Refor­mas labo­ra­les que mere­cen una Huel­ga Gene­ral – Ezker Abertzalea

La refor­ma labo­ral que ha pues­to en mar­cha el gobierno del esta­do espa­ñol es la refor­ma mas retró­gra­da deci­di­da por un gobierno espa­ñol des­de la entra­da en vigor del esta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res.

No pode­mos ana­li­zar dicha refor­ma de mane­ra ais­la­da ya que for­ma par­te de una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que está ponien­do a dis­po­si­ción de los mas pode­ro­sos los recur­sos públi­cos y que está hacien­do deja­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas de los gobier­nos para acre­cen­tar el poder de las gran­des for­tu­nas y la patro­nal. Esta es la sali­da a la cri­sis que el Gobierno de Zapa­te­ro y sus corre­li­gio­na­rios en la CAPV y Nava­rra están impo­nien­do a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vascos.

El con­tex­to en el que se rea­li­za la refor­ma es extre­ma­da­men­te gra­ve para los intere­ses de Eus­ka­le­rria como pue­blo y como tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos. Se nos está impo­nien­do un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les, pro­tec­ción social y mode­lo socio-pro­duc­ti­vo que sólo bene­fi­cia a los de siem­pre, que es con­tra­pro­du­cen­te para salir del agu­je­ro en el que nos han meti­do y que nada tie­ne que ver con nues­tra reali­dad eco­nó­mi­ca y sociolaboral.

La refor­ma pro­fun­di­za de mane­ra radi­cal los cam­bios en las rela­cio­nes labo­ra­les con el obje­ti­vo de:

Ases­tar un gol­pe defi­ni­ti­vo a la nego­cia­ción colec­ti­va en gene­ral y en el ámbi­to vas­co en par­ti­cu­lar al impo­ner una refor­ma sin que las mayo­rías sin­di­ca­les vas­cas ten­gan nada que decir al res­pec­to. Ya lo había hecho el gobierno de Pata­xi López y Sanz al impo­ner uni­la­te­ral­men­te sus con­di­cio­nes a emplea­das y emplea­dos públi­cos y aho­ra con la refor­ma lo extien­den al con­jun­to de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Cual­quier empre­sa que vea en ries­go sus bene­fi­cios anua­les pue­de des­col­gar­se del con­ve­nio colec­ti­vo fir­ma­do y alte­rar uni­la­te­ral­men­te las con­di­cio­nes de trabajo.

Dar un paso defi­ni­ti­vo para incor­po­rar a la legis­la­ción labo­ral el des­pi­do libre y gra­tui­to. A par­tir de esta refor­ma se incre­men­tan las posi­bi­li­da­des de des­pe­dir en fun­ción de las expec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas de la empre­sa basa­das en su cuen­ta de resul­ta­dos, se faci­li­tan aun mas des­pi­dos moti­va­dos por razo­nes orga­ni­za­ti­vas y de pro­duc­ción tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos amplian­do los supues­tos de abono de indem­ni­za­ción de los 20 días por año en detri­men­to de los actua­les 45.

Se paga con dine­ro públi­co los des­pi­dos. En el col­mo de la incon­gruen­cia y la des­fa­cha­tez polí­ti­ca se paga con dine­ro de todos y todas par­te de las indem­ni­za­cio­nes reco­gi­das en los con­tra­tos inde­fi­ni­dos ordi­na­rios, de fomen­to de la con­tra­ta­ción inde­fi­ni­da y los des­pi­dos obje­ti­vos. “El gobierno del esta­do quie­re fomen­tar el empleo finan­cian­do los despidos”.

Se fomen­ta el frau­de y se aumen­tan las boni­fi­ca­cio­nes empre­sa­ria­les. No se abor­dan las cau­sas que per­mi­ten el ingen­te frau­de en la con­tra­ta­ción tem­po­ral y par­cial y como con­tra­par­ti­da se regu­la de mane­ra lesi­va para tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res la dura­ción del con­tra­to por obra y ser­vi­cios ponien­do en ries­go la subro­ga­ción reco­gi­da en muchos con­ve­nios colec­ti­vos. Los empre­sa­rios reci­ben por todo ello boni­fi­ca­cio­nes en las cuo­tas de la segu­ri­dad social por el sim­ple cri­te­rio de que se cum­pla la ley que ellos están des­re­gu­lan­do con la pre­sen­te reforma.

Se eli­mi­nan las tra­bas actual­men­te exis­ten­tes para que las ETTs actúen en el sec­tor públi­co en la cons­truc­ción y en los sec­to­res de ries­go. Lo cual no sólo supo­ne empeo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo sino incre­men­tar de mane­ra insen­sa­ta los ries­gos labo­ra­les para las tra­ba­ja­do­ras y trabajadores.

Hará recaer en las muje­res el tra­ba­jo de aten­ción y cui­da­dos. Esta refor­ma labo­ral uni­da a las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias des­ti­na­das a gas­to social y ser­vi­cios socia­les va a pro­du­cir un cata­clis­mo en la incor­po­ra­ción de la mujer a unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo dig­nas. El obje­ti­vo es cla­ro hacer recaer en el tra­ba­jo gra­tui­to de las muje­res el peso de las nece­si­da­des de aten­ción y cui­da­do. Para ello se empeo­ran las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, se faci­li­ta el des­pi­do y se fomen­ta la con­tra­ta­ción parcial.

Las per­so­nas jóve­nes tie­nen muy pocas posi­bi­li­da­des de desa­rro­llar un pro­yec­to de vida autó­no­mo. Las per­so­nas jóve­nes con esta refor­ma labo­ral y con las medi­das que en mate­ria eco­nó­mi­ca y social se están toman­do van a tener unas secue­las dra­má­ti­cas en su for­ma­ción al redu­cir el gas­to, la inver­sión en inves­ti­ga­ción e inno­va­ción, el dete­rio­ro de los ser­vi­cios públi­cos va a difi­cul­tar las posi­bi­li­da­des de crea­ción de empleo públi­co, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que sólo bene­fi­cia a unos pocos los va a atar de por vida a empleos pre­ca­rios y la refor­ma de las pen­sio­nes que se anun­cia serán la cau­sa de una pen­sión de mise­ria. La gen­te joven si aho­ra tie­ne difi­cul­ta­des para desa­rro­llar un pro­yec­to de vida autó­no­mo, lo va a tener impo­si­ble en el inme­dia­to futu­ro y mas allá de la vida labo­ral cuan­do cesen en el tra­ba­jo si no se han muer­to antes.

Hay muchas y con­tun­den­tes razo­nes para salir a la Huel­ga Gene­ral del día 29. Las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas no pue­den escu­dar­se, como lo están hacien­do aho­ra, en el mal de muchos para no hacer nada. Eus­ka­le­rria, nece­si­ta ¡ya! Tener sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes para que aquí y aho­ra deci­da­mos las polí­ti­cas que mas nos con­vie­nen, para crear empleo de cali­dad, repar­tir la rique­za y el empleo y gene­rar una socie­dad vas­ca mas jus­ta y solidaria.

Las actua­les ins­ti­tu­cio­nes vas­cas de la mano de PSE, PP y PNV son un títe­re al ser­vi­cio de los intere­ses del esta­do espa­ñol. Hoy el prin­ci­pal obs­tácu­lo para con­se­guir­lo está en el Esta­do espa­ñol. En la impo­si­ción de sus polí­ti­cas, en la fal­ta de reco­no­ci­mien­to anti demo­crá­ti­co que Eus­ka­le­rria somos un pue­blo con nece­si­da­des socia­les y eco­nó­mi­cas pro­pias y que tene­mos que tomar nues­tras pro­pias deci­sio­nes para salir del agu­je­ro en el que nos están metiendo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.