Fidel Cas­tro augu­ra una épo­ca ines­ta­ble sin poten­cias hege­mó­ni­cas- JM Alva­rez

En su refle­xión “Saber la ver­dad a tiem­po”, Fidel Cas­tro ofre­ce una visión apo­ca­líp­ti­ca, para nada des­ca­be­lla­da, basa­da en la obser­va­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter-impe­ria­lis­tas. No bas­ta con denun­ciar al capi­ta­lis­mo, es nece­sa­rio ana­li­zar sus movi­mien­tos para adi­vi­nar su siguien­te paso y pre­pa­rar­se en con­se­cuen­cia. Fidel cita la posi­bi­li­dad de un ata­que nuclear con­tra Irán, un enfren­ta­mien­to ató­mi­co entre Esta­dos Uni­dos (EEUU) y Rusia, hace refe­ren­cia a una era pos­nu­clear y apun­ta este deta­lle sobre EEUU: “La eco­no­mía de la super­po­ten­cia se derrum­ba­rá como cas­ti­llo de nai­pes”.

En un artícu­lo de nues­tra auto­ría publi­ca­do en el año 2006, titu­la­do “Hege­mo­nía yan­qui: No es oro todo lo que relu­ce”, aler­tá­ba­mos sobre estas cues­tio­nes. En el mis­mo, des­te­rrá­ba­mos la idea de que EEUU fue­ra un poder omní­mo­do con­tra el que nada se podía. Su fra­ca­so en Iraq (léa­se hoy Orien­te Medio) favo­re­cía esa per­cep­ción, y argu­men­tá­ba­mos que las con­tra­dic­cio­nes entre los paí­ses capi­ta­lis­tas ayu­da­ban a com­pren­der la per­ma­nen­te ines­ta­bi­li­dad de la situa­ción inter­na­cio­nal.

Apun­tá­ba­mos que la fal­ta de esta­bi­li­dad, res­pon­día a la nece­si­dad esta­dou­ni­den­se de pro­lon­gar una hege­mo­nía con­tes­ta­da en el Ter­cer Mun­do, Rusia, Chi­na, e inclu­so en el pro­pio cam­po impe­ria­lis­ta, prin­ci­pal­men­te por Ale­ma­nia que es, bajo nues­tro pun­to de vis­ta, el enemi­go a batir, y uno de los paí­ses más per­ju­di­ca­dos por los con­flic­tos béli­cos que empren­de EEUU, pese a que aque­llos pue­dan ser resuel­tos pací­fi­ca­men­te. Ber­lín no igno­ra, pese a pala­bras boni­tas, cara a la gale­ría, que está en el ojo del hura­cán; por tan­to no es des­car­ta­ble una alian­za estra­té­gi­ca con Rusia, bus­can­do ampa­ro nuclear.

Decía­mos enton­ces: “Aun­que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se no ten­ga la fuer­za para ser la úni­ca poten­cia sin dis­cu­sión, sí tie­ne toda­vía la sufi­cien­te para que no haya dos igua­les (…) La cri­sis glo­bal de hege­mo­nía de los EEUU obli­ga a ese país a man­te­ner una ines­ta­bi­li­dad inter­na­cio­nal que pro­lon­gue su esta­tus den­tro del cam­po que his­tó­ri­ca­men­te ha lide­ra­do”, y aña­día­mos: “La actual ines­ta­bi­li­dad inter­na­cio­nal per­ma­nen­te estri­ba en que el pro­ble­ma del défi­cit esta­dou­ni­den­se (…) no pue­de resol­ver­se con correc­cio­nes exclu­si­va­men­te eco­nó­mi­cas (…) La pro­pia esta­bi­li­dad del par­ti­cu­lar sis­te­ma esta­dou­ni­den­se depen­de de su hege­mo­nía mun­dial”

Esa situa­ción pos­nu­clear que cita Fidel (si la huma­ni­dad la sobre­vi­ve), esta­ble­ce­ría duran­te un perio­do de tiem­po, la exis­ten­cia de varias poten­cias, pero nin­gu­na hege­mó­ni­ca, ya que EEUU, tras su caí­da eco­nó­mi­ca, sólo podrá asu­mir un rol regio­nal. El capi­ta­lis­mo puso en pie con­tra sí mis­mo a la cla­se obre­ra, pero tam­bién a las fuer­zas prin­ci­pa­les de las socie­da­des bur­gue­sas que riva­li­zan entre sí. Sus con­tra­dic­cio­nes deci­di­rán su des­tino, que no será otro que el de la supera­ción del capi­ta­lis­mo por el socia­lis­mo.

Fidel coin­ci­de, en líneas gene­ra­les, con las tesis que plan­tea­mos hace cua­tro años, reco­gi­das tam­bién en el artícu­lo “Aumen­tan las con­tra­dic­cio­nes entre los paí­ses impe­ria­lis­tas”, publi­ca­do, como el ante­rior, en 2006, cuan­do aún no se había ini­cia­do lo que, cada día se pare­ce más a la cri­sis final del capi­ta­lis­mo que pro­fe­ti­zó Marx.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *