Más de 75.000 mani­fes­tan­tes con la mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­tra la refor­ma de Zapa­te­ro, PNV,CiU y PP el 29 – J

¡Aquí están, estos son, los pique­tes del patrón!. Boltxe Kolek­ti­boa

Nota: no dejes de visua­li­zar las fotos y los vídeos de los enla­ces. Así somos y …así son!.

http://​www​.flickr​.com/​p​h​o​t​o​s​/​l​a​b​-​s​i​n​d​i​k​a​t​u​a​/​s​e​t​s​/​7​2​1​5​7​6​2​4​2​5​7​9​5​5​4​3​7​/​s​h​o​w​/​w​i​t​h​/​4​7​4​6​0​5​4​0​34/

La infor­ma­ción de la Huel­ga de la Mayo­ría Sin­di­cal dis­po­ni­ble en este enla­ce.

El recha­zo a la refor­ma labo­ral que aba­ra­ta y faci­li­ta el des­pi­do y deja en papel moja­do los pac­tos de la nego­cia­ción colec­ti­va tuvo ayer una res­pues­ta masi­va en Eus­kal Herria en la jor­na­da de huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal, que anun­ció que esta res­pues­ta mar­ca el ini­cio de la lucha por anu­lar la apli­ca­ción de la refor­ma, que «no será tran­qui­la».

Polí­go­nos indus­tria­les sin acti­vi­dad, fábri­cas para­das, y mani­fes­ta­cio­nes duran­te toda la jor­na­da en las prin­ci­pa­les loca­li­da­des vas­cas mos­tra­ron en la calle la rabia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ante las nue­vas medi­das apro­ba­das por el Gobierno espa­ñol. Más de 65.000 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en las cua­tro capi­ta­les de Hego Eus­kal Herria, según expli­ca­ron los miem­bros de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, for­ma­da por ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e Hiru, que con­si­de­ra­ron que la huel­ga gene­ral fue un éxi­to y un recha­zo direc­to a la refor­ma labo­ral más agre­si­va y dura de los últi­mos 30 años.

En Bil­bo, la mar­cha del medio­día fue la «más gran­de de carác­ter labo­ral cele­bra­das en la capi­tal viz­cai­na de los últi­mos años», afir­ma­ron. Estu­vo enca­be­za­da por los res­pon­sa­bles de las seis orga­ni­za­cio­nes por­tan­do la pan­car­ta «Bas­ta de impo­si­cio­nes. Gure esku­bi­deak defen­da deza­gun». Patxi Agi­rre (Hiru), Ainhoa Itur­be (EHNE), Josu Bal­ma­se­da (ESK), Belén Arron­do (STEE-EILAS), Ainhoa Etxai­de (LAB) y Adol­fo Muñoz, «Txi­ki» (ELA), entre otros miem­bros de las eje­cu­ti­vas sin­di­ca­les, se mos­tra­ron satis­fe­chos con la res­pues­ta de los tra­ba­ja­do­res que lle­na­ban la Gran Vía a par­tir de la pla­za Elíp­ti­ca.

La marea huma­na gri­tó con­sig­nas con­tra la refor­ma y con­tra los ban­que­ros has­ta lle­gar al Ayun­ta­mien­to de Bil­bo don­de se sen­ta­ron en el sue­lo para esce­ni­fi­car la amplia res­pues­ta que obtu­vo la mani­fes­ta­ción. Belén Arron­do, Ainhoa Etxai­de y Adol­fo Muñoz seña­la­ron que a quie­nes afir­ma­ron que no se podía pre­pa­rar una huel­ga gene­ral en quin­ce días «les tene­mos que res­pon­der que dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res esta­mos lle­nan­do las calles de Hego Eus­kal Herria en con­tra de la refor­ma más dura y agre­si­va de los últi­mos 30 años».

Advir­tie­ron de que esta huel­ga gene­ral es un nue­vo paso, pero lle­ga­rán otros de for­ma con­jun­ta «para impe­dir que se apli­que esa refor­ma regre­si­va para los tra­ba­ja­do­res vas­cos».

Des­ta­ca­ron una actua­ción deci­di­da en la nego­cia­ción colec­ti­va para man­te­ner una con­di­cio­nes labo­ra­les ade­cua­das. Arron­do remar­có que la refor­ma labo­ral «supo­ne un gra­ve retro­ce­so de los dere­chos labo­ra­les», mien­tras que Ainhoa Etxai­de, secre­ta­ria gene­ral de LAB, pre­ci­só que «hemos lle­na­do las calles de las capi­ta­les vas­cas para recha­zar esta refor­ma labo­ral hecha en Madrid y a espal­das de los tra­ba­ja­do­res vas­cos».

Ase­gu­ró que «debe­mos man­te­ner la pre­sión» para que la refor­ma labo­ral se eche para atrás «por­que pro­fun­di­za­re­mos en la nego­cia­ción colec­ti­va para que esas medi­das de la refor­ma labo­ral no se apli­quen en Hego Eus­kal Herria».

Ainhoa Etxai­de recor­dó que las medi­das de Rodrí­guez Zapa­te­ro no reac­ti­van la eco­no­mía, ni el empleo y «sólo apo­yan al sis­te­ma finan­cie­ro al que le ofre­cen todo el dine­ro nece­sa­rio para tapar y maqui­llar sus cuen­tas, mien­tras que el sec­tor públi­co apli­ca recor­tes. Se está avan­zan­do hacia un empo­bre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Esas medi­das nos lle­van a la rui­na».

Adol­fo Muñoz, «Txi­ki», cerró las inter­ven­cio­nes, denun­cian­do que «sufri­mos una hege­mo­nía de polí­ti­ca de dere­chas» y aña­dió que «aquí man­da la ban­ca, como con Fran­co. Botín y Gon­zá­lez. Exi­gen una refor­ma labo­ral dura, otra de la nego­cia­ción colec­ti­va, otra de pen­sio­nes, para redu­cir pres­ta­cio­nes y pri­va­ti­zar­las, el copa­go en Sani­dad sin nin­gún rubor y piden que se inyec­ten más ayu­das a la ban­ca. Dicen qué hay que hacer y los gobier­nos obe­de­cen».

«No es un pun­to final»

Denun­ció que esas polí­ti­cas de ajus­te des­tru­yen empleo y lamen­tó que el diá­lo­go social «es un ins­tru­men­to finan­cia­do para con­trol social y des­mo­vi­li­za­ción». A jui­cio del líder de ELA, «la huel­ga gene­ral no es un pun­to final. Sir­ve para mucho. El éxi­to hay que medir­lo en el tra­ba­jo sin­di­cal para impe­dir la apli­ca­ción de estas medi­das en cada ámbi­to con­cre­to. La soli­da­ri­dad hay que tras­la­dar­la a todos los ámbi­tos», con­clu­yó.

Fue sobre todo el sec­tor indus­trial vas­co el que vivió con mayor inten­si­dad la jor­na­da de huel­ga. Según el segui­mien­to sin­di­cal alcan­zó el 65%. Los sin­di­ca­tos pre­sen­ta­ron un infor­me por­me­no­ri­za­do del con­trol que rea­li­za­ron de 480 empre­sas de más de 50 tra­ba­ja­do­res des­con­tan­do las empre­sas que se encuen­tran con ERE y las que coin­ci­die­ron en pobla­cio­nes con fies­tas patro­na­les.

«Los resul­ta­dos nos per­mi­ten hablar de una gran huel­ga gene­ral en la CAV» y «un resul­ta­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en Nafa­rroa», expli­ca­ron Jabi Gar­ni­ka, secre­ta­rio gene­ral adjun­to de LAB, y Patxi Agi­rre­za­ba­la, secre­ta­rio de Comu­ni­ca­ción de ELA.

Estu­dio de inci­den­cia

Agi­rre­za­ba­la infor­mó de que la inci­den­cia fue del 65% en las empre­sas del sec­tor indus­trial vas­co con más de 50 tra­ba­ja­do­res en plan­ti­lla, que «son las más afec­ta­das por la cri­sis y los chan­ta­jes de la patro­nal».

Según sus datos, en este sec­tor para­ron total­men­te o más del 70% de la plan­ti­lla, en un total de 311 com­pa­ñías, mien­tras que en otras 79 el segui­mien­to se situó entre el 30 y el 69%.

Entre los fun­cio­na­rios de la admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca, el segui­mien­to con­ta­bi­li­za­do por estas cen­tra­les fue del 55%, mien­tras que en los ayun­ta­mien­tos ron­dó el 70% y en las dipu­tacio­nes fue menor.

Por terri­to­rios, en Ara­ba casi la mitad de las empre­sas supe­ra­ron el 70% de segui­mien­to; en Biz­kaia, el 60% y en Gipuz­koa, el 80,11% de las empre­sas alcan­zó ese por­cen­ta­je. En Nafa­rroa, el paro fue «total en en algu­nas empre­sas, con una inci­den­cia muy alta en Saka­na y la zona nor­te, tam­bién en Iru­ñe­rria y el cin­tu­rón indus­trial», don­de, se regis­tra­ron paros rele­van­tes, por enci­ma del 50% en empre­sas impor­tan­tes del metal.

Los repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les des­ta­ca­ron que la inci­den­cia de la huel­ga en el sec­tor ser­vi­cios fue «muy ele­va­da». En el sec­tor comer­cio, des­ta­ca­ron que en el tex­til, en las empre­sas del gru­po Indi­tex el paro «fue casi total», en Zara, Bersh­ka, Mas­si­mo Dut­ti, Pull and Bear. Oysho, etc. Tam­bién H&M, las per­fu­me­rías Marion­naud y el sec­tor de ali­men­ta­ción como Sabe­co, Lidl, Dia, BM para­ron. Gran­des super­fi­cies como Carre­four Ola­be­rria y Oiar­tzun, Alcam­po y el Hiper Eros­ki de Aba­di­ño, per­ma­ne­cie­ron cerra­das. En el sec­tor públi­co, «en la Admi­nis­tra­ción local y foral el paro fue muy amplio». Ayun­ta­mien­tos como Tolo­sa, Ordi­zia, Bea­sain, Pasaia, Duran­go, Ger­ni­ka, Gal­da­kao, Ordu­ña, Leioa, Mus­kiz, Agu­rain, Dulan­tzi fue total. En Bara­kal­do, San­tur­tzi y Por­tu­ga­le­te tuvo una amplia res­pues­ta.

En la Admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca de la CAV el paro ron­dó el 55%; en Jus­ti­cia, el 75% y en Osa­ki­detza afec­tó de for­ma par­cial a todos los cen­tros sani­ta­rios, aun­que el 80% se vio obli­ga­do a hacer ser­vi­cios míni­mos.

En Nafa­rroa, en el sec­tor públi­co el segui­mien­to fue amplio con paros par­cia­les en el Gobierno de Nafa­rroa, Osa­sun­bi­dea, Ins­ti­tu­to Nava­rro de Bien­es­tar Social, Depor­te y Juven­tud, Emer­gen­cias y se exten­dió en los ayun­ta­mien­tos de Iru­ñe­rria, Bor­tzi­riak y Saka­na.

En las Hau­rres­ko­lak el paro ron­dó el 80%; en el trans­por­te fun­cio­na­ron los ser­vi­cios míni­mos, pero en los puer­tos de Bil­bo y Pasaia el paro fue mayo­ri­ta­rio.

En la Cons­truc­ción se vie­ron afec­ta­das obras impor­tan­tes y en empre­sas como Lemo­na Indus­trial, Rezo­la, Portland Val­de­rri­vas, Hor­mi­go­nes Laz­kano, Altu­na y Uria, Hor­mi­go­nes Azkue y otras el paro fue mayo­ri­ta­rio. Petro­nor paró y enel sec­tor de las gaso­li­ne­ras «tuvo una res­pues­ta irre­gu­lar». Tam­bién en los medios de comu­ni­ca­ción tuvo su refle­jo, GARA y Berria no se publi­ca­ron, y tam­bién hubo paros en las edi­cio­nes comar­ca­les de Hitza y en las rota­ti­vas de Deia y Dia­rio Vas­co. EITB fun­cio­nó con ser­vi­cios míni­mos.

En con­jun­to, se tra­ta de un res­pal­do mayor que el logra­do en la huel­ga gene­ral del pasa­do 21 de mayo de 2009, según los sin­di­ca­tos, que. tam­bién expli­ca­ron que «nume­ro­sas empre­sas peque­ñas lle­va­ron a cabo un paro total, con­tri­bu­yen­do a la visua­li­za­ción gene­ra­li­za­da de apo­yo a la huel­ga gene­ral». Agi­rre­za­ba­la des­ta­có que «por mucho que las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas y los empre­sa­rios se empe­ñen en valo­rar la huel­ga a la baja, la res­pues­ta ha sido amplia. Esta­ba en examen la refor­ma labo­ral y en Hego Eus­kal Herria ha sus­pen­di­do» y afir­mó que «es ridícu­lo inten­tar escon­der la inci­den­cia masi­va de la huel­ga».

La patro­nal mini­mi­za

Res­pon­dió así al men­sa­je que lan­zó la patro­nal vas­ca Con­fe­bask de que la huel­ga fue un «rotun­do fra­ca­so» al haber logra­do «un segui­mien­to muy limi­ta­do con dife­ren­cias no espe­cial­men­te acu­sa­das en fun­ción del sec­tor o el terri­to­rio».

Según sus datos, el segui­mien­to del paro en el sec­tor indus­trial fue del 18% en Ara­ba, del 25% en Gipuz­koa y en Biz­kaia se situó «entre uno y otro» de estos por­cen­ta­jes, con­cen­trán­do­se la huel­ga «en empre­sas de cier­ta dimen­sión, mien­tras que en la inmen­sa mayo­ría de las pymes la nor­ma­li­dad es abso­lu­ta». Ase­gu­ró que la situa­ción fue «nor­mal» en la Cons­truc­ción con excep­ción de algu­nas obras emble­má­ti­cas», y en el sec­tor ser­vi­cios obser­vó un segui­mien­to «míni­mo».

El Gobierno de Lakua se sumó a esta visión de la patro­nal, y su por­ta­voz, Idoia Men­dia, indi­có que «con los datos con­ta­bi­li­za­dos has­ta el medio­día, que el segui­mien­to del paro fue des­igual y no se pue­de cali­fi­car de una huel­ga exi­to­sa». Lo situó en un 5% en la Admi­nis­tra­ción públi­ca y entre el 19 y el 25% en las empre­sas pri­va­das.

Por su par­te, el Gobierno nava­rro cifró la res­pues­ta a la huel­ga gene­ral en la Admi­nis­tra­ción foral en el 2,38%. Tan­to los pique­tes que des­de pri­me­ra hora de la maña­na reco­rrie­ron polí­go­nos indus­tria­les y cen­tros comer­cia­les como las mani­fes­ta­cio­nes de medio­día, se desa­rro­lla­ron bajo la pre­sen­cia inti­mi­da­to­ria de la Ertzain­tza, que lle­gó a car­gar en algu­nas oca­sio­nes. De hecho, detu­vo a tres per­so­nas, impu­tó a tre­ce por des­ór­de­nes públi­cos e iden­ti­fi­có a varios miem­bros de pique­tes.

Gara

Los par­ti­dos impli­ca­dos en la huel­ga apues­tan por man­te­ner la movi­li­za­ción

La huel­ga gene­ral mar­có una cla­ra raya divi­so­ria entre los par­ti­dos polí­ti­cos vas­cos. PSOE, PP, UPN y PNV la recha­za­ron o se des­en­ten­die­ron mien­tras la izquier­da aber­tza­le, EA, Ara­lar, EB y Alter­na­ti­ba se echa­ron a la calle. Todos éstos hablan, en decla­ra­cio­nes hechas ayer o antes inclu­so de la jor­na­da de huel­ga, de la nece­si­dad de man­te­ner el pul­so con el Gobierno Zapa­te­ro.

La izquier­da aber­tza­le ya expli­có el pasa­do jue­ves que cons­de­ra estas medi­das como un refle­jo de la «impo­si­ción» del Go- bierno espa­ñol y como la cons­ta­ta­ción del «carác­ter subor­di­na­do y sucur­sa­lis­ta de unas ins­ti­tu­cio­nes con­ver­ti­das en recep- cio­nis­tas admi­nis­tra­ti­vos de las deci­sio­nes polí­ti­cas del Esta­do». «No pode­mos estar pagan­do sus des­ma­nes», aña­dió ante este 29 de junio que ha situa­do no como un pun­to final, sino como un paso hacia «el hori­zon­te de un Esta­do vas­co que per­mi­ta a los tra­ba­ja­do­res vas­cos la cons­truc­ción de un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social».

Ara­lar tam­bién entien­de que «son nece­sa­rios cam­bios pro­fun­dos, hay que cam­biar de raíz este mode­lo», según expli­có su vice­co­or­di­na­dor, Jon Abril.

Una amplia repre­sen­ta­ción de car­gos públi­cos e inter­nos de EA acu­dió a las mani­fes­ta­cio­nes: Mariano Ala­va estu­vo en Gas­teiz, San­ti Merino y Mai­der Carre­re en Donos­tia, Jon Aritz Ben­goetxea y Hele­na Gar­tzia en Bil­bo… Esta for­ma­ción remar­có que «la res­pues­ta que las ins­ti­tu­cio­nes están dan­do a los pro­ble­mas gene­ra­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca no sólo no solu­cio­na la situa­ción, sino que la agra­va al hacer recaer sus con­se­cuen­cias sobre los sec­to­res más afec­ta­dos».

Alter­na­ti­ba abo­ga des­de su web por ir «hacia la huel­ga gene­ral, inde­fi­ni­da y revo­lu­cio­na­ria», en pala­bras de Luis Mª Sal­ga­do: «Quie nadie se asus­te, , no nos hemos vuel­to locos ni vivi­mos en un sue­ño ‑mati­za-. Este títu­lo sim­ple­men­te refle­ja una nece­si­dad pal­pa­ble, tal y como man­te­ne­mos en todos los docu­men­tos de Alter­na­ti­ba, de con­fron­tar un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social al capi­ta­lis­mo rei­nan­te». «Esta huel­ga no es un fin en sí mis­mo, debe ser el pis­to­le­ta­zo de sali­da», aña­de.

Ezker Batua se sumó a las movi­li­za­cio­nes de CCOO, don­de Mikel Ara­na, su coor­di­na­dor gene­ral, recal­có que «tene­mos que decir­le alto y cla­ro a Zapa­te­ro que no vamos a per­mi­tir que con la excu­sa de la cri­sis eco­nó­mi­ca, que en nin­gún caso hemos gene­ra­do noso­tros, nos robe los avan­ces socia­les que duran­te tan­tos años de lucha hemos con­se­gui­do».

Ara­na tam­bién habló en cla­ve de man­te­ner la movi­li­za­ción, ya que sub­ra­yó que EB no va a tole­rar «ni el recor­te de la nego­cia­ción colec­ti­va, ni el des­pi­do exprés, ni muchí­si­mo menos el retra­so en la edad de jubi­la­ción, que esta­mos con­ven­ci­dos de que está por lle­gar».

Rifi­rra­fes en Iru­ñea

La uni­dad de acción en torno a esta huel­ga entre varias for­ma­cio­nes polí­ti­cas se mani­fes­tó por ejem­plo en Iru­ñea, don­de en la mani­fes­ta­ción se vio a Txe­lui Moreno o Xan­ti Kiro­ga, repren­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le, Maior­ga Ramí­rez y Eva Aran­gu­ren, diri­gen­tes de EA, y Txentxo Jimé­nez, coor­di­na­dor de Ara­lar en Nafa­rroa.

No obs­tan­te, poco antes se pro­du­jo un inci­den­te ver­bal entre miem­bros de un pique­te y el pro­pio Jimé­nez, al pasar ante la sede de Ara­lar y adver­tir que esta­ba abier­ta. Algu­nas per­so­nas del pique­te recri­mi­na­ron esta acti­tud a los que allí se encon­tra­ban, que pos­te­rior­men­te expli­ca­ron en una nota que esta­ban en la sede «pre­ci­sa­men­te para aten­der a las inci­den­cias del día de huel­ga, y por cuan­to se habían cita­do en ese lugar para sumar­se a la mani­fes­ta­ción».

Ara­lar ase­gu­ra que sus miem­bros fue­ron insul­ta­dos y admi­te que «hicie­ron fren­te» a los com­po­nen­tes del pique­te. El alter­ca­do no pasó a mayo­res, pero el par­ti­do que diri­ge Patxi Zaba­le­ta deci­dió denun­ciar­lo a tra­vés de una «que­ja públi­ca».

El mis­mo gru­po tuvo otro encon­tro­na­zo con el tam­bién par­la­men­ta­rio de Nafa­rroa Bai (y miem­bro de Batza­rre) Iose­ba Eceo­la­za, al que recri­mi­na­ron que estu­vie­ra toman­do un café en un esta­ble­ci­mien­to que no había secun­da­do la huel­ga. Se pro­du­jo tam­bién un cru­ce de pala­bras grue­sas al que, según la agen­cia Efe, puso fin la Poli­cía inter­po­nién­do­se entre el par­la­men­ta­rio y el gru­po.

El PP habla por Lakua

Por lo que res­pec­ta al res­to de par­ti­dos, tan­to el PSE como el PNV man­tu­vie­ron silen­cios duran­te todo el día que reve­la­ban su inte­rés de no dar exce­si­vo eco a la jor­na­da de pro­tes­ta.

El par­ti­do de Patxi López había man­te­ni­do en los últi­mos días un dis­cur­so públi­co basa­do en admi­tir que la huel­ga es un dere­cho pero en sub­ra­yar, a la vez, que no supo­ne una solu­ción en las actua­les cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas. En línea con ello, la por­ta­voz del Gobierno de Lakua, Idoia Men­dia, hizo una valo­ra­ción muy escue­ta y cen­tra­da en con­tra­rres­tar los datos ofre­ci­dos por los sin­di­ca­tos.

A medio­día, Men­dia situó en un 8% el segui­mien­to en la Admi­nis­tra­ción, y lo ele­vó a cotas de entre el 19 % y el 25% en las empre­sas. Por lo tan­to, ase­gu­ró que se tra­ta­ba de una pro­tes­ta «des­igual» y aña­dió su impre­sión de que «no se pue­de cali­fi­car de huel­ga exi­to­sa».

«La huel­ga no apor­ta solu­cio­nes para supe­rar la cri­sis ni para gene­rar empleo», recal­có Men­dia, que lamen­tó ade­más que «en algu­nos luga­res la huel­ga se haya pre­ten­di­do impo­ner con coac­cio­nes y con sabo­ta­jes».

Mien­tras el PSE opta­ba por inten­tar redu­cir el per­fil de la jor­na­da, su socio del PP sí hizo un dis­cur­so más duro con­tra los impul­so­res de la pro­tes­ta. De ello se encar­gó, en suce­si­vas decla­ra­cio­nes, el par­la­men­ta­rio en Gas­teiz Iña­ki Oyar­zá­bal.

Acu­só a los sin­di­ca­tos aber­tza­les y a CCOO de «pre­ten­der parar este país y pro­vo­car más daños a las empre­sas», pero al mis­mo tiem­po les acu­só, para­dó­ji­ca­men­te, de que duran­te los últi­mos años «no han pro­tes­ta­do por las polí­ti­cas de Zapa­te­ro, que son las que nos han traí­do has­ta aquí. Hoy es muy tar­de ya», ase­gu­ró Oyar­zá­bal.

Antes de estas decla­ra­cio­nes, en una entre­vis­ta a la emi­so­ra Onda Vas­ca Iña­ki Oyar­zá­bal afir­mó que los sin­di­ca­tos nun­ca han que­ri­do apo­yar medi­das estruc­tu­ra­les por­que «están muy cómo­dos, viven de las sub­ven­cio­nes públi­cas y no les preo­cu­pa que cua­tro millo­nes de per­so­nas se hayan ido al paro, que haya jóve­nes que no ten­gan una pers­pec­ti­va de encon­trar empleo y que muchí­si­mos tra­ba­ja­do­res no sepan cuál va a ser el futu­ro de sus empre­sas».

Jun­to a ello, el diri­gen­te del PP tam­bién pre­fi­rió des­viar la aten­ción hacia los esca­sos inci­den­tes. Cen­su­ró en con­cre­to «las acti­vi­da­des de coac­ción que están sufrien­do en muchas ciu­da­da­des y pue­blos del País Vas­co» a car­go de «quie­nes no dejan tra­ba­jar a aque­llos que quie­ren defen­der su dere­cho al tra­ba­jo».

Apro­ve­chó, ade­más, para rei­vin­di­car las poli­ti­cas del PP: «La gen­te sabe que segu­ra­men­te nos equi­vo­ca­mos en algu­nas cosas, pero cuan­do nos ocu­pa­mos de la eco­nó­mía lo hace­mos de mane­ra mucho más efi­caz».

UPN y PSN estre­chan lazos

En Nafa­rroa, el Gobierno de UPN inten­tó dar impre­sión de nor­ma­li­dad total, y de hecho apro­ve­chó el día para pro­mo­cio­nar su acuer­do pre­su­pues­ta­rio con el PSN, que ha recor­ta­do múl­ti­ples par­ti­das socia­les.

Miguel Sanz, pre­si­den­te del Gobierno, y Rober­to Jimé­nez, secre­ta­rio gene­ral del PSN, man­tu­vie­ron una reu­nión tras la que des­ta­ca­ron que su acuer­do está dan­do «bue­nos resul­ta­dos». Ambos con­fir­ma­ron ade­más que tie­nen una reser­va de gas­to de cien millo­nes de euros que pien­san uti­li­zar para incre­men­tar los gas­tos de Salud ‑fár­ma­cos y per­so­nal, en con­cre­to– y de Asun­tos Socia­les ‑depen­den­cia y ren­ta básica‑, des­pués de los recor­tes ante­rio­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *