El segun­do sexo: no se nace femi­nis­ta (I)… – Géne­ro con cla­se

A con­ti­nua­ción trans­mi­ti­mos la pri­me­ra de cin­co par­tes del artícu­lo «El segun­do sexo»: no se nace femi­nis­ta, que el escri­tor Car­los Mon­si­váis publi­có en el volu­men 20, de Deba­te Femi­nis­ta, en octu­bre de 1999.

En 1949 se publi­ca El segun­do sexo de Simo­ne de Beau­voir. En los años inme­dia­tos a su sali­da son míni­mas las reper­cu­sio­nes en Amé­ri­ca Lati­na, y los moti­vos de esta demo­ra son enten­di­bles.

No se dis­po­ne del espa­cio social y cul­tu­ral, del áni­mo recep­ti­vo que trans­for­me las pro­pues­tas en deci­sio­nes de cam­bio. El patriar­ca­do es un impe­rio feu­dal, en Méxi­co por ejem­plo las muje­res no votan, en varios paí­ses no exis­te el divor­cio, el adul­te­rio con­ti­núa estre­me­cien­do a las bue­nas fami­lias y alen­tan­do su mor­bo, inclu­so se com­ba­te el uso feme­nino de los pan­ta­lo­nes.

En el cam­po de las pro­fe­sio­nes la pre­sen­cia de las muje­res es míni­ma y en la UNAM el por­cen­ta­je de alum­nas no es mayor del 8 por cien­to (el por­cen­ta­je de maes­tras es aún más bajo). A las sufra­gis­tas y femi­nis­tas heroi­cas de los años vein­te y trein­ta, las suce­den en los cin­cuen­ta casos ais­la­dos de lucha­do­ras socia­les, de izquier­dis­tas con fre­cuen­cia dog­má­ti­cas, de pro­fe­sio­nis­tas a las que se res­pe­ta aña­dien­do en la admi­ra­ción el con­di­cio­nan­te : «A pesar de ser mujer…»

A fines de los cin­cuen­ta ‑acu­do a mi tes­ti­mo­nio por típi­co de un momen­to, no por excep­cio­nal- leo El segun­do sexo con entu­sias­mo. Asi­mi­lo enton­ces el libro de un modo que hoy me aver­güen­za y enton­ces hallo natu­ral: es un gran ensa­yo sobre La Mujer, que exa­mi­na la natu­ra­le­za de sus des­ven­ta­jas. No voy más allá . A la dis­tan­cia, me doy cuen­ta de mi «astu­cia»: ele­gí con­cen­trar­me en la for­ma y el méto­do expo­si­ti­vo: «Muy mal que las dis­cri­mi­nen, ¿pero qué pue­do hacer?» Al reca­pi­tu­lar, advier­to mi incon­gruen­cia: ¿cómo me pudo apa­sio­nar un tra­ta­do que es un ale­ga­to, sin des­pren­der de su lec­tu­ra con­se­cuen­cias polí­ti­cas?

Revi­so mi ejem­plar de El segun­do sexo y encuen­tro la pro­fu­sión de sub­ra­ya­dos y notas en los már­ge­nes. Pero la pers­pec­ti­va sobre lo feme­nino que me regía ape­nas se modi­fi­có. Muy pro­ba­ble­men­te, el cer­co del pen­sa­mien­to patriar­cal era tan inten­so que sepa­ra­ba orgá­ni­ca­men­te la refle­xión de la apli­ca­ción prác­ti­ca, y se veía como «lite­ra­tu­ra» un examen radi­cal de la opre­sión his­tó­ri­ca y la cons­truc­ción social de las muje­res.

No creo haber sido en esos años un sexis­ta irre­fre­na­ble. Des­de ado­les­cen­te me fas­ti­dia­ban los sig­nos del atra­so pro­gra­ma­do, muy en espe­cial la par­tí­cu­la que ata­ba escla­vis­ta­men­te a la mujer con su marido«Fulana de Gómez, Peren­ga­na de Torres». (Lo sen­tía un herra­je más que un sello matri­mo­nial) Tam­bién, había vis­to de cer­ca y admi­ra­do a las sobre­vi­vien­tes del sufra­gis­mo mexi­cano de los vein­te, con sus rela­tos de poli­cías que per­si­guen a las acti­vis­tas, las meten a una patru­lla, van por otras, las dete­ni­das esca­pan y todo vuel­ve a comen­zar, mien­tras la pro­pia izquier­da las some­te a dis­cri­mi­na­cio­nes. Tam­bién ates­ti­güé por com­pro­mi­sos mili­tan­tes, la pri­me­ra vota­ción de muje­res en Méxi­co, en 1955, que me emo­cio­nó o a lo mejor no, y de segu­ro me resul­tó un espec­tácu­lo fas­ci­nan­te, ese mie­do reve­ren­cial al lle­gar a la casi­lla, ese empu­ñar de la pape­le­ta como la lla­ve de ingre­so al mun­do des­co­no­ci­do. Eso sí, pero nun­ca, seria­men­te, había revi­sa­do mis ideas sobre los dere­chos feme­ni­nos. Los apro­bé sin res­pon­sa­bi­li­zar­me de mi pun­to de vis­ta, reac­cio­né con enfa­do ante el mal­tra­to machis­ta a las muje­res, la arro­gan­cia de los vio­la­do­res, el des­pre­cio a las acti­vis­tas y sus luchas siem­pre tan ais­la­das y ais­la­bles. Pero mi recha­zo sen­ti­men­tal de la injus­ti­cia no me com­pro­me­tía a visión algu­na de géne­ro.

Le debo a Rosa­rio Cas­te­lla­nos la relec­tu­ra de El segun­do sexo. Con su modo magis­te­rial fun­da­do en la iro­nía obs­ti­na­da y cícli­ca, Cas­te­lla­nos me hizo cons­cien­te de las reso­nan­cias del libro. A ella El segun­do sexo le había trans­for­ma­do, al modi­fi­car, orga­ni­zán­do­lo pano­rá­mi­ca­men­te, su enten­di­mien­to de la con­di­ción feme­ni­na. Y como a ella a un gru­po de uni­ver­si­ta­rias de esas gene­ra­cio­nes, por fin due­ñas de un ins­tru­men­to de pre­ci­sión ideo­ló­gi­ca, his­tó­ri­ca, socio­ló­gi­ca, inclu­so científica.Y si se pien­sa que le atri­bu­yo dema­sia­do valor a un solo libro, recuér­den­se en las con­di­cio­nes de la épo­ca, y el dis­cur­so polí­ti­co que aún se diri­gía a La Mujer con lujo de pater­na­lis­mo: «Estas manos que mecen la cuna» . Por eso fue tan alec­cio­na­dor el influ­jo del Segun­do sexo sobre Cas­te­lla­nos. Ya podía bur­lar­se de sí mis­ma, por­que deli­mi­ta­ba su sar­cas­mo y lo con­ver­tía en par­te de la crí­ti­ca iró­ni­ca al machis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *