Como me gus­ta­ria estar equi­vo­ca­do – Fidel Castro

Cuan­do estas líneas se publi­quen en el perió­di­co Gran­ma maña­na vier­nes, el 26 de Julio, fecha en la que siem­pre recor­da­mos con orgu­llo el honor de haber resis­ti­do los emba­tes del impe­rio, que­da­rá dis­tan­te, a pesar de que fal­tan sólo 32 días.

Los que deter­mi­nan cada paso del peor enemi­go de la huma­ni­dad ­-el impe­ria­lis­mo de Esta­dos Uni­dos, una mez­cla de mez­qui­nos intere­ses mate­ria­les, des­pre­cio y sub­es­ti­ma­ción a las demás per­so­nas que habi­tan el pla­ne­ta- lo han cal­cu­la­do todo con pre­ci­sión matemática.

En la refle­xión del día 16 de junio escri­bí: ”Entre jue­go y jue­go de la Copa Mun­dial de Fút­bol, las dia­bó­li­cas noti­cias se van des­li­zan­do poco a poco, de modo que nadie se ocu­pe de ellas.”

El famo­so even­to depor­ti­vo ha entra­do en sus momen­tos más emo­cio­nan­tes. Duran­te 14 días, los equi­pos inte­gra­dos por los mejo­res fut­bo­lis­tas de 32 paí­ses han esta­do com­pi­tien­do para avan­zar hacia la fase de octa­vos de final; des­pués ven­drán suce­si­va­men­te las fases de cuar­tos de final, semi­fi­na­les y el final del evento.

El fana­tis­mo depor­ti­vo cre­ce ince­san­te­men­te, cau­ti­van­do a cien­tos y tal vez miles de millo­nes de per­so­nas en todo el planeta.

Habría que pre­gun­tar­se cuán­tos, en cam­bio, han cono­ci­do que des­de el 20 de junio naves mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas, inclui­do el por­ta­avio­nes Harry S. Tru­man, escol­ta­do por uno o más sub­ma­ri­nos nuclea­res y otros buques de gue­rra con cohe­tes y caño­nes más poten­tes que los de los vie­jos aco­ra­za­dos uti­li­za­dos en la últi­ma gue­rra mun­dial entre 1939 y 1945, nave­ga­ban hacia las cos­tas ira­níes a tra­vés del canal de Suez.

Jun­to a las fuer­zas nava­les yan­kis avan­zan buques mili­ta­res israe­li­tas, con arma­men­to igual­men­te sofis­ti­ca­do, para ins­pec­cio­nar cuan­ta embar­ca­ción par­ta para expor­tar e impor­tar pro­duc­tos comer­cia­les que el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía ira­ní requiere.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, a pro­pues­ta de Esta­dos Uni­dos, con el apo­yo de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Ale­ma­nia, apro­bó una dura reso­lu­ción que no fue veta­da por nin­guno de los cin­co paí­ses que osten­tan ese derecho.

Otra reso­lu­ción más dura fue apro­ba­da por acuer­do del Sena­do de Esta­dos Unidos.

Con pos­te­rio­ri­dad, una ter­ce­ra, más dura toda­vía, fue apro­ba­da por los paí­ses de la Comu­ni­dad Euro­pea. Todo tuvo lugar antes del 20 de junio, lo que moti­vó un via­je urgen­te del Pre­si­den­te fran­cés Nico­lás Sar­kozy a Rusia, según noti­cias, para entre­vis­tar­se con el jefe de Esta­do de ese pode­ro­so país, Dmi­tri Med­vé­dev, con la espe­ran­za de nego­ciar con Irán y evi­tar lo peor.

Aho­ra se tra­ta de cal­cu­lar cuán­do las fuer­zas nava­les de Esta­dos Uni­dos e Israel se des­ple­ga­rán fren­te a las cos­tas de Irán, y unir­se allí a los por­ta­avio­nes y demás buques mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos que mon­tan guar­dia en esa región.

Lo peor es que, igual que Esta­dos Uni­dos, Israel, su gen­dar­me en el Medio Orien­te, posee moder­ní­si­mos avio­nes de ata­que y sofis­ti­ca­das armas nuclea­res sumi­nis­tra­das por Esta­dos Uni­dos, que lo con­vir­tió en la sex­ta poten­cia nuclear del pla­ne­ta por su poder de fue­go, entre las ocho reco­no­ci­das como tales, que inclu­yen a la India y Paquistán.

El Sha de Irán había sido derro­ca­do por el Aya­to­llah Ruho­llah Jomei­ni en 1979 sin emplear un arma. Esta­dos Uni­dos le impu­so des­pués la gue­rra a aque­lla nación con el empleo de armas quí­mi­cas, cuyos com­po­nen­tes sumi­nis­tró a Irak jun­to a la infor­ma­ción reque­ri­da por sus uni­da­des de com­ba­te y que fue­ron emplea­das por estas con­tra los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción. Cuba lo cono­ce por­que era enton­ces, como hemos expli­ca­do otras veces, Pre­si­den­te del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos. Sabe­mos bien los estra­gos que cau­só en su pobla­ción. Mah­mud Ahma­di­ne­yad, hoy jefe de Esta­do en Irán, fue jefe del sex­to ejér­ci­to de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción y jefe de los Cuer­pos de los Guar­dia­nes en las pro­vin­cias occi­den­ta­les del país, que lle­va­ron el peso prin­ci­pal de aque­lla guerra.

Hoy, en el 2010, tan­to Esta­dos Uni­dos como Israel, des­pués de 31 años, sub­es­ti­man al millón de hom­bres de las Fuer­zas Arma­das de Irán y su capa­ci­dad de com­ba­te por tie­rra, y a las fuer­zas de aire, mar, y tie­rra de los Guar­dia­nes de la Revolución.

A éstas se aña­den los 20 millo­nes de hom­bres y muje­res, entre 12 y 60 años, esco­gi­dos y entre­na­dos sis­te­má­ti­ca­men­te por sus diver­sas ins­ti­tu­cio­nes arma­das entre los 70 millo­nes de per­so­nas que habi­tan el país.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos ela­bo­ró un plan para lle­var a cabo un movi­mien­to polí­ti­co que, apo­yán­do­se en el con­su­mis­mo capi­ta­lis­ta, divi­die­ra a los ira­níes y derro­ca­ra el régimen.

Tal espe­ran­za es ya ino­cua. Resul­ta risi­ble pen­sar que con las naves de gue­rra esta­dou­ni­den­ses, uni­das a las israe­li­tas, des­pier­ten las sim­pa­tías de un solo ciu­da­dano iraní.

Creía por mi par­te ini­cial­men­te, al ana­li­zar la actual situa­ción, que la con­tien­da comen­za­ría por la penín­su­la de Corea, y allí esta­ría el deto­nan­te de la segun­da gue­rra corea­na que, a su vez, daría lugar de inme­dia­to a la segun­da gue­rra que Esta­dos Uni­dos le impon­dría a Irán.

Aho­ra, la reali­dad cam­bia las cosas en sen­ti­do inver­so: la de Irán des­ata­rá de inme­dia­to a la de Corea.

La direc­ción de Corea del Nor­te, que fue acu­sa­da del hun­di­mien­to del “Cheo­nan”, y sabe de sobra que fue hun­di­do por una mina que los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia yan­ki logra­ron colo­car en el cas­co de esa nave, no espe­ra­rá un segun­do en actuar tan pron­to en Irán se ini­cie el ataque.

Es muy jus­to que los faná­ti­cos del fút­bol dis­fru­ten a su anto­jo de las com­pe­ten­cias de la Copa del Mun­do. Cum­plo sólo el deber de exhor­tar a nues­tro pue­blo, pen­san­do sobre todo en nues­tra juven­tud, lle­na de vida y espe­ran­zas, y espe­cial­men­te en nues­tros mara­vi­llo­sos niños, para que los hechos no nos sor­pren­dan abso­lu­ta­men­te desprevenidos.

Me due­le pen­sar en tan­tos sue­ños con­ce­bi­dos por los seres huma­nos y las asom­bro­sas crea­cio­nes de las que han sido capa­ces en sólo unos pocos miles de años.

Cuan­do los sue­ños más revo­lu­cio­na­rios se están cum­plien­do y la Patria se recu­pe­ra fir­me­men­te, ¡cómo me gus­ta­ría estar equivocado!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.