Edén en La Haba­na- Juven­tud Rebelde

El arro­yo de Bri­sas de Maria­nao era un lugar per­fec­to. El man­so correr de su cau­ce refle­ja­ba el ver­dor del entorno, favo­re­ci­do por una imper­tur­ba­ble quie­tud y un cli­ma gene­ro­so. Inclu­so, veci­nos ates­ti­guan haber vis­to en la trans­pa­ren­cia de sus aguas algún cama­rón. De segu­ro fue­ron muchos los que no resis­tie­ron la ten­ta­ción de huir del calor sofo­can­te en su peque­ña cuenca.
Pero a par­tir de 1960, con la expan­sión de la ciu­dad más allá de los lími­tes que la ceñían, arri­ba­ron nue­vas fami­lias que se asen­ta­ron en las inme­dia­cio­nes del arro­yue­lo, don­de fábri­cas e ins­ti­tu­cio­nes ver­tían toda cla­se de dese­chos. El entorno pri­vi­le­gia­do del lugar pasó a ser un terreno agre­si­vo, impro­duc­ti­vo y espa­cio pre­di­lec­to para los vectores.

A ini­cios de los años 90 Miguel Ángel Figue­re­do Couce­lo, jun­to a su fami­lia, deci­dió poner la mano en el ara­do y revo­lu­cio­nar el pai­sa­je en bene­fi­cio del vecin­da­rio con un pro­yec­to comu­ni­ta­rio lla­ma­do Visión Edén.

Hacer reali­dad la locura
«He vivi­do aquí des­de niño, y el patio de mi casa colin­da con la zan­ja. En un momen­to ini­cial con mi padre y mis hijos tra­té de recu­pe­rar las áreas, con­tan­do con muy pocos recur­sos», rememora.

Evo­ca la belle­za de un entorno que acom­pa­ñó su niñez, y que se fue opa­can­do con los años por el des­cui­do ins­ti­tu­cio­nal y de la vecin­dad. El arro­yue­lo no solo sufrió into­xi­ca­ción, tam­bién fue defor­ma­do por la mano del hom­bre: «Ori­gi­nal­men­te desem­bo­ca­ba en una lagu­na en las áreas del anti­guo Hipó­dro­mo de Maria­nao, hoy Empre­sa Transim­port. Pero la lagu­ni­ta fue sella­da y el cau­ce del arro­yo des­via­do», cuenta.

Por esos años ya había invo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir­se en una zan­ja por don­de corrían aguas alba­ña­les y dese­chos de todo tipo. Sin embar­go, el tra­ba­jo per­sis­ten­te hizo mere­ce­dor al pro­yec­to Visión Edén de la dis­tin­ción de patio de refe­ren­cia muni­ci­pal en 1995.

«Sal­var este espa­cio no fue nada fácil. El aban­dono al que fue some­ti­do por tan­tos años lo hizo un sitio pan­ta­no­so, que atraía ratas y cuca­ra­chas e inun­da­ba los patios pró­xi­mos. El terreno era muy agre­si­vo como para poner­lo a pro­du­cir, pero logra­mos cam­biar esa con­di­ción», reco­no­ce Miguel Ángel.

«Aun­que al prin­ci­pio, en 1964, lo con­ce­bi­mos como un tra­ba­jo de mar­ca­do carác­ter fami­liar, en cuan­to comen­za­mos a tener resul­ta­dos serios, a ini­cios de los 90, Agri­cul­tu­ra Urba­na nos apo­yó con semi­llas y pos­tu­ras y lega­li­za­ron los terre­nos en los que tra­ba­já­ba­mos. Ello nos per­mi­tió hacer reali­dad esta “locu­ra”».

En 2001 la Orga­ni­za­ción para la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción de la ONU (FAO), pro­pu­so tra­mi­tar ayu­da mate­rial a Edén por el exce­len­te tra­ba­jo desa­rro­lla­do, seña­ló Fran­cis­co Arias Millán, ex repre­sen­tan­te de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal en Cuba.

«El sopor­te mate­rial que nos brin­dó la FAO nos ayu­dó par­cial­men­te, pero la cla­ve del éxi­to ha sido la unión fami­liar», refie­re Miguel Ángel.

Don­de empie­za la familia
«Ha sido mara­vi­llo­so. Repre­sen­ta un gran bene­fi­cio para noso­tros. Eso era tre­men­do basu­re­ro. Lo mis­mo la bota­ban los veci­nos que orga­nis­mos esta­ta­les, y aun­que lo lim­pia­ron varias veces, al poco tiem­po vol­vía a las mis­mas con­di­cio­nes. Pero el tra­ba­jo de Migue­lín reani­mó el entorno del barrio», dice orgu­llo­so Rafael Para­da Recasens.

La opi­nión del diri­gen­te cede­ris­ta no es la úni­ca que con­ver­ge en des­ta­car lo bene­fi­cio­so del Visión Edén para la barria­da de Los Ánge­les y otras comu­ni­da­des cer­ca­nas, en el plano social, eco­nó­mi­co y medioambiental.

La con­ta­mi­na­ción dañó gra­ve­men­te los sue­los y la fau­na en las inme­dia­cio­nes del arro­yo. Inclu­so ani­ma­les tan habi­tua­les para los haba­ne­ros como la lagar­ti­ja común y la rana toro, des­apa­re­cie­ron de aquel entorno, has­ta que a fines del pasa­do siglo el pro­yec­to «sem­bró» ejem­pla­res de ambas especies.

Lo que ini­cial­men­te fue «un patio muy orga­ni­za­do, pro­duc­ti­vo y lim­pio, pasó a ser uno de los pro­yec­tos comu­ni­ta­rios más intere­san­tes del país, expan­dién­do­se des­de el cora­zón de su comu­ni­dad hacia el res­to de la sociedad.

Actual­men­te los sur­cos de Edén no solo cuen­tan con más de 20 varie­da­des de plan­tas: hor­ta­li­zas, con­di­men­tos, fru­ta­les —entre estas melo­co­tón, cere­za y una peque­ña varie­dad de pera— y medi­ci­na­les, sino que allí desa­rro­llan ade­más la lom­bri­cul­tu­ra y la cría de peces ornamentales.

«Hace años incur­sio­na­mos en la cría de la tila­pia roja israe­lí y ya hemos entre­ga­do más de medio millón de ale­vi­nes. Tene­mos 2 000 metros cua­dra­dos de espe­jo de agua dis­tri­bui­dos en sie­te estan­ques de dife­ren­tes capa­ci­da­des», expli­ca el líder del proyecto.

Agre­ga que muchos niños se inte­gran a las acti­vi­da­des, como a los círcu­los de inte­rés sobre la acui­cul­tu­ra. «Pre­fie­ren estar aquí antes de andar por las calles. Aquí ocu­pan su tiem­po ocio­so, apren­den a amar la natu­ra­le­za y el tra­ba­jo y son par­tí­ci­pes direc­tos de los bene­fi­cios del pro­yec­to», afirma.

Par­te de los fon­dos que recau­da Edén son des­ti­na­dos a orga­ni­zar acti­vi­da­des recrea­ti­vas, cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas para los niños del barrio y alum­nos de la escue­la espe­cial para tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to José Manuel Lazo de la Vega, cer­ca­na a la comu­ni­dad. Coor­di­na­cio­nes de este tipo, comen­ta el direc­tor del cen­tro esco­lar, Manuel Már­quez Igna­cio, resul­tan muy favorables.

«Los víncu­los que nos unen son los mejo­res. El pro­yec­to no solo ha con­tri­bui­do a la edu­ca­ción de los niños. Nos ha ayu­da­do con los arre­glos de la escue­la y ha dona­do más de 12 000 pesos y otros recur­sos mate­ria­les des­de el año 1999 has­ta la fecha», señala.

Igual­men­te Edén ha lle­ga­do, a tra­vés de sus ser­vi­cios y pro­duc­tos, has­ta diver­sas ins­ti­tu­cio­nes como la clí­ni­ca de 100 y 57, en Marianao.

Mer­ce­des Arrie­ra, dele­ga­da muni­ci­pal de Agri­cul­tu­ra Urba­na, reco­no­ce que pro­yec­tos de este tipo enga­la­nan la ciu­dad, pro­te­gen el medio ambien­te y pro­veen a la fami­lia y a la comunidad.

Sobre el desa­rro­llo espe­cí­fi­co de Visión Edén comen­ta que no solo es posi­ti­vo, sino rele­van­te, y por este moti­vo den­tro de poco el Gru­po Nacio­nal de Agri­cul­tu­ra Urba­na le otor­ga­rá el pre­mio Doble Corona.

Los fru­tos del pro­yec­to están entre las razo­nes por las que ocho fami­lias de la vecin­dad, entre las que se cuen­ta la de Julio Jor­ge Rodrí­guez, han repro­du­ci­do la expe­rien­cia en sus patios «para trans­for­mar la socie­dad des­de aquí, don­de empie­za la familia».

Unos metros bien empleados
Actual­men­te el pro­yec­to fami­liar-comu­ni­ta­rio cuen­ta con dos áreas prin­ci­pa­les y pre­pa­ra con­di­cio­nes para fomen­tar la explo­ta­ción de un nue­vo espa­cio, cru­zan­do la calle 114, fren­te a los terre­nos originarios.

El sitio, y en el mar­gen del otro­ra arro­yo, exhi­be una com­ple­ja situa­ción medioam­bien­tal como resul­ta­do de la polu­ción y el aban­dono al que ha sido some­ti­do el entorno. No obs­tan­te, este lugar, colin­dan­te con una escue­la pri­ma­ria, deja­rá de ser un terreno bal­dío para con­ver­tir­se en unos 2 000 metros bien emplea­dos, afir­ma Miguel Ángel.

El plan para el apro­ve­cha­mien­to de la zona, apro­ba­do ya por las auto­ri­da­des corres­pon­dien­tes, pre­ten­de dotar a la comu­ni­dad de un lugar agra­da­ble para el sano espar­ci­mien­to de la fami­lia, don­de jóve­nes, peque­ños y adul­tos pue­dan depar­tir en un con­tex­to en el que las opcio­nes recrea­ti­vas son ínfimas.

La «ter­ce­ra eta­pa» de Edén com­pren­de la pues­ta en fun­cio­na­mien­to de un área des­ti­na­da al tra­ba­jo con niños cie­gos, débi­les visua­les y que pade­cen Sín­dro­me de Down, median­te la equi­no­te­ra­pia. Los niños no ten­drán que ir tan lejos, como a los par­ques Lenin o Almen­da­res para reci­bir el tra­ta­mien­to con los caballos.

La comu­ni­dad tam­bién con­ta­rá con un cam­po de «gol­fi­to», un espa­cio para la mon­ta de ponis y un local techa­do para acti­vi­da­des culturales.

La hue­lla en la gente
La semi­lla de Edén ha via­ja­do por toda la isla, y no es una metá­fo­ra. En varias pro­vin­cias, median­te fun­cio­na­rios de la Agri­cul­tu­ra Urba­na, se han repro­du­ci­do, por ejem­plo, pos­tu­ras de melo­co­tón saca­das del proyecto.

Inclu­so el tes­ti­mo­nio de la ini­cia­ti­va ha lle­ga­do a muchas par­tes del mun­do, nos cuen­ta Miguel Ángel bajan­do el tono de voz, para no pecar de fatuo. «Hace un tiem­po uno de mis her­ma­nos lo lle­vó a Sui­za, y la gen­te que­dó impresionada».

Visión Edén cuen­ta con el reco­no­ci­mien­to de varias ins­ti­tu­cio­nes, por cons­ti­tuir, según Adol­fo Rodrí­guez Nodal, direc­tor del Gru­po Nacio­nal de la Agri­cul­tu­ra Urba­na, un ejem­plo de sis­te­ma­ti­ci­dad, esfuer­zo y amor por la naturaleza.

Los apor­tes a la comu­ni­dad no solo son una reali­dad, sino que se han con­ver­ti­do en el mejor pre­tex­to para reco­no­cer la labor de una fami­lia uni­da y con fe, como dije­ra Miguel Ángel, quien a pesar de ser gra­dua­do en Inge­nie­ría Mecá­ni­ca ha inver­ti­do gran par­te de su vida en des­ci­frar «el meca­nis­mo» del surco.

Algu­nos de los estí­mu­los reci­bi­dos por el pro­yec­to los fir­man el Gru­po Nacio­nal de la Agri­cul­tu­ra Urba­na, la Fun­da­ción Núñez Jimé­nez de la Natu­ra­le­za y el Hom­bre o el Minis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Medio Ambien­te; ade­más, osten­ta la con­di­ción de Refe­ren­cia de la FAO en Latinoamérica.

Migue­lín guar­da de un mano­ta­zo la sar­ta de plie­gos acu­ña­dos, pei­na su pelo neva­do y con­fie­sa baji­to, como quien va a decir mucho.

Fuen­te: http://​www​.juven​tu​dre​bel​de​.cu/​c​u​b​a​/​2​010 – 06-24/e­den-en-la-haba­na/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *