Ser comu­nis­tas, demos­trar­lo y deba­tir como tales – Editoriala

Archivo

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

En los últi­mos tiem­pos, una omi­sión de Iña­ki Gil de San Vicen­te a la situa­ción del colec­ti­vo de pre­sas y pre­sos polí­ti­cos del PCE ® y de los GRAPO o SRI ha des­ata­do una peque­ña tor­men­ta en inter­net. Algu­nas webs se están vol­can­do en insul­tar o desear la muer­te inclu­so, de este mili­tan­te comu­nis­ta y aber­tza­le. Se pue­de defen­der que la apli­ca­ción de la Ley de Par­ti­dos no solo se diri­ge a la izquier­da Aber­tza­le, pero no se pue­de lle­gar al nivel barrio baje­ro y maca­rra de muchas opi­nio­nes y ame­na­zas con­tra este compañero.

Las fobias pue­den más que el pen­sa­mien­to, así se demues­tra la posi­ción de cada cual. Y no, el odio a una corrien­te comu­nis­ta deter­mi­na­da lle­va a las posi­cio­nes del fas­cis­mo, al deseo de ani­qui­la­mien­to de esas per­so­nas. Casi nada. Aho­ra resul­ta que la tarea de algu­na corrien­te polí­ti­ca con­sis­te en lan­zar­se al cue­llo de la izquier­da aber­tza­le, curio­sa­men­te en vís­pe­ras del 29 de Junio. Toda­vía no han afir­ma­do su posi­ción publi­ca­men­te ante la movi­li­za­ción de la Mayo­ría Sin­di­cal Vas­ca muchos de quie­nes están en esta pecu­liar gue­rra. no han deja­do cla­ro si se suman o no, a pesar de que en Madrid, Bar­ce­lo­na y Anda­lu­cia hay ya pro­pues­ta de movi­li­za­ción de la Izquier­da Sin­di­cal con el for­ma­to de Jor­na­da de Lucha jun­to a la Mayo­ría Sin­di­cal vas­ca en Eus­kal Herria pasan­do por enci­ma de CCOO y UGT.

En el col­mo de la para­noia ade­más se til­da a la defen­sa del dere­cho a ana­li­zar y opi­nar de Gilo, nom­bre con el que se cono­ce a Iña­ki en gene­ral, como pro­pia de lame­cú­los. Como sue­na .Da la impre­sión de que el odio y la impo­ten­cia rebo­san en esas opi­nio­nes. Por cier­to, harían mejor en pro­po­ner una pro­pues­ta polí­ti­ca para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co fren­te a la que desa­rro­lla la Izquier­da Aber­tza­le si esta tan­to les incomoda.

Des­de el Eus­kal­du­na se ha abier­to un nue­vo cam­po de tra­ba­jo y espec­ta­tí­vas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas de recu­pe­ra­ción de la cen­tra­li­dad polí­ti­ca para el inde­pen­den­tis­mo vas­co. Y aquí le due­le a la izquier­da espa­ño­lis­ta, esa que con­ci­be al MLNV como el bobo útil que hará sus tareas ante su mani­fies­ta inca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca y prác­ti­ca. Ya solo les que­da internet.

Otras izquier­das se die­ron cita en el Eus­kal­du­na, ade­más de las inde­pen­den­tis­tas, y orga­ni­za­cio­nes pales­ti­nas, fla­men­cas o Sin Fein, Corrien­te Roja e ini­cia­ti­va Comu­nis­ta estu­vie­ron allí. Esta es la dife­ren­cia, hay quie­nes cami­nan jun­tos con­tra el régi­men y quie­nes ven la mar­cha hacia la Inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria como quien ve llo­ver. Es tiem­po de tomar posi­ción y cam­po. Los ado­ra­do­res de la Cofra­dia de la hoz y el Mar­ti­llo, con el cua­tro o sin él, coin­ci­den en sus fobias con­tra la reali­dad. En defi­ni­ti­va, se tocan aun­que se repe­lan, coini­ci­den en que el enemi­go es la Izquier­da Aber­tza­le, allá ellos.

Mien­tras las comu­nis­tas y los comu­nis­tas de Eus­kal Herria, el comu­nis­mo aber­tza­le no duda ni un segun­do ni en la estra­te­gia ni en tomar par­ti­do, con el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, con la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, con la Huel­ga gene­ral del 29, con el movi­mien­to Popu­lar y con las fuer­zas her­ma­nas que des­de otros pun­tos del esta­do y del mun­do com­pren­den la pro­fun­di­dad de los movi­mien­tos polí­ti­cos que se están pro­du­cien­do en Eus­kal Herria y suman sus fuer­zas a la libe­ra­ción nacio­nal de nues­tro país a la que debe acom­pa­ñar y acom­pa­ña, la lucha por el socia­lis­mo, con las masas y no con las enso­ña­cio­nes cuan­do no, con las boutades.

La suer­te está echa­da y a Espa­ña como a Fran­cia solo les que­da la repre­sión neo­co­lo­nial, de la mano de las dere­chas loca­les o forá­neas, de la mano del sin­di­ca­lis­mo espa­ño­lis­ta o fran­cés. El comu­nis­mo vas­co ha ele­gi­do trin­che­ra y tam­bién méto­do de deba­te, en él no cabe el mato­na­je, la ame­na­za o el insul­to ade­re­za­dos con el dol­ce far nien­te habi­tual del hoo­li­ga­nis­mo neo comu­nis­ta, tan dado a la His­to­ria como a la nega­ción del presente.



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.