FIFA, empre­sa trans­na­cio­nal- León Mora­ria

Cada cua­tro años duran­te los meses de junio y julio toda acti­vi­dad se impreg­na de la “Copa Mun­dial de Fút­bol”. La satu­ra­ción fut­bo­lís­ti­ca obnu­bi­la las men­tes, las trans­por­ta de la reali­dad coti­dia­na a un mun­do intras­cen­den­te. Las nece­da­des de los comen­ta­ris­tas depor­ti­vos, con sus cába­las, pro­nós­ti­cos, filo­só­fi­cas dis­qui­si­cio­nes fut­bo­le­ras y publi­ci­dad insi­dio­sa, ele­van el fana­tis­mo al clí­max. La alie­na­ción del fút­bol colo­ca, en segun­do plano, los des­pi­dos labo­ra­les, reba­ja del sala­rio, pér­di­da de la segu­ri­dad social, que los gobier­nos de Euro­pa apli­can para sal­var sus mal­tre­chas eco­no­mías. De igual mane­ra, la fut­bol manía pre­ten­de hacer olvi­dar que en La Fran­ja de Gaza hay millón y medio de pales­ti­nos some­ti­dos al blo­queo geno­ci­da que les impo­ne el sio­nis­mo. O el acto de gue­rra con­tra la “Flo­ti­lla de la Liber­tad” en aguas inter­na­cio­na­les. O las pro­vo­ca­cio­nes que ponen al bor­de de la gue­rra a Corea del Nor­te, Irán, Kir­guis­tán. O la tra­ge­dia eco­ló­gi­ca en el Gol­fo de Méxi­co por el derra­me petro­le­ro. O la reali­dad social de Sudá­fri­ca que, para cum­plir el papel de anfi­trión, cons­tru­yó esta­dios monu­men­ta­les, ave­ni­das, tre­nes, hote­les cin­co estre­llas para delei­te de turis­tas enar­de­ci­dos de patrio­te­ris­mo fut­bo­le­ro, en un país con el 70% de la pobla­ción en situa­ción de pobre­za, sin tra­ba­jo, sin agua, sin vivien­da y con cin­co millo­nes de enfer­mos de SIDA. Para sol­ven­tar la cri­sis social nun­ca hay dine­ro.

La FIFA, trans­na­cio­nal del depor­te, cum­ple den­tro de la divi­sión del tra­ba­jo, la ade­cua­ción del espec­tácu­lo fut­bo­lís­ti­co a los intere­ses del capi­tal y para ello blan­de, en lugar del láti­go de cue­ro – como en el anfi­tea­tro romano con­tra los gla­dia­do­res – el láti­go de los euro/​dólares. Todo juga­dor lle­ga al mun­dial con la che­que­ra lle­na, pero, con una his­to­ria médi­ca bajo el bra­zo que deta­lla frac­tu­ras, inter­ven­cio­nes, repo­sos, tra­ta­mien­tos de rodi­lla, de tobi­llo, de liga­men­tos y dis­ten­cio­nes mus­cu­la­res. En el ros­tro refle­jan su con­di­ción físi­ca de can­san­cio, ago­ta­mien­to men­tal y sico­ló­gi­co. Duran­te los meses y años ante­rio­res a la “Copa Mun­dial” han sido expri­mi­dos has­ta la exte­nua­ción en cam­peo­na­to de “liga”, “de cam­peo­nes”, “Libertadores/​”, “copa del rey”, “de Euro­pa”, de la “UEFA”, de “Amé­ri­ca”, de encuen­tros amis­to­sos, del tra­ji­nar cons­tan­te por los aero­puer­tos para cum­plir com­pro­mi­sos depor­ti­vos con el club o la selec­ción del país de ori­gen. ¿Dón­de que­da el lema “men­te sana en cuer­po sano”? El resul­ta­do de todo este empe­ño se con­den­sa en los 2.3 mil millo­nes de euros que la FIFA per­ci­bi­rá por este Mun­dial.

Se dice que en este Mun­dial el rui­do estri­den­te de las “vuvu­ze­las” difi­cul­ta a los juga­do­res oír el pito del árbi­tro, las orde­nes del Direc­tor Téc­ni­co y el diá­lo­go entre sí para coor­di­nar las juga­das. ¿Será la exte­nua­ción de los juga­do­res o el rui­do de las “vuvu­ze­las” la cau­sa de la esca­sa pro­duc­ción de goles y el bajo ren­di­mien­to de la mayo­ría de los equi­pos?

Ante la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, el fút­bol deja ¡Cero pan y mucho cir­co!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *