Diez razo­nes de por qué gana­rá la Resis­ten­cia afga­na- J.Petras, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Intro­duc­ción

Esta gue­rra sin fin repre­sen­ta el mayor san­gra­do para la moral de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses, soca­van­do el apo­yo civil den­tro del país y limi­tan­do la capa­ci­dad de la Casa Blan­ca para empren­der nue­vas gue­rras impe­ria­les.
El des­em­bol­so mili­tar anual de miles de millo­nes de dóla­res está agra­van­do el défi­cit pre­su­pues­ta­rio des­afo­ra­do e impul­san­do duros recor­tes impo­pu­la­res en los pro­gra­mas socia­les a todos los nive­les guber­na­men­ta­les.
No se vis­lum­bra el fin, mien­tras el régi­men de Oba­ma sigue aumen­tan­do en dece­nas de miles el núme­ro de sol­da­dos des­ple­ga­dos y en dece­nas de miles de millo­nes los des­em­bol­sos mili­ta­res, pero la resis­ten­cia avan­za, tan­to mili­tar como polí­ti­ca­men­te.

Con­fron­ta­dos con el cre­cien­te des­con­ten­to popu­lar y las deman­das de con­trol fis­cal por par­te de un amplio espec­tro de gru­pos ciu­da­da­nos y ban­ca­rios, Oba­ma y el man­do gene­ral han bus­ca­do una «sali­da par­cial» median­te el reclu­ta­mien­to y entre­na­mien­to de un ejér­ci­to mer­ce­na­rio y una poli­cía afga­nos, a gran esca­la y lar­go pla­zo, bajo el man­do de ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses y de la OTAN.

La estra­te­gia esta­dou­ni­den­se: cómo se crea una neo­co­lo­nia afga­na

Entre 2001y 2010, el des­em­bol­so mili­tar esta­dou­ni­den­se suma 428.000 millo­nes de dóla­res; la ocu­pa­ción colo­nial se ha cobra­do más de 7.228 muer­tos y heri­dos (esta­dou­ni­den­ses, N. de T.) has­ta el 1 de junio de 2010.
A medi­da que la situa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se se dete­rio­ra, la Casa Blan­ca incre­men­ta el núme­ro de sol­da­dos, aumen­tán­do­se a su vez el núme­ro de muer­tos y heri­dos. Duran­te los últi­mos 18 meses del régi­men de Oba­ma, ha habi­do más muer­tos o heri­dos que en los ocho años ante­rio­res.

La estra­te­gia del Pen­tá­gono y la Casa Blan­ca se basa en el flu­jo masi­vo de dine­ro y armas y un incre­men­to del núme­ro de sus­ti­tu­tos, seño­res de la gue­rra sub­ven­cio­na­dos y expa­tria­dos títe­res edu­ca­dos en Occi­den­te.
La «ayu­da al desa­rro­llo» de la Casa Blan­ca impli­ca, lite­ral­men­te, la com­pra de las leal­ta­des efí­me­ras de los líde­res de los cla­nes. La Casa Blan­ca apa­ren­ta legi­ti­mi­dad cele­bran­do elec­cio­nes, lo que acen­túa la ima­gen corrup­ta del bene­fi­cia­do régi­men títe­re de Kabul y sus socios regio­na­les.

En el terreno mili­tar, el Pen­tá­gono empren­de una «ofen­si­va» detrás de otra, anun­cian­do un éxi­to detrás de otro, segui­da de una reti­ra­da y el retorno de los com­ba­tien­tes de la Resis­ten­cia.
Las cam­pa­ñas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses inte­rrum­pen el comer­cio, las cose­chas y los mer­ca­dos agrí­co­las, mien­tras que los ata­ques aéreos diri­gi­dos a los tali­ba­nes y gue­rri­lle­ros gene­ral­men­te ter­mi­nan matan­do a civi­les que están cele­bran­do bodas y fies­tas reli­gio­sas o com­pran­do en los mer­ca­dos.
La razón del alto por­cen­ta­je de ase­si­na­tos de civi­les es evi­den­te para todos menos para los gene­ra­les esta­dou­ni­den­ses: no hay dis­tin­ción entre «mili­tan­tes» y los millo­nes de civi­les afga­nos, ya que los pri­me­ros for­man par­te esen­cial de sus comu­ni­da­des.

El pro­ble­ma cla­ve y deci­si­vo de la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se es que Afga­nis­tán es un encla­ve colo­nial den­tro de un pue­blo colo­ni­za­do. Los Esta­dos Uni­dos, sus títe­res loca­les y los alia­dos de la OTAN for­man un ejér­ci­to colo­nial extran­je­ro y se con­si­de­ra a los poli­cías y mili­ta­res afga­nos reclu­ta­dos como sim­ples ins­tru­men­tos de la per­pe­tua­ción del gobierno ile­gí­ti­mo.

Cada acción, vio­len­ta o no, se per­ci­be e inter­pre­ta como la tras­gre­sión de nor­mas y lega­dos his­tó­ri­cos de un pue­blo inde­pen­dien­te y orgu­llo­so.
En la vida dia­ria, cada movi­mien­to de la poten­cia ocu­pan­te es des­truc­ti­vo; nada se mue­ve sin el per­mi­so del man­do mili­tar y poli­cial diri­gi­do por los extran­je­ros. Bajo ame­na­za, la gen­te fin­ge coope­ra­ción con la poten­cia ocu­pan­te para lue­go dar asis­ten­cia a sus padres, her­ma­nos e hijos en la Resis­ten­cia.
Los hom­bres reclu­ta­dos cogen el dine­ro y entre­gan sus armas a la Resis­ten­cia. Los infor­ma­do­res en los pue­blos son agen­tes dobles o son iden­ti­fi­ca­dos por sus veci­nos y lle­gan a ser obje­ti­vo de los insur­gen­tes.

Los cola­bo­ra­do­res afga­nos, los alia­dos más cer­ca­nos de Washing­ton, se ven como trai­do­res corrup­tos, gober­na­do­res tran­si­to­rios que siem­pre tie­nen las male­tas hechas y los pasa­por­tes esta­dou­ni­den­ses a mano por si tie­nen que huir cuan­do les toca hacer lo mis­mo a los esta­dou­ni­den­ses. Todos los pro­gra­mas, los fon­dos de «recons­truc­ción», las misio­nes de for­ma­ción y los «pro­gra­mas cívi­cos» han fra­ca­sa­do en su pro­pó­si­to de ganar la leal­tad del pue­blo afgano, antes, aho­ra y en el futu­ro, por­que se les ve como par­te de la ocu­pa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se que está fun­da­men­ta­da en últi­mo tér­mino en la vio­len­cia.

Diez razo­nes de por qué gana­rá la Resis­ten­cia afga­na

-1. La Resis­ten­cia tie­ne pro­fun­das raí­ces en la pobla­ción –una comu­ni­dad basa­da en la fami­lia y unos víncu­los cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cos que Esta­dos Uni­dos no posee ni pue­de «inven­tar», com­prar, comer­cia­li­zar ni repli­car median­te sus «cola­bo­ra­do­res» afga­nos ni impo­ner por medios pro­pa­gan­dís­ti­cos.

-2. La Resis­ten­cia tie­ne fron­te­ras flui­das y un amplio apo­yo inter­na­cio­nal, espe­cial­men­te en Pakis­tán, pero sobre todo por par­te de otros gru­pos islá­mi­cos anti­im­pe­ria­lis­tas que pro­veen armas y volun­ta­rios y par­ti­ci­pan acti­va­men­te en los ata­ques a las vías de trans­por­te logís­ti­co a los sol­da­dos USA-OTAN en Pakis­tán. Estos gru­pos tam­bién ejer­cen pre­sión sobre los regí­me­nes clien­te­lis­tas de Esta­dos Uni­dos en el extran­je­ro, tales como Pakis­tán, Ara­bia Sau­dí, Yemen y Soma­lia, abrien­do así múl­ti­ples fren­tes.

-3. Una amplia infil­tra­ción y el apo­yo pasi­vo, acti­vo y volun­ta­rio de la Resis­ten­cia entre los sol­da­dos y poli­cías afga­nos reclu­ta­dos y entre­na­dos por los Esta­dos Uni­dos se con­vier­ten en labo­res cru­cia­les de inte­li­gen­cia sobre los movi­mien­tos de tro­pas. Las deser­cio­nes y el absen­tis­mo menos­ca­ban la «com­pe­ten­cia mili­tar».

-4. El alcan­ce y la ampli­tud de la acti­vi­dad de la Resis­ten­cia supe­ran las posi­bi­li­da­des actua­les de los ejér­ci­tos impe­ria­les y obli­ga a éstos a depen­der de los cuer­pos de segu­ri­dad afga­nos, remi­sos a matar a sus pro­pios her­ma­nos, sobre todo cuan­do las ope­ra­cio­nes están diri­gi­das a comu­ni­da­des don­de viven parien­tes o con­gé­ne­res étni­cos.

-5. Los alia­dos de la Resis­ten­cia son más lea­les, dig­nos de con­fian­za y menos corrup­tos, ya que com­par­ten pro­fun­das creen­cias. Los alia­dos esta­dou­ni­den­ses sólo son lea­les debi­do a las gra­ti­fi­ca­cio­nes mone­ta­rias efí­me­ras que reci­ben y a la pre­sen­cia pro­vi­sio­nal de las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses.

-6. La Resis­ten­cia es atrac­ti­va para el pue­blo por­que repre­sen­ta el retorno de la ley y el orden a la vida coti­dia­na pre­sen­tes antes de la inva­sión des­es­ta­bi­li­za­do­ra. La pro­me­sa esta­dou­ni­den­se de que habría con­se­cuen­cias posi­ti­vas al final de una gue­rra rea­li­za­da con éxi­to no tie­ne nin­gu­na reso­nan­cia popu­lar des­pués de un dece­nio inter­mi­na­ble de ocu­pa­ción des­truc­ti­va.

-7. Los Esta­dos Uni­dos no tie­nen valo­res com­pa­ra­bles con el atrac­ti­vo tra­di­cio­na­lis­ta-nacio­na­lis­ta-reli­gio­so de la Resis­ten­cia para la gran mayo­ría del pue­blo, la gen­te de los pue­blos, la de las ciu­da­des y los des­pla­za­dos.

-8. El apo­yo de la Resis­ten­cia a los ira­quíes, los pales­ti­nos y otras fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas, tie­ne un atrac­ti­vo posi­ti­vo entre el pue­blo afgano que ha pade­ci­do los resul­ta­dos des­truc­ti­vos de las gue­rras empren­di­das en Iraq y enco­men­da­das en Pakis­tán, Soma­lia y Yemen. Las agre­sio­nes israe­líes res­pal­da­das por los Esta­dos Uni­dos y rea­li­za­das con­tra Líbano y el bar­co que por­ta­ba ayu­da huma­ni­ta­ria a Pales­ti­na, y la pre­sen­cia alta­men­te visi­ble de mili­tan­tes sio­nis­tas en el Gobierno esta­dou­ni­den­se cau­san recha­zo a los afga­nos más infor­ma­dos polí­ti­ca­men­te.

-9. Los afga­nos tie­nen, debi­do a la fuer­za de la cos­tum­bre, mayor resis­ten­cia con­tra la ocu­pa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se que el pue­blo de Esta­dos Uni­dos, que tie­ne nece­si­da­des más urgen­tes, y que el pro­pio ejér­ci­to, que tie­ne cre­cien­tes com­pro­mi­sos en la zona del Gol­fo.

-10. La resis­ten­cia afga­na no sue­le matar a civi­les duran­tes sus ope­ra­cio­nes, ya que los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses y de la OTAN van per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos. En cam­bio, no suce­de lo mis­mo en el ban­do con­tra­rio. Los afga­nos que viven en los pue­blos de las comu­ni­da­des ocu­pa­das son obje­to de ase­si­na­tos por par­te de las «fuer­zas espe­cia­les» y de bom­bar­deos de los avio­nes tele­di­ri­gi­dos. En estas cir­cuns­tan­cias, la gen­te corrien­te sufre las mis­mas agre­sio­nes mili­ta­res que los com­ba­tien­tes de la Resis­ten­cia.

Una misión falli­da: la inca­pa­ci­dad de cons­truir un ejér­ci­to mer­ce­na­rio afgano efi­caz y de con­fian­za

Una audi­to­ría rea­li­za­da por el Gobierno esta­dou­ni­den­se publi­ca­da en este mes de junio echó por tie­rra la afir­ma­ción del régi­men de Oba­ma de que está con­si­guien­do cons­truir un ejér­ci­to mer­ce­na­rio afgano efec­ti­vo y una poli­cía afga­na capaz de refor­zar el actual régi­men clien­te­lis­ta de Kabul.
El infor­me, basa­do en un aná­li­sis deta­lla­do e inves­ti­ga­cio­nes sobre el terreno, argu­men­ta que el Pen­tá­gono de Oba­ma se apo­ya en «pau­tas tris­te­men­te inade­cua­das al inflar las habi­li­da­des de las uni­da­des afga­nas que Oba­ma des­cri­bió como cru­cia­les para la ope­ra­ción» (Finan­cial Times, 7 de junio de 2010).

En otras pala­bras, Oba­ma sigue jugan­do al enga­ño que ejer­ció duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral con sus fal­sas pro­me­sas de «cam­bio» y el «final de las gue­rras» y que con­ti­nuó con el res­ca­te de Wall Street en nom­bre de la «sal­va­ción de la eco­no­mía». Lue­go siguió con el envío de 30.000 sol­da­dos más a Afga­nis­tán y el incre­men­to del gas­to mili­tar y poli­cial has­ta los 325.500 millo­nes de dóla­res, apro­xi­ma­da­men­te un 132% más que el últi­mo año del Gobierno de Bush (Ser­vi­cio de Inves­ti­ga­ción del Con­gre­so, FY 2010 Pre­su­pues­to com­ple­men­ta­rio para las Gue­rras de junio de 2010).

Las fal­sas afir­ma­cio­nes de pro­gre­so del Gobierno de Oba­ma se basa­ron en cri­te­rios téc­ni­cos y buro­crá­ti­cos más que en el actual ren­di­mien­to y com­por­ta­mien­to com­ba­ti­vos del ejér­ci­to mer­ce­na­rio afgano.
Los infor­mes de pro­gre­so del man­do mili­tar se basa­ron en cuán­tos cur­si­llos se habían impar­ti­do, la dura­ción y el alcan­ce del entre­na­mien­to y la can­ti­dad y cali­dad de los equi­pos y armas pro­por­cio­na­dos a los sol­da­dos afga­nos.

A medi­da que se incre­men­ta­ba el núme­ro de uni­da­des afga­nas en for­ma­ción, de cero a 22 entre 2008 y 2009, el Pen­tá­gono afir­mó que el pro­gre­so había sido extra­or­di­na­rio. Para corre­gir los erro­res, el Pen­tá­gono soli­ci­tó a los coman­dan­tes que rea­li­za­ran «valo­ra­cio­nes sobre el terreno» –que tam­bién falla­ron por­que los ofi­cia­les tenían gran inte­rés en inflar el ren­di­mien­to de los mer­ce­na­rios afga­nos bajo su man­do con el fin de pro­cu­rar­se las pro­mo­cio­nes y las meda­llas al méri­to-

El régi­men de Oba­ma pro­yec­ta incre­men­tar el núme­ro de sol­da­dos afga­nos de 97.000 en noviem­bre de 2009 a 134.000 en octu­bre de 2010 y 171.000 en octu­bre de 2011, un aumen­to del 75% en dos años (Ser­vi­cio de Inves­ti­ga­ción del Con­gre­so, pági­na 13). El mis­mo incre­men­to está pre­vis­to para la poli­cía: de 93.800 en noviem­bre de 2009 a 134.000 en octu­bre de 2010, un 43% más.

La afir­ma­ción de Oba­ma de que [la ges­tión de] la gue­rra se está entre­gan­do gra­dual­men­te al ejér­ci­to afgano entre­na­do por Esta­dos Uni­dos se des­mien­te total­men­te con otros dos hechos bási­cos. La Casa Blan­ca ha soli­ci­ta­do 1.900 millo­nes de dóla­res –el doble del impor­te de 2009 bajo el Gobierno de Bush- para la cons­truc­ción mili­tar de nue­vas bases e ins­ta­la­cio­nes, pre­vien­do una «pre­sen­cia a lar­go pla­zo» (que el esta­fa­dor Oba­ma afir­ma que no sig­ni­fi­ca una «pre­sen­cia per­ma­nen­te»).

En segun­do lugar, uti­li­zan­do el enga­ño habi­tual del régi­men de Oba­ma, el Secre­ta­rio de Defen­sa Gates y el Almi­ran­te Mullen, Pre­si­den­te del Esta­do Mayor Con­jun­to, aho­ra afir­man que la pro­me­sa hecha duran­te la cam­pa­ña de Oba­ma de empe­zar a reti­rar a los sol­da­dos en julio de 2010 en reali­dad sig­ni­fi­ca «cuan­do ini­cie­mos la tran­si­ción… no la fecha de reti­ra­da», basa­da a su vez en «las con­di­cio­nes sobre el terreno… un pro­ce­so de varios años» (véa­se el tes­ti­mo­nio de Gates ante el Comi­té de las Fuer­zas Arma­das del Sena­do del 2 de diciem­bre de 2009).

En len­gua­je corrien­te, «ini­ciar la tran­si­ción» no es «par­tir». Sig­ni­fi­ca que­dar­se, com­ba­tir y ocu­par Afga­nis­tán duran­te dece­nios. Sig­ni­fi­ca enviar a más sol­da­dos y cons­truir más bases. Sig­ni­fi­ca gas­tar otros 400.000 millo­nes de dóla­res duran­te los pró­xi­mos 5 años. Y sig­ni­fi­ca doblar el núme­ro de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses muer­tos y heri­dos duran­te los pró­xi­mos 3 años, de más de 7.000 a 14.000.

Los cri­te­rios de éxi­to al «afga­ni­zar» la gue­rra se des­mien­ten al «ame­ri­ca­ni­zar» cada vez más las bases, las tro­pas de com­ba­te y los des­em­bol­sos. La razón es que los datos corres­pon­dien­tes al ejér­ci­to afgano son tan fal­sos como las pro­me­sas de Oba­ma.
El per­so­nal esta­dou­ni­den­se con­tra­ta­do cre­ce por­que los títe­res polí­ti­cos afga­nos son tan corrup­tos, inefi­ca­ces y odia­dos por su pro­pio pue­blo que Washing­ton tie­ne que arro­par­los con «moni­to­res», «ase­so­res» y «ope­ra­rios», quie­nes a su vez son abso­lu­ta­men­te inca­pa­ces de conec­tar con las nece­si­da­des y prác­ti­cas de las comu­ni­da­des. Este incre­men­to de «ayu­da» esta­dou­ni­den­se ha cau­sa­do más corrup­ción, más pro­me­sas incum­pli­das y mayor ani­mo­si­dad por par­te de los posi­bles bene­fi­cia­rios.

El pro­ble­ma fun­da­men­tal es que ésta es una gue­rra esta­dou­ni­den­se, y es la razón por la que las uni­da­des afga­nas pade­cen bajas de un 50% debi­do a una tasa de deser­ción de al menos un 20%, cifra reco­no­ci­da por los ofi­cia­les mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses (Inves­ti­ga­ción del Con­gre­so, pági­na 14). Es decir, los afga­nos reclu­ta­dos cogen el dine­ro y las armas y vuel­ven a sus pue­blos, barrios y fami­lias y, no pocos, hacien­do uso de su entre­na­mien­to mili­tar, se unen a la Resis­ten­cia Nacio­nal.

Tenien­do en cuen­ta estos altos nive­les de des­afec­ción entre los afga­nos reclu­ta­dos, inclu­so entre los ofi­cia­les, no sor­pren­de que la Resis­ten­cia posea tan bue­nos cono­ci­mien­tos sobre los movi­mien­tos de los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses. Dado el gra­do de des­afec­ción, no sor­pren­de que algu­nos de los cola­bo­ra­do­res en inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se sean agen­tes dobles o vul­ne­ra­bles a ser des­cu­bier­tos y eje­cu­ta­dos.

Ante un pro­gra­ma de reclu­ta­mien­to de mil millo­nes de dóla­res con altas tasas de deser­ción y el hecho de que los reclu­ta­dos se vuel­ven con­tra sus men­to­res, la Casa Blan­ca, el Pen­tá­gono y el Con­gre­so se nie­gan a reco­no­cer la reali­dad: que la fuen­te de resis­ten­cia popu­lar son las ocu­pa­cio­nes impe­ria­les. En cam­bio, piden más gen­te para entre­nar, más fon­dos para los «pro­gra­mas de entre­na­mien­to» y más con­tra­tis­tas de mer­ce­na­rios «trans­pa­ren­tes».

La reali­dad es que a pesar de una mayor ocu­pa­ción por par­te de los esta­dou­ni­den­ses y los cre­cien­tes des­em­bol­sos mili­ta­res, la Resis­ten­cia cre­ce, rodea las gran­des ciu­da­des, esco­ge como obje­ti­vo las reunio­nes en el cen­tro de Kabul y las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses repar­ti­das por todo el país. Es evi­den­te que los Esta­dos Uni­dos han per­di­do la gue­rra polí­ti­ca­men­te y están a pun­to de per­der­la mili­tar­men­te.

A pesar de la tec­no­lo­gía mili­tar más avan­za­da, de los avio­nes tele­di­ri­gi­dos, de las fuer­zas espe­cia­les, del incre­men­to en el núme­ro de sol­da­dos en for­ma­ción, de los ase­so­res, de las ONG y de la cons­truc­ción de más bases mili­ta­res, está ganan­do la Resis­ten­cia.

La Casa Blan­ca está ganan­do la hos­ti­li­dad de la gran mayo­ría de los afga­nos al incre­men­tar los millo­nes de des­pla­za­dos, ase­si­na­dos y muti­la­dos.
Los ase­si­na­tos de civi­les están con­vir­tien­do a los mili­ta­res reclu­ta­dos en deser­to­res y sol­da­dos «en los que no se pue­de con­fiar», algu­nos de los cua­les se pasan al «otro ban­do» como com­ba­tien­tes com­pro­me­ti­dos. Igual que en Indo­chi­na, Arge­lia y otros luga­res, un ejér­ci­to resis­ten­te gue­rri­lle­ro, popu­lar, alta­men­te moti­va­do y pro­fun­da­men­te implan­ta­do den­tro de la cul­tu­ra nacio­nal-reli­gio­sa de una pobla­ción opri­mi­da se mues­tra más resis­ten­te, dura­de­ro y vic­to­rio­so que el ejér­ci­to impe­ria­lis­ta, extran­je­ro y pro­vis­to de alta tec­no­lo­gía.

La gue­rra Afga­na de Oba­ma, de «domi­nio o rui­na», más pron­to que tar­de arrui­na­rá a los Esta­dos Uni­dos y pon­drá fin a esta pre­si­den­cia ver­gon­zo­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *