Nues­tra Amé­ri­ca: ¿En que está el socia­lis­mo del siglo XXI?- Nar­ci­so Isa Con­de

Me refie­ro a la idea de un nue­vo socia­lis­mo, dife­ren­cia­do del lla­ma­do “socia­lis­mo real” o “socia­lis­mo de Esta­do” en que devi­nie­ron los her­mo­sos pro­ce­sos de orien­ta­ción socia­lis­ta ini­cia­dos a prin­ci­pio del siglo XX en Euro­pa Orien­tal y colap­sa­dos a fina­les de los 80 y prin­ci­pio de los 90.

Me refie­ro a la nece­si­dad de una res­pues­ta revo­lu­cio­na­ria supe­ra­do­ra del capi­ta­lis­mo y muy par­ti­cu­lar­men­te de su deca­den­te era neo­li­be­ral, gene­ra­do­ra de una cri­sis sis­té­mi­ca mayor, has­ta aho­ra sin mode­lo de reem­pla­zo dis­tin­to al neo0liberal den­tro de ese orden eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social.

Me refie­ro a la idea, que aun­que seria­men­te abor­da­da y enri­que­ci­da des­de el mar­xis­mo crea­dor –muy espe­cial­men­te des­de el mar­xis­mo latino-cari­be­ño- fue­ra cata­pul­ta­da con esca­sas defi­ni­cio­nes al ini­cio del pre­sen­te siglo por el coman­dan­te Chá­vez, como tema a deba­tir.

Pasa­da una déca­da, en la que esta idea se pro­yec­tó en gran esca­la, esti­mu­lan­do el deba­te e impac­tan­do movi­mien­to trans­for­ma­do­res con­ver­ti­dos en gobier­nos con voca­ción de cam­bio (Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via…), inclui­das nue­vas refle­xio­nes sobre la revo­lu­ción cuba­na (situa­da ante el dile­ma deri­va­do de la cri­sis del esta­tis­mo buro­crá­ti­co en cri­sis: reno­va­ción socia­lis­ta o res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta), el examen del esta­do actual del “socia­lis­mo del siglo XXI” o “nue­vo socia­lis­mo”, no solo resul­ta opor­tuno sino tam­bién nece­sa­rio para avan­zar en todos los órde­nes.

Es evi­den­te que la con­vo­ca­to­ria al deba­te sobre el nue­vo socia­lis­mo des­de una pla­ta­for­ma como el pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la y des­de el influ­yen­te lide­raz­go del coman­dan­te Hugo Chá­vez, no solo ha per­mi­ti­do que muchas ideas ya ela­bo­ra­das se hayan pro­yec­ta­do en mayor esca­la, sino que se pro­duz­can nue­vos y valio­sos apor­tes sobre tan impor­tan­te cues­tión.

Esto ha ocu­rri­do al com­pás de la deca­den­cia del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y del auge de la ola de cam­bio pro­gre­sis­ta en nues­tra región.

La hege­mo­nía neo­li­be­ral fue que­bra­da prin­ci­pal­men­te por el pro­ce­so hacia la revo­lu­ción en Vene­zue­la y las vic­to­rias popu­la­res en Ecua­dor y Boli­via. Pero tam­bién ‑aun­que con media­ti­za­cio­nes varia­das y con auto-inhi­bi­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas- a tra­vés de los triun­fos elec­to­ra­les del PT en Bra­sil, del Fren­te Amplio en Uru­guay, del FSLN en Nica­ra­gua, del FMLN en El Sal­va­dor, de Fer­nan­do Lugo en Para­guay y de la derro­ta del mene­mis­mo y de la dere­cha con­ser­va­do­ra en Argen­ti­na.

Ese con­tex­to –pre­ce­di­do del auge de las luchas socia­les anti­neo­li­be­ra­les, del cre­ci­mien­to de una par­te de la izquier­da his­tó­ri­ca pre­via­men­te posi­cio­na­da como alter­na­ti­va elec­to­ral a la par­ti­do­cra­cia tra­di­cio­nal, de la con­for­ma­ción de nue­vas izquier­das polí­ti­cas-socia­les y del repun­te de movi­mien­tos insur­gen­tes como el colom­biano y el mexi­cano- creó un esti­mu­lan­te cli­ma para el avan­ce de las ideas a favor de una socie­dad post-neo­li­be­ral como entra­da a una nue­va tran­si­ción socia­lis­ta.

En pri­me­ra fase es evi­den­te que las defi­ni­cio­nes y pro­pues­tas alter­na­ti­vas cre­cie­ron a velo­ci­da­des y pro­fun­di­da­des muy supe­rio­res a las eje­cu­cio­nes guber­na­men­ta­les en ese tenor.

Las crí­ti­cas y las pro­tes­tas fren­te al neo­li­be­ra­lis­mo hege­mó­ni­co y al capi­ta­lis­mo real­men­te exis­ten­te, fue­ron pro­gre­si­va y ace­le­ra­da­men­te acom­pa­ña­das de pro­pues­tas supe­ra­do­ras, fór­mu­las de tran­si­ción y defi­ni­cio­nes sobre el socia­lis­mo que anhe­la­mos, en gran medi­da supe­ra­do­ras del esta­tis­mo buro­crá­ti­co y anti-demo­crá­ti­co que colap­só a fina­les del siglo XX.

Des­mon­te del mode­lo neo­li­be­ral

En ese orden se fue­ron ela­bo­ran­do los siguien­tes ejes pro­gra­má­ti­cos y de acción:

1– Recons­truc­ción de suje­tos socia­les y fuer­zas polí­ti­co-socia­les alter­na­ti­vas, lue­go del frac­cio­na­mien­to y la dis­per­sión cau­sa­da en gran esca­la por el neo­li­be­ra­lis­mo. Crea­ción por esa vía de con­tra-pode­res popu­la­res con voca­ción de poder nacio­nal.

2– Des­pri­va­ti­za­ción de lo pri­va­ti­za­do, pro­cu­ran­do no vol­ver al esta­tis­mo cen­tra­li­za­do sin con­trol social y arro­pa­do por el clien­te­lis­mo y la corrup­ción.

3– Recons­truc­ción de los Esta­dos Nacio­na­les para rever­tir la re-colo­ni­za­ción capi­ta­lis­ta, el des­mon­te de los polí­ti­cas socia­les y la apro­pia­ción de las ins­ti­tu­cio­nes por el gran capi­tal pri­va­do tras­na­cio­nal y las oli­gar­quías loca­les. Amplia­ción de la cober­tu­ra social en salud, edu­ca­ción, recrea­ción, sobe­ra­nía y auto-sufi­cien­cia ali­men­ta­ria y sanea­mien­to ambien­tal.

4– Reem­pla­zo de las lla­ma­das “áreas de libre comer­cio” domi­na­das por EEUU y la Unión Euro­pea por la inte­gra­ción soli­da­ria latino-cari­be­ña, no subor­di­na­da a las gran­des poten­cias capi­ta­lis­tas y a sus cor­po­ra­cio­nes.

5– Mode­los pro­duc­ti­vos en lugar de mode­los espe­cu­la­ti­vos y finan­cie­ri­za­dos a favor de los gran­des ban­cos pri­va­dos.

6– Cul­tu­ra soli­da­ria des­ti­na­da a con­tra­rres­tar el egoís­mo, el indi­vi­dua­lis­mo y el “sál­ve­se quien pue­da”, que ali­men­tan la delin­cuen­cia y la inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

7– Demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va e inte­gral: eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca, de gene­ro, cultural…fundada en una nue­va cons­ti­tu­ción pro­duc­to de una Cons­ti­tu­yen­te Popu­lar.

8– Sobe­ra­nía nacio­nal y latino-cari­be­ña, e inter­na­cio­na­lis­mo eman­ci­pa­dor.

Ejes de la tran­si­ción hacia un nue­vo socia­lis­mo

Ellos han sido for­mu­la­dos en estre­cha rela­ción y como con­ti­nui­dad de los cam­bios pos-neo­li­be­ra­les y con­ce­bi­dos como pun­tos de arran­que y pre­mi­sas de trans­for­ma­cio­nes más radi­ca­les apo­ya­das en los siguien­tes linea­mien­tos:

1‑Socialización pro­gre­si­va del poder a tra­vés de la pro­fun­di­za­ción de la par­ti­ci­pa­ción y la demo­cra­cia direc­ta, del con­trol social y ciu­da­dano, del ejer­ci­cio del dere­cho a la revo­ca­ción de los fun­cio­na­rios elec­tos, de la reduc­ción de la buro­cra­cia. Pro­gre­si­va extin­ción del Esta­do y su rem­pla­zo por un sis­te­ma auto­ges­tio­na­do por los pue­blos, has­ta crear aso­cia­cio­nes de seres huma­nos ver­da­de­ra­men­te libres.

2-.Socialización pau­la­ti­na de la pro­pie­dad sobre los medios de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y ser­vi­cios, de los ingre­sos y de los recur­sos natu­ra­les Tras­pa­so, en con­se­cuen­cia, del pro­duc­to del tra­ba­jo y de todas las rique­zas del país y la socie­dad a su legí­ti­mo due­ño: el pue­blo. Pre­do­mi­nio en pers­pec­ti­va de la pro­pie­dad colec­ti­va y coope­ra­ti­va, de la auto­ges­tión y co-ges­tión y de la pla­ni­fi­ca­ción des-cen­tra­li­za­da y demo­crá­ti­ca.

3- Pro­ce­so de crea­ción de un eco­no­mía de equi­va­len­cias –no de mer­ca­do- basa­da en el inter­cam­bio de valo­res, medi­dos por los apor­tes en tra­ba­jo manual e inte­lec­tual nece­sa­rios y no por la ley de la ofer­ta y la deman­da que deter­mi­na los pre­cios.

4‑Salud, edu­ca­ción, depor­te y diver­sión con cober­tu­ra uni­ver­sal y gra­tui­ta.

5‑Reducción pau­la­ti­na de las horas de tra­ba­jo y amplia­ción del tiem­po para el desa­rro­llo inte­lec­tual, la diver­sión sana y el delei­te espi­ri­tual.

6‑Libertad de opción sexual y res­ta­ble­ci­mien­to de los dere­chos de los seres huma­nos sobre su cuer­po

7‑Superación del patriar­ca­do.

8‑Desarrollo armó­ni­co entre los seres huma­nos y el res­to de la natu­ra­le­za. Eli­mi­na­ción de la diná­mi­ca pro­duc­ti­va gene­ra­do­ra de rique­zas median­te el empo­bre­ci­mien­to de los seres huma­nos y la natu­ra­le­za toda.

9‑Erradicación del adul­to-cen­tris­mo.

10-Fin de toda dis­cri­mi­na­ción racial basa­da en los dife­ren­tes feno­ti­pos huma­nos y de cual­quier otra varian­te de exclu­sión y tra­to abu­si­vo.

11-Ple­na liber­tad para crear y con­di­cio­nes para hacer­lo libre­men­te.

12-Cul­tu­ra y rela­cio­nes soli­da­rias. For­ma­ción diri­gi­da a crear y desa­rro­llar nue­vos seres huma­nos, libres de egoís­mo y de toda ten­den­cia a afec­tar la inte­gri­dad físi­ca y las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de sus seme­jan­tes

13-Inte­gra­ción y coope­ra­ción entre los pue­blos a nivel con­ti­nen­tal y mun­dial. Crea­ción de la Patria Gran­de libe­ra­da y de un mun­do jus­to, libre de explo­ta­ción, opre­sión, dis­cri­mi­na­ción y penu­rias.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Estos ejes, divi­di­dos en estos dos blo­ques con solu­ción de con­ti­nui­dad, pue­den per­mi­tir eva­luar los avan­ces y los retra­sos, los logros y los lími­tes actua­les, así como las pers­pec­ti­vas, con­so­li­da­cio­nes y ries­gos par­ti­cu­la­res de los diver­sos pro­ce­sos nacio­na­les en el con­tex­to de esta nue­va ola trans­for­ma­do­ra con­ti­nen­tal.

Esa tarea es ardua y no esta con­tem­pla­da en este artícu­lo, mas bien des­ti­na­do a esti­mu­lar al examen dete­ni­do y colec­ti­vo de los dis­tin­tos pro­ce­sos, sus for­ta­le­zas y debi­li­da­des par­ti­cu­la­res; algo impres­cin­di­ble para lle­var esa tarea mayor a buen tér­mino.

En los casos de Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via y Cuba ‑cuyos ges­to­res han pro­cla­ma­do su voca­ción socia­lis­ta y sus inten­cio­nes de tran­si­tar al socia­lis­mo- es váli­do hacer las com­pa­ra­cio­nes con la ante­rior hege­mo­nía neo-libe­ral sino tam­bién entre los ejes de la socia­li­za­ción enun­cia­dos y los logros alcan­za­dos, así como los retra­sos y tra­bas y las posi­bi­li­da­des de supe­rar­las.

El caso cubano, típi­ca revo­lu­ción popu­lar bajo los influ­jos de los pro­ce­sos socia­li­zan­tes del siglo XX, es inver­so a la de los demás paí­ses del con­ti­nen­te: pues no se tra­ta del paso del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral al socia­lis­mo, sino de la supera­ción de su deve­nir esta­tis­ta y de la con­si­guien­te hiper­tro­fia del poder cen­tra­lis­ta y buro­crá­ti­co, a la nece­sa­ria demo­cra­ti­za­ción socia­lis­ta en todos las ver­tien­tes.

En Cuba el pro­ble­ma no es la gran pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta ya feliz­men­te expro­pia­da, ni las moda­li­da­des pro­pias del capi­ta­lis­mo depen­dien­te latino-cari­be­ño, ni la reco­lo­ni­za­ción neo­li­be­ral ya recha­za­das, sino la fal­ta de socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo, demo­crá­ti­co y auto­ges­tio­na­rio en el camino hacia él. Por eso mere­ce un tra­ta­mien­to bien dife­ren­cia­do.

En los casos de Bra­sil, Uru­guay, Argen­ti­na, Nica­ra­gua y El Sal­va­dor habría que ver en que medi­da los cam­bios rea­li­za­dos ha podi­do alcan­zar las metas refe­ri­das en la lucha con­tra el neo-libe­ra­lis­mo; si ellos tie­nen o no posi­bi­li­da­des de avan­zar en los ejes pro­gra­má­ti­cos alter­na­ti­vos al neo­li­be­ra­lis­mo, pro­pios de un pro­ce­so post-neo­li­be­ral, para lue­go garan­ti­zar su con­ti­nui­dad hacia pro­ce­sos de orien­ta­ción socia­lis­tas. En Chi­le de un neo­li­be­ra­lis­mo ate­nua­do y com­bi­na­do con polí­ti­cas socia­les más avan­za­das de la admi­nis­tra­ción de la Bache­let, se vol­vió al con­ser­va­du­ris­mo de extre­ma dere­cha.

En todos ellos hay que medir el esta­do de las fuer­zas del cam­bio y de las que se le opo­nen, la corre­la­ción de fuer­zas y sus ten­den­cias actua­les, las pers­pec­ti­vas de avan­zar o no des­de las refor­mas socia­les a los cam­bios revo­lu­cio­na­rios.

Medir las con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles o favo­ra­bles a la pro­fun­di­za­ción y amplia­ción de las trans­for­ma­cio­nes nece­sa­rias, así como la mane­ra de con­tra­rres­tar las corrien­tes nega­ti­vas en tiem­pos pru­den­cia­les.

Medir la rela­ción entre las pala­bras y los hechos, entre neo­li­be­ra­lis­mo y post-neo­li­be­ra­lis­mo, entre refor­mas avan­za­das y revo­lu­ción, entre el capi­ta­lis­mo como reali­dad y el socia­lis­mo como inten­ción, entre pro­cla­mas y reali­da­des.

Esto es vital para evi­tar que a nom­bre de la revo­lu­ción solo se hagan refor­mas, reor­de­na­mien­tos y redis­tri­bu­cio­nes que no remon­tan el capi­ta­lis­mo. Que a nom­bre del socia­lis­mo solo se pro­cu­ren fór­mu­las pare­ci­das a las que en el pasa­do imple­men­tó la social­de­mo­cra­cia pro-capi­ta­lis­ta y que a nom­bre del anti-neo­li­be­ra­lis­mo se imple­men­te un neo­li­be­ra­lis­mo light y/​o com­bi­na­do con auda­ces polí­ti­cas asis­ten­cia­lis­tas, moder­ni­za­cio­nes y meca­nis­mos limi­ta­dos diri­gi­dos a pro­du­cir solo efec­tos pasa­je­ros en la dis­tri­bu­ción de los ingre­sos, en el com­ba­te a la pobre­za y en la demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca.

Rela­ción entre los cam­bios y los tiem­pos

En todos los casos habría que eva­luar los tiem­pos peren­to­rios y los nive­les de legi­ti­ma­ción den­tro ellos en fun­ción del des­gas­te y de los gra­dos de popu­la­ri­dad pro­pios de cada pro­ce­so, así como los rie­gos que ase­chan para rever­tir­los.

Es cla­ro que los tiem­pos y las velo­ci­da­des de des­gas­te varían por paí­ses y situa­cio­nes par­ti­cu­la­res. Pero es cla­ro tam­bién que a la lar­ga se rela­cio­nan con la con­se­cuen­cia o no en la eje­cu­ción de las refe­ri­das líneas pro­gra­má­ti­cas y de acción y con el cum­pli­mien­to o no de las expec­ta­ti­vas crea­das.

El pasa­do desas­tro­so a car­go de la dere­cha ayu­da a ganar tiem­po y a man­te­ner apo­yo de base aun con cam­bios muy limi­ta­dos, aun sin abor­dar el des­mon­te en pro­fun­di­dad del neo­li­be­ra­lis­mo y aun dila­tan­do o media­ti­zan­do la socia­li­za­ción.

Pero igual una dila­ción exce­si­va y una des­via­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de esas metas se podría tra­du­cir a mediano y lar­go pla­zo en pér­di­da de apo­yo y en recu­pe­ra­ción polí­ti­ca de las dere­chas.

De algu­na mane­ra com­por­ta­mien­tos insa­tis­fac­to­rios han esta­do pre­sen­tes tan­to en aque­llos pro­ce­sos con metas limi­ta­das a la bús­que­da de mode­los dife­ren­tes al neo­li­be­ral ‑aun­que esta­ría por ver­se si en pers­pec­ti­vas eso pue­de ser posi­ble sin eje­cu­tar trans­for­ma­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas- y tam­bién en el de los gobier­nos for­mal­men­te com­pro­me­ti­dos con vías anti-capi­ta­lis­tas y pro-socia­lis­tas.

Unos expre­san mas con­se­cuen­cias que otros en ambas coor­de­na­das de la trans­for­ma­ción y en fun­ción de esto, de los tiem­pos, de los nive­les de des­gas­tes y de los gra­dos de res­pal­do de la socie­dad, dis­mi­nu­yen o aumen­tan los rie­gos de retro­ce­sos y de con­tra­rre­vo­lu­ción.

En esto tam­bién influ­yen las capa­ci­da­des de las dere­chas anti-refor­mas y con­tra-revo­lu­cio­na­rias en cada país, como las carac­te­rís­ti­cas de los lide­raz­gos popu­la­res y de las izquier­das.

Pero de todas mane­ras vale exa­mi­nar a pro­fun­di­dad en cada caso la situa­ción real y vale aler­tar sobre los ries­gos plan­tea­dos, pues­to que de nin­gu­na mane­ra se deja­rían de pagar ele­va­dos cos­tos si las expec­ta­ti­vas gene­ra­das no se tra­du­cen en hechos con­tun­den­tes que las ava­len en espa­cios de tiem­po idó­neos.

Los pue­blos tar­de o tem­prano cas­ti­gan las incon­se­cuen­cias, los estan­ca­mien­tos y las des­via­cio­nes.

Las espe­ras tie­nen sus lími­tes, más aun cuan­do en medio de esta cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo el dile­ma de nue­vo socia­lis­mo o bar­ba­rie toca con fuer­za a las puer­tas de nues­tras socie­da­des.

Solo pro­fun­di­zan­do el des­mon­te del neo­li­be­ra­lis­mo y ace­le­ran­do la socia­li­za­ción, si caer – más bien superan­do siem­pre- la sim­ple esta­ti­za­ción, la fusión par­ti­do-esta­do-orga­ni­za­cio­nes socia­les, la cen­tra­li­za­ción extre­ma y la demo­cra­cia estric­ta­men­te repre­sen­ta­ti­va, pue­de garan­ti­zar­se la derro­ta estra­té­gi­ca de las dere­chas y el triun­fo de las nue­vas revo­lu­cio­nes.

Solo avan­zan­do lo mas rápi­da­men­te hacia un socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo, demo­crá­ti­co y plu­ri­cul­tu­ral pue­den dis­mi­nuir­se e inclu­so eli­mi­nar­se los ries­gos del retro­ce­so.

Y esto es váli­do tan­to para los paí­ses impe­li­dos a supe­rar el neo­li­be­ra­lis­mo y el capi­ta­lis­mo para avan­zar hacia el nue­vo socia­lis­mo, como en los que el esta­tis­mo-buro­crá­ti­co se ha cons­ti­tui­do en una tra­ba para socia­li­zar y demo­cra­ti­zar la socie­dad, a la luz de las expe­rien­cias his­tó­ri­cas del siglo XX y de lo que va del XXI.

En el mediano pla­zo, o avan­za­mos hacia las nue­vas demo­cra­cias y los nue­vos socia­lis­mos o nos expo­ne­mos a los nue­vos retro­ce­sos polí­ti­cos plan­tea­dos en for­ma ame­na­zan­te en las agen­das de Oba­ma, los pode­res impe­ria­lis­tas, las oli­gar­quías y las par­ti­do­cra­cias pro-capi­ta­lis­tas.

No hay de otras. Enten­dá­mos­lo así.

28 de junio 2010, San­to Domin­go.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *