Más de 75.000 mani­fes­tan­tes con la mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­tra la refor­ma de Zapa­te­ro, PNV,CiU y PP el 29 – J

¡Aquí están, estos son, los pique­tes del patrón!. Boltxe Kolektiboa

Nota: no dejes de visua­li­zar las fotos y los vídeos de los enla­ces. Así somos y …así son!.

http://​www​.flickr​.com/​p​h​o​t​o​s​/​l​a​b​-​s​i​n​d​i​k​a​t​u​a​/​s​e​t​s​/​7​2​1​5​7​6​2​4​2​5​7​9​5​5​4​3​7​/​s​h​o​w​/​w​i​t​h​/​4​7​4​6​0​5​4​0​34/

La infor­ma­ción de la Huel­ga de la Mayo­ría Sin­di­cal dis­po­ni­ble en este enlace.

El recha­zo a la refor­ma labo­ral que aba­ra­ta y faci­li­ta el des­pi­do y deja en papel moja­do los pac­tos de la nego­cia­ción colec­ti­va tuvo ayer una res­pues­ta masi­va en Eus­kal Herria en la jor­na­da de huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal, que anun­ció que esta res­pues­ta mar­ca el ini­cio de la lucha por anu­lar la apli­ca­ción de la refor­ma, que «no será tranquila».

Polí­go­nos indus­tria­les sin acti­vi­dad, fábri­cas para­das, y mani­fes­ta­cio­nes duran­te toda la jor­na­da en las prin­ci­pa­les loca­li­da­des vas­cas mos­tra­ron en la calle la rabia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ante las nue­vas medi­das apro­ba­das por el Gobierno espa­ñol. Más de 65.000 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en las cua­tro capi­ta­les de Hego Eus­kal Herria, según expli­ca­ron los miem­bros de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, for­ma­da por ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e Hiru, que con­si­de­ra­ron que la huel­ga gene­ral fue un éxi­to y un recha­zo direc­to a la refor­ma labo­ral más agre­si­va y dura de los últi­mos 30 años.

En Bil­bo, la mar­cha del medio­día fue la «más gran­de de carác­ter labo­ral cele­bra­das en la capi­tal viz­cai­na de los últi­mos años», afir­ma­ron. Estu­vo enca­be­za­da por los res­pon­sa­bles de las seis orga­ni­za­cio­nes por­tan­do la pan­car­ta «Bas­ta de impo­si­cio­nes. Gure esku­bi­deak defen­da deza­gun». Patxi Agi­rre (Hiru), Ainhoa Itur­be (EHNE), Josu Bal­ma­se­da (ESK), Belén Arron­do (STEE-EILAS), Ainhoa Etxai­de (LAB) y Adol­fo Muñoz, «Txi­ki» (ELA), entre otros miem­bros de las eje­cu­ti­vas sin­di­ca­les, se mos­tra­ron satis­fe­chos con la res­pues­ta de los tra­ba­ja­do­res que lle­na­ban la Gran Vía a par­tir de la pla­za Elíptica.

La marea huma­na gri­tó con­sig­nas con­tra la refor­ma y con­tra los ban­que­ros has­ta lle­gar al Ayun­ta­mien­to de Bil­bo don­de se sen­ta­ron en el sue­lo para esce­ni­fi­car la amplia res­pues­ta que obtu­vo la mani­fes­ta­ción. Belén Arron­do, Ainhoa Etxai­de y Adol­fo Muñoz seña­la­ron que a quie­nes afir­ma­ron que no se podía pre­pa­rar una huel­ga gene­ral en quin­ce días «les tene­mos que res­pon­der que dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res esta­mos lle­nan­do las calles de Hego Eus­kal Herria en con­tra de la refor­ma más dura y agre­si­va de los últi­mos 30 años».

Advir­tie­ron de que esta huel­ga gene­ral es un nue­vo paso, pero lle­ga­rán otros de for­ma con­jun­ta «para impe­dir que se apli­que esa refor­ma regre­si­va para los tra­ba­ja­do­res vascos».

Des­ta­ca­ron una actua­ción deci­di­da en la nego­cia­ción colec­ti­va para man­te­ner una con­di­cio­nes labo­ra­les ade­cua­das. Arron­do remar­có que la refor­ma labo­ral «supo­ne un gra­ve retro­ce­so de los dere­chos labo­ra­les», mien­tras que Ainhoa Etxai­de, secre­ta­ria gene­ral de LAB, pre­ci­só que «hemos lle­na­do las calles de las capi­ta­les vas­cas para recha­zar esta refor­ma labo­ral hecha en Madrid y a espal­das de los tra­ba­ja­do­res vascos».

Ase­gu­ró que «debe­mos man­te­ner la pre­sión» para que la refor­ma labo­ral se eche para atrás «por­que pro­fun­di­za­re­mos en la nego­cia­ción colec­ti­va para que esas medi­das de la refor­ma labo­ral no se apli­quen en Hego Eus­kal Herria».

Ainhoa Etxai­de recor­dó que las medi­das de Rodrí­guez Zapa­te­ro no reac­ti­van la eco­no­mía, ni el empleo y «sólo apo­yan al sis­te­ma finan­cie­ro al que le ofre­cen todo el dine­ro nece­sa­rio para tapar y maqui­llar sus cuen­tas, mien­tras que el sec­tor públi­co apli­ca recor­tes. Se está avan­zan­do hacia un empo­bre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Esas medi­das nos lle­van a la ruina».

Adol­fo Muñoz, «Txi­ki», cerró las inter­ven­cio­nes, denun­cian­do que «sufri­mos una hege­mo­nía de polí­ti­ca de dere­chas» y aña­dió que «aquí man­da la ban­ca, como con Fran­co. Botín y Gon­zá­lez. Exi­gen una refor­ma labo­ral dura, otra de la nego­cia­ción colec­ti­va, otra de pen­sio­nes, para redu­cir pres­ta­cio­nes y pri­va­ti­zar­las, el copa­go en Sani­dad sin nin­gún rubor y piden que se inyec­ten más ayu­das a la ban­ca. Dicen qué hay que hacer y los gobier­nos obedecen».

«No es un pun­to final»

Denun­ció que esas polí­ti­cas de ajus­te des­tru­yen empleo y lamen­tó que el diá­lo­go social «es un ins­tru­men­to finan­cia­do para con­trol social y des­mo­vi­li­za­ción». A jui­cio del líder de ELA, «la huel­ga gene­ral no es un pun­to final. Sir­ve para mucho. El éxi­to hay que medir­lo en el tra­ba­jo sin­di­cal para impe­dir la apli­ca­ción de estas medi­das en cada ámbi­to con­cre­to. La soli­da­ri­dad hay que tras­la­dar­la a todos los ámbi­tos», concluyó.

Fue sobre todo el sec­tor indus­trial vas­co el que vivió con mayor inten­si­dad la jor­na­da de huel­ga. Según el segui­mien­to sin­di­cal alcan­zó el 65%. Los sin­di­ca­tos pre­sen­ta­ron un infor­me por­me­no­ri­za­do del con­trol que rea­li­za­ron de 480 empre­sas de más de 50 tra­ba­ja­do­res des­con­tan­do las empre­sas que se encuen­tran con ERE y las que coin­ci­die­ron en pobla­cio­nes con fies­tas patronales.

«Los resul­ta­dos nos per­mi­ten hablar de una gran huel­ga gene­ral en la CAV» y «un resul­ta­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en Nafa­rroa», expli­ca­ron Jabi Gar­ni­ka, secre­ta­rio gene­ral adjun­to de LAB, y Patxi Agi­rre­za­ba­la, secre­ta­rio de Comu­ni­ca­ción de ELA.

Estu­dio de incidencia

Agi­rre­za­ba­la infor­mó de que la inci­den­cia fue del 65% en las empre­sas del sec­tor indus­trial vas­co con más de 50 tra­ba­ja­do­res en plan­ti­lla, que «son las más afec­ta­das por la cri­sis y los chan­ta­jes de la patronal».

Según sus datos, en este sec­tor para­ron total­men­te o más del 70% de la plan­ti­lla, en un total de 311 com­pa­ñías, mien­tras que en otras 79 el segui­mien­to se situó entre el 30 y el 69%.

Entre los fun­cio­na­rios de la admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca, el segui­mien­to con­ta­bi­li­za­do por estas cen­tra­les fue del 55%, mien­tras que en los ayun­ta­mien­tos ron­dó el 70% y en las dipu­tacio­nes fue menor.

Por terri­to­rios, en Ara­ba casi la mitad de las empre­sas supe­ra­ron el 70% de segui­mien­to; en Biz­kaia, el 60% y en Gipuz­koa, el 80,11% de las empre­sas alcan­zó ese por­cen­ta­je. En Nafa­rroa, el paro fue «total en en algu­nas empre­sas, con una inci­den­cia muy alta en Saka­na y la zona nor­te, tam­bién en Iru­ñe­rria y el cin­tu­rón indus­trial», don­de, se regis­tra­ron paros rele­van­tes, por enci­ma del 50% en empre­sas impor­tan­tes del metal.

Los repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les des­ta­ca­ron que la inci­den­cia de la huel­ga en el sec­tor ser­vi­cios fue «muy ele­va­da». En el sec­tor comer­cio, des­ta­ca­ron que en el tex­til, en las empre­sas del gru­po Indi­tex el paro «fue casi total», en Zara, Bersh­ka, Mas­si­mo Dut­ti, Pull and Bear. Oysho, etc. Tam­bién H&M, las per­fu­me­rías Marion­naud y el sec­tor de ali­men­ta­ción como Sabe­co, Lidl, Dia, BM para­ron. Gran­des super­fi­cies como Carre­four Ola­be­rria y Oiar­tzun, Alcam­po y el Hiper Eros­ki de Aba­di­ño, per­ma­ne­cie­ron cerra­das. En el sec­tor públi­co, «en la Admi­nis­tra­ción local y foral el paro fue muy amplio». Ayun­ta­mien­tos como Tolo­sa, Ordi­zia, Bea­sain, Pasaia, Duran­go, Ger­ni­ka, Gal­da­kao, Ordu­ña, Leioa, Mus­kiz, Agu­rain, Dulan­tzi fue total. En Bara­kal­do, San­tur­tzi y Por­tu­ga­le­te tuvo una amplia respuesta.

En la Admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca de la CAV el paro ron­dó el 55%; en Jus­ti­cia, el 75% y en Osa­ki­detza afec­tó de for­ma par­cial a todos los cen­tros sani­ta­rios, aun­que el 80% se vio obli­ga­do a hacer ser­vi­cios mínimos.

En Nafa­rroa, en el sec­tor públi­co el segui­mien­to fue amplio con paros par­cia­les en el Gobierno de Nafa­rroa, Osa­sun­bi­dea, Ins­ti­tu­to Nava­rro de Bien­es­tar Social, Depor­te y Juven­tud, Emer­gen­cias y se exten­dió en los ayun­ta­mien­tos de Iru­ñe­rria, Bor­tzi­riak y Sakana.

En las Hau­rres­ko­lak el paro ron­dó el 80%; en el trans­por­te fun­cio­na­ron los ser­vi­cios míni­mos, pero en los puer­tos de Bil­bo y Pasaia el paro fue mayoritario.

En la Cons­truc­ción se vie­ron afec­ta­das obras impor­tan­tes y en empre­sas como Lemo­na Indus­trial, Rezo­la, Portland Val­de­rri­vas, Hor­mi­go­nes Laz­kano, Altu­na y Uria, Hor­mi­go­nes Azkue y otras el paro fue mayo­ri­ta­rio. Petro­nor paró y enel sec­tor de las gaso­li­ne­ras «tuvo una res­pues­ta irre­gu­lar». Tam­bién en los medios de comu­ni­ca­ción tuvo su refle­jo, GARA y Berria no se publi­ca­ron, y tam­bién hubo paros en las edi­cio­nes comar­ca­les de Hitza y en las rota­ti­vas de Deia y Dia­rio Vas­co. EITB fun­cio­nó con ser­vi­cios mínimos.

En con­jun­to, se tra­ta de un res­pal­do mayor que el logra­do en la huel­ga gene­ral del pasa­do 21 de mayo de 2009, según los sin­di­ca­tos, que. tam­bién expli­ca­ron que «nume­ro­sas empre­sas peque­ñas lle­va­ron a cabo un paro total, con­tri­bu­yen­do a la visua­li­za­ción gene­ra­li­za­da de apo­yo a la huel­ga gene­ral». Agi­rre­za­ba­la des­ta­có que «por mucho que las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas y los empre­sa­rios se empe­ñen en valo­rar la huel­ga a la baja, la res­pues­ta ha sido amplia. Esta­ba en examen la refor­ma labo­ral y en Hego Eus­kal Herria ha sus­pen­di­do» y afir­mó que «es ridícu­lo inten­tar escon­der la inci­den­cia masi­va de la huelga».

La patro­nal minimiza

Res­pon­dió así al men­sa­je que lan­zó la patro­nal vas­ca Con­fe­bask de que la huel­ga fue un «rotun­do fra­ca­so» al haber logra­do «un segui­mien­to muy limi­ta­do con dife­ren­cias no espe­cial­men­te acu­sa­das en fun­ción del sec­tor o el territorio».

Según sus datos, el segui­mien­to del paro en el sec­tor indus­trial fue del 18% en Ara­ba, del 25% en Gipuz­koa y en Biz­kaia se situó «entre uno y otro» de estos por­cen­ta­jes, con­cen­trán­do­se la huel­ga «en empre­sas de cier­ta dimen­sión, mien­tras que en la inmen­sa mayo­ría de las pymes la nor­ma­li­dad es abso­lu­ta». Ase­gu­ró que la situa­ción fue «nor­mal» en la Cons­truc­ción con excep­ción de algu­nas obras emble­má­ti­cas», y en el sec­tor ser­vi­cios obser­vó un segui­mien­to «míni­mo».

El Gobierno de Lakua se sumó a esta visión de la patro­nal, y su por­ta­voz, Idoia Men­dia, indi­có que «con los datos con­ta­bi­li­za­dos has­ta el medio­día, que el segui­mien­to del paro fue des­igual y no se pue­de cali­fi­car de una huel­ga exi­to­sa». Lo situó en un 5% en la Admi­nis­tra­ción públi­ca y entre el 19 y el 25% en las empre­sas privadas.

Por su par­te, el Gobierno nava­rro cifró la res­pues­ta a la huel­ga gene­ral en la Admi­nis­tra­ción foral en el 2,38%. Tan­to los pique­tes que des­de pri­me­ra hora de la maña­na reco­rrie­ron polí­go­nos indus­tria­les y cen­tros comer­cia­les como las mani­fes­ta­cio­nes de medio­día, se desa­rro­lla­ron bajo la pre­sen­cia inti­mi­da­to­ria de la Ertzain­tza, que lle­gó a car­gar en algu­nas oca­sio­nes. De hecho, detu­vo a tres per­so­nas, impu­tó a tre­ce por des­ór­de­nes públi­cos e iden­ti­fi­có a varios miem­bros de piquetes.

Gara

Los par­ti­dos impli­ca­dos en la huel­ga apues­tan por man­te­ner la movilización

La huel­ga gene­ral mar­có una cla­ra raya divi­so­ria entre los par­ti­dos polí­ti­cos vas­cos. PSOE, PP, UPN y PNV la recha­za­ron o se des­en­ten­die­ron mien­tras la izquier­da aber­tza­le, EA, Ara­lar, EB y Alter­na­ti­ba se echa­ron a la calle. Todos éstos hablan, en decla­ra­cio­nes hechas ayer o antes inclu­so de la jor­na­da de huel­ga, de la nece­si­dad de man­te­ner el pul­so con el Gobierno Zapatero.

La izquier­da aber­tza­le ya expli­có el pasa­do jue­ves que cons­de­ra estas medi­das como un refle­jo de la «impo­si­ción» del Go- bierno espa­ñol y como la cons­ta­ta­ción del «carác­ter subor­di­na­do y sucur­sa­lis­ta de unas ins­ti­tu­cio­nes con­ver­ti­das en recep- cio­nis­tas admi­nis­tra­ti­vos de las deci­sio­nes polí­ti­cas del Esta­do». «No pode­mos estar pagan­do sus des­ma­nes», aña­dió ante este 29 de junio que ha situa­do no como un pun­to final, sino como un paso hacia «el hori­zon­te de un Esta­do vas­co que per­mi­ta a los tra­ba­ja­do­res vas­cos la cons­truc­ción de un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social».

Ara­lar tam­bién entien­de que «son nece­sa­rios cam­bios pro­fun­dos, hay que cam­biar de raíz este mode­lo», según expli­có su vice­co­or­di­na­dor, Jon Abril.

Una amplia repre­sen­ta­ción de car­gos públi­cos e inter­nos de EA acu­dió a las mani­fes­ta­cio­nes: Mariano Ala­va estu­vo en Gas­teiz, San­ti Merino y Mai­der Carre­re en Donos­tia, Jon Aritz Ben­goetxea y Hele­na Gar­tzia en Bil­bo… Esta for­ma­ción remar­có que «la res­pues­ta que las ins­ti­tu­cio­nes están dan­do a los pro­ble­mas gene­ra­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca no sólo no solu­cio­na la situa­ción, sino que la agra­va al hacer recaer sus con­se­cuen­cias sobre los sec­to­res más afectados».

Alter­na­ti­ba abo­ga des­de su web por ir «hacia la huel­ga gene­ral, inde­fi­ni­da y revo­lu­cio­na­ria», en pala­bras de Luis Mª Sal­ga­do: «Quie nadie se asus­te, , no nos hemos vuel­to locos ni vivi­mos en un sue­ño ‑mati­za-. Este títu­lo sim­ple­men­te refle­ja una nece­si­dad pal­pa­ble, tal y como man­te­ne­mos en todos los docu­men­tos de Alter­na­ti­ba, de con­fron­tar un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social al capi­ta­lis­mo rei­nan­te». «Esta huel­ga no es un fin en sí mis­mo, debe ser el pis­to­le­ta­zo de sali­da», añade.

Ezker Batua se sumó a las movi­li­za­cio­nes de CCOO, don­de Mikel Ara­na, su coor­di­na­dor gene­ral, recal­có que «tene­mos que decir­le alto y cla­ro a Zapa­te­ro que no vamos a per­mi­tir que con la excu­sa de la cri­sis eco­nó­mi­ca, que en nin­gún caso hemos gene­ra­do noso­tros, nos robe los avan­ces socia­les que duran­te tan­tos años de lucha hemos conseguido».

Ara­na tam­bién habló en cla­ve de man­te­ner la movi­li­za­ción, ya que sub­ra­yó que EB no va a tole­rar «ni el recor­te de la nego­cia­ción colec­ti­va, ni el des­pi­do exprés, ni muchí­si­mo menos el retra­so en la edad de jubi­la­ción, que esta­mos con­ven­ci­dos de que está por llegar».

Rifi­rra­fes en Iruñea

La uni­dad de acción en torno a esta huel­ga entre varias for­ma­cio­nes polí­ti­cas se mani­fes­tó por ejem­plo en Iru­ñea, don­de en la mani­fes­ta­ción se vio a Txe­lui Moreno o Xan­ti Kiro­ga, repren­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le, Maior­ga Ramí­rez y Eva Aran­gu­ren, diri­gen­tes de EA, y Txentxo Jimé­nez, coor­di­na­dor de Ara­lar en Nafarroa.

No obs­tan­te, poco antes se pro­du­jo un inci­den­te ver­bal entre miem­bros de un pique­te y el pro­pio Jimé­nez, al pasar ante la sede de Ara­lar y adver­tir que esta­ba abier­ta. Algu­nas per­so­nas del pique­te recri­mi­na­ron esta acti­tud a los que allí se encon­tra­ban, que pos­te­rior­men­te expli­ca­ron en una nota que esta­ban en la sede «pre­ci­sa­men­te para aten­der a las inci­den­cias del día de huel­ga, y por cuan­to se habían cita­do en ese lugar para sumar­se a la manifestación».

Ara­lar ase­gu­ra que sus miem­bros fue­ron insul­ta­dos y admi­te que «hicie­ron fren­te» a los com­po­nen­tes del pique­te. El alter­ca­do no pasó a mayo­res, pero el par­ti­do que diri­ge Patxi Zaba­le­ta deci­dió denun­ciar­lo a tra­vés de una «que­ja pública».

El mis­mo gru­po tuvo otro encon­tro­na­zo con el tam­bién par­la­men­ta­rio de Nafa­rroa Bai (y miem­bro de Batza­rre) Iose­ba Eceo­la­za, al que recri­mi­na­ron que estu­vie­ra toman­do un café en un esta­ble­ci­mien­to que no había secun­da­do la huel­ga. Se pro­du­jo tam­bién un cru­ce de pala­bras grue­sas al que, según la agen­cia Efe, puso fin la Poli­cía inter­po­nién­do­se entre el par­la­men­ta­rio y el grupo.

El PP habla por Lakua

Por lo que res­pec­ta al res­to de par­ti­dos, tan­to el PSE como el PNV man­tu­vie­ron silen­cios duran­te todo el día que reve­la­ban su inte­rés de no dar exce­si­vo eco a la jor­na­da de protesta.

El par­ti­do de Patxi López había man­te­ni­do en los últi­mos días un dis­cur­so públi­co basa­do en admi­tir que la huel­ga es un dere­cho pero en sub­ra­yar, a la vez, que no supo­ne una solu­ción en las actua­les cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas. En línea con ello, la por­ta­voz del Gobierno de Lakua, Idoia Men­dia, hizo una valo­ra­ción muy escue­ta y cen­tra­da en con­tra­rres­tar los datos ofre­ci­dos por los sindicatos.

A medio­día, Men­dia situó en un 8% el segui­mien­to en la Admi­nis­tra­ción, y lo ele­vó a cotas de entre el 19 % y el 25% en las empre­sas. Por lo tan­to, ase­gu­ró que se tra­ta­ba de una pro­tes­ta «des­igual» y aña­dió su impre­sión de que «no se pue­de cali­fi­car de huel­ga exitosa».

«La huel­ga no apor­ta solu­cio­nes para supe­rar la cri­sis ni para gene­rar empleo», recal­có Men­dia, que lamen­tó ade­más que «en algu­nos luga­res la huel­ga se haya pre­ten­di­do impo­ner con coac­cio­nes y con sabotajes».

Mien­tras el PSE opta­ba por inten­tar redu­cir el per­fil de la jor­na­da, su socio del PP sí hizo un dis­cur­so más duro con­tra los impul­so­res de la pro­tes­ta. De ello se encar­gó, en suce­si­vas decla­ra­cio­nes, el par­la­men­ta­rio en Gas­teiz Iña­ki Oyarzábal.

Acu­só a los sin­di­ca­tos aber­tza­les y a CCOO de «pre­ten­der parar este país y pro­vo­car más daños a las empre­sas», pero al mis­mo tiem­po les acu­só, para­dó­ji­ca­men­te, de que duran­te los últi­mos años «no han pro­tes­ta­do por las polí­ti­cas de Zapa­te­ro, que son las que nos han traí­do has­ta aquí. Hoy es muy tar­de ya», ase­gu­ró Oyarzábal.

Antes de estas decla­ra­cio­nes, en una entre­vis­ta a la emi­so­ra Onda Vas­ca Iña­ki Oyar­zá­bal afir­mó que los sin­di­ca­tos nun­ca han que­ri­do apo­yar medi­das estruc­tu­ra­les por­que «están muy cómo­dos, viven de las sub­ven­cio­nes públi­cas y no les preo­cu­pa que cua­tro millo­nes de per­so­nas se hayan ido al paro, que haya jóve­nes que no ten­gan una pers­pec­ti­va de encon­trar empleo y que muchí­si­mos tra­ba­ja­do­res no sepan cuál va a ser el futu­ro de sus empresas».

Jun­to a ello, el diri­gen­te del PP tam­bién pre­fi­rió des­viar la aten­ción hacia los esca­sos inci­den­tes. Cen­su­ró en con­cre­to «las acti­vi­da­des de coac­ción que están sufrien­do en muchas ciu­da­da­des y pue­blos del País Vas­co» a car­go de «quie­nes no dejan tra­ba­jar a aque­llos que quie­ren defen­der su dere­cho al trabajo».

Apro­ve­chó, ade­más, para rei­vin­di­car las poli­ti­cas del PP: «La gen­te sabe que segu­ra­men­te nos equi­vo­ca­mos en algu­nas cosas, pero cuan­do nos ocu­pa­mos de la eco­nó­mía lo hace­mos de mane­ra mucho más eficaz».

UPN y PSN estre­chan lazos

En Nafa­rroa, el Gobierno de UPN inten­tó dar impre­sión de nor­ma­li­dad total, y de hecho apro­ve­chó el día para pro­mo­cio­nar su acuer­do pre­su­pues­ta­rio con el PSN, que ha recor­ta­do múl­ti­ples par­ti­das sociales.

Miguel Sanz, pre­si­den­te del Gobierno, y Rober­to Jimé­nez, secre­ta­rio gene­ral del PSN, man­tu­vie­ron una reu­nión tras la que des­ta­ca­ron que su acuer­do está dan­do «bue­nos resul­ta­dos». Ambos con­fir­ma­ron ade­más que tie­nen una reser­va de gas­to de cien millo­nes de euros que pien­san uti­li­zar para incre­men­tar los gas­tos de Salud ‑fár­ma­cos y per­so­nal, en con­cre­to– y de Asun­tos Socia­les ‑depen­den­cia y ren­ta básica‑, des­pués de los recor­tes anteriores.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.