Ser comu­nis­tas, demos­trar­lo y deba­tir como tales – Edi­to­ria­la

Archivo

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

En los últi­mos tiem­pos, una omi­sión de Iña­ki Gil de San Vicen­te a la situa­ción del colec­ti­vo de pre­sas y pre­sos polí­ti­cos del PCE ® y de los GRAPO o SRI ha des­ata­do una peque­ña tor­men­ta en inter­net. Algu­nas webs se están vol­can­do en insul­tar o desear la muer­te inclu­so, de este mili­tan­te comu­nis­ta y aber­tza­le. Se pue­de defen­der que la apli­ca­ción de la Ley de Par­ti­dos no solo se diri­ge a la izquier­da Aber­tza­le, pero no se pue­de lle­gar al nivel barrio baje­ro y maca­rra de muchas opi­nio­nes y ame­na­zas con­tra este com­pa­ñe­ro.

Las fobias pue­den más que el pen­sa­mien­to, así se demues­tra la posi­ción de cada cual. Y no, el odio a una corrien­te comu­nis­ta deter­mi­na­da lle­va a las posi­cio­nes del fas­cis­mo, al deseo de ani­qui­la­mien­to de esas per­so­nas. Casi nada. Aho­ra resul­ta que la tarea de algu­na corrien­te polí­ti­ca con­sis­te en lan­zar­se al cue­llo de la izquier­da aber­tza­le, curio­sa­men­te en vís­pe­ras del 29 de Junio. Toda­vía no han afir­ma­do su posi­ción publi­ca­men­te ante la movi­li­za­ción de la Mayo­ría Sin­di­cal Vas­ca muchos de quie­nes están en esta pecu­liar gue­rra. no han deja­do cla­ro si se suman o no, a pesar de que en Madrid, Bar­ce­lo­na y Anda­lu­cia hay ya pro­pues­ta de movi­li­za­ción de la Izquier­da Sin­di­cal con el for­ma­to de Jor­na­da de Lucha jun­to a la Mayo­ría Sin­di­cal vas­ca en Eus­kal Herria pasan­do por enci­ma de CCOO y UGT.

En el col­mo de la para­noia ade­más se til­da a la defen­sa del dere­cho a ana­li­zar y opi­nar de Gilo, nom­bre con el que se cono­ce a Iña­ki en gene­ral, como pro­pia de lame­cú­los. Como sue­na .Da la impre­sión de que el odio y la impo­ten­cia rebo­san en esas opi­nio­nes. Por cier­to, harían mejor en pro­po­ner una pro­pues­ta polí­ti­ca para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co fren­te a la que desa­rro­lla la Izquier­da Aber­tza­le si esta tan­to les inco­mo­da.

Des­de el Eus­kal­du­na se ha abier­to un nue­vo cam­po de tra­ba­jo y espec­ta­tí­vas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas de recu­pe­ra­ción de la cen­tra­li­dad polí­ti­ca para el inde­pen­den­tis­mo vas­co. Y aquí le due­le a la izquier­da espa­ño­lis­ta, esa que con­ci­be al MLNV como el bobo útil que hará sus tareas ante su mani­fies­ta inca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca y prác­ti­ca. Ya solo les que­da inter­net.

Otras izquier­das se die­ron cita en el Eus­kal­du­na, ade­más de las inde­pen­den­tis­tas, y orga­ni­za­cio­nes pales­ti­nas, fla­men­cas o Sin Fein, Corrien­te Roja e ini­cia­ti­va Comu­nis­ta estu­vie­ron allí. Esta es la dife­ren­cia, hay quie­nes cami­nan jun­tos con­tra el régi­men y quie­nes ven la mar­cha hacia la Inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria como quien ve llo­ver. Es tiem­po de tomar posi­ción y cam­po. Los ado­ra­do­res de la Cofra­dia de la hoz y el Mar­ti­llo, con el cua­tro o sin él, coin­ci­den en sus fobias con­tra la reali­dad. En defi­ni­ti­va, se tocan aun­que se repe­lan, coini­ci­den en que el enemi­go es la Izquier­da Aber­tza­le, allá ellos.

Mien­tras las comu­nis­tas y los comu­nis­tas de Eus­kal Herria, el comu­nis­mo aber­tza­le no duda ni un segun­do ni en la estra­te­gia ni en tomar par­ti­do, con el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, con la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, con la Huel­ga gene­ral del 29, con el movi­mien­to Popu­lar y con las fuer­zas her­ma­nas que des­de otros pun­tos del esta­do y del mun­do com­pren­den la pro­fun­di­dad de los movi­mien­tos polí­ti­cos que se están pro­du­cien­do en Eus­kal Herria y suman sus fuer­zas a la libe­ra­ción nacio­nal de nues­tro país a la que debe acom­pa­ñar y acom­pa­ña, la lucha por el socia­lis­mo, con las masas y no con las enso­ña­cio­nes cuan­do no, con las bou­ta­des.

La suer­te está echa­da y a Espa­ña como a Fran­cia solo les que­da la repre­sión neo­co­lo­nial, de la mano de las dere­chas loca­les o forá­neas, de la mano del sin­di­ca­lis­mo espa­ño­lis­ta o fran­cés. El comu­nis­mo vas­co ha ele­gi­do trin­che­ra y tam­bién méto­do de deba­te, en él no cabe el mato­na­je, la ame­na­za o el insul­to ade­re­za­dos con el dol­ce far nien­te habi­tual del hoo­li­ga­nis­mo neo comu­nis­ta, tan dado a la His­to­ria como a la nega­ción del pre­sen­te.



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *