Irán, la gue­rra de Oba­ma- Ati­lio A. Boron

Ami­tai Eztio­ni es uno de los soció­lo­gos más influ­yen­tes del mun­do. Naci­do en Ale­ma­nia y emi­gra­do a Israel en los años fun­da­cio­na­les de ese Esta­do, se radi­có tiem­po des­pués en Esta­dos Uni­dos don­de ini­ció una lar­ga carre­ra aca­dé­mi­ca que lo lle­vó a tran­si­tar por varias de las más pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des de ese país: Ber­ke­ley, Colum­bia, Har­vard, has­ta cul­mi­nar, en los últi­mos años en Washing­ton, D.C., como Pro­fe­sor de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la Geor­ge Washing­ton Uni­ver­sity. Pero sus acti­vi­da­des no se limi­ta­ron a los claus­tros uni­ver­si­ta­rios: fue per­ma­nen­te­men­te un hom­bre de con­sul­ta de diver­sos pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­se, espe­cial­men­te de James Car­ter y Bill Clin­ton. Y des­de el 11‑S, con el auge del beli­cis­mo, su voz ha reso­na­do con cre­cien­te fuer­za en el esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se. Hace pocos días ofre­ció un nue­vo ejem­plo de ello.

Incon­di­cio­nal apo­lo­gis­ta del Esta­do de Israel, aca­ba de publi­car en la Mili­tary­Re­view, una revis­ta espe­cia­li­za­da del Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos, un artícu­lo que pone en evi­den­cia el “cli­ma de opi­nión” que pre­va­le­ce en la dere­cha esta­dou­ni­den­se, en el com­ple­jo mili­tar-indus­trial y en los más encum­bra­dos sec­to­res de la admi­nis­tra­ción, y muy espe­cial­men­te en el Pen­tá­gono. El títu­lo de su artícu­lo lo dice todo: “Un Irán con armas nuclea­res, ¿pue­de ser disua­di­do?” La res­pues­ta, huel­ga acla­rar­lo, es nega­ti­va. Esta publi­ca­ción no podía lle­gar en un momen­to más opor­tuno para los beli­cis­tas esta­dou­ni­den­ses, cuan­do reite­ra­das infor­ma­cio­nes –silen­cia­das por la pren­sa que se auto­de­no­mi­na “libre” o “inde­pen­dien­te”- hablan del des­pla­za­mien­to de navíos de gue­rra esta­dou­ni­den­ses e israe­líes a tra­vés del Canal de Suez y en direc­ción a Irán, lo que hace temer la inmi­nen­cia de una gue­rra. En varias de sus últi­mas “Refle­xio­nes” el Coman­dan­te Fidel Cas­tro había adver­ti­do, con su habi­tual luci­dez, sobre las omi­no­sas impli­ca­cio­nes de la esca­la­da des­ata­da por Washing­ton en con­tra de los ira­níes, cuya pau­ta no difie­re sino en lo anec­dó­ti­co de la uti­li­za­da para jus­ti­fi­car la agre­sión a Iraq: aco­so diplo­má­ti­co, denun­cias ante la ONU, san­cio­nes cada vez más rigu­ro­sas del Con­se­jo de Segu­ri­dad, “incum­pli­mien­to” de Tehe­rán y el inevi­ta­ble des­en­la­ce militar.

Las som­brías pre­dic­cio­nes del Coman­dan­te lucen opti­mis­tas en com­pa­ra­ción con lo que plan­tea este tene­bro­so ideó­lo­go de los hal­co­nes esta­dou­ni­den­ses. En una entre­vis­ta con­ce­di­da el miér­co­les pasa­do a Natasha Moz­go­va­ya, corres­pon­sal del perió­di­co israe­lí Haa­retz en Esta­dos Uni­dos, Etzio­ni rati­fi­ca lo expre­sa­do en la Mili­tary Review, a saber: Irán pre­ten­de cons­truir un arse­nal nuclear y eso es inacep­ta­ble. La úni­ca opción es un ejem­pla­ri­zan­te ata­que mili­tar, y es pre­fe­ri­ble des­atar­lo un mes antes y no diez días des­pués de que el sata­ni­za­do Irán dis­pon­ga de la bom­ba ató­mi­ca. En su artícu­lo el pro­fe­sor de la GWU insis­te en seña­lar que cual­quier otra alter­na­ti­va debe des­car­tar­se: la diplo­ma­cia fra­ca­só; las san­cio­nes de la ONU care­cen de efi­ca­cia; bom­bar­dear las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res no cam­bia­ría muchos las cosas por­que, según decla­ra­cio­nes del Secre­ta­rio de Defen­sa Robert Gates, lo úni­co que se logra­ría sería retra­sar el avan­ce del pro­yec­to ató­mi­co ira­ní por tres años; y, por últi­mo, la disua­sión no fun­cio­na con «acto­res no racio­na­les» como el actual Gobierno de Irán, domi­na­do por el irra­cio­na­lis­mo fun­da­men­ta­lis­ta que con­tras­ta con la mesu­ra y racio­na­li­dad de gober­nan­tes israe­líes que ase­si­nan a acti­vis­tas huma­ni­ta­rios en pleno Medi­te­rrá­neo. Por con­si­guien­te, lo úni­co real­men­te efi­caz es des­truir la infra­es­truc­tu­ra de Irán para impo­si­bi­li­tar la con­ti­nua­ción de su pro­gra­ma nuclear.

Ese ata­que, agre­ga, “podría ser inter­pre­ta­do por Tehe­rán como una decla­ra­ción de gue­rra total”, pero como las ten­ta­ti­vas de diá­lo­go ensa­ya­das por Oba­ma fra­ca­sa­ron es urgen­te e impres­cin­di­ble adop­tar drás­ti­cas medi­das si Esta­dos Uni­dos no quie­re per­der su pre­do­mi­nio en Medio Orien­te a manos de Irán. Por sus gran­des reser­vas petro­lí­fe­ras ‑sólo supe­ra­das por Ara­bia Sau­dí y Cana­dá, y muy supe­rio­res a las de Iraq, Kuwait y los Emi­ra­tos- Irán exci­ta el ansia de rapi­ña del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, que con el 3% de la pobla­ción mun­dial con­su­me el 25% de la pro­duc­ción mun­dial de petró­leo. Ade­más, no hay que olvi­dar que la gue­rra es el prin­ci­pal nego­cio del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, de modo que para sos­te­ner sus ganan­cias hay que uti­li­zar y des­truir avio­nes, cohe­tes, heli­cóp­te­ros, etcé­te­ra. Así, la dia­bó­li­ca pare­ja for­ma­da por la “gue­rra pre­ven­ti­va” y la “gue­rra infi­ni­ta” con­ti­núa inal­te­ra­ble su cur­so, aho­ra bajo la pre­si­den­cia de un Pre­mio Nóbel de la Paz cuyo ser­vi­lis­mo ante tan oscu­ros intere­ses uni­do a su fal­ta de cora­je para hon­rar ese pre­mio colo­ca a la huma­ni­dad al bor­de de un abismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.