Irán, la gue­rra de Oba­ma- Ati­lio A. Boron

Ami­tai Eztio­ni es uno de los soció­lo­gos más influ­yen­tes del mun­do. Naci­do en Ale­ma­nia y emi­gra­do a Israel en los años fun­da­cio­na­les de ese Esta­do, se radi­có tiem­po des­pués en Esta­dos Uni­dos don­de ini­ció una lar­ga carre­ra aca­dé­mi­ca que lo lle­vó a tran­si­tar por varias de las más pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des de ese país: Ber­ke­ley, Colum­bia, Har­vard, has­ta cul­mi­nar, en los últi­mos años en Washing­ton, D.C., como Pro­fe­sor de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la Geor­ge Washing­ton Uni­ver­sity. Pero sus acti­vi­da­des no se limi­ta­ron a los claus­tros uni­ver­si­ta­rios: fue per­ma­nen­te­men­te un hom­bre de con­sul­ta de diver­sos pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­se, espe­cial­men­te de James Car­ter y Bill Clin­ton. Y des­de el 11‑S, con el auge del beli­cis­mo, su voz ha reso­na­do con cre­cien­te fuer­za en el esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se. Hace pocos días ofre­ció un nue­vo ejem­plo de ello.

Incon­di­cio­nal apo­lo­gis­ta del Esta­do de Israel, aca­ba de publi­car en la Mili­tary­Re­view, una revis­ta espe­cia­li­za­da del Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos, un artícu­lo que pone en evi­den­cia el “cli­ma de opi­nión” que pre­va­le­ce en la dere­cha esta­dou­ni­den­se, en el com­ple­jo mili­tar-indus­trial y en los más encum­bra­dos sec­to­res de la admi­nis­tra­ción, y muy espe­cial­men­te en el Pen­tá­gono. El títu­lo de su artícu­lo lo dice todo: “Un Irán con armas nuclea­res, ¿pue­de ser disua­di­do?” La res­pues­ta, huel­ga acla­rar­lo, es nega­ti­va. Esta publi­ca­ción no podía lle­gar en un momen­to más opor­tuno para los beli­cis­tas esta­dou­ni­den­ses, cuan­do reite­ra­das infor­ma­cio­nes –silen­cia­das por la pren­sa que se auto­de­no­mi­na “libre” o “inde­pen­dien­te”- hablan del des­pla­za­mien­to de navíos de gue­rra esta­dou­ni­den­ses e israe­líes a tra­vés del Canal de Suez y en direc­ción a Irán, lo que hace temer la inmi­nen­cia de una gue­rra. En varias de sus últi­mas “Refle­xio­nes” el Coman­dan­te Fidel Cas­tro había adver­ti­do, con su habi­tual luci­dez, sobre las omi­no­sas impli­ca­cio­nes de la esca­la­da des­ata­da por Washing­ton en con­tra de los ira­níes, cuya pau­ta no difie­re sino en lo anec­dó­ti­co de la uti­li­za­da para jus­ti­fi­car la agre­sión a Iraq: aco­so diplo­má­ti­co, denun­cias ante la ONU, san­cio­nes cada vez más rigu­ro­sas del Con­se­jo de Segu­ri­dad, “incum­pli­mien­to” de Tehe­rán y el inevi­ta­ble des­en­la­ce mili­tar.

Las som­brías pre­dic­cio­nes del Coman­dan­te lucen opti­mis­tas en com­pa­ra­ción con lo que plan­tea este tene­bro­so ideó­lo­go de los hal­co­nes esta­dou­ni­den­ses. En una entre­vis­ta con­ce­di­da el miér­co­les pasa­do a Natasha Moz­go­va­ya, corres­pon­sal del perió­di­co israe­lí Haa­retz en Esta­dos Uni­dos, Etzio­ni rati­fi­ca lo expre­sa­do en la Mili­tary Review, a saber: Irán pre­ten­de cons­truir un arse­nal nuclear y eso es inacep­ta­ble. La úni­ca opción es un ejem­pla­ri­zan­te ata­que mili­tar, y es pre­fe­ri­ble des­atar­lo un mes antes y no diez días des­pués de que el sata­ni­za­do Irán dis­pon­ga de la bom­ba ató­mi­ca. En su artícu­lo el pro­fe­sor de la GWU insis­te en seña­lar que cual­quier otra alter­na­ti­va debe des­car­tar­se: la diplo­ma­cia fra­ca­só; las san­cio­nes de la ONU care­cen de efi­ca­cia; bom­bar­dear las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res no cam­bia­ría muchos las cosas por­que, según decla­ra­cio­nes del Secre­ta­rio de Defen­sa Robert Gates, lo úni­co que se logra­ría sería retra­sar el avan­ce del pro­yec­to ató­mi­co ira­ní por tres años; y, por últi­mo, la disua­sión no fun­cio­na con «acto­res no racio­na­les» como el actual Gobierno de Irán, domi­na­do por el irra­cio­na­lis­mo fun­da­men­ta­lis­ta que con­tras­ta con la mesu­ra y racio­na­li­dad de gober­nan­tes israe­líes que ase­si­nan a acti­vis­tas huma­ni­ta­rios en pleno Medi­te­rrá­neo. Por con­si­guien­te, lo úni­co real­men­te efi­caz es des­truir la infra­es­truc­tu­ra de Irán para impo­si­bi­li­tar la con­ti­nua­ción de su pro­gra­ma nuclear.

Ese ata­que, agre­ga, “podría ser inter­pre­ta­do por Tehe­rán como una decla­ra­ción de gue­rra total”, pero como las ten­ta­ti­vas de diá­lo­go ensa­ya­das por Oba­ma fra­ca­sa­ron es urgen­te e impres­cin­di­ble adop­tar drás­ti­cas medi­das si Esta­dos Uni­dos no quie­re per­der su pre­do­mi­nio en Medio Orien­te a manos de Irán. Por sus gran­des reser­vas petro­lí­fe­ras ‑sólo supe­ra­das por Ara­bia Sau­dí y Cana­dá, y muy supe­rio­res a las de Iraq, Kuwait y los Emi­ra­tos- Irán exci­ta el ansia de rapi­ña del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, que con el 3% de la pobla­ción mun­dial con­su­me el 25% de la pro­duc­ción mun­dial de petró­leo. Ade­más, no hay que olvi­dar que la gue­rra es el prin­ci­pal nego­cio del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, de modo que para sos­te­ner sus ganan­cias hay que uti­li­zar y des­truir avio­nes, cohe­tes, heli­cóp­te­ros, etcé­te­ra. Así, la dia­bó­li­ca pare­ja for­ma­da por la “gue­rra pre­ven­ti­va” y la “gue­rra infi­ni­ta” con­ti­núa inal­te­ra­ble su cur­so, aho­ra bajo la pre­si­den­cia de un Pre­mio Nóbel de la Paz cuyo ser­vi­lis­mo ante tan oscu­ros intere­ses uni­do a su fal­ta de cora­je para hon­rar ese pre­mio colo­ca a la huma­ni­dad al bor­de de un abis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *