«La huel­ga gene­ral es nece­sa­ria y será masi­va en Eus­kal Herria» – Ainhoa Etxai­de y Txi­ki Muñoz res­pon­den

p002_f01336x232.jpg

ELA y LAB pidie­ron a los gru­pos polí­ti­cos que no ava­la­ran la refor­ma labo­ral en el Con­gre­so espa­ñol, pero no les han hecho caso. ¿Qué lec­tu­ra hacen?

AINHOA ETXAIDE. No nos pilló de sor­pre­sa, está cla­ro. El hecho de que este­mos en la calle incre­men­tan­do la capa­ci­dad de movi­li­za­ción es con­se­cuen­cia y cau­sa de la deja­dez que hacen los par­ti­dos a las indi­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res. Vemos con preo­cu­pa­ción no sólo que no nos hayan aten­di­do, sino que la mayo­ría del arco par­la­men­ta­rio ha plan­tea­do la insu­fi­cien­cia de la refor­ma, no su equi­vo­ca­da direc­ción. Es lamen­ta­ble.

TXIKI MUÑOZ. Sí y abs­ten­ción son igua­les en este caso. Es dejar vía libre para que la refor­ma vaya para ade­lan­te con el com­pro­mi­so del Gobierno espa­ñol de que en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio empeo­re. Es una deci­sión con­tra los tra­ba­ja­do­res. La foto del Con­gre­so espa­ñol no es aje­na a la foto que se ve aquí en temas como las medi­das fis­ca­les. PNV, PP, UPN, PSOE, en sus dos ver­tien­tes, están de acuer­do cómo se tie­ne que admi­nis­trar la cri­sis, es decir dan­do cober­tu­ra a la patro­nal y a los pode­ro­sos.

¿Cómo se para esto si empeo­ra?

A. E. Apos­tan­do por la alter­na­ti­va y sien­do cons­cien­tes de que sí la hay. Cada vez tene­mos que ser más los tra­ba­ja­do­res, la socie­dad y la mayo­ría sin­di­cal quie­nes deman­de­mos y luche­mos a favor de esa trans­for­ma­ción social. Es lo que ya esta­mos con­si­guien­do con la acu­mu­la­ción de fuer­zas y es lo que tene­mos delan­te para avan­zar.

T. M. Hay que dar­le mucho valor a lo que hemos sido capa­ces de hacer. La huel­ga gene­ral no es un pun­to final. Tie­ne una com­po­nen­te de socia­li­za­ción de alter­na­ti­vas para dar oxí­geno a los espa­cios rei­vin­di­ca­ti­vos. Tuvi­mos mucho valor al con­vo­car una huel­ga el 21 de mayo y esta del 29 de junio dará oxí­geno a la lucha dia­ria. El reto es ‑espe­ro que sea una refle­xión com­par­ti­da- sol­dar alian­zas fuer­tes para dar una res­pues­ta inte­gral.

Las alter­na­ti­vas son las que se reco­gen en el decá­lo­go, ¿cuá­les des­ta­ca­rían entre todas ellas?

T. M. La alter­na­ti­va fun­da­men­tal es que no hemos aban­do­na­do el deba­te de la dis­tri­bu­ción de la rique­za. Los que saben de esto dicen que nun­ca ha habi­do tan­ta eva­sión de capi­ta­les como aho­ra en el Esta­do espa­ñol. Los tra­ba­ja­do­res no eva­di­mos capi­ta­les. La otra pasa por la nego­cia­ción colec­ti­va. A la hora de resu­mir ese decá­lo­go insis­to en que es movi­li­zar a la socie­dad para una polí­ti­ca de soli­da­ri­dad, que no es la que se está hacien­do y con la nego­cia­ción colec­ti­va, nos tene­mos que pre­pa­rar para una durí­si­ma pelea.

A. E. El decá­lo­go se resu­me en cam­biar las polí­ti­cas que se hacen des­de la capa­ci­dad de deci­dir en Hego Eus­kal Herria, garan­ti­zan­do la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en esas deci­sio­nes. Se tra­ta de dar una res­pues­ta efec­ti­va y real a la situa­ción que atra­ve­sa­mos; cam­biar la ten­den­cia de las poli­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les e ir avan­zan­do hacia otro mode­lo eco­nó­mi­co y social. La alter­na­ti­va va a ir gene­ran­do mayo­rías socia­les y, a la vez, gene­ra­rá alian­zas; la posi­bi­li­dad te la dan los ins­tru­men­tos que tie­nes. Una de las prin­ci­pa­les bases para esa alter­na­ti­va la con­cre­ta­mos en el mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les. Capa­ci­dad exis­te en Eus­kal Herria para hacer otro tipo de polí­ti­cas. Ins­tru­men­tos tene­mos: uno, es la nego­cia­ción colec­ti­va y otro, la capa­ci­dad de cam­biar­lo.

Por lo que cono­cen ya de las adhe­sio­nes a la huel­ga, ¿los tra­ba­ja­do­res ven nece­sa­rio salir a la calle y hacer paro?

A. E. Por los datos que tene­mos, sí. Nos da para intuir des­de aho­ra que va haber una res­pues­ta masi­va de recha­zo a la refor­ma. Los tra­ba­ja­do­res ven que no hay más alter­na­ti­va que salir a la calle a res­pon­der y a luchar. La huel­ga gene­ral es un pun­to de infle­xión, de acu­mu­la­ción de todas las luchas que se pro­du­cen, como esta­mos vien­do en Gipuz­koa con los con­flic­tos en algu­nos con­ve­nios. En esta huel­ga hay una reali­dad y un fac­tor deter­mi­nan­te que ocu­rre con todas las cri­sis, es decir que pone a todos los tra­ba­ja­do­res a la defen­si­va. La cri­sis tie­ne un com­po­nen­te de des­ac­ti­va­ción, de mie­do, de ame­na­za y de chan­ta­je. Pro­vo­ca des­mo­vi­li­za­ción. En ésta es jus­to lo con­tra­rio. Hay más movi­li­za­ción social y más lucha. Los tra­ba­ja­do­res no asu­men el dis­cur­so ofi­cial de apre­tar­nos todos el cin­tu­rón y que no es momen­to de rei­vin­di­ca­cio­nes, sino todo lo con­tra­rio. Por lo tan­to, es una base sóli­da para dar nue­vos pasos. La huel­ga no sólo va a salir bien, sino que los tra­ba­ja­do­res se sien­ten par­tí­ci­pes de impul­sar la alter­na­ti­va. Se sien­ten pro­ta­go­nis­tas de la úni­ca diná­mi­ca que es capaz de enfren­tar­se al poder eco­nó­mi­co y a las deci­sio­nes que se están toman­do.

T. M. La gen­te visua­li­za una foto muy dura: quie­nes man­dan, la éli­te eco­nó­mi­ca, tie­nen al poder polí­ti­co entre­ga­do. Es una foto paté­ti­ca y ver­gon­zan­te. La gran labor de nues­tra mili­tan­cia es expli­car que el gran pagano de la cri­sis no tie­nen por­qué ser los dere­chos labo­ra­les y socia­les, que no tie­nen nada que ver con quie­nes han gene­ra­do la cri­sis. Hay muchas razo­nes para rebe­lar­se, es ver­dad que el capi­tal visua­li­za un «shock» y que se da una coyun­tu­ra pro­pi­cia para apro­ve­char el mie­do que gene­ra el des­em­pleo masi­vo, por eso tie­ne más valor lo que esta­mos hacien­do: salir a la huel­ga.

Esta refor­ma labo­ral va más allá por­que nin­gún tra­ba­ja­dor está segu­ro, ni los tem­po­ra­les ni los fijos. ¿Qué les pare­ce?

T. M. Afec­ta a todos, tras­ver­sal­men­te la refor­ma afec­ta a todo el mun­do. El des­pi­do sub­je­ti­vo se aba­ra­ta y faci­li­ta; y se obtie­ne finan­cia­ción públi­ca para prac­ti­car­lo. La patro­nal obtie­ne la posi­bi­li­dad de sus­ti­tuir a bajo cos­to el empleo digno por empleo pre­ca­rio. En el Esta­do espa­ñol, siem­pre que ha habi­do un pro­ble­ma en el mer­ca­do labo­ral se ha acu­di­do a la mis­ma rece­ta: más pre­ca­rie­dad. Es lo que ha deci­di­do el Par­la­men­to: dar a la patro­nal lo que quie­re.

A. E. Para gene­rar empleo hay que inver­tir en empleo, pero la refor­ma hace lo con­tra­rio, per­mi­te a las empre­sas ser más ren­ta­bles a cos­ta de sus­ti­tuir empleo fijo, por­que se faci­li­ta el des­pi­do bara­to; impul­sa la fle­xi­bi­li­dad labo­ral; y otor­ga la capa­ci­dad uni­la­te­ral a los empre­sa­rios para apli­car las con­di­cio­nes labo­ra­les. Es una refor­ma labo­ral agre­si­va y dura para el con­jun­to del mer­ca­do labo­ral, que pone en ries­go los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res.

¿Creen que la res­pues­ta preo­cu­pa a Madrid y a los gobier­nos auto­nó­mi­cos?

A. E. La res­pues­ta siem­pre preo­cu­pa. Inde­pen­dien­te­men­te de que haya res­pues­ta y ésta vaya cre­cien­do, no debi­li­tán­do­se en un con­tex­to de cri­sis, y que no sólo sea de recha­zo, sino de una res­pues­ta que está gene­ran­do alter­na­ti­vas, cla­ro que preo­cu­pa. Esta res­pues­ta está con­so­li­dan­do el suje­to polí­ti­co y social y pue­de ser, y debe ser, uno de los acti­vos de cohe­sión social que nece­si­ta Eus­kal Herria. Sí que preo­cu­pa o, des­de lue­go, debe­ría preo­cu­par. No sólo a Madrid, sino a las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas, que están al ser­vi­cio de Madrid, y a los par­ti­dos que lue­go se tie­nen que poner delan­te de la socie­dad vas­ca a expli­car sus pro­gra­mas elec­to­ra­les con cada vez menos mar­gen de cre­di­bi­li­dad por­que actúan a espal­das de la socie­dad y de los tra­ba­ja­do­res.

T. M. Preo­cu­pa en la medi­da de que gene­ra una movi­li­za­ción. Hay que dar­le valor a la huel­ga del 21 de mayo, que tuvo en con­tra a todos, inclui­dos UGT y CCOO. Pasa­do cier­to tiem­po, se da más deci­sión al atre­vi­mien­to de quie­nes toma­mos aque­lla deci­sión del 21 de mayo. Entre otras cosas por­que cree­mos que algu­nos quie­ren ir a por todo con esta nue­va refor­ma labo­ral, ya que el poder polí­ti­co está ren­di­do a los pies de los empre­sa­rios y los pode­ro­sos. Es tal el gra­do de uni­la­te­ra­li­dad y el con­trol de la polí­ti­ca, que van a apro­ve­char la coyun­tu­ra y van a ir a por más. El pre­si­den­te de BBVA, Fran­cis­co Gon­zá­lez, dijo sin rubor, que había que pro­fun­di­zar en la refor­ma labo­ral, en la de pen­sio­nes y esta­ble­cer el copa­go en la Sani­dad, etc y, ade­más, pidió más ayu­das públi­cas a la ban­ca. No pasó nada. Todos los que están en nómi­na del poder no cri­ti­can esas posi­cio­nes tan inapro­pia­das en tiem­pos de cri­sis, a sabien­das de que mucha gen­te lo está pasan­do muy mal. Sin embar­go, otros son capa­ces de cri­ti­car al movi­mien­to sin­di­cal vas­co bajo cua­tro tópi­cos.

Por eso, tene­mos dere­cho a cri­ti­car que duran­te los años de cre­ci­mien­to, la acu­mu­la­ción de rique­za fue bes­tial, por­que los pla­nes de urba­nis­mo no los ha apro­ba­do el Espí­ri­tu San­to, sino que se han hecho con res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, para que unos gana­sen todo lo que qui­sie­sen. En épo­ca de cre­ci­mien­to ha habi­do una pér­di­da de dere­chos labo­ra­les, de aumen­to de la pre­ca­rie­dad y de una dis­tri­bu­ción injus­ta para las ren­tas sala­ria­les. Algu­nos nos quie­ren impo­ner que no hable­mos de esto.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *