«Para noso­tros el poder popu­lar no es otro es el socia­lis­mo» Ale­ka Papa­ri­ga, Secre­ta­ria Gene­ral del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE)- Civi­li­za­cion Socialista

«Para noso­tros el poder popu­lar no es otro es el socialismo»


Ale­ka Papa­ri­ga, Secre­ta­ria Gene­ral del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE)

*Car­los A. Lozano Guillén.-Entrevista en VOZ 2543 2 al 8 de junio de 2010

En exclu­si­va para VOZ, la prin­ci­pal diri­gen­te del KKE (por su sigla en grie­go), influ­yen­te par­ti­do que ha esta­do a la cabe­za de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res en Gre­cia, con gen­ti­le­za res­pon­dió las pre­gun­tas que le hici­mos lle­gar vía mail.

Ale­ka Papa­ri­ga es la Secre­ta­ria Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE) des­de la déca­da de los años noven­ta, des­pués de haber­se des­ta­ca­do como diri­gen­te estu­dian­til. Es una ague­rri­da par­la­men­ta­ria, cuyo pro­ta­go­nis­mo es extra­or­di­na­rio en la actual coyun­tu­ra, pues su voz se levan­ta en el Par­la­men­to para opo­ner­se a las solu­cio­nes bur­gue­sas y sin nin­gún temor lla­ma a las masas popu­la­res a rebe­lar­se y a resis­tir con­tra la ofen­si­va capi­ta­lis­ta. La entre­vis­ta es un docu­men­to de sin­gu­lar valor, escla­re­ce el fon­do de la situa­ción de la cri­sis en el vie­jo con­ti­nen­te y las cau­sas de la misma.

A Ale­ka, menu­da y de peque­ña esta­tu­ra, le sobra el cora­je. Dice que para los comu­nis­tas grie­gos la úni­ca opción es la sali­da popu­lar, que no pue­de ser otra que el socia­lis­mo. No hay sali­das inter­me­dias, tam­po­co refor­mis­tas, en un mun­do, tras el derrum­be sovié­ti­co, en que sec­to­res de la seu­do­iz­quier­da sien­ten páni­co de la lucha por la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad. El plan­tea­mien­to de esta mujer, que enor­gu­lle­ce a las fémi­nas y a los comu­nis­tas, hom­bres y muje­res de todas las lati­tu­des, es medu­lar, inter­pre­ta lo más alto de la marea de la lucha de cla­ses y su acción está en la cres­ta de la ola, es un ejem­plo para su país y para el mundo.

Cri­sis perió­di­ca capitalista

- ¿Cuá­les son las cau­sas de la situa­ción actual en Grecia?

- La cau­sa de la pro­fun­da cri­sis en la cual se encuen­tra Gre­cia es la mis­ma de todos los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos. Se tra­ta de una clá­si­ca cri­sis perió­di­ca de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. De hecho es una cri­sis gene­ra­li­za­da y pro­fun­da. Inde­pen­dien­te­men­te de la for­ma en que se mani­fies­ta de un país a otro, es el resul­ta­do de la sobre­acu­mu­la­ción de ganan­cias y capi­ta­les que se difi­cul­tan en encon­trar nue­vas sali­das, sin obs­tácu­los, de ren­ta­bi­li­dad con­ti­nua y es impo­si­ble de supe­rar si no exis­te una depre­cia­ción del capital.

Esto es lo que tra­tan de ocul­tar­le a los pue­blos, los gobier­nos, los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas y los varios ana­lis­tas uti­li­zan­do todos los medios.

En Gre­cia se pre­sen­ta como un pro­ble­ma de gran deu­da públi­ca y de gran défi­cit esta­tal. Vale la pena men­cio­nar que en nues­tro país, los últi­mos 15 – 20 años, se han dado altas tasas de cre­ci­mien­to con un aumen­to escan­da­lo­so de las ganan­cias de todos los sec­to­res de la plu­to­cra­cia. Este “mila­gro” grie­go se ha lle­va­do a cabo por gobier­nos social­de­mó­cra­tas y libe­ra­les, tenien­do como guía una estra­te­gia común que ha sido apo­ya­da por la Unión Euro­pea (UE): medi­das con­tra los tra­ba­ja­do­res, refor­mas reac­cio­na­rias en todos los sec­to­res, refor­mas labo­ra­les, en la segu­ri­dad social, pri­va­ti­za­ción, comer­cia­li­za­ción de la salud y de la edu­ca­ción, finan­cia­mien­to esta­tal y pro­vo­ca­do­ras medi­das de exen­ción de impues­tos para el capi­tal. El obje­ti­vo ha sido el for­ta­le­ci­mien­to de los mono­po­lios, tan­to grie­gos como euro­peos, en sus acti­vi­da­des den­tro y fue­ra de la UE.

Al pue­blo grie­go le han dicho, que ésta es la vía, que esta estra­te­gia ase­gu­ra el desa­rro­llo con­ti­nuo y que el resul­ta­do final bene­fi­cia­rá tam­bién al pue­blo. Los hechos han jus­ti­fi­ca­do al Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE, sus siglas en grie­go), que des­de el prin­ci­pio advir­tió que ese camino sólo iba a traer pro­ble­mas al pue­blo y crisis.

El pue­blo a pagar la crisis

Aho­ra la cla­se bur­gue­sa y sus par­ti­dos polí­ti­cos coope­ran para que el pue­blo pague la cri­sis y los impas­ses del capi­ta­lis­mo. Quie­ren des­car­gar en la espal­da de los tra­ba­ja­do­res y de los sec­to­res pobres del pue­blo, los nue­vos prés­ta­mos públi­cos a fin de finan­ciar la con­cen­tra­ción de capi­ta­les que se asfi­xian y corren peli­gro de des­apa­re­cer. Al mis­mo tiem­po, uti­li­zan la cri­sis para apli­car medi­das reac­cio­na­rias que que­rían apro­ve­char des­de hace varios años con el fin de aba­ra­tar la fuer­za pro­duc­ti­va y des­pla­zar de la pro­duc­ción gran­des sec­to­res de emplea­dos autó­no­mos y peque­ños empresarios.

La cri­sis capi­ta­lis­ta no es la enfer­me­dad sino un sín­to­ma de la incu­ra­ble enfer­me­dad del capi­ta­lis­mo, don­de el desa­rro­llo con­ti­núa sien­do anár­qui­co y des­igual en todos los sec­to­res de la eco­no­mía y en la fase don­de pre­va­le­cen los mono­po­lios. Las medi­das anti­po­pu­la­res que toman todos los gobier­nos en la fase de desa­rro­llo como la pro­pia cri­sis, con­fir­man una demos­tra­ción evi­den­te, que el capi­ta­lis­mo ha que­da­do obso­le­to. Todas sus con­tra­dic­cio­nes se han agu­di­za­do al máxi­mo y sobre todo la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal entre el capi­tal y el trabajo.

- ¿Cómo inten­ta resol­ver la cri­sis el gobierno socialdemócrata?

- Antes de las elec­cio­nes, en octu­bre pasa­do, había­mos adver­ti­do al pue­blo grie­go, de la mane­ra más explí­ci­ta, sobre las duras medi­das que iban a venir des­pués de las elec­cio­nes. Inclu­so había­mos indi­ca­do la razón por la cual la plu­to­cra­cia y los meca­nis­mos del sis­te­ma habían ele­gi­do y apo­ya­ban el esta­ble­ci­mien­to de un gobierno social­de­mó­cra­ta. Con­si­de­rá­ba­mos que fue más capaz que el gobierno con­ser­va­dor para impo­ner las duras medi­das anti­la­bo­ra­les ya que con­tro­la­ba al lide­raz­go del movi­mien­to sin­di­cal de los tra­ba­ja­do­res, de los peque­ños comer­cian­tes y los autó­no­mos. Cabe seña­lar que tan­to en el perio­do pre-elec­to­ral como aho­ra, pre­sen­ta la cri­sis el aumen­to del défi­cit y de la deu­da públi­ca, como resul­ta­do de una mala ges­tión, de fal­ta de trans­pa­ren­cia y de corrup­ción de los gobier­nos anteriores.

El gobierno de PASOK (social­de­mo­cra­cia) ha inten­ta­do y sigue inten­tan­do des­orien­tar y some­ter al pue­blo uti­li­zan­do tru­cos y dile­mas para inti­mi­dar­le. Aun­que su pro­gra­ma con­tie­ne las medi­das anti­la­bo­ra­les que imple­men­ta actual­men­te, que inclu­so habían sido vota­das y apo­ya­das por la Unión Euro­pea, al prin­ci­pio pare­cía no que­rer imple­men­tar­las y que se vio obli­ga­do a hacer­lo por el cur­so de los hechos, por las pre­sio­nes de la UE y del FMI. Ambos orga­nis­mos apo­yan y ayu­dan al Gobierno pro­po­nien­do las mis­mas bár­ba­ras medi­das con­tra los trabajadores.

Para lan­zar una gue­rra impla­ca­ble con­tra el pue­blo ha uti­li­za­do el dile­ma: o gran­des sacri­fi­cios o ban­ca­rro­ta. De esta mane­ra, tra­ta de pre­sen­tar estas medi­das que son nece­sa­rias para el capi­tal, como nece­sa­rias tam­bién para el pue­blo. Pre­sen­ta las con­tra­dic­cio­nes agu­di­za­das del capi­tal y de los gobier­nos, den­tro y fue­ra de la UE, como una gue­rra de espe­cu­la­do­res a cos­ta del país. Igual­men­te inten­tó y sigue inten­tan­do pre­sen­tar y uti­li­zar el apo­yo que tie­ne de todos los sec­to­res de la plu­to­cra­cia y de los medios de comu­ni­ca­ción, como apo­yo de par­te del pueblo.

Abrien­do paso a la pro­tes­ta popular

- ¿Cuál es la reac­ción o la res­pues­ta de los trabajadores?
– Lamen­ta­ble­men­te, la mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de los sec­to­res popu­la­res pobres no toma­ron en cuen­ta, con la serie­dad reque­ri­da, las adver­ten­cias del KKE. Inme­dia­ta­men­te des­pués de las elec­cio­nes, como KKE y como PAME (Fren­te Mili­tan­te de todos los tra­ba­ja­do­res) toma­mos ini­cia­ti­vas para des­ve­lar y orga­ni­zar a tiem­po la lucha con­tra la ofen­si­va anti­obre­ra que esta­ba por venir. La pri­me­ra huel­ga que con­vo­có el PAME, el 17 de diciem­bre, esta­ba en con­tra tan­to del gobierno, de los gran­des indus­tria­les y de los par­ti­dos bur­gue­ses, así como de los líde­res sin­di­ca­les que expre­san los intere­ses de la aris­to­cra­cia obre­ra y todos tuvie­ron real­men­te una reac­ción rabio­sa. No obs­tan­te, esa huel­ga y la lucha por su éxi­to cons­ti­tu­ye­ron el ini­cio para que se des­ple­ga­ra el con­tra­ata­que del movi­mien­to de cla­se orga­ni­za­do, la inter­ven­ción polí­ti­ca del par­ti­do para que se die­ra un gol­pe deci­si­vo al fata­lis­mo, a la sumi­sión, y abrió el camino para la crea­ción y expre­sión de la dis­po­si­ción mili­tan­te de los tra­ba­ja­do­res y de las cla­ses populares.

Hoy, pode­mos decir con segu­ri­dad, que la pro­pa­gan­da, los dile­mas del Gobierno y de sus alia­dos no han ren­di­do fru­tos. La mayo­ría del pue­blo con­de­nó las medi­das y una gran par­te de los tra­ba­ja­do­res y de los sec­to­res popu­la­res, superan­do las varias for­mas de inti­mi­da­ción, par­ti­ci­pó en las huel­gas y en las movi­li­za­cio­nes prin­ci­pal­men­te del PAME y en las mani­fes­ta­cio­nes del KKE.

La incon­for­mi­dad popular

En este perio­do, cons­ta­ta­mos que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los tra­ba­ja­do­res y del pue­blo sien­te resen­ti­mien­to y des­con­ten­to y que se desa­rro­llan pro­ce­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos en su con­cien­cia. El Gobierno y en total los meca­nis­mos del sis­te­ma uti­li­zan todas las armas de que dis­po­nen para obs­ta­cu­li­zar su radi­ca­li­za­ción. Lo que real­men­te les preo­cu­pa y quie­ren anu­lar de cual­quier mane­ra es la eman­ci­pa­ción de las con­cien­cias popu­la­res de la vía de sen­ti­do úni­co del capi­ta­lis­mo. Quie­ren impe­dir la par­ti­ci­pa­ción acti­va en el movi­mien­to de cla­se orga­ni­za­do, la adop­ción de las posi­cio­nes y de la pro­pues­ta polí­ti­ca del KKE. Para lograr­lo, uti­li­zan el fla­gran­te anti­co­mu­nis­mo, la calum­nia, las men­ti­ras, las ame­na­zas. Uti­li­zan inclu­so pro­vo­ca­cio­nes, orga­ni­za­das con muer­tos, inten­tan­do iden­ti­fi­car la movi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res con la “vio­len­cia cie­ga” de los ser­vi­cios secre­tos. No dudan ni siquie­ra en acu­sar­nos como ins­ti­ga­do­res mora­les a cau­sa de nues­tra posi­ción de des­obe­dien­cia popu­lar ante las medi­das anti­po­pu­la­res, exi­gien­do sumi­sión y renun­cia de las for­mas de lucha que eli­ge el movi­mien­to. Cada vez más abier­ta­men­te nos plan­tean el dile­ma “¿res­pe­tan o no res­pe­tan la Cons­ti­tu­ción?” exi­gien­do que deje­mos de luchar por el socia­lis­mo. Que sepan que nues­tra res­pues­ta es una; están tocan­do la puer­ta equi­vo­ca­da. El sis­te­ma no pue­de sub­yu­gar al KKE. Para noso­tros, la ley es la razón del pue­blo y no nece­si­ta­mos nin­gún per­mi­so para luchar jun­to con el pue­blo con­tra la polí­ti­ca anti­po­pu­lar, con­tra la plu­to­cra­cia por el derro­ca­mien­to y el socialismo.

La pro­pues­ta de los comunistas

- ¿Qué sali­da pro­po­ne el KKE?

- Fren­te a los dile­mas que plan­tea­ron nues­tros adver­sa­rios al pue­blo en rela­ción con la cri­sis, nues­tra res­pues­ta es que va a caer en ban­ca­rro­ta o el pue­blo o la plu­to­cra­cia. No exis­te solu­ción inter­me­dia. No exis­te sali­da de la cri­sis a favor del pue­blo, sin que se toquen drás­ti­ca­men­te las ganan­cias, la fuer­za y en con­se­cuen­cia el poder de los mono­po­lios. Por ello, la úni­ca vía que toda­vía tie­ne el pue­blo para poner obs­tácu­los ante las medi­das duras a su cos­to es un con­tra­ata­que de cla­se polí­ti­co, decisivo.

Nues­tra pro­pues­ta de sali­da a la cri­sis se resu­me en la con­sig­na: “alian­za popu­lar, de tra­ba­ja­do­res, anti­mo­no­po­lis­ta, para el poder popu­lar”, que es nece­sa­ria para lograr cam­bios radi­ca­les en gene­ral en el ámbi­to del poder, y pri­me­ro a nivel de la economía.

El camino para satis­fa­cer los dere­chos popu­la­res con­tem­po­rá­neos, para que nues­tro país con­fron­te las inter­ven­cio­nes y los anta­go­nis­mos de los orga­nis­mos impe­ria­lis­tas inter­na­cio­na­les es que el pue­blo esté en el poder, tenien­do en sus manos el con­trol de la eco­no­mía y de la pro­duc­ción. Por esto, la pro­pues­ta de alian­zas y poder para el pue­blo tie­nen los siguien­tes ejes bási­cos: Que todas las gran­des fábri­cas y empre­sas de ener­gía, de mate­ria pri­ma, los trans­por­tes, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, las indus­trias, el comer­cio y los ban­cos, sean pro­pie­dad social. Que se socia­li­cen los mono­po­lios, de mane­ra que con la pla­ni­fi­ca­ción cen­tra­li­za­da del poder popu­lar se uti­li­cen todas las capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas del país, tenien­do como úni­co cri­te­rio las nece­si­da­des del pue­blo. A su lado fun­cio­na­rán, inclui­das en la pla­ni­fi­ca­ción nacio­nal, las coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción de los pobres y media­nos cam­pe­si­nos, de los peque­ños comer­cian­tes. Que la tie­rra deje de ser una mer­can­cía. Que no exis­ta acti­vi­dad empre­sa­rial en los sec­to­res de la edu­ca­ción, de la sani­dad y el bien­es­tar social.

La base del poder popu­lar serán las uni­da­des de pro­duc­ción del sec­tor socia­li­za­do y de las coope­ra­ti­vas cuyos repre­sen­tan­tes serán revo­ca­dos y al mis­mo tiem­po exis­ti­rá el con­trol obre­ro popu­lar de aba­jo hacia arriba.

Esa Gre­cia del poder popu­lar y de la eco­no­mía popu­lar no cabe en nin­gún tipo de orga­nis­mo impe­ria­lis­ta como son la UE, la OTAN, etcé­te­ra. Revi­sa­rá la deu­da públi­ca y tra­ta­rá de lograr acuer­dos inter­na­cio­na­les, coope­ra­cio­nes en una base com­ple­ta­men­te dife­ren­te y uti­li­za­rá las con­tra­dic­cio­nes impe­ria­lis­tas en la medi­da que pue­de. Para noso­tros el poder popu­lar no pue­de ser otro que el socialismo.

El fra­ca­so de Maastricht

- ¿Esta situa­ción, en rela­ción con las espe­ci­fi­ci­da­des en Por­tu­gal y Espa­ña, demues­tra el fra­ca­so de la UE y del Tra­ta­do de Maastricht?

- El Tra­ta­do de Maas­tricht y la polí­ti­ca de los mono­po­lios euro­peos basa­da en ello y con el fin de que sean más com­pe­ti­ti­vos y ren­ta­bles que sus anta­go­nis­tas, ha traí­do resul­ta­dos para el capi­tal euro­peo. Es cla­ro que esto sólo se podría hacer a cos­ta de los tra­ba­ja­do­res y de los pue­blos de los paí­ses de la UE, así como de los paí­ses don­de ope­ra el capi­tal europeo.

El fra­ca­so de la UE sub­ya­ce en el hecho que la cri­sis ha demos­tra­do la ban­ca­rro­ta com­ple­ta de los argu­men­tos de todos sus defen­so­res tan­to libe­ra­les como social­de­mó­cra­tas e “izquier­das”. La UE no es ni pue­de ser a favor de los pue­blos. Es una cons­truc­ción de los mono­po­lios euro­peos y como tal es reac­cio­na­rio y peli­gro­so para los pue­blos. En el inte­rior de la UE no fue enfren­ta­da la des­igual­dad entre los paí­ses; al con­tra­rio se ha agu­di­za­do. No se ha con­ver­ti­do ni se con­ver­ti­rá en el con­tra­pe­so de los EE.UU. o de otros cen­tros impe­ria­lis­tas. Son alia­dos y ata­can a los pue­blos uni­dos. Al mis­mo tiem­po luchan feroz­men­te entre ellos para ganar en el anta­go­nis­mo, tener mayor par­te de los mer­ca­dos y ampliar su influen­cia en el mun­do. El camino a favor del pue­blo es sólo el socia­lis­mo y se juz­ga­rá pri­me­ro a nivel nacio­nal. En Euro­pa, cada pue­blo que esco­ja esta vía de desa­rro­llo y de orga­ni­za­ción de la socie­dad con­tra la explo­ta­ción del capi­tal y de los mono­po­lios esta­rá obli­ga­to­ria­men­te con­tra la UE.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.