La soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. Movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas y revo­lu­cio­na­rios en la actual coyun­tu­ra- Tex­to ano­ni­mo, envia­do a Boltxe. Info

El Esta­do espa­ñol se res­que­bra­ja. La cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial ha gol­pea­do todas sus débi­les estruc­tu­ras sobre­ma­ne­ra, pro­vo­can­do una cri­sis eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca sin paran­gón des­de los tiem­pos de la tran­si­ción. Mas sus gober­nan­tes se afe­rran a la repre­sión pura y dura y a medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les cla­ra­men­te invo­lu­cio­nis­tas para man­te­ner su sta­tus quo vigen­te.

Fren­te a las izquier­das ofi­cia­les y las bur­gue­sías nacio­na­les domes­ti­ca­das, son los pue­blos opri­mi­dos y las izquier­das pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias de las nacio­nes opri­mi­das quie­nes están cogien­do las rien­das de la lucha, la resis­ten­cia y la crea­ción de otro modo de socie­da­des.

Gali­za ha sido un ejem­plo de luchas cla­sis­tas, y la rei­vin­di­ca­ción por su len­gua y su tie­rra tam­bién se hace notar.

Anda­lu­cía es un her­vi­de­ro; las dis­tin­tas huel­gas gene­ra­les con­vo­ca­das al mar­gen de los sin­di­ca­tos del régi­men han para­do comar­cas ente­ras.

En Cas­ti­lla la con­cien­cia comu­ne­ra es un hecho, y en Madrid el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y las izquier­das com­ba­ti­vas están res­pon­dien­do con­jun­ta­men­te a las enves­ti­das del capi­tal.

En Ara­gón, la lucha por su iden­ti­dad cul­tu­ral, lin­güís­ti­ca, ambien­tal y nacio­nal se man­tie­ne viva, al tiem­po que el inde­pen­den­tis­mo se hace poco a poco más visi­ble, dotán­do­se de orga­ni­za­cio­nes úti­les for­man par­te o cola­bo­ran con el anti­ca­pi­ta­lis­mo y el sin­di­ca­lis­mo de cla­se que se orga­ni­za en pla­ta­for­mas uni­ta­rias con­tra la cri­sis.

En los Paï­sos Cata­lans, cen­te­na­res de miles de ciu­da­da­nos están mos­tran­do públi­ca­men­te su posi­ción a favor de la inde­pen­den­cia. Este movi­mien­to y el secues­tro del “Esta­tut” por par­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el eje­cu­ti­vo de Madrid, están evi­den­cian­do los lími­tes del mode­lo polí­ti­co y admi­nis­tra­ti­vo espa­ñol.

Eus­kal Herria, con su mar­co polí­ti­co ago­ta­do, se encuen­tra en el tran­si­to a otro mar­co demo­crá­ti­co don­de la mate­ria­li­za­ción del res­pe­to a su terri­to­ria­li­dad y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción sean rea­li­za­bles.

Todos estos pro­ce­sos tie­nen un deno­mi­na­dor común: se están ges­tan­do al mar­gen y en con­tra del Esta­do espa­ñol, y los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas de izquier­das y las izquier­das revo­lu­cio­na­rias tie­ne un papel pre­pon­de­ran­te.

La cola­bo­ra­ción de estos movi­mien­tos vie­ne de anti­guo. Diná­mi­cas como los encuen­tros inter­na­cio­na­les de Sokoa o las últi­mas elec­cio­nes euro­peas van en ese camino. Dan­do con­ti­nui­dad a esto, hemos deci­di­do jun­tar­nos de nue­vo y sen­tar­nos para refle­xio­nar, coor­di­nar y poten­ciar las luchas de cada nación en fun­ción de sus deci­sio­nes sobe­ra­nas y rit­mos pro­pios. Ade­más, su voca­ción tras­cien­de el ámbi­to esta­tal situán­do­se en una refle­xión euro­pea con la pers­pec­ti­va de abrir­se y aumen­tar. Las luchas uni­ta­rias de Lis­boa y la lucha de los tra­ba­ja­do­res grie­gos son un ejem­plo en ese aspec­to.

En pri­me­ra ins­tan­cia, cada movi­mien­to pre­sen­ta­rá su pro­pia refle­xión a modo de aná­li­sis acer­ca de la situa­ción polí­ti­ca, don­de sin pri­sas pero sin pau­sas se irá con­tras­tan­do con los demás gru­pos, y así mis­mo per­fi­lan­do y dan­do for­ma a esa reali­dad com­ple­ja para trans­for­mar­la de raíz.

Esta coor­di­na­ción de las nacio­nes opri­mi­das tie­ne como obje­ti­vo hacer más efi­ca­ces las luchas dia­rias desa­rro­lla­das en cada nación, cons­cien­tes de que estas diná­mi­cas debi­li­tan al Esta­do opre­sor y acer­can a las nacio­nes opri­mi­das y sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras a su libe­ra­ción y eman­ci­pa­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *