Uno para todos y todos para uno por una Nafa­rroa viva – Ramón Sola

Esta­ban todas las que son. Des­de con­flic­tos tan anti­guos como Bar­de­nas e Itoitz has­ta los más recien­tes, como Aroz­te­gia y la línea de alta ten­sión. Y, por supues­to, el TAV, las tér­mi­cas de Cas­te­jón, Arga Bizi­rik, la Ciu­dad de la Car­ne… Se han uni­do para exi­gir que en Nafa­rroa cese la impo­si­ción de estos pro­yec­tos des­truc­ti­vos.

Ame­na­za tor­men­ta con­tra ama lurra en Nafa­rroa. Tam­bién lo hacía ayer a media tar­de en Iru­ñea, don­de se cele­bró una movi­li­za­ción iné­di­ta. En opi­nión de todas las pla­ta­for­mas nava­rras que, por vez pri­me­ra, unie­ron fuer­zas en la calle, en este momen­to con­cre­to «se está pro­du­cien­do el ata­que más gra­ve» con­tra el medio ambien­te en Nafa­rroa.

Si a alguien le pare­ce exa­ge­ra­da tal afir­ma­ción, qui­zás cam­bie de opi­nión al ver el lis­ta­do de con­flic­tos que están abier­tos. Algu­nos vie­nen des­de tiem­pos casi inme­mo­ria­les, como el del polí­gono de tiro de las Bar­de­nas, ins­ta­la­do en 1951. Otros lle­van muchos años en boca de todos, como el TAV o Itoitz. Pero la nove­dad es que hay varios más que han irrum­pi­do con fuer­za en los últi­mos meses, como el pro­yec­to urba­nís­ti­co de Aroz­te­gia, en Leka­rotz, las can­te­ras de Munoa en la veci­na Amaiur, el pro­yec­to de ver­te­de­ro en Erre­nie­ga…

Todas se reu­nie­ron ayer en las calles, pero enta­bla­ron a su vez una pecu­liar com­pe­ti­ción de pan­car­tas y gri­tos, des­de los cines Golem has­ta la Pla­za del Cas­ti­llo: “«Mata­de­ros lejos de los pue­blos», «Pre­sa­rik ez, Arga bizi­rik», «Esas tér­mi­cas son ile­ga­les», «El dine­ro del TAV para gas­to social», «Ez, ez, ez, harro­bia­rik ez», «Alta ten­sión, ez hemen eta ez inon»… Y sonó varias veces un lema con­jun­to que lo resu­mía todo: «Ama lurra defen­da deza­gun». Por delan­te iban cua­tro fur­go­nes poli­cia­les y más de una vein­te­na de agen­tes espa­ño­les con los pelo­te­ros en ris­tre, todo ello bajo un bochorno nota­ble, aun­que lue­go la tor­men­ta no lle­gó a rom­pers

Voca­ción de con­ti­nui­dad

Los mani­fes­tan­tes, más de un millar, lle­ga­ron de dife­ren­tes áreas de Nafa­rroa, por lo que los acen­tos ribe­ros se mez­cla­ban con el eus­ka­ra del Baz­tan. Y es que prác­ti­ca­men­te no hay zona libre de ries­gos para el medio ambien­te en todo el herrial­de. En Erri­be­ra están las tér­mi­cas de Cas­te­jón, el polí­gono de las Bar­de­nas o la línea de alta ten­sión; en Liza­rral­dea, las pre­sas de Sarria o el pro­yec­to de mata­de­ro en Oba­nos; en el Piri­neo, la ame­na­za de las pis­tas esquí de Larra-Bela­goa o la can­te­ra de Zil­be­ti; en Saka­na, el macro­po­lí­gono de Urdiain o el plan de inci­ne­ra­ción de la cemen­te­ra de Olaz­ti. Tam­bién, cla­ro está, la enor­me cica­triz que quie­re abrir el «corre­dor nava­rro» del TAV des­de Saka­na has­ta Tute­ra pasan­do por Iru­ñe­rria y Tafa­llal­dea. Y suma y sigue.

En todo ello ven algu­nos deno­mi­na­do­res comu­nes. Por ejem­plo, que son pro­yec­tos carac­te­ri­za­dos por la «impo­si­ción» y por «una lógi­ca caci­quil». Cita­ron que en muchos casos detrás apa­re­cen mul­ti­na­cio­na­les y que los intere­ses de fon­do son espe­cu­la­ti­vos.

La mani­fes­ta­ción de ayer, según expli­ca­ron, es sólo un pun­to de par­ti­da, por­que su inten­ción es seguir unien­do fuer­zas con una fina­li­dad, la que se leía en la pan­car­ta de cabe­za: «Que­re­mos una Nafa­rroa viva».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *