Esta­ba ya muer­to – Anto­nio Alva­rez Solís

Ha sido un par­to fúne­bre. Pero el Esta­tut de Cata­lun­ya esta­ba ya muer­to en el seno de la Cons­ti­tu­ción, madre de alqui­ler de la que lo extra­je­ron por cesá­rea. Esto creo que lo sabían ya, antes de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, los Sres. Mon­ti­lla, Mas, Carod, Sau­ra… Tan­to es así que juga­ron la par­ti­da con un len­gua­je que sona­ba a hue­co y no corres­pon­día al valor real de las car­tas que pusie­ron sobre la mesa. Era un Esta­tut las­tra­do de reser­vas, con el sal­va­vi­das pues­to. ¡Tenía ya tan­to Esta­do den­tro…! Pero Mon­ti­lla nece­si­ta­ba un docu­men­to que olie­ra a nacio­na­lis­mo, ya que el PSC vive mal en aguas autén­ti­ca­men­te cata­la­nas. El pac­to con el Sr. Zapa­te­ro con­sis­tió pre­ci­sa­men­te en habi­li­tar un sal­vo­con­duc­to basa­do en el len­gua­je. El Sr. Mas insis­tió en una Cata­lun­ya cam­bo­nia­na, es decir arrai­ga­da en la roca espa­ño­la como los per­ce­bes. Al Sr. Carod le pudo qui­zá la solem­ni­dad del Pati dels Toron­gers. En bue­na par­te le des­ac­ti­vó el poder, que le obli­gó a entre­gar­se a un futu­ro cada vez más dis­tan­te. Y para el Sr. Sau­ra el Esta­tut era algo pare­ci­do al tin­to de verano. Sau­ra está ocu­pa­do en que el comu­nis­mo enér­gi­co no renaz­ca, por­que le tira­ría de los pies en una noche pobla­da de som­bras. Eran cua­tro cora­zo­nes con freno y mar­cha atrás. Deba­jo de las pala­bras que todos emplea­ban se tras­lu­cía una deci­sión teme­ro­sa, posi­ble­men­te una inse­gu­ri­dad en el triun­fo de sus pro­pias con­vic­cio­nes más o menos apa­ren­tes. Uná­ni­me­men­te empe­ña­ron sus esfuer­zos en man­te­ner una Cata­lun­ya sin dise­ño vigo­ro­so, posi­ble­men­te para que Cata­lun­ya pasa­ra el examen del Par­la­men­to espa­ñol.

Pero el Par­la­men­to espa­ñol, tan­to aho­ra como en tiem­pos de la Repú­bli­ca, no cuen­ta con una izquier­da capaz de ver en su ver­da­de­ra dimen­sión la cues­tión cata­la­na; con un socia­lis­mo de entra­ña recre­ci­da­men­te uni­ta­ria aho­ra, un euro­co­mu­nis­mo “patrió­ti­co” y una dere­cha pura y dura que se ha com­por­ta­do como en tiem­pos del Gobierno Sam­per en 1934, que tam­bién uti­li­zó con dure­za, ante la pos­tu­ra del Gobierno cata­lán ‑enton­ces mucho más ente­ra con el patrió­ti­co com­por­ta­mien­to del Sr. Lluis Companys‑, la ter­mi­nan­te deci­sión de emplear el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ‑enton­ces Tri­bu­nal de Garan­tías Cons­ti­tu­cio­na­les- como una ciza­lla. Estas dubi­ta­cio­nes han pesa­do en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, for­ma­do por jue­ces a los que se dio una car­ta de nave­gar para no lle­gar a tie­rra. Yo me pre­gun­to muchas veces si la Gene­ra­li­tat pre­sen­te no se basa­rá en las puras for­mas, como si repro­du­je­ra los míti­cos per­so­na­jes pin­ta­dos por Sert en el gran salón del bello pala­cio.

Y has­ta esa pla­ya inven­ta­da para aman­sar el mar lle­gó el Sr. Zapa­te­ro, con­ni­ven­te pasi­vo con el PP, que le ha pres­ta­do, con su fero­ci­dad espa­ño­la, el ser­vi­cio de un dis­fraz de pro­gre­sis­mo. La ver­dad es que los socia­lis­tas siem­pre mane­ja­ron con infi­ni­ta apren­sión el inten­to nacio­na­lis­ta de Cata­lun­ya. Por­que la cues­tión vie­ne de anti­guo. A Cata­lun­ya ya se le hizo fren­te enton­ces, unos por acti­va y otros por pasi­va, por­que Madrid no pue­de exis­tir como poten­cia inte­rior sin Cata­lun­ya y Eus­ka­di some­ti­dos. Puro jue­go colo­nial. En Eus­ka­di hubo que espe­rar a que la san­gre de una gue­rra hicie­ra inevi­ta­ble la exis­ten­cia de un esta­tu­to. En Cata­lun­ya empe­zó antes el rega­teo socia­lis­ta, por­que los socia­lis­tas cata­la­nes no aca­ban de andar bien con las espar­den­yas. ¿Qué hará aho­ra Mon­ti­lla con ese des­ga­rra­do Esta­tut que decla­ra en su ini­cio la caren­cia de juri­ci­dad para el con­cep­to de nación? Si ese con­cep­to, que es el motor de toda lega­li­dad legí­ti­ma, que­da inha­bi­li­ta­do ¿de qué Esta­tut nacio­na­lis­ta esta­mos hablan­do? Si la nación cata­la­na se redu­ce a un esmor­zar con calçots, la ofren­da del títu­lo de la Liga a la Vir­gen de la Mer­ced y a la ele­va­ción de una torre de seis ante el dele­ga­do del Gobierno de Madrid, Cata­lun­ya segui­rá sien­do esa nación non nata para pre­sen­tar­se a sí mis­ma ante la ciu­da­da­nía y el con­cier­to de los esta­dos.

El Cons­ti­tu­cio­nal ha intro­du­ci­do en los artícu­los esta­tu­ta­rios que tie­nen algu­na sus­tan­cia nacio­na­lis­ta el bis­tu­rí has­ta las raí­ces. Ni la len­gua, ni las finan­zas, ni el tra­ba­jo, ni la jus­ti­cia han que­da­do libres del recor­te este­ri­li­zan­te. Feo y con­tra­dic­to­rio jue­go de acce­der sin con­ce­der. Recor­de­mos al Sr. Zapa­te­ro: del Esta­tut apro­ba­do en el Par­la­ment de Cata­lun­ya y refren­da­do por el Con­gre­so espa­ñol no será toca­da ni una sola pala­bra. Eso dijo el actual pre­si­den­te espa­ñol. Mien­ten mil veces. Ahí está como prue­ba his­tó­ri­ca la abun­dan­te lite­ra­tu­ra sobre el Esta­tut en el mar­co de la Repú­bli­ca. Min­tie­ron tam­bién una adhe­sión migra­da y deja­ron al fin que fun­cio­na­ra la gua­da­ña del Tri­bu­nal de Garan­tías Cons­ti­tu­cio­na­les. De ello han dado fe en sus memo­rias muchos socia­lis­tas que hubie­ron de exi­liar­se.

¿Qué hará aho­ra el Sr. Mon­ti­lla? ¿Irse de minis­tro a Madrid? ¿Reha­cer el pac­to que posi­bi­li­tó esa som­bra de Esta­tut que ha deja­do en fle­cos el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal del Rei­no? ¿Y cómo se reha­rá el pac­to ante la opi­nión públi­ca cata­la­na, que muy esta­tu­ta­ria o poco esta­tu­ta­ria ha sen­ti­do el bofe­tón en pleno ros­tro? Cata­lun­ya no es una nación, sal­vo para recor­dar su derro­ta ante Feli­pe V. Ahí que­da esta­ble­ci­da la fron­te­ra nacio­nal cata­la­na.

Es con­ve­nien­te vol­ver a repa­sar los hilos de la made­ja que han revuel­to los magis­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal. Tan­to Con­ver­gen­cia como el actual tri­par­ti­to que gobier­na Cata­lun­ya han sido pro­cli­ves a subor­di­nar la gran aspi­ra­ción nacio­nal cata­la­na a una serie de cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras que plan­tean una gra­ve cues­tión: ¿Has­ta qué pun­to se pue­de dis­tin­guir entre el bene­fi­cio mate­rial que la Gene­ra­li­tat ha obte­ni­do de esas con­ce­sio­nes y la debi­li­ta­ción fun­da­men­tal del nacio­na­lis­mo? ¿Son ambos aspec­tos equi­va­len­tes e inter­cam­bia­bles? Ten­go gra­ves dudas y me plan­teo la fina línea roja que pue­de sepa­rar la mejo­ra finan­cie­ra de la com­pra­ven­ta ideo­ló­gi­ca. Digo dudas, sim­ple­men­te. Nada es tan peli­gro­so en el aná­li­sis polí­ti­co como hablar con cer­te­za del inte­rior de las almas. En Eus­ka­di el gran error de Espa­ña con­sis­te, pre­ci­sa­men­te, en cer­ti­fi­car que el alma aber­tza­le está pobla­da con armas. Pero deje­mos hoy esta tre­men­da cues­tión y tor­ne­mos al cas­tra­do Esta­tut de Cata­lun­ya.

Ya sé que los pue­blos aspi­ran a que les devuel­van la rique­za que les arre­ba­tan o que esti­man, sim­ple­men­te, que les corres­pon­de. Mas los pue­blos viven sobre todo de la gran pasión nacio­nal, eso que pare­ce irre­le­van­te en la vida dia­ria, pero que se tor­na can­den­te cuan­do alguien arro­ja agua hela­da sobre emo­ción tan calla­da como pro­fun­da. Tal acción lle­va a recon­si­de­rar la reali­dad múl­ti­ple de las cosas. En esa reali­dad apa­re­ce enton­ces algo que ya col­ma el vaso: la cons­ta­ta­ción sobre el poder crea­dor del pue­blo humi­lla­do. Cuan­do des­de Madrid exhi­ben la ley cesá­rea fren­te a los vas­cos o los cata­la­nes, ambas ciu­da­da­nías étni­ca­men­te segu­ras con­clu­yen, sin hacer gran­des núme­ros, que la rique­za que levan­tan de su sue­lo no pro­vie­ne de la socie­dad que les domi­na sino de sus múl­ti­ples rela­cio­nes con el mun­do, en el que figu­ra, cómo no, el mun­do espa­ñol. Pero este últi­mo acom­pa­ña sus inter­cam­bios con una serie de explo­ta­cio­nes e incon­ve­nien­tes que hur­tan a Eus­ka­di o Cata­lun­ya sus mejo­res posi­bi­li­da­des de expan­sión. Esto tam­bién ha de asen­tar­se en el debe y el haber. Tam­bién vale a la hora de hacer las cuen­tas nacio­na­lis­tas. En cual­quier caso, ¿qué hacer aho­ra? ¿Crear un socia­lis­mo real­men­te cata­lán, ya que no exis­te tal par­ti­do? ¿Lla­mar a los con­ver­gen­tes a una polí­ti­ca ver­da­de­ra­men­te trans­pa­ren­te ‑refle­xión que tam­bién vale para medio PNV-? Pues no lo sé. Lo úni­co de lo que estoy segu­ro es que Cata­lun­ya es una nación y que como tal tie­ne dere­cho a sobe­ra­nía.

Imprimatu


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *