1512. Una men­ti­ra… y muy gor­da – Aitor Pes­ca­dor

Hace ya unas sema­nas tuve la inmen­sa for­tu­na de asis­tir a la pre­sen­ta­ción del libro que mi buen ami­go Peio J. Mon­teano ha publi­ca­do sobre la con­quis­ta de Nava­rra. Y digo con­quis­ta por­que, aun­que parez­ca men­ti­ra, toda­vía exis­te cier­to deba­te intere­sa­do sobre si lo ocu­rri­do duran­te aquel verano de 1512 fue una con­quis­ta o no. Antes de nada debo decir que Peio Mon­teano es un autor extre­ma­da­men­te ecuá­ni­me y de altí­si­ma cali­dad cien­tí­fi­ca, de modo que si a la luz de la docu­men­ta­ción hubie­se teni­do algu­na duda sobre el uso de dicho tér­mino, no le hubie­se cos­ta­do lo más míni­mo recha­zar esta pala­bra y uti­li­zar la acep­ción ade­cua­da. Sin embar­go, Mon­teano defi­nió lo ocu­rri­do como una con­quis­ta, con todas las con­se­cuen­cias deri­va­das de una acción de este tipo.

A pesar de su expli­ca­ción y de que la gran mayo­ría del audi­to­rio esta­ba de acuer­do hubo quien apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para negar la exis­ten­cia de tal actua­ción vio­len­ta ale­gan­do, y cito tex­tual­men­te, que: «Los nava­rros esta­ban har­tos de que sus reyes se lle­va­sen el dine­ro a Fran­cia y por eso apo­ya­ron de inme­dia­to la lle­ga­da de los cas­te­lla­nos».

Bien azo­ra­do que­dé ante tal incon­gruen­cia his­tó­ri­ca, pre­gun­tán­do­me cuán­ta gen­te pue­de lle­gar a pen­sar así, o de for­ma pare­ci­da en Nava­rra y dón­de han encon­tra­do una fuen­te his­to­rio­grá­fi­ca que sea capaz de afir­mar tal patra­ña. Ali­vié mis pesa­res leyen­do el libro de mi buen ami­go, que­rien­do ima­gi­nar que serían muchos los que al menos se darían cuen­ta de que lo que suce­dió entre 1512 y 1529 no tuvo nada que ver pre­ci­sa­men­te con el Ans­chluss aus­tría­co de 1938 y sí mucho con la inva­sión de Polo­nia del siguien­te año.

Poco duró mi ale­gría. A los pocos días tuve la opor­tu­ni­dad de ojear el libro de tex­to que los chi­cos de 14 años del Ins­ti­tu­to de Bara­ñain uti­li­zan como base de sus estu­dios sobre His­to­ria. El libro se titu­la «Demos. Cien­cias socia­les, geo­gra­fía e his­to­ria», es de segun­do de la ESO y lo edi­ta Vicens Vives. En su pági­na 104, el tex­to hace refe­ren­cia a la con­quis­ta de Nava­rra de la siguien­te mane­ra (agá­rren­se que vie­ne cur­va):

«3.3 Final del rei­no de Nava­rra

[…] Fran­cis­co [Febo] murió tras un bre­ve rei­na­do y le suce­dió Cata­li­na.

Cas­ti­lla y Fran­cia pre­sio­na­ron a Cata­li­na con pac­tos matri­mo­nia­les. Al final, Cata­li­na se casó con Juan de Albret, can­di­da­to fran­cés, sin con­sul­tar­lo al rei­no. Esto dis­gus­tó al pue­blo, que no los apo­yó cuan­do las tro­pas cas­te­lla­nas de Fer­nan­do el Cató­li­co ocu­pa­ron Nava­rra en 1512. Los reyes nava­rros se vie­ron obli­ga­dos a huir a Fran­cia».

Cier­ta­men­te, ya había leí­do algu­nas bar­ba­ri­da­des sobre la con­quis­ta de Nava­rra, (hay una muy bue­na en un libri­to titu­la­do «El mun­do de Javier» y edi­ta­do por ¿nues­tro? Gobierno de Nava­rra, don­de se dice tex­tual­men­te que «Fer­nan­do el Cató­li­co, con la excu­sa de que Nava­rra no apo­ya­ba al Papa en su gue­rra con­tra el rey de Fran­cia, envió al duque de Alba con un ejér­ci­to for­ma­do por sol­da­dos vas­con­ga­dos (entre ellos Igna­cio de Loyo­la) que, con ayu­da de los nava­rros bea­mon­te­ses, ocu­pó el rei­no sin ape­nas resis­ten­cia)», pero ésta real­men­te se lle­va la pal­ma.

En pri­mer lugar, no fue Cata­li­na quien deci­dió su matri­mo­nio, sino que fue su madre Mar­ga­ri­ta la que acor­dó el enla­ce. Esto suce­dió en 1484, cuan­do las Cor­tes del Rei­no se reu­nían por sepa­ra­do a cau­sa de la gue­rra civil y su valor (tan­to polí­ti­co como moral) era más que rela­ti­vo. Tras la coro­na­ción de 1494 nadie en todo el rei­no puso en duda la lega­li­dad del matri­mo­nio de Cata­li­na y jamás fue uti­li­za­da esta argu­cia por los cori­feos coe­tá­neos de la con­quis­ta. A este res­pec­to me pare­ce alu­ci­nan­te que hoy en día deter­mi­na­dos auto­res hagan cons­tan­te hin­ca­pié en este asun­to para des­le­gi­ti­mar a los sobe­ra­nos nava­rros, cuan­do los con­tra­fue­ros de este tipo, y peo­res, estu­vie­ron a la orden del día duran­te todo el siglo XV.

Tan preo­cu­pan­te como lo dicho es la inten­cio­na­li­dad que se le quie­re dar al tér­mino «pue­blo». Pare­ce­ría que lo que el tex­to pre­ten­de es dar a enten­der que fue el pue­blo nava­rro (poco menos que alza­do en armas, con demos­tra­cio­nes de ale­gría, fue­gos arti­fi­cia­les y algún pañue­li­co de San Fer­mín que otro) el que se encar­gó de expul­sar a unos reyes que no con­si­de­ra­ba como pro­pios, y que los cas­te­lla­nos sim­ple­men­te ayu­da­ron a tal «acto de jus­ti­cia». En tér­mi­nos vul­ga­res… pa morir­se.

Si un libro de tex­to uti­li­za­do en una escue­la públi­ca dije­se que la escla­vi­tud no fue tan mala, ya que ayu­dó al pro­gre­so indus­trial o que la labor de la mujer en la casa ha sido siem­pre una de sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes en la vida, ten­dría­mos a infi­ni­dad de colec­ti­vos (sin­di­ca­tos, polí­ti­cos, aso­cia­cio­nes, ONGs, etcé­te­ra) des­po­tri­can­do en los medios. Sin embar­go, aquí nadie se preo­cu­pa de con­tro­lar lo que estu­dian nues­tros hijos… o sí, pero sólo les intere­sa per­se­guir aque­llos tex­tos en los que apa­re­ce la pala­bra Eus­kal Herria, vas­co-nava­rros o auto­de­ter­mi­na­ción.

Des­co­noz­co cuán­tos ins­ti­tu­tos nava­rros uti­li­zan libros como éste, tal vez sea una excep­ción, pero bas­ta con saber que ya hay uno para dar­me cuen­ta del poco con­trol (volun­ta­rio o invo­lun­ta­rio) que se tie­ne sobre deter­mi­na­dos temas de la his­to­ria de Nava­rra. Es real­men­te preo­cu­pan­te que esta men­ti­ra, por­que no tie­ne otra defi­ni­ción posi­ble, es la que se expli­ca a muchos alum­nos nava­rros de 14 años. Una fala­cia muy útil, ya que sir­ve para eli­mi­nar de raíz cual­quier duda sobre lo ocu­rri­do duran­te la inva­sión y pos­te­rior con­quis­ta de Nava­rra y gene­rar nava­rros fora­les y espa­ño­les que no duden ni un ins­tan­te de su con­di­ción polí­ti­ca.

Humil­de­men­te advier­to que este escri­to no va diri­gi­do a los polí­ti­cos que pre­ten­den sal­va­guar­dar las «esen­cias de Nava­rra», pues segu­ra­men­te apo­yen este tipo de fal­se­da­des. Tam­po­co a tan­to cate­drá­ti­co de his­to­ria de Nava­rra que sal­ta a la pales­tra en cuan­to encuen­tra en tex­tos y otras demos­tra­cio­nes cul­tu­ra­les tér­mi­nos que tra­tan del com­po­nen­te cul­tu­ral vas­co de Nava­rra y de la lin­guae nava­rro­rum, sino que van diri­gi­das al lec­tor común, para que pue­da plan­tear­se la mis­mas dudas que ten­go yo sobre qué es lo que se está ense­ñan­do a nues­tros hijos, y tam­bién a los que tie­nen la capa­ci­dad de recon­du­cir este tipo de situa­cio­nes.

Debe­ría­mos tomar con­cien­cia de a qué nos enfren­ta­mos a dia­rio en esta Nava­rra-Cor­ti­jo, pues des­de que un cha­val de 14 años lee esta fal­se­dad escri­ta en un libro de estu­dio has­ta que pue­da tener la posi­bi­li­dad de leer tra­ba­jos como los de Peio Mon­teano, pasan un buen núme­ro de años en los cua­les esta men­ti­ra se retro­ali­men­ta con otras muy seme­jan­tes que tra­tan de fijar la feliz espa­ño­li­dad de Nava­rra fren­te a los peli­gros de quie­nes tra­ten de cues­tio­nar­la. Ese es mi gran mie­do, por­que ¿cuán­tos jóve­nes se que­da­rán a mitad de camino satis­fe­chos con saber que fue­ron los pro­pios nava­rros los que soli­ci­ta­ron a gri­tos la lle­ga­da de las tro­pas del duque de Alba y lo supues­ta­men­te bene­fi­cio­sa que fue para Nava­rra la con­quis­ta espa­ño­la?

Ingen­te tra­ba­jo el que nos que­da por hacer en muchos cam­pos de nues­tra His­to­ria… De momen­to se debe­rían revi­sar todos los libros de tex­to que hacen refe­ren­cia a 1512, por­que una cosa es inter­pre­tar la his­to­ria y otra bien dife­ren­te men­tir intere­sa­da­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *