Unión Euro­pea ame­na­za con dic­ta­du­ras mili­ta­res- Heinz Die­te­rich

Jose Durao Barro­so, ex Pri­mer Minis­tro de Por­tu­gal y actual Pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea ha adver­ti­do a los sin­di­ca­tos y movi­mien­tos popu­la­res de Euro­pa que si no acep­tan los paque­tes neo­li­be­ra­les de aus­te­ri­dad, podrían ins­ta­lar­se dic­ta­du­ras mili­ta­res en Espa­ña, Gre­cia y Por­tu­gal.

Barro­so, el más alto fun­cio­na­rio del eje­cu­ti­vo euro­peo, “nos trau­ma­ti­zó con una visión apo­ca­líp­ti­ca del colap­so de demo­cra­cias en Euro­pa debi­do a su situa­ción de endeu­da­mien­to”, recuer­da John Monks, Secre­ta­rio Gene­ral de la Con­fe­de­ra­ción de Sin­di­ca­tos de Euro­pa (ETUC). Su men­sa­je “fue tajan­te: si no se implan­tan los paque­tes de medi­das de aus­te­ri­dad, en esos paí­ses podría des­apa­re­cer la demo­cra­cia como la cono­ce­mos actual­men­te. No hay otra alter­na­ti­va.”

La bur­gue­sía euro­pea plan­tea, en otras pala­bras, un ulti­má­tum al movi­mien­to obre­ro y popu­lar: paguen sumi­sa­men­te los cos­tos de la cri­sis que el gran capi­tal ha cau­sa­do, o se los hace­mos pagar por la vía de la bota mili­tar. En len­gua­je polí­ti­co: si ofre­cen resis­ten­cia a la reduc­ción de su nivel de vida pasa­re­mos de la dic­ta­du­ra bur­gue­sa vela­da (demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va) a la dic­ta­du­ra bur­gue­sa abier­ta.

La ame­na­za es real por varias razo­nes. En pri­mer lugar, por el sta­tus del emi­sor del men­sa­je. Barro­so es el más alto fun­cio­na­rio del Esta­do regio­nal euro­peo y, por lo mis­mo, el capo di capi visi­ble de su cla­se polí­ti­ca. En segun­do lugar, por el sta­tus de los recep­to­res del men­sa­je, la Euro­pean Tra­de Union Con­fe­de­ra­tion (ETUC). Final­men­te, por el hecho, de que las dic­ta­du­ras mili­ta­res des­apa­re­cie­ron ape­nas hace unos trein­ta años de estos paí­ses. La dic­ta­du­ra falan­gis­ta en Espa­ña duró for­mal­men­te de 1936 has­ta 1978; la últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar en Gre­cia (G. Papa­do­pou­los) de 1967 has­ta 1975 y la dic­ta­du­ra por­tu­gue­sa de Sala­zar sobre­vi­vió de 1932 has­ta 1974. Reins­ta­lar el terro­ris­mo de Esta­do en la peri­fe­ria sure­ña de la Unión Euro­pea —sea en for­ma abier­ta como en Gre­cia en 1967 o en Hon­du­ras en el 2010, o en for­ma encu­bier­ta como en Colom­bia— para pro­te­ger las dis­fun­cio­na­les rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas y los intere­ses de los pode­ro­sos, no será nin­gún pro­ble­ma en un con­ti­nen­te, cuya cla­se domi­nan­te inven­tó el fas­cis­mo, el falan­gis­mo y el nacio­nal­so­cia­lis­mo. Y en cuya cuna de moder­ni­dad, Fran­cia, el gobierno (Pom­pi­dou-de Gau­lle) rodeó el 29 de mayo de 1968 Paris con los tan­ques del Ejér­ci­to fran­cés, para rom­per el paro gene­ral de obre­ros y estu­dian­tes, si fue­se nece­sa­rio.

La ame­na­za de usar la vio­len­cia del Esta­do con­tra la resis­ten­cia de los pobres se com­ple­men­ta con un repor­te de Merrill Lynch-Cap­ge­mi­ni que infor­ma que los ricos del mun­do se hicie­ron aún más ricos en la peor cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial des­de la Gran Depre­sión de los años trein­ta. El núme­ro de millo­na­rios en el mun­do subió el año pasa­do a diez millo­nes (+ 17%), que jun­tos repre­sen­tan una rique­za total de 39 billo­nes de dóla­res. De esos plu­tó­cra­tas, 2.87 millo­nes viven en Esta­dos Uni­dos; 1.65 millo­nes en Japón; 861,000 en Ale­ma­nia y 477,00 en Chi­na.

La lec­tu­ra de ambas infor­ma­cio­nes —la adver­ten­cia de Barro­so y el per­ver­so aumen­to de la rique­za de los plu­tó­cra­tas en tiem­pos de seve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial— no deja duda algu­na sobre el carác­ter de cla­se del capi­ta­lis­mo que vivi­mos y sus suje­tos prin­ci­pa­les, las gran­des bur­gue­sías. Si fue­ra nece­sa­rio vol­ver a esta­ble­cer cam­pos de con­cen­tra­ción para pro­te­ger las ganan­cias, como en los años trein­ta, esos suje­tos vol­ve­rían a esta­ble­cer­las.

Para las mayo­rías y los inte­lec­tua­les crí­ti­cos la lec­ción es igual­men­te cla­ra. Es pre­ci­so emu­lar la acti­tud del movi­mien­to obre­ro e inte­lec­tual euro­peo de 1847. Cuan­do en 1847 que­dó evi­den­te que 1848 iba a ser un año de gran­des con­vul­sio­nes socia­les y polí­ti­cas, la van­guar­dia euro­pea encar­gó a Marx y Engels redac­tar un Pro­gra­ma Regio­nal de Acción, que orien­ta­ra a las mayo­rías en la defen­sa de sus legí­ti­mos intere­ses. Ese pro­gra­ma de alter­na­ti­vas estra­té­gi­cas y medi­das tác­ti­cas, fue el “Mani­fies­to Comu­nis­ta”.

Hoy día cono­ce­mos el Modo de Pro­duc­ción del Socia­lis­mo del Siglo XXI —pla­nea­ción demo­crá­ti­ca, valor de tra­ba­jo y prin­ci­pio de equi­va­len­cia— y su super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca (Ueber­bau), la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. Lo que nos fal­ta, a dife­ren­cia de 1847, son sin­di­ca­tos e inte­lec­tua­les con con­cien­cia de cla­se y teo­ría crí­ti­ca. Por eso, las mayo­rías euro­peas se encuen­tran sin defen­sas ante la ame­na­za “apo­ca­líp­ti­ca” del terro­ris­mo de Esta­do bur­gués que su más alto fun­cio­na­rio aca­ba de lan­zar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *