­nes orga­ni­za­ti­vas de los sec­to­res popu­la­res ha oca­sio­na­do un pau­la­tino aumen­to del núme­ro de per­so­nas pri­va­das de la liber­tad por moti­vos polí­ti­cos, que se ve tra­du­ci­do en la prác­ti­ca, en la exis­ten­cia de gra­ves situa­cio­nes de carác­ter huma­ni­ta­rio vivi­das al inte­rior de los pena­les y con­ti­nuas vio­la­cio­nes a los Dere­chos fun­da­men­ta­les de los reclu­sos.

Se evi­den­cia enton­ces, que las penu­rias que aque­jan a toda la socie­dad colom­bia­na cau­sa­das por un sis­te­ma eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social exclu­yen­te impues­to por las mino­rías con el obje­ti­vo supre­mo de tapo­nar cual­quier vía que posi­bi­li­te un cam­bio ver­da­de­ro en Colom­bia, se ven tras­la­da­das a los cen­tros de reclu­sión, luga­res en los que se pue­den apre­ciar cla­ra­men­te en un redu­ci­do espa­cio geo­grá­fi­co pero en el gra­do más extre­mo e indig­nan­te.

Esto gra­cias a que la repre­sión no men­gua, aún cuan­do el que es con­si­de­ra­do como el enemi­go, se encuen­tra dete­ni­do y a feliz cus­to­dia del esta­do “demo­crá­ti­co”

Por eso, no tie­ne nin­gún sen­ti­do afir­mar, como lo hace el gobierno, que el haci­na­mien­to ha reba­ja­do drás­ti­ca­men­te con la crea­ción de los nue­vos cen­tros peni­ten­cia­rios, cuan­do en reali­dad tam­bién drás­ti­ca­men­te ha aumen­ta­do el núme­ro de per­so­nas dete­ni­das, espe­cial­men­te por moti­vos polí­ti­cos o del con­flic­to social arma­do, por lo cual, la úni­ca afir­ma­ción que val­dría la pena hacer es que en Colom­bia el pue­blo en gene­ral y la opo­si­ción polí­ti­ca en par­ti­cu­lar, cuen­tan aho­ra con espa­cios más “cómo­dos” y “segu­ros”, pero tras las rejas.

Pero como los lucha­do­res socia­les, estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas, cam­pe­si­nos, pro­fe­so­res y defen­so­res de Dere­chos Huma­nos que se encuen­tran en estas oscu­ras maz­mo­rras (tan oscu­ras como el gobierno que las man­tie­ne y admi­nis­tra), tie­nen con­vic­ción y ple­na deci­sión de seguir luchan­do por una Colom­bia dife­ren­te en cual­quier espa­cio en que se encuen­tren, por adver­so que éste sea, la estra­te­gia del gobierno con­sis­te enton­ces en des­ar­ti­cu­lar cual­quier pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo que se desa­rro­lle al inte­rior de las cár­ce­les para poder matar moral y polí­ti­ca­men­te a los [email protected] Polí­ti­cos y [email protected] de Gue­rra, y silen­ciar así, las sis­te­má­ti­cas y pre­me­di­ta­das vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos que se viven dia­ria­men­te en las cár­ce­les de Colom­bia.

Lle­gan enton­ces los tras­la­dos a ale­ja­dos pun­tos de la geo­gra­fía nacio­nal y el ais­la­mien­to se trans­for­ma en coti­dia­nei­dad cuan­do la invi­si­bi­li­za­ción es la con­sig­na.

La tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca se con­so­li­da como una prác­ti­ca recu­rren­te en la for­ma cri­mi­nal de actuar del gobierno en con­tra de los [email protected] Polí­ti­cos y [email protected] de Gue­rra, y lo prue­ba cla­ra­men­te la denun­cia rea­li­za­da por las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas que se encuen­tran reclui­das en el Patio 6º de la Reclu­sión de Muje­res el Buen Pas­tor de Bogo­tá, quie­nes han expre­sa­do que el INPEC efec­túa tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca y vio­la sus dere­chos fun­da­men­ta­les. (denun­cia com­ple­ta en: liber​tad​presxs​po​li​ticxs​.jim​do​.com)

Las muje­res pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del men­cio­na­do penal se han cons­ti­tui­do en un ejem­plo de dig­ni­dad y fir­me­za, razón por la cual el Esta­do les ha dedi­ca­do espe­cial aten­ción en la imple­men­ta­ción del Terro­ris­mo que ejer­ce con­ti­nua­men­te sobre sus detrac­to­res tan­to fue­ra como den­tro de las pri­sio­nes.

Cabe resal­tar que las denun­cias rea­li­za­das por las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del Buen Pas­tor han sido bas­tan­te recu­rren­tes en los últi­mos años, pero se han incre­men­ta­do de for­ma preo­cu­pan­te en el año 2010, lo cual evi­den­cia la altí­si­ma vul­ne­ra­bi­li­dad de este sec­tor de [email protected] [email protected] por moti­vos polí­ti­cos o del con­flic­to social arma­do en Colom­bia.

Estas valien­tes muje­res ade­más de tener que afron­tar y sufrir en car­ne pro­pia los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les de los cen­tros peni­ten­cia­rios y de sopor­tar la repre­sión con­ti­nua por ser con­si­de­ra­das peli­gro­sas “terro­ris­tas” enemi­gas del orden social y polí­ti­co impe­ran­te, tie­nen que hacer fren­te adi­cio­nal­men­te a la vio­len­cia de géne­ro prac­ti­ca­da por un Esta­do que bus­ca ani­qui­lar­las com­ple­ta­men­te.

Por esta razón, la Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Asun­tos Huma­ni­ta­rios –Patria es Solidaridad‑, cuyo prin­ci­pio fun­da­men­tal de tra­ba­jo en la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos es el ejer­ci­cio de la soli­da­ri­dad acti­va, se her­ma­na con la lucha de las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del patio 6° del Buen Pas­tor ante la difí­cil situa­ción vivi­da por la arre­me­ti­da del gobierno con­tra los lucha­do­res socia­les que se encuen­tran pri­va­dos de su liber­tad.

Esta­re­mos aten­tos, como siem­pre lo hemos hecho, al desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos de esta situa­ción par­ti­cu­lar y rea­li­za­re­mos enér­gi­ca­men­te las denun­cias per­ti­nen­tes ante diver­sas orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos, tan­to a nivel nacio­nal como Inter­na­cio­nal, y así mis­mo, ante los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les en Colom­bia.

Exi­gi­mos por par­te del Minis­te­rio del Inte­rior y de Jus­ti­cia de la Repú­bli­ca de Colom­bia y del INPEC, el inme­dia­to cum­pli­mien­to del prin­ci­pio de cla­si­fi­ca­ción de las reclu­sas según la natu­ra­le­za del hecho puni­ble, tal como lo esti­pu­la el articu­lo 63 de la Ley 6593, y las nor­mas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les en mate­ria de tra­ta­mien­to y cla­si­fi­ca­ción de las reclu­sas, como paso ini­cial para garan­ti­zar la segu­ri­dad de las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas y de sus dere­chos fun­da­men­ta­les.

Así mis­mo, exi­gi­mos cesen com­ple­ta y defi­ni­ti­va­men­te las remi­sio­nes y tras­la­dos de los [email protected] Polí­ti­cos y [email protected] de Gue­rra, uti­li­za­dos como méto­do para aca­llar las voces de quie­nes se atre­ven a denun­ciar la gra­ve situa­ción huma­ni­ta­ria vivi­da al inte­rior de los dife­ren­tes cen­tros peni­ten­cia­rios y a con­so­li­dar pro­ce­sos orga­ni­za­ti­vos para la defen­sa de los dere­chos fun­da­men­ta­les de la pobla­ción car­ce­la­ria.

Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Asun­tos Huma­ni­ta­rios ‑Patria es Soli­da­ri­dad-

Cara­cas, 30 de Junio de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *