FIFA, empre­sa trans­na­cio­nal- León Moraria

Cada cua­tro años duran­te los meses de junio y julio toda acti­vi­dad se impreg­na de la “Copa Mun­dial de Fút­bol”. La satu­ra­ción fut­bo­lís­ti­ca obnu­bi­la las men­tes, las trans­por­ta de la reali­dad coti­dia­na a un mun­do intras­cen­den­te. Las nece­da­des de los comen­ta­ris­tas depor­ti­vos, con sus cába­las, pro­nós­ti­cos, filo­só­fi­cas dis­qui­si­cio­nes fut­bo­le­ras y publi­ci­dad insi­dio­sa, ele­van el fana­tis­mo al clí­max. La alie­na­ción del fút­bol colo­ca, en segun­do plano, los des­pi­dos labo­ra­les, reba­ja del sala­rio, pér­di­da de la segu­ri­dad social, que los gobier­nos de Euro­pa apli­can para sal­var sus mal­tre­chas eco­no­mías. De igual mane­ra, la fut­bol manía pre­ten­de hacer olvi­dar que en La Fran­ja de Gaza hay millón y medio de pales­ti­nos some­ti­dos al blo­queo geno­ci­da que les impo­ne el sio­nis­mo. O el acto de gue­rra con­tra la “Flo­ti­lla de la Liber­tad” en aguas inter­na­cio­na­les. O las pro­vo­ca­cio­nes que ponen al bor­de de la gue­rra a Corea del Nor­te, Irán, Kir­guis­tán. O la tra­ge­dia eco­ló­gi­ca en el Gol­fo de Méxi­co por el derra­me petro­le­ro. O la reali­dad social de Sudá­fri­ca que, para cum­plir el papel de anfi­trión, cons­tru­yó esta­dios monu­men­ta­les, ave­ni­das, tre­nes, hote­les cin­co estre­llas para delei­te de turis­tas enar­de­ci­dos de patrio­te­ris­mo fut­bo­le­ro, en un país con el 70% de la pobla­ción en situa­ción de pobre­za, sin tra­ba­jo, sin agua, sin vivien­da y con cin­co millo­nes de enfer­mos de SIDA. Para sol­ven­tar la cri­sis social nun­ca hay dinero.

La FIFA, trans­na­cio­nal del depor­te, cum­ple den­tro de la divi­sión del tra­ba­jo, la ade­cua­ción del espec­tácu­lo fut­bo­lís­ti­co a los intere­ses del capi­tal y para ello blan­de, en lugar del láti­go de cue­ro – como en el anfi­tea­tro romano con­tra los gla­dia­do­res – el láti­go de los euro/​dólares. Todo juga­dor lle­ga al mun­dial con la che­que­ra lle­na, pero, con una his­to­ria médi­ca bajo el bra­zo que deta­lla frac­tu­ras, inter­ven­cio­nes, repo­sos, tra­ta­mien­tos de rodi­lla, de tobi­llo, de liga­men­tos y dis­ten­cio­nes mus­cu­la­res. En el ros­tro refle­jan su con­di­ción físi­ca de can­san­cio, ago­ta­mien­to men­tal y sico­ló­gi­co. Duran­te los meses y años ante­rio­res a la “Copa Mun­dial” han sido expri­mi­dos has­ta la exte­nua­ción en cam­peo­na­to de “liga”, “de cam­peo­nes”, “Libertadores/​”, “copa del rey”, “de Euro­pa”, de la “UEFA”, de “Amé­ri­ca”, de encuen­tros amis­to­sos, del tra­ji­nar cons­tan­te por los aero­puer­tos para cum­plir com­pro­mi­sos depor­ti­vos con el club o la selec­ción del país de ori­gen. ¿Dón­de que­da el lema “men­te sana en cuer­po sano”? El resul­ta­do de todo este empe­ño se con­den­sa en los 2.3 mil millo­nes de euros que la FIFA per­ci­bi­rá por este Mundial.

Se dice que en este Mun­dial el rui­do estri­den­te de las “vuvu­ze­las” difi­cul­ta a los juga­do­res oír el pito del árbi­tro, las orde­nes del Direc­tor Téc­ni­co y el diá­lo­go entre sí para coor­di­nar las juga­das. ¿Será la exte­nua­ción de los juga­do­res o el rui­do de las “vuvu­ze­las” la cau­sa de la esca­sa pro­duc­ción de goles y el bajo ren­di­mien­to de la mayo­ría de los equipos?

Ante la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, el fút­bol deja ¡Cero pan y mucho circo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.