Inmo­ra­li­dad- Anto­nio Alva­rez-Solis

La fra­se está en la base de la cri­sis eco­nó­mi­ca y a la vez sobre­vue­la sobre ella. No se tra­ta fun­da­men­tal­men­te de dine­ro sino de moral. Es una gigan­tes­ca cri­sis moral. Si no tuvié­ra­mos mie­do al pen­sa­mien­to diría­mos que esta­mos en pre­sen­cia de una cri­sis de carác­ter meta­fí­si­co, esto es, una cri­sis que afec­ta al sig­ni­fi­ca­do mis­mo del hom­bre. Pero vaya­mos a la fra­se.

La leo en un perió­di­co de la maña­na: «El minis­tro de Tra­ba­jo admi­te que el Gobierno ten­drá que deba­tir la con­ve­nien­cia o no de pro­rro­gar las ayu­das de 420 euros a des­em­plea­dos que hayan ago­ta­do todas sus pres­ta­cio­nes». Acla­re­mos la cifra: se tra­ta de medio millón de para­dos. Supon­go que tras muchos de ellos pue­de haber una fami­lia. El minis­tro mues­tra su dolor al hacer el comen­ta­rio, pero… «admi­te que Espa­ña se encuen­tra ante la nece­si­dad de imple­men­tar medi­das de reduc­ción del défi­cit». Es decir, se tra­ta de arro­jar por la bor­da a una muche­dum­bre para que nave­gue la nave «Espa­ña».

Por­que, por deduc­ción ele­men­tal, Espa­ña no es ese medio millón de ciu­da­da­nos que per­vi­ven mise­ra­ble­men­te con menos de qui­nien­tos euros men­sua­les. El len­gua­je tie­ne ran­go cri­mi­nal. ¿Cómo se pue­de hablar con tan­to des­aho­go de la extin­ción bru­tal de medio millón de ciu­da­da­nos a los que se des­po­ja de toda suer­te de per­so­na­li­dad huma­na? La noti­cia la da el Sr. Cor­ba­cho, minis­tro de Tra­ba­jo y socia­lis­ta. Sí; hay que evi­tar el terro­ris­mo. Pero ¿a dón­de enviar jus­ta­men­te a los anti­dis­tur­bios? ¿Quién cons­pi­ra con­tra la paz social? ¿Pue­de ile­ga­li­zar­se a los pode­ro­sos y a su entorno?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *