Esta­dos Uni­dos ha pro­vo­ca­do pér­di­das de 65 billo­nes de dóla­res a la eco­no­mía nor­co­rea­na‏- Juan Nogueira

La Agen­cia Tele­gra­fi­ca Cen­tral de Corea hizo publi­ca el dia 24 el siguien­te infor­me, en el que se reve­lan los crí­me­nes de todo tipo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra el pue­blo coreano, des­de la ocu­pa­ción del terri­to­rio sur­co­reano has­ta el día de hoy:

Han pasa­do 60 años des­de que el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, el peor enemi­go del pue­blo coreano, des­ata­ron el 25 de junio de 1950 la gue­rra en el terri­to­rio nacio­nal, inte­rrum­pien­do la vida pací­fi­ca y feliz.

Duran­te la pasa­da gue­rra de Corea, los impe­ria­lis­tas yan­quis, repre­sen­tan­tes de todo lo malo, come­tie­ron matan­zas, des­truc­ción, saqueos y otros crí­me­nes de gue­rra bár­ba­ros y anti­éti­cos, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria mun­dial de las gue­rras, hacien­do sufrir al pue­blo coreano tre­men­dos sufrimientos.

Des­de la ocu­pa­ción del sue­lo sur­co­reano has­ta la fecha, con­si­de­ra­ron a la nue­va Corea popu­lar (RPDC) como si fue­se una espi­na atra­ve­sa­da en la gar­gan­ta y prac­ti­ca­ron obs­ti­na­da­men­te la polí­ti­ca del ais­la­mien­to y aplas­ta­mien­to, enca­mi­na­da a derrum­bar el régi­men coreano, vio­lan­do fla­gran­te­men­te la Car­ta de la ONU y los reco­no­ci­dos regla­men­tos de la ley internacional.

El comi­té de ave­ri­gua­cion de los daños cau­sa­dos por EE.UU. a la RPDC inves­ti­gó y con­ta­bi­li­zó todas las pér­di­das huma­nas y mate­ria­les cau­sa­das a la RPDC duran­te los 60 años que van des­de el 8 de sep­tiem­bre de 1945, cuan­do las pri­me­ras botas nor­te­ame­ri­ca­nas pisa­ron ile­gal­men­te el sue­lo surcoreano.

Según las esta­dis­ti­cas brin­da­das por el comi­té, el mon­to total de las pér­di­das lle­ga a 64 billo­nes 959 mil 854 millo­nes de US$.

Esta cuen­ta se basa en los regis­tros de aquel enton­ces y los tes­ti­mo­nios de los super­vi­vien­tes. Por eso, se supo­ne que habrá muchas más per­di­das no confirmadas.

Habría que aña­dir a esa cifra tam­bién las pér­di­das polí­ti­cas, mora­les y cul­tu­ra­les incal­cu­la­bles median­te dine­ro, entre otras, las pro­ve­nien­tes de los aten­ta­dos con­tra la sobe­ra­nía y la dig­ni­dad de la RPDC, la des­truc­ción de las rique­zas de dura­ción eter­na ‑como los luga­res de interes his­to­ri­co o revo­lu­cio­na­rio- y de los valio­sos patri­mo­nios cul­tu­ra­les, como las rique­zas y ves­ti­gios his­to­ri­cos, de la pre­sión psi­co­ló­gi­ca sufri­da por el pue­blo coreano ante las manio­bras de pro­vo­ca­ción de una nue­va gue­rra y la ame­na­za de ata­que pre­ven­ti­vo nuclear, así como la per­sis­ten­te cam­pa­ña de pro­pa­gan­da con ideas y cul­tu­ra burguesas.

En par­ti­cu­lar, no se pue­den repa­rar las pér­di­das sufri­das por el pue­blo coreano debi­do a la ocu­pa­ción ile­gal del sue­lo sur­co­reano por par­te de EE.UU. y su acto de impe­dir obs­ti­na­da­men­te la reuni­fi­ca­ción de Corea y al con­si­guien­te dolor moral que sufre nues­tro pue­blo por la divi­sión nacio­nal de más de medio siglo y los daños cau­sa­dos por la fal­ta del desa­rro­llo uni­fi­ca­do de la polí­ti­ca, la eco­no­mía y la cul­tu­ra entre ambas par­tes coreanas.

A fin de reve­lar y ajus­tar la cuen­ta has­ta el final, de gene­ra­ción en gene­ra­ción, de todos los crí­me­nes de los impe­ria­lis­tas yan­quis con­tra el pue­blo coreano, la Agen­cia Tele­grá­fi­ca Cen­tral de Corea infor­ma los nue­va­men­te inves­ti­ga­dos y con­fir­ma­dos datos sobre las pér­di­das sufri­das por la RPDC.

Los crí­me­nes geno­ci­das para exter­mi­nar a la nación coreana

Lo más gra­ve de los daños cau­sa­dos a la RPDC por los yan­quis pro­vie­ne del ase­si­na­to sal­va­je de incon­ta­bles civi­les pacíficos.

A fin de sub­ver­tir y aplas­tar en su cuna a la nue­va Corea popu­lar que aspi­ra­ba al socia­lis­mo, los agre­so­res yan­quis ani­da­dos en sue­lo sur­co­reano no deja­ron de prac­ti­car el asal­to, el tiro­teo y el terror con­tra la zona al nor­te del para­le­lo 38, de mane­ra que ase­si­na­ron o secues­tra­ron for­za­da­men­te a más de 13’900 corea­nos antes del esta­lli­do de la guerra.

La horro­ro­sa matan­za civil que come­tie­ron los impe­ria­lis­tas yan­quis en la RPDC al des­atar la gue­rra fue la vio­la­cion fla­gran­te de las leyes inter­na­cio­na­les sobre la pro­tec­ción de civi­les en tiem­po de gue­rra y los regla­men­tos de gue­rra reco­no­ci­dos en el ámbi­to mun­dial y fue el cri­men más sal­va­je con­tra los civiles.

Duran­te tres años de la pasa­da gue­rra de Corea, per­die­ron la vida en la RPDC más de un millón 231 mil 540 habi­tan­tes pací­fi­cos por los bes­tias yan­quis1.

Duran­te todo el perio­do de la gue­rra esta car­ni­ce­ría dejó como sal­do más de 401 mil 940 per­so­nas muer­tas en la pro­vin­cia de Hwanghae ‑inclu­yen­do a un cuar­to de los habi­tan­tes ino­cen­tes del dis­tri­to de Sin­chón, muer­tos en el tiem­po de ocu­pa­ción temporal‑, más de 162 mil 180 en la pro­vin­cia de Phyong-an del Sur, más de 129 mil 390 en la pro­vin­cia de Kang­won, más de 116 mil 220 en la pro­vin­cia de Phyong-an del Nor­te, más de 115 mil 300 en la pro­vin­cia de Hamg­yong del Sur, más de 82 mil 20 en la pro­vin­cia de Hamg­yong del Nor­te y más de 64 mil 240 en la pro­vin­cia de Jagang.

En Pyong­yang los bes­tias yan­quis mata­ron indis­cri­mi­na­da­men­te a más de 157 mil 840 ciudadanos.

Uno de los crí­me­nes imper­do­na­bles de los agre­so­res yan­quis come­ti­dos en la gue­rra corea­na es que usa­ron las armas quí­mi­cas y bac­te­rio­ló­gi­cas, medios de exter­mi­nio masi­vo prohi­bi­dos por la ley internacional.

Des­de fina­les de enero has­ta fina­les de mar­zo de 1952, lan­za­ron en mas de 700 oca­sio­nes a más de 400 luga­res de dis­tin­tas par­tes de la RPDC bom­bas bac­te­rio­ló­gi­cas que con­te­nían incon­ta­bles insec­tos noci­vos, comos mos­cas, pul­gas, chin­ches y mos­qui­tos. Tales insec­tos difun­die­ron de mane­ra explo­si­va epi­de­mias agu­das y malig­nas como la pes­te, cóle­ra, virue­la, la hemo­rra­gia epi­dé­mi­ca, etc.

Debi­do a esta gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca y quí­mi­ca, murie­ron en la RPDC más de 50 mil habi­tan­tes, inclu­yen­do a mil 379 muer­tos de la ciu­dad de Nampho por las bom­bas de gases tóxicos.

Sin tomar en con­si­de­ra­ción el con­ve­nio inter­na­cio­nal sobre el tra­to de los pri­sio­ne­ros de gue­rra, los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos tra­ta­ron de mane­ra inhu­ma­ni­ta­ria y mata­ron a su capri­cho a los pri­sio­ne­ros de la RPDC y los usa­ron en expe­ri­men­tos con seres vivos.

Los car­ní­vo­ros yan­quis lle­va­ron a cabo una horren­da car­ni­ce­ría en que resul­ta­ron heri­dos más de 2 millo­nes 463 mil 90.

De este nume­ro, más de 294 mil 20 son invá­li­dos que per­die­ron la capa­ci­dad de tra­ba­jar y tuvie­ron que vivir el res­to de su vida bajo el asi­lo del Esta­do, odian­do y mal­di­cien­do a los mato­nes yanquis.

A esto se suman el secues­tro y la des­apa­ri­cion de nume­ro­sos habi­tan­tes en el cri­sol de la gue­rra, lo cual dejó una pro­fun­da heri­da en la his­to­ria de la nacion coreana.

Aún des­pués de fir­mar el Acuer­do de Armis­ti­cio, arro­di­lla­do ante el heroi­co pue­blo coreano, EE.UU. per­pe­tró ince­san­te­men­te el ata­que mili­tar, el asal­to, el terro­ris­mo y el sabo­ta­je con­tra la RPDC en las cos­tas orien­tal y occi­den­tal, la tie­rra y el cie­lo, ase­si­nan­do, secues­tran­do e hirien­do a más de 24 mil 910 norcoreanos.

La matan­za de EE.UU. tras­cen­dio las fron­te­ras y las décadas.

A citar un ejem­plo, en octu­bre de 1976, un agen­te de la CIA reali­zó un aten­ta­do terro­ris­ta con­tra un avión de la aero­li­nea civil cuba­na, que explo­tó en pleno vue­lo sobre el mar del Caribe.

Entre los 73 tri­pu­lan­tes y pasa­je­ros muer­tos, esta­ban tam­bién los fun­cio­na­rios corea­nos de rela­cio­nes exteriores.

A fin de cuen­tas, las pér­di­das huma­nas cau­sa­das por los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos se con­ta­bi­li­zan en más de 5 millo­nes 60 mil 770 corea­nos, entre ellos, más de un millon 247 mil 870 muer­tos, mas de 911 mil 790 secues­tra­dos y mas de 391 mil 740 desaparecidos.

Segun el méto­do esta­dis­ti­co de cos­tum­bre inter­na­cio­nal, las pér­di­das huma­nas se tota­li­zan en 26 billo­nes 168 mil 823 millo­nes de US$.

Espe­cí­fi­ca­men­te, las pér­di­das de los muer­tos, secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos lle­gan a 16 billo­nes 533 mil 396 millo­nes de US$, mien­tras las de los heri­dos e inva­li­dos alcan­zan a 9 billo­nes 635 mil 427 millo­nes de US$.

Estas cifras fue­ron saca­das toman­do en cuen­ta varios fac­to­res como la vida labo­ral y los ingre­sos, que habrían teni­do las vic­ti­mas si hubie­ran sobre­vi­vi­do, los intere­ses acu­mu­la­dos en la mora­to­ria de recom­pen­sa y la fluc­tua­cion de la coti­za­cion de US$.

En estas cifras no se inclu­ye­ron las pér­di­das pro­ve­nien­tes de los crí­me­nes de vio­la­ción de dere­chos huma­nos per­pe­tra­dos de mane­ra orga­ni­za­da y colec­ti­va por los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos duran­te la ocu­pa­cion tem­po­ral de algu­nas zonas de la RPDC, tales como el abu­so sexual con­tra las nor­co­rea­nas de todas las eda­des como abue­las, meno­res y embarazadas.

En vis­ta de la con­cien­cia ele­men­tal y el deber del ser humano, el cul­pa­ble debe pedir dis­cul­pas y recom­pen­sar a la vic­ti­ma. Esto cons­ti­tu­ye en las rela­cio­nes entre paí­ses, la base moral para la paz de la huma­ni­dad y el desa­rro­llo sano de la socie­dad internacional.

EE.UU. había pedi­do la com­pen­sa­cion de una suma astro­no­mi­ca de 62 millo­nes 333 mil 333 US$ por cada uno de los pilo­tos muer­tos de un avión derri­ba­do duran­te la inva­sión del cie­lo juris­dic­cio­nal de Cuba a media­dos de la déca­da de 1990.

Pero, el muy cíni­co impe­rio nun­ca ha pedi­do dis­cul­pas has­ta la fecha, sino eva­de obs­ti­na­da­men­te la remu­ne­ra­ción por haber per­ju­di­ca­do la vida y la salud y per­tur­ba­do la esta­bi­li­dad de vida de los habi­tan­tes ino­cen­tes de la RPDC.

De veras, las pér­di­das huma­nas de la RPDC por los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, toman­do en con­si­de­ra­cion el tamano del terri­to­rio y el núme­ro de pobla­ción, son archi-crí­me­nes nun­ca tole­ra­bles tan­to a la luz de la ley inter­na­cio­nal como en vis­ta de la éti­ca moral. Por eso, el pue­blo coreano tie­ne el dere­cho legí­ti­mo de sal­dar cuen­tas con esos crí­me­nes y cobrar el pre­cio mere­ci­do de sangre.

Indis­cri­mi­na­das des­truc­cio­nes y saqueos

Las des­truc­cio­nes y saqueos eje­cu­ta­dos por el impe­ria­lis­mo yan­qui en la RPDC tra­je­ron desas­tres mucho peo­res que las con­se­cuen­cias de la gue­rra mun­dial, tan­to en el con­te­ni­do como en la gravedad.

Las pér­di­das de las pro­pie­da­des sufri­das duran­te 60 años por nues­tro pue­blo debi­do a EE.UU. se valo­ran en 16 billo­nes 703 mil 169 millo­nes de US$.

El mon­to de las pér­di­das mate­ria­les y eco­nó­mi­cas se basa en el méto­do esta­dís­ti­co reco­no­ci­do internacionalmente.

Des­pués de la libe­ra­ción de Corea, los impe­ria­lis­tas yan­quis man­da­ron a nume­ro­sos terro­ris­tas y sabo­tea­do­res a la RPDC, que vivía entu­sias­ta la cons­truc­cion de una nue­va patria.

Estos ele­men­tos, des­tru­ye­ron y que­ma­ron esta­ble­ci­mien­tos pací­fi­cos y edi­fi­cios, inclu­yen­do 3 mil 29 fabri­cas, empre­sas y vivien­das, mil 73 hec­ta­reas de tie­rra cul­ti­va­ble y mil 630 hec­ta­reas de area fores­tal. Y saquea­ron como ban­da de delin­cuen­tes, bie­nes públi­cos y pro­pie­da­des y uten­si­lios del hogar de civi­les, como miles de cabe­zas de gana­do, inclu­yen­do mil 69 vacas y puercos.

El mon­to de estos daños repor­ta­dos antes del esta­lli­do de la gue­rra corea­na alcan­za 20 mil 281 millo­nes de US$.

La pasa­da Gue­rra de Corea, en que fue­ron devas­ta­dos las ciu­da­des y el cam­po de la RPDC, sin apre­ciar los regla­men­tos de gue­rra que esti­pu­lan que las ciu­da­des, aldeas, vivien­das y edi­fi­cios pací­fi­cos no pue­den ser por nin­gún medio obje­tos de ata­que o de bom­bar­deo, ha sido el tes­ti­go de la his­to­ria que reve­la al mun­do la cruel­dad y el sal­va­jis­mo de los agre­so­res yan­quis, peo­res que cual­quier otro bandido.

Los agre­so­res yan­quis, al decir que eli­mi­na­rían com­ple­ta­men­te del mapa las 78 ciu­da­des nor­co­rea­nas, redu­je­ron a ceni­zas todo el terri­to­rio de la RPDC duran­te la gue­rra, con bom­bar­deos y caño­na­zos inten­sí­si­mos y usan­do has­ta bom­bas de napalm y bio­quí­mi­cas, prohi­bi­das por los acuer­dos internacionales.

Debi­do a esta bar­ba­rie come­ti­da en la tie­rra, el mar y el cie­lo, fue­ron des­trui­das duran­te 3 años de gue­rra 50 mil 941 edi­fi­cios de fábri­cas y empre­sas, 28 mil 632 escue­las a todos nive­les, 4 mil 534 edi­fi­cios de salud públi­ca como hos­pi­ta­les y clí­ni­cas, 579 edi­fi­cios de órga­nos de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, 8 mil 163 edi­fi­cios de órga­nos de pren­sa y cul­tu­ra­les y 2 millo­nes 77 mil 226 vivien­das, y 7 mil 491 edi­fi­cios para los ofi­cios reli­gio­sos, como igle­sias y cate­dra­les. En total, fue­ron des­trui­dos par­cial o com­ple­ta­men­te 2 millo­nes 416 mil 407 edificios.

Al mis­mo tiem­po, que­da­ron ave­ria­dos 4 mil 879 kilo­me­tros de vía ferro­via­ria, 4 mil 9 kilo­me­tros de carre­te­ra, los puen­tes cuyo lar­go total alcan­za mil 109 kilo­me­tros, mil 489 loco­mo­to­ras, 4 mil 803 camio­nes, 6 mil 281 embar­ca­cio­nes pes­que­ras y de car­gas, mil 715 pre­sas y sus cons­truc­cio­nes auxi­lia­res, cau­san­do incon­ta­bles pér­di­das huma­nas, mate­ria­les y medioambientales.

En las zonas rura­les fue­ron devas­ta­das 563 mil 755 hec­tá­reas de tie­rra cul­ti­va­ble, dis­mi­nui­dos más de 155 mil 500 hec­tá­reas de arro­za­les y par­ce­las de seca­nos, mata­das y sal­tea­das 369 mil 101 vacas y 764 mil 604 puer­cos, en total millo­nes de cabe­zas de ani­ma­les domésticos.

Resul­ta­ron que­ma­dos y per­di­dos más de 40 millo­nes 755 mil 640 libros anti­guos, libros, docu­men­tos y datos, que eran patri­mo­nio nacio­nal, y fue­ron des­trui­dos y saquea­dos des­pia­da­da­men­te los patri­mo­nios cul­tu­ra­les nacio­na­les, daños irreparables.

En esta gue­rra devas­ta­do­ra sin pre­ce­den­te des­apa­re­cie­ron casi todos los bie­nes indi­vi­dua­les de los habi­tan­tes de la RPDC.

Real­men­te, el terri­to­rio de la RPDC se vio des­trui­do de for­ma tan gra­ve que nece­si­ta­ba más de un siglo para ser recons­trui­do, como ase­gu­ra­ban los impe­ria­lis­tas norteamericanos.

El mon­to de las pro­pie­da­des per­di­das de la RPDC duran­te la gue­rra corea­na alcan­za 16 billo­nes 661 mil 622 millo­nes de US$.

Esto demues­tra que la gue­rra corea­na fue de des­truc­cio­nes más sal­va­jes en la his­to­ria de las gue­rras del mundo.

Aún en el perio­do pos­be­li­co, EE.UU. no cesó los actos pro­vo­ca­ti­vos en tie­rra, aire y el mar y des­tru­yó y que­mó esta­ble­ci­mien­tos pací­fi­cos, envian­do de modo sis­te­má­ti­co a terro­ris­tas y sabo­tea­do­res a la RPDC, cau­san­do a ésta pér­di­das valo­ra­das en 21 mil 266 millo­nes de US$.

Si bien el pue­blo coreano ven­ció a los agre­so­res y cons­tru­yó sobre las rui­nas una poten­cia socia­lis­ta en un cor­to tiem­po y con sus pro­pias fuer­zas, sufrió inde­ci­bles con­se­cuen­cias de las des­truc­cio­nes indis­cri­mi­na­das de los yan­quis antes, duran­te y des­pues de la gue­rra, las cuá­les que­bra­ron la base eco­nó­mi­ca para el desa­rro­llo inde­pen­dien­te del país.

Prác­ti­ca­men­te, el sabo­ta­je de los impe­ria­lis­tas yan­quis antes de la gue­rra corea­na impo­si­bi­li­tó nor­ma­li­zar la pro­duc­cion, oca­sio­nan­do pér­di­das de 10 mil 896 millo­nes de US$.

Duran­te la gue­rra, los daños por la mis­ma cau­sa alcan­za­ron 5 billo­nes 461 mil 460 millo­nes de US$.

Apro­ve­chan­do esta oca­sion, que­re­mos ajus­tar la cuen­ta con EE.UU. del siguien­te problema:

Des­pues de libe­ra­cion de Corea (15 de agos­to de 1945), el pue­blo de la RPDC recons­tru­yó las pre­sas hidráu­li­cas, invir­tien­do tre­men­dos mate­ria­les, fon­dos y fuer­za laboral.

Aun­que esta­ba en los albo­res de la cons­truc­cion de una nue­va socie­dad, sumi­nis­tró sufi­cien­te­men­te, como medi­da fra­ter­nal, el agua de rie­go y mucha elec­tri­ci­dad a la zona de Yon­baek Sur2.

Si bien las auto­ri­da­des mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas recau­da­ron enor­me can­ti­dad de impues­tos de agua y elec­tri­ci­dad a los cam­pe­si­nos de dicha zona y otros habi­tan­tes sur­co­rea­nos, no han paga­do debi­da­men­te has­ta hoy a la RPDC las tari­fas de agua y electricidad.

Apro­ve­chan­do que des­pues de la libe­ra­cion, el Nor­te y el Sur usa­ban los mis­mos «bille­tes del ban­co de Corea», emi­tie­ron exce­si­va­men­te 28 mil 700 millo­nes de wones (mone­da nacio­nal) y los intro­du­je­ron en la RPDC.

Con estos bille­tes saquea­ron tre­men­dos recur­sos como gra­nos, pes­ca­dos, com­bus­ti­ble y mate­ria­les, obs­ta­cu­li­zan­do seria­men­te la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad del pue­blo coreano.

Otro daño impues­to por los impe­ria­lis­tas yan­quis fue la des­truc­ción y la con­ta­mi­na­cion del eco­sis­te­ma, debi­do al uso de armas bioquímicas.

En el perio­do de la gue­rra corea­na, ellos usa­ron gene­ral­men­te con­tra la RPDC bac­te­rias y las sus­tan­cias toxicas.

Estas sus­tan­cias noci­vas per­ju­di­ca­ron seria­men­te la vida y los bie­nes del pue­blo coreano y con­ta­mi­na­ron gra­ve­men­te el habitat.

Des­pues de la gue­rra, EE.UU. con­ta­mi­nó el medio ambien­te, pul­ve­ri­zan­do gran can­ti­dad de defo­lian­te en la zona de la linea de demar­ca­cion mili­tar y, como con­se­cuen­cia, se vio afec­ta­do de gra­ve­dad el cre­ci­mien­to de las plan­ta­cio­nes agrí­co­las, la flo­ra y la fau­na de la RPDC oca­sio­nan­do pér­di­das de 4 mil 448 millo­nes de US$.

La RPDC se vio obli­ga­da a inver­tir fabu­lo­sos fon­dos para reha­bi­li­tar el medioam­bien­te con­ta­mi­na­do por EE.UU., lo cual duró mucho tiempo.

Por ejem­plo, el gobierno de la RPDC tuvo que des­em­bol­sar duran­te varios dece­nios muchos fon­dos para exter­mi­nar los orga­nis­mos pató­ge­nos de fie­bre tifoi­dea hemo­rrá­gi­ca y epi­dé­mi­ca espar­ci­dos por los yan­quis en la pasa­da gue­rra coreana.

El mon­to de daños eco­nó­mi­cos por la des­truc­ción y la con­ta­mi­na­ción del medioam­bien­te se esti­ma en 505 mil 356 millo­nes de US$.

EE.UU. no pue­de eva­dir jamás la res­pon­sa­bi­li­dad de haber cau­sa­do al pue­blo coreano tre­men­dos daños mate­ria­les y eco­nó­mi­cos incom­pa­ra­bles con las pér­di­das de la gue­rra mun­dial y obs­ta­cu­li­za­do el desa­rro­llo social y la cons­truc­cion eco­nó­mi­ca de la RPDC.

Con­se­cuen­cias de la polí­ti­ca de ais­lar y atro­pe­llar a la RPDC

La polí­ti­ca de ais­la­mien­to y aplas­ta­mien­to anti-RPDC de EE.UU. es la del terro­ris­mo de Esta­do para derrum­bar el digno sis­te­ma socia­lis­ta al esti­lo coreano por el que ha opta­do el mis­mo pue­blo coreano.

Des­de que divi­dió a Corea en dos par­tes, EE.UU. ha come­ti­do ince­san­tes pro­vo­ca­cio­nes béli­cas de diver­sas for­mas, aún con la men­ta­li­dad de bus­car el aplas­ta­mien­to de la RPDC por vía militar.

Se repor­ta­ron cien­tos de miles de casos de vio­la­ción del Acuer­do de Armis­ti­cio Mili­tar por par­te de EE.UU., inclu­si­ve la intru­sión del buque espía arma­do «Pue­blo» en las aguas juris­dic­cio­na­les de la RPDC.

El impe­rio agra­vó el enfren­ta­mien­to mili­tar y la ten­sión en la Penín­su­la Corea­na libran­do cada año ejer­ci­cios mili­ta­res de dife­ren­tes nom­bres, como «Team Spi­rit», «Foal Eagle», «Ulji Focus Lens», etc., orien­ta­dos a des­atar la gue­rra con­tra la RPDC, median­te el ata­que pre­ven­ti­vo nuclear.

La ame­na­za de gue­rra cada día cre­cien­te de los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos obs­ta­cu­li­zo seria­men­te la edi­fi­ca­cion de la nue­va socie­dad y la cons­truc­ción socia­lis­ta en la RPDC y obli­gó a mal­gas­tar en gas­tos mili­ta­res fon­dos des­ti­na­dos al desa­rro­llo pla­ni­fi­ca­do y equi­li­bra­do de la eco­no­mia nacional.

Para hacer fren­te a tales manio­bras nor­te­ame­ri­ca­nas, el par­ti­do y el gobierno de la RPDC no tuvie­ron otro reme­dio que pre­sen­tar la linea de armar a todo el pue­blo y for­ti­fi­car todo el país y desa­rro­llar para­le­la­men­te la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca y la defen­sa nacio­nal, dedi­can­do siem­pre la gran par­te de sus esfuer­zos a los ejer­ci­cios de defen­sa civil.

De esta mane­ra, la eco­no­mía y la vida del pue­blo se vie­ron afec­ta­das en un mon­to de 2 billo­nes 380 mil 186 millo­nes de US$.

Las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y la polí­ti­ca de blo­queo cons­ti­tu­yen lo cla­ve de la polí­ti­ca de asi­la­mien­to y aplas­ta­mien­to a Corea de EE.UU.

La RPDC es el pais que sufre las san­cio­nes y el blo­queo más tena­ces e inten­sos de EE.UU. en el mundo.

Los suce­si­vos gober­nan­tes esta­dou­ni­den­ses apli­ca­ron duran­te más de medio siglo y de mane­ra sis­te­má­ti­ca y gene­ral el blo­queo y las san­cio­nes eco­nó­mi­ca sobre todas las ramas de la RPDC, que mar­cha man­te­nien­do fir­me­men­te la posi­ción inde­pen­dien­te bajo la ban­de­ra del socia­lis­mo, entre otras, el comer­cio exte­rior, las finan­zas, las inver­sio­nes, las pro­pie­da­des inmue­bles, el segu­ro, el trans­por­te, el correo y comu­ni­ca­cio­nes y el via­je de civiles.

EE.UU. fabri­có en noviem­bre de 1949 el COCOM y comen­zo con este apa­ra­to la san­cion y blo­queo eco­nó­mi­cos con­tra la RPDC y otros paí­ses socialistas.

Ade­más, inven­tó a su anto­jo, des­acre­di­tan­do bru­tal­men­te la ley inter­na­cio­nal, más de 20 leyes como la «ley de comer­cio con paí­ses hos­ti­les» y la «ley de ban­cos de expor­ta­ción e impor­ta­ción», etc., con las cuá­les amplió, déca­da tras déca­da, la esfe­ra de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y endu­re­ció las medi­das del bloqueo.

En par­ti­cu­lar, des­de la deca­da de 1990, cuan­do el movi­mien­to socia­lis­ta sufrió un fra­ca­so tem­po­ral, EE.UU. for­mó el fren­te alia­do impe­ria­lis­ta y se valió de todos los medios y méto­dos inima­gi­na­ble­men­te crue­les para ais­lar y asfi­xiar com­ple­ta­men­te a la RPDC, baluar­te del socialismo.

Des­pues de des­man­te­la­do el COCOM con el fin de la gue­rra fria, EE.UU. fabri­có en enero de 1996 el «Acuer­do de Wase­na sobre el con­trol de expor­ta­ción de armas con­ven­cio­na­les, pro­duc­tos y tec­no­lo­gías de doble uso».

Este apa­ra­to intri­gan­te recu­rrió a las san­cio­nes inter­na­cio­na­les con el fin de estran­gu­lar la eco­no­mía de la RPDC.

La cam­pa­ña de pre­sión inter­na­cio­nal anti-RPDC lan­za­da por EE.UU. se tor­nó más aven­tu­re­ra en el nue­vo siglo.

El impe­rio defi­nió a la RPDC como miem­bro del «eje del mal» y creó una cri­sis nuclear.

Y tra­zó absur­da­men­te com­plots de dis­tin­tas for­mas, como los pro­ble­mas de «bille­tes fal­si­fi­ca­dos», de «dere­chos huma­nos» y de «dro­gas», til­dan­do a la RPDC del «país que apo­ya el terrorismo».

Ade­más, inven­tó y apli­có la «ini­cia­ti­va de segu­ri­dad con­tra la pro­li­fe­ra­ción» y otras, invo­lu­cran­do has­ta a los paí­ses saté­li­tes, con el fin de san­cio­nar y blo­quear colec­ti­va­men­te en el mar a la RPDC. De esta mane­ra, vino inten­si­fi­can­do más y más la pre­sion y chan­ta­jes anti-RPDC.

Debi­do a las per­sis­ten­tes manio­bras de san­ción y blo­queo de EE.UU., la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca pací­fi­ca de la RPDC sufrió en todos los domi­nios enor­mes pér­di­das que se incre­men­tan cada día más.

En par­ti­cu­lar, el impe­rio incu­rrió en la baje­za de con­ge­lar los bie­nes, los bie­nes de heren­cia y la suma ase­gu­ra­da no sólo de los órga­nos esta­ta­les y públi­cos de la RPDC, sino tam­bién de los ciu­da­da­nos indi­vi­dua­les, y prohi­bir las reme­sas de dine­ro y paquetes.

Lo mas cruel fue las san­cio­nes sobre las tran­sac­cio­nes comer­cia­les y financieras. 

Están prohi­bi­das para las empre­sas ‑y has­ta los civi­les nor­te­ame­ri­ca­nos- todas las tran­sac­cio­nes con las empre­sas y ciu­da­da­nos de la RPDC. Ade­más, la pre­sión de EE.UU. sobre los paí­ses, empre­sas e indi­vi­duos que tie­nen rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de nues­tro país impi­dió la mar­cha exi­to­sa de los nego­cios comer­cia­les. Y en todas par­tes, don­de se rea­li­zan las tran­sac­cio­nes comer­cia­les de la RPDC, estu­vie­ron las garras del impe­rio vigi­lan­do y con­tro­lan­do las mercancías.

La res­tric­ción de las libres tran­sac­cio­nes comer­cia­les cau­so gran­des pér­di­das en la expor­ta­ción e impor­ta­ción para el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país y la mejo­ra de la vida del pueblo.

Los ban­cos corea­nos no pudie­ron hacer liqui­da­ción finan­cie­ra en el mer­ca­do inter­na­cio­nal por­que en el caso de liqui­dar en US$ con los ban­cos extran­je­ros resul­ta­ban con­ge­la­dos incon­di­cio­nal­men­te los fon­dos corres­pon­dien­tes en los ban­cos esta­dou­ni­den­ses. Esta bru­tal san­ción finan­cie­ra oca­sio­nó una gran pér­di­da en las tran­sac­cio­nes comer­cia­les de nues­tro país.

EE.UU. ejer­ce pre­sión a otros paí­ses para que no con­ce­dan cré­di­tos a la RPDC ni pro­ce­dan a la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca exte­rior y a inver­sio­nes individuales.

Incor­po­ra a los paí­ses saté­li­tes en su sucia cam­pa­ña para prohi­bir la expor­ta­ción a la RPDC de nue­vos equi­pos y tecnologías.

Para col­mo, ins­ti­go a Espa­ña para que regis­tra­ra a ple­na luz del dia el bar­co comer­cial «Sosan» de nues­tro país en alta mar cer­ca­na a Yemen. Come­tió sin escrú­pu­los la pira­te­ría de ocu­par con fuer­zas arma­das, las embar­ca­cio­nes comer­cia­les de la RPDC nave­gan­do en alta mar y con­fis­car sus cargas.

Las manio­bras de EE.UU., enca­mi­na­das a derro­car el regi­men de la RPDC asfi­xián­do­la eco­nó­mi­ca­men­te, se expre­sa­ron con­cen­tra­da­men­te en que dila­tó inten­cio­nal­men­te y rehu­só final­men­te la entre­ga del reac­tor de agua lige­ra y el petro­leo pesa­do, pun­to nucleo del Acuer­do Basi­co Corea-EE.UU. apro­ba­do en octu­bre de 1994.

Debi­do a tal acti­tud cíni­ca de EE.UU., des­pués de la apro­ba­ción de dicho acuer­do bila­te­ral, nues­tra indus­tria ener­gé­ti­ca sufrio la per­di­da de una suma astro­nó­mi­ca de elec­tri­ci­dad, con­cre­ta­men­te dicho, un billon 165 mil 8 millo­nes de US$, lo cual tuvo una gra­ve con­se­cuen­cia en la eco­no­móa nacio­nal y la vida del pueblo.

Según la esta­dís­ti­ca saca­da sólo de las cues­tio­nes de cono­ci­mien­to publi­co sur­gi­das en los últi­mos 60 años has­ta 2005, las pér­di­das sufri­das por nues­tro pais sobre­pa­san 13 billo­nes 729 mil 964 millo­nes de US$.

En este mon­to no se inclu­yen las enor­mes pér­di­das cau­sa­das por EE.UU. al obs­ta­cu­li­zar la cons­truc­ción de la gran poten­cia prós­pe­ra a tra­vés de «reso­lu­cio­nes de san­cio­nes», fabri­ca­das por medio del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU cues­tio­nan­do en estos años el lan­za­mien­to de un saté­li­te arti­fi­cial con fines pací­fi­cos y cali­fi­can­do de «ame­na­za a la paz» la prue­ba nuclear eje­cu­ta­da jus­ta y legi­ti­ma­men­te para defen­der los intere­ses supre­mos y la sobe­ra­nía del país.

Las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y blo­queo, que duran más de medio siglo, son un cri­men de un ban­di­do con­tra­rio a las leyes inter­na­cio­na­les y una vio­la­ción fla­gran­te de la sobe­ra­nía estatal.

Sin embar­go, EE.UU. no indem­ni­za sus crí­me­nes abo­mi­na­bles ni se arre­pien­te de ellos. Al con­tra­rio, actúa con más entu­sias­mo para impo­ner el desas­tre de la gue­rra nuclear en el sue­lo coreano, mellan­do la sagra­da dig­ni­dad y la sobe­ra­nia de la RPDC con la inven­ción del inci­den­te de hun­di­mien­to de la cor­be­ta sur­co­rea­na «Cheo­nan».

El impe­rio uti­li­za el pro­ble­ma nuclear de la Penin­su­la Corea­na no para pre­ser­var la paz, sinó para ais­lar y pre­sio­nar ins­ti­tu­cio­nal­men­te a la RPDC.

En este con­tex­to, lle­vó inten­cio­nal­men­te al fra­ca­so las con­ver­sa­cio­nes a 6 ban­das, rehú­sa obs­ti­na­da­men­te la coexis­ten­cia pací­fi­ca con la RPDC y fre­na el desa­rro­llo uni­fi­ca­do de la nación corea­na, crean­do la divi­sion y la con­fron­ta­cion entre ambas par­tes corea­nas, de modo que la nación corea­na sigue sufrien­do incon­ta­bles perdidas.

Todos estos hechos mues­tran una vez mas cla­ra­men­te que los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos son agre­so­res y ase­si­nos infa­mes y sal­va­jes, per­tur­ba­do­res cíni­cos de la paz y enemi­gos jura­dos de la nación coreana.

Mien­tras EE.UU. acu­se injus­ta­men­te a la pres­ti­gio­sa RPDC, en vez de pedir per­dón e indem­ni­zar su his­to­ria de crí­me­nes come­ti­dos ante la nación corea­na, serán cada vez más gran­des el odio y el revan­chis­mo de nues­tro ejér­ci­to y pueblo.

En la con­si­guien­te con­fron­ta­cion poli­ti­ca y mili­tar, los pro­vo­ca­do­res sufri­rán la ban­ca­rro­ta y la muerte.

El ejér­ci­to y pue­blo de Corea, que se for­ma­ron como inven­ci­bles filas revo­lu­cio­na­rias bajo la direc­ción del par­ti­do y el líder, no per­do­na­rán jamás los crí­me­nes de los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y cobra­ran mil veces el pre­cio de ellos.

Igual­men­te, defen­de­rán con fir­me­za la paz de la Penin­su­la Corea­na y el res­to del mun­do al for­ta­le­cer por todos los medios el disua­si­vo de auto­de­fen­sa, bajo la ban­de­ra del Son­gun y levan­ta­ran sin fal­ta sobre la tie­rra patria una gran poten­cia pros­pe­ra socialista.

1Se con­ta­li­bi­li­zan úni­ca­men­te las cifras de muer­tes civi­les, no las de mili­ta­res. La suma total de muer­tos es superior.

2Está en Corea del Sur


Juan Noguei­ra López
Secre­ta­rio de Comunicaciones
Aso­cia­ción de Amis­tad con Corea en el Esta­do Español

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.