“Mues­tro la otra cara a un país des­in­for­ma­do con ton­te­rías” – Cubadebate

El cineasta Oliver Stone y el Presidente de Venezuela Hugo Chávez. Foto de archivo

El cineas­ta Oli­ver Sto­ne sos­tie­ne que su docu­men­tal “Al sur de la fron­te­ra” que estre­na esta sema­na en Esta­dos Uni­dos, es para mos­trar “la otra cara” de los pro­ce­sos polí­ti­cos de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na “a un país des­in­for­ma­do con ton­te­rías”, dijo a la AFP.

En 78 minu­tos el docu­men­tal da una lec­tu­ra de los movi­mien­tos polí­ti­cos des­de el pun­to de vis­ta de Hugo Chá­vez en Vene­zue­la, de Evo Mora­les en Boli­via, de Lula da Sil­va en Bra­sil, de Cris­ti­na Kirch­ner en Argen­ti­na, de Fer­nan­do Lugo en Para­guay, de Rafael Correa en Ecua­dor y de Raúl Cas­tro en Cuba, pre­sen­ta­dos como un pro­ce­so conjunto.

“South of the bor­der” se estre­na el vier­nes en Nue­va York y la pró­xi­ma sema­na en Los Ange­les y otras ciu­da­des como el pri­mer docu­men­tal de Oli­ver Sto­ne de mayor difu­sión en los cines de su país.

“Des­de que lle­ga­ron Chá­vez y Lula dije­ron: ‘Que­re­mos lle­var nues­tros recur­sos natu­ra­les, nues­tro petró­leo, el gas que posee­mos, a que per­te­nez­can al pue­blo”, dijo al reco­no­cer su admi­ra­ción sin fisu­ras por un “lucha­dor como Chávez”.

Con­ven­ci­do de haber cons­ta­ta­do pro­ce­sos demo­crá­ti­cos muy popu­la­res en la región, Sto­ne remar­ca sobre Esta­dos Uni­dos, don­de nació hace 63 años: “Éste es un país des­in­for­ma­do con tonterías”.

Para afir­mar esta idea, el docu­men­tal se sir­ve, entre otras cosas, de archi­vos de noti­cie­ros de la cade­na con­ser­va­do­ra FOX y decla­ra­cio­nes del ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush sobre Chá­vez o Mora­les, muy fáci­les de caricaturizar.

Es el caso de un pro­gra­ma en el que los comen­ta­ris­tas narran cómo el pre­si­den­te boli­viano “come coco” y otro lo corri­ge: “Oh, no es coca” y pro­si­guen como burla.

Sin embar­go, dice AFP, esca­sean entre­vis­tas direc­tas a los opo­si­to­res loca­les. ”Sí hay algu­nos en la pelí­cu­la”, acla­ra el direc­tor de “Pla­toon” (1986). “Hay un buen núme­ro de adver­sa­rios, par­te del gol­pe de Esta­do, par­te de la huel­ga petro­le­ra, y ya sabes, par­te de la gue­rra mediá­ti­ca en con­tra” de Chávez.

“Hay muchas crí­ti­cas pero se sabe que la crí­ti­ca es bas­tan­te des­equi­li­bra­da en este país, se pue­de acce­der a You­Tu­be y encon­trar nada más que mier­da malé­fi­ca sobre Chá­vez. Por lo tan­to se nece­si­ta algún con­tra­pe­so a esta historia”.

“En reali­dad creo que se pue­de encon­trar un mon­tón de crí­ti­cas en You­Tu­be y los dia­rios. El New York Times y El Washing­ton Post prác­ti­ca­men­te cada sema­na tie­nen un artícu­lo sobre lo que Chá­vez ha hecho recien­te­men­te. Todas son pen­de­ja­das”, sentencia.

Para la cineas­ta argen­ti­na Adria­na Yur­co­vich, que pre­sen­tó en Los Ange­les el docu­men­tal “El Ambu­lan­te”, “‘Al sur de la fron­te­ra’ es para el públi­co que le pre­gun­tas ‘¿Cuál es la capi­tal de Bue­nos Aires?’ y res­pon­den Rio de Janeiro”.

“Mues­tra de una for­ma muy sim­ple pro­ce­sos que son muy com­ple­jos y con­tra­dic­to­rios. No es blan­co y negro ni tam­po­co es igual en todos los paí­ses”, dijo a la AFP.

“Es impor­tan­te ser sim­ple”, res­pon­de Sto­ne a crí­ti­cas simi­la­res a las de Yuro­co­vich publi­ca­das en la pren­sa latinoamericana.

“Si estás en con­tra de las polí­ti­cas de refor­ma enton­ces lo que haces es com­pli­car­lo. A veces se nece­si­ta el blan­co y negro, se nece­si­ta la sim­ple­za” en el deba­te, res­pon­de Stone.

Ejem­pli­fi­ca con las actua­les refor­mas que ha inten­ta­do el gobierno de Oba­ma para cam­biar las reglas de la ban­ca esta­dou­ni­den­se que se bene­fi­cia indis­cri­mi­na­da­men­te o para lograr un sis­te­ma de salud uni­ver­sal, ambos difí­ci­les de acor­dar por la opo­si­ción republicana.

Pero cuan­do se men­cio­na que estas refor­mas se han dis­cu­ti­do en su país sin cie­rres de medios de comu­ni­ca­ción, tam­bién adver­sos a Oba­ma, el cineas­ta es tajan­te: “Lo de los cie­rres de radios en Vene­zue­la son pendejadas”.

“Que no se exa­ge­re (…) en Vene­zue­la se pue­de decir más o menos lo que usted quie­re, excep­to hacer lla­ma­dos para derro­car el Gobierno o algu­na otra acti­vi­dad ile­gal, por­que es una opo­si­ción muy esfervescente”.

“No hay más crí­ti­cas de Chá­vez allá que aquí para Obama”.

¿Exis­te más liber­tad de pren­sa en Vene­zue­la que en Esta­dos Uni­dos?: “Por supues­to, usted pue­de decir lo que quie­ra, allá se pue­de ser irres­pon­sa­ble. Aquí no se pue­den decir cosas como ‘tene­mos que derro­car a Obama’”.

“La ver­dad, es que están ponien­do el dine­ro en el sis­te­ma del pue­blo, están ayu­dan­do a la gen­te, no están ayu­dan­do a las cor­po­ra­cio­nes a cre­cer y enri­que­cer­se. Ese es el fon­do del asun­to”, cie­rra Sto­ne, ase­gu­ran­do que desea que un día lle­gue un “Chá­vez a Esta­dos Unidos”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.