La UE vigi­la­rá a los ciu­da­da­nos de opi­nio­nes radi­ca­les… Feliz 1984!- La Hai­ne

Entre los logros de la Pre­si­den­cia espa­ño­la de la Unión Euro­pea, ha pasa­do prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­da la apro­ba­ción de un pro­gra­ma de vigi­lan­cia y reco­lec­ción sis­te­má­ti­ca de datos per­so­na­les de ciu­da­da­nos sos­pe­cho­sos de expe­ri­men­tar un pro­ce­so de “radi­ca­li­za­ción”. Este pro­gra­ma pue­de diri­gir­se con­tra indi­vi­duos invo­lu­cra­dos en gru­pos de “extre­ma izquier­da o dere­cha, nacio­na­lis­tas, reli­gio­sos o anti­glo­ba­li­za­ción”, según figu­ra en los docu­men­tos ofi­cia­les.

El pasa­do 26 de abril, el Con­se­jo de la Unión Euro­pea reu­ni­do en Luxem­bur­go abor­dó el pun­to del orden del día titu­la­do “Radi­ca­li­za­ción en la UE”, que con­clu­yó con la apro­ba­ción del docu­men­to 857010. La ini­cia­ti­va for­ma par­te de la estra­te­gia de pre­ven­ción del terro­ris­mo en Euro­pa, y se con­ci­bió ini­cial­men­te para gru­pos terro­ris­tas islá­mi­cos. Sin embar­go, el docu­men­to extien­de la sos­pe­cha de tal for­ma y en tér­mi­nos tan gené­ri­cos que da cober­tu­ra a la vigi­lan­cia poli­cial de cual­quier indi­vi­duo o gru­po sos­pe­cho­so de haber­se radi­ca­li­za­do. Así, un acti­vis­ta de una orga­ni­za­ción civil, polí­ti­ca o ciu­da­da­na, sin víncu­los con el terro­ris­mo, podría ser espia­do en el mar­co de un pro­gra­ma que invi­ta a inves­ti­gar des­de el “gra­do de com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co o polí­ti­co” del sos­pe­cho­so, has­ta si su situa­ción eco­nó­mi­ca es de “des­em­pleo, dete­rio­ro, pér­di­da de una beca o de ayu­da finan­cie­ra”.

El docu­men­to apro­ba­do reco­mien­da a los Esta­dos miem­bros que “com­par­tan infor­ma­ción rela­ti­va a los pro­ce­sos de radi­ca­li­za­ción”. ¿Qué entien­de la UE por radi­ca­li­za­ción? El tex­to debe­ría defi­nir el con­cep­to, pues eso per­mi­ti­ría aco­tar la vigi­lan­cia al ámbi­to del terro­ris­mo isla­mis­ta, pero no lo hace. Se ins­ta, por el con­tra­rio, a con­si­de­rar entre los obje­ti­vos a todo tipo de defen­so­res de ideas hete­ro­do­xas. El acuer­do pone tam­bién bajo la lupa poli­cial a ciu­da­da­nos que defien­dan las ideas radi­ca­les clá­si­cas, las de aque­llos par­ti­da­rios del refor­mis­mo demo­crá­ti­co que tan­to bien han hecho a la demo­cra­cia. Inclu­so podría apli­car­se con­tra quie­nes se con­si­de­ren radi­ca­les en sen­ti­do eti­mo­ló­gi­co, pues “radi­cal” es, ni más ni menos, el que abor­da los pro­ble­mas en su raíz.

El acuer­do pul­ve­ri­za el espí­ri­tu euro­peo de tole­ran­cia hacia todas las ideas, siem­pre que se defien­dan median­te la pala­bra pues, en su afán de pre­ve­nir el terro­ris­mo, amplia el aba­ni­co de sos­pe­cho­sos has­ta diluir la nota­ble dife­ren­cia entre los medios con que se defien­den las ideas y las ideas mis­mas.

El pro­gra­ma com­ple­to de vigi­lan­cia está reco­gi­do en un docu­men­to ante­rior, el 798410, titu­la­do “Ins­tru­men­to para alma­ce­nar datos e infor­ma­ción sobre pro­ce­sos de radi­ca­li­za­ción vio­len­ta”, de mar­zo de este año. Casual­men­te, a este tex­to se le dio carác­ter con­fi­den­cial, y sólo se ha cono­ci­do gra­cias a que la orga­ni­za­ción de defen­sa de las liber­ta­des civi­les sta​te​watch​.org ha teni­do acce­so a él y lo ha hecho públi­co. La ONG denun­cia que este pro­gra­ma “no se diri­ge en pri­mer lugar hacia per­so­nas o gru­pos que pre­ten­dan come­ter aten­ta­dos terro­ris­tas, sino a gen­te que tie­ne pun­tos de vis­ta radi­ca­les, a los que se defi­ne como pro­pa­ga­do­res de men­sa­jes radi­ca­les”.

Entre los obje­ti­vos del docu­men­to secre­to figu­ra “com­ba­tir la radi­ca­li­za­ción y el reclu­ta­mien­to”, e inclu­ye alu­sio­nes rela­ti­vas a la per­se­cu­ción de quie­nes inci­ten al odio o a la vio­len­cia que sí pare­cen diri­gi­das a gru­pos terro­ris­tas o filo­te­rro­ris­tas. Sin embar­go, éstas resul­tan inne­ce­sa­rias, pues ya están cas­ti­ga­das en la legis­la­ción penal de los paí­ses euro­peos. El tex­to alu­de indis­tin­ta­men­te a la “radi­ca­li­za­ción” y la “radi­ca­li­za­ción vio­len­ta”, aso­cian­do el recur­so a la vio­len­cia con todo tipo de ideas extre­mas o anti­sis­te­ma. El docu­men­to invi­ta a los gobier­nos a vigi­lar “los men­sa­jes de radi­ca­li­za­ción” has­ta un pun­to rayano en la vul­ne­ra­ción de la liber­tad de expre­sión. El pro­gra­ma invi­ta a escru­tar las audien­cias a las que se diri­gen los men­sa­jes radi­ca­les, si éstos apo­yan o no la vio­len­cia, si exis­ten otros gru­pos con las mis­mas ideas que renie­guen de la vio­len­cia, cómo se trans­mi­ten los men­sa­jes radi­ca­les, etc.

Al des­cen­der al deta­lle de la vigi­lan­cia indi­vi­dual, reco­mien­da inves­ti­gar inclu­so los sen­ti­mien­tos de las per­so­nas que mili­ten en gru­pos sos­pe­cho­sos, median­te plan­tea­mien­tos como el que ins­ta a reca­bar infor­ma­ción sobre los “sen­ti­mien­tos de la per­so­na en rela­ción con su nue­va iden­ti­dad colec­ti­va y los miem­bros del gru­po”. Y con pre­gun­tas como: “¿Ha hecho la per­so­na comen­ta­rios sobre asun­tos, prin­ci­pal­men­te de natu­ra­le­za polí­ti­ca, usan­do argu­men­tos basa­dos en men­sa­jes radi­ca­les? ¿Ha hecho comen­ta­rios sobre su inten­ción de tomar par­te en un acto vio­len­to?”. De este modo, el acuer­do abre una peli­gro­sa vía de per­se­cu­ción de las ideas, los argu­men­tos y has­ta los esta­dos de áni­mo.

La reu­nión en la que se apro­bó este pro­gra­ma de vigi­lan­cia ciu­da­da­na estu­vo pre­si­di­da por el minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, Miguel Ángel Mora­ti­nos, ya que Espa­ña osten­ta­ba la Pre­si­den­cia de turno de la UE. Asis­tió tam­bién el secre­ta­rio de Esta­do para la UE, Die­go López Garri­do, así como la mayor par­te de los minis­tros de Asun­tos Exte­rio­res comu­ni­ta­rios.

Cuar­to Poder

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *