“Mues­tro la otra cara a un país des­in­for­ma­do con ton­te­rías” – Cuba­de­ba­te

El cineasta Oliver Stone y el Presidente de Venezuela Hugo Chávez. Foto de archivo

El cineas­ta Oli­ver Sto­ne sos­tie­ne que su docu­men­tal “Al sur de la fron­te­ra” que estre­na esta sema­na en Esta­dos Uni­dos, es para mos­trar “la otra cara” de los pro­ce­sos polí­ti­cos de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na “a un país des­in­for­ma­do con ton­te­rías”, dijo a la AFP.

En 78 minu­tos el docu­men­tal da una lec­tu­ra de los movi­mien­tos polí­ti­cos des­de el pun­to de vis­ta de Hugo Chá­vez en Vene­zue­la, de Evo Mora­les en Boli­via, de Lula da Sil­va en Bra­sil, de Cris­ti­na Kirch­ner en Argen­ti­na, de Fer­nan­do Lugo en Para­guay, de Rafael Correa en Ecua­dor y de Raúl Cas­tro en Cuba, pre­sen­ta­dos como un pro­ce­so con­jun­to.

“South of the bor­der” se estre­na el vier­nes en Nue­va York y la pró­xi­ma sema­na en Los Ange­les y otras ciu­da­des como el pri­mer docu­men­tal de Oli­ver Sto­ne de mayor difu­sión en los cines de su país.

“Des­de que lle­ga­ron Chá­vez y Lula dije­ron: ‘Que­re­mos lle­var nues­tros recur­sos natu­ra­les, nues­tro petró­leo, el gas que posee­mos, a que per­te­nez­can al pue­blo”, dijo al reco­no­cer su admi­ra­ción sin fisu­ras por un “lucha­dor como Chá­vez”.

Con­ven­ci­do de haber cons­ta­ta­do pro­ce­sos demo­crá­ti­cos muy popu­la­res en la región, Sto­ne remar­ca sobre Esta­dos Uni­dos, don­de nació hace 63 años: “Éste es un país des­in­for­ma­do con ton­te­rías”.

Para afir­mar esta idea, el docu­men­tal se sir­ve, entre otras cosas, de archi­vos de noti­cie­ros de la cade­na con­ser­va­do­ra FOX y decla­ra­cio­nes del ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush sobre Chá­vez o Mora­les, muy fáci­les de cari­ca­tu­ri­zar.

Es el caso de un pro­gra­ma en el que los comen­ta­ris­tas narran cómo el pre­si­den­te boli­viano “come coco” y otro lo corri­ge: “Oh, no es coca” y pro­si­guen como bur­la.

Sin embar­go, dice AFP, esca­sean entre­vis­tas direc­tas a los opo­si­to­res loca­les. ”Sí hay algu­nos en la pelí­cu­la”, acla­ra el direc­tor de “Pla­toon” (1986). “Hay un buen núme­ro de adver­sa­rios, par­te del gol­pe de Esta­do, par­te de la huel­ga petro­le­ra, y ya sabes, par­te de la gue­rra mediá­ti­ca en con­tra” de Chá­vez.

“Hay muchas crí­ti­cas pero se sabe que la crí­ti­ca es bas­tan­te des­equi­li­bra­da en este país, se pue­de acce­der a You­Tu­be y encon­trar nada más que mier­da malé­fi­ca sobre Chá­vez. Por lo tan­to se nece­si­ta algún con­tra­pe­so a esta his­to­ria”.

“En reali­dad creo que se pue­de encon­trar un mon­tón de crí­ti­cas en You­Tu­be y los dia­rios. El New York Times y El Washing­ton Post prác­ti­ca­men­te cada sema­na tie­nen un artícu­lo sobre lo que Chá­vez ha hecho recien­te­men­te. Todas son pen­de­ja­das”, sen­ten­cia.

Para la cineas­ta argen­ti­na Adria­na Yur­co­vich, que pre­sen­tó en Los Ange­les el docu­men­tal “El Ambu­lan­te”, “‘Al sur de la fron­te­ra’ es para el públi­co que le pre­gun­tas ‘¿Cuál es la capi­tal de Bue­nos Aires?’ y res­pon­den Rio de Janei­ro”.

“Mues­tra de una for­ma muy sim­ple pro­ce­sos que son muy com­ple­jos y con­tra­dic­to­rios. No es blan­co y negro ni tam­po­co es igual en todos los paí­ses”, dijo a la AFP.

“Es impor­tan­te ser sim­ple”, res­pon­de Sto­ne a crí­ti­cas simi­la­res a las de Yuro­co­vich publi­ca­das en la pren­sa lati­no­ame­ri­ca­na.

“Si estás en con­tra de las polí­ti­cas de refor­ma enton­ces lo que haces es com­pli­car­lo. A veces se nece­si­ta el blan­co y negro, se nece­si­ta la sim­ple­za” en el deba­te, res­pon­de Sto­ne.

Ejem­pli­fi­ca con las actua­les refor­mas que ha inten­ta­do el gobierno de Oba­ma para cam­biar las reglas de la ban­ca esta­dou­ni­den­se que se bene­fi­cia indis­cri­mi­na­da­men­te o para lograr un sis­te­ma de salud uni­ver­sal, ambos difí­ci­les de acor­dar por la opo­si­ción repu­bli­ca­na.

Pero cuan­do se men­cio­na que estas refor­mas se han dis­cu­ti­do en su país sin cie­rres de medios de comu­ni­ca­ción, tam­bién adver­sos a Oba­ma, el cineas­ta es tajan­te: “Lo de los cie­rres de radios en Vene­zue­la son pen­de­ja­das”.

“Que no se exa­ge­re (…) en Vene­zue­la se pue­de decir más o menos lo que usted quie­re, excep­to hacer lla­ma­dos para derro­car el Gobierno o algu­na otra acti­vi­dad ile­gal, por­que es una opo­si­ción muy esfer­ves­cen­te”.

“No hay más crí­ti­cas de Chá­vez allá que aquí para Oba­ma”.

¿Exis­te más liber­tad de pren­sa en Vene­zue­la que en Esta­dos Uni­dos?: “Por supues­to, usted pue­de decir lo que quie­ra, allá se pue­de ser irres­pon­sa­ble. Aquí no se pue­den decir cosas como ‘tene­mos que derro­car a Oba­ma’”.

“La ver­dad, es que están ponien­do el dine­ro en el sis­te­ma del pue­blo, están ayu­dan­do a la gen­te, no están ayu­dan­do a las cor­po­ra­cio­nes a cre­cer y enri­que­cer­se. Ese es el fon­do del asun­to”, cie­rra Sto­ne, ase­gu­ran­do que desea que un día lle­gue un “Chá­vez a Esta­dos Uni­dos”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *