La soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. Movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas y revo­lu­cio­na­rios en la actual coyun­tu­ra- Tex­to ano­ni­mo, envia­do a Boltxe. Info

El Esta­do espa­ñol se res­que­bra­ja. La cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial ha gol­pea­do todas sus débi­les estruc­tu­ras sobre­ma­ne­ra, pro­vo­can­do una cri­sis eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca sin paran­gón des­de los tiem­pos de la tran­si­ción. Mas sus gober­nan­tes se afe­rran a la repre­sión pura y dura y a medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les cla­ra­men­te invo­lu­cio­nis­tas para man­te­ner su sta­tus quo vigente.

Fren­te a las izquier­das ofi­cia­les y las bur­gue­sías nacio­na­les domes­ti­ca­das, son los pue­blos opri­mi­dos y las izquier­das pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias de las nacio­nes opri­mi­das quie­nes están cogien­do las rien­das de la lucha, la resis­ten­cia y la crea­ción de otro modo de sociedades.

Gali­za ha sido un ejem­plo de luchas cla­sis­tas, y la rei­vin­di­ca­ción por su len­gua y su tie­rra tam­bién se hace notar.

Anda­lu­cía es un her­vi­de­ro; las dis­tin­tas huel­gas gene­ra­les con­vo­ca­das al mar­gen de los sin­di­ca­tos del régi­men han para­do comar­cas enteras.

En Cas­ti­lla la con­cien­cia comu­ne­ra es un hecho, y en Madrid el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y las izquier­das com­ba­ti­vas están res­pon­dien­do con­jun­ta­men­te a las enves­ti­das del capital.

En Ara­gón, la lucha por su iden­ti­dad cul­tu­ral, lin­güís­ti­ca, ambien­tal y nacio­nal se man­tie­ne viva, al tiem­po que el inde­pen­den­tis­mo se hace poco a poco más visi­ble, dotán­do­se de orga­ni­za­cio­nes úti­les for­man par­te o cola­bo­ran con el anti­ca­pi­ta­lis­mo y el sin­di­ca­lis­mo de cla­se que se orga­ni­za en pla­ta­for­mas uni­ta­rias con­tra la crisis.

En los Paï­sos Cata­lans, cen­te­na­res de miles de ciu­da­da­nos están mos­tran­do públi­ca­men­te su posi­ción a favor de la inde­pen­den­cia. Este movi­mien­to y el secues­tro del “Esta­tut” por par­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el eje­cu­ti­vo de Madrid, están evi­den­cian­do los lími­tes del mode­lo polí­ti­co y admi­nis­tra­ti­vo español.

Eus­kal Herria, con su mar­co polí­ti­co ago­ta­do, se encuen­tra en el tran­si­to a otro mar­co demo­crá­ti­co don­de la mate­ria­li­za­ción del res­pe­to a su terri­to­ria­li­dad y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción sean realizables.

Todos estos pro­ce­sos tie­nen un deno­mi­na­dor común: se están ges­tan­do al mar­gen y en con­tra del Esta­do espa­ñol, y los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas de izquier­das y las izquier­das revo­lu­cio­na­rias tie­ne un papel preponderante.

La cola­bo­ra­ción de estos movi­mien­tos vie­ne de anti­guo. Diná­mi­cas como los encuen­tros inter­na­cio­na­les de Sokoa o las últi­mas elec­cio­nes euro­peas van en ese camino. Dan­do con­ti­nui­dad a esto, hemos deci­di­do jun­tar­nos de nue­vo y sen­tar­nos para refle­xio­nar, coor­di­nar y poten­ciar las luchas de cada nación en fun­ción de sus deci­sio­nes sobe­ra­nas y rit­mos pro­pios. Ade­más, su voca­ción tras­cien­de el ámbi­to esta­tal situán­do­se en una refle­xión euro­pea con la pers­pec­ti­va de abrir­se y aumen­tar. Las luchas uni­ta­rias de Lis­boa y la lucha de los tra­ba­ja­do­res grie­gos son un ejem­plo en ese aspecto.

En pri­me­ra ins­tan­cia, cada movi­mien­to pre­sen­ta­rá su pro­pia refle­xión a modo de aná­li­sis acer­ca de la situa­ción polí­ti­ca, don­de sin pri­sas pero sin pau­sas se irá con­tras­tan­do con los demás gru­pos, y así mis­mo per­fi­lan­do y dan­do for­ma a esa reali­dad com­ple­ja para trans­for­mar­la de raíz.

Esta coor­di­na­ción de las nacio­nes opri­mi­das tie­ne como obje­ti­vo hacer más efi­ca­ces las luchas dia­rias desa­rro­lla­das en cada nación, cons­cien­tes de que estas diná­mi­cas debi­li­tan al Esta­do opre­sor y acer­can a las nacio­nes opri­mi­das y sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras a su libe­ra­ción y emancipación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.