La cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca ha recha­za­do la refor­ma labo­ral – Gara

La mayo­ría sin­di­cal vas­ca, repre­sen­ta­da por Adol­fo Muñoz (ELA), Ainhoa Etxai­de (LAB), Josu Bal­ma­se­da (ESK), Belén Arron­do (STEE-EILAS), Ainhoa Itur­be (EHNE) y Patxi Agi­rre (Hiru), agra­de­ció la res­pues­ta de los tra­ba­ja­do­res a la huel­ga gene­ral y con­clu­yó que «fue un gran éxi­to» y que esta alian­za sin­di­cal que per­du­ra en el tiem­po «se ha for­ta­le­ci­do», como pre­ci­só la líder de LAB. A su jui­cio, los tra­ba­ja­do­res y la socie­dad de Hego Eus­kal Herria han recha­za­do con fir­me­za la refor­ma labo­ral y han deja­do cla­ro que «nadie en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio en Madrid podrá nego­ciar la refor­ma en nom­bre de los tra­ba­ja­do­res vascos».

Los res­pon­sa­bles sin­di­ca­les expli­ca­ron que han enten­di­do el men­sa­je que los tra­ba­ja­do­res han trans­mi­ti­do con el paro gene­ra­li­za­do de «mirar hacia ade­lan­te» para «refor­zar la alian­za de la mayo­ría sin­di­cal» y «fre­nar la apli­ca­ción de la refor­ma en Hego Eus­kal Herria en la nego­cia­ción colec­ti­va en los cen­tros de tra­ba­jo». Se mos­tra­ron deci­di­dos a con­ti­nuar en esa lucha «que ini­cia­mos en la huel­ga del 21 de mayo» para avan­zar hacia «la trans­for­ma­ción social, en la que los tra­ba­ja­do­res tene­mos que ser el suje­to del cam­bio», pre­ci­só Ainhoa Etxai­de, quien afir­mó que el éxi­to de la huel­ga gene­ral ha refor­za­do el tra­ba­jo que duran­te más de un año ha rea­li­za­do la mayo­ría sin­di­cal para exi­gir un cam­bio de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les, por­que «como diji­mos en mayo de 2009, si no se pro­du­cía un cam­bio en esas polí­ti­cas, lle­ga­rían los recor­tes para la cla­se tra­ba­ja­do­ra, como así ha sido», apos­ti­lló Adol­fo Muñoz, quien des­ta­có que se ave­ci­na una fase «muy dura».

Los repre­sen­tan­tes de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca agra­de­cie­ron a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca el papel acti­vo que ha juga­do en poco más de dos sema­nas para con­se­guir para­li­zar «los cen­tros de tra­ba­jo, los polí­go­nos indus­tria­les y pue­blos» en con­tra de la refor­ma labo­ral, la más agre­si­va y dura de los últi­mos trein­ta años. Belén Arron­do recor­dó, igual que el res­to de los repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les, que «la huel­ga fue un éxi­to y los empre­sa­rios y los gobier­nos lo saben».

Seguir la lucha
Ocu­rre, como indi­có Josu Bal­ma­se­da, «que los res­pon­sa­bles de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas han cedi­do el con­trol de la situa­ción eco­nó­mi­ca a los pode­ro­sos, a aque­llos que nos lle­va­ron a esta cri­sis eco­nó­mi­ca y que aho­ra des­car­gan el peso de los recor­tes enci­ma de las espal­das de los tra­ba­ja­do­res». Por lo que mani­fes­tó que «debe­mos con­ti­nuar este camino de lucha, por­que no ha hecho más que empe­zar. Si no cam­bia la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social, ten­dre­mos que seguir en esta ofen­si­va hacia un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social, por­que el neo­li­be­ral y capi­ta­lis­ta nos lle­va a la rui­na». En ese sen­ti­do, Bal­ma­se­da asu­mió el eslo­gan que cada vez se oye más en las mani­fes­ta­cio­nes por recor­tes sala­ria­les, pro­ble­mas de con­ve­nios o des­pi­dos de que «aquí no fal­ta dine­ro, sobran ladrones».

El repre­sen­tan­te sin­di­cal recla­mó, como fija el decá­lo­go que ela­bo­ró la mayo­ría sin­di­cal, «el repar­to de la rique­za, la nacio­na­li­za­ción de la ban­ca, ter­mi­nar con el frau­de fis­cal e impo­ner tasas a las tran­sac­cio­nes eco­nó­mi­cas de los pode­ro­sos». Deman­dó «sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, un trans­por­te de mer­can­cías y de per­so­nas ade­cua­do a las per­so­nas y tra­ba­jar menos, para tra­ba­jar más personas».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.