Cojo­nes y espa­ño­lía – Jon Odriozola

¿Quién no ha oído ese cal­de­ro­niano espa­ño­lí­si­mo y anti­eras­mis­ta “los tie­ne bien pues­tos” o el recio y ceji­jun­to “tie­ne los cojo­nes como el caba­llo de Espar­te­ro”? No habla­mos de pitos y flau­tas, sino de cojo­nes y espa­ño­lía, de tra­pío y tro­nío. Ele, arsa y ojú. Arte. Y pandereta

El emé­ri­to Pro­fe­sor Cojon­ciano, ape­sa­dum­bra­do por la suer­te del com­bi­na­do espa­ñol en el Mun­dial de Fúm­bol, me envía estas líri­cas líneas que pon­go en cono­ci­mien­to de mis miles de lec­to­res y, aca­so, algu­na lec­to­ra. Dice así este benemérito:

«Doc­tí­si­mo Odrio­zo­la, emi­nen­cia, rue­go lea esto que sigue y va a misa, pues es sabor popu­lar: vos, ilus­trí­si­ma, no igno­ra que un ejem­plo de la rique­za del len­gua­je cas­te­llano es el núme­ro y acep­cio­nes de una pala­bra como pue­da ser la muy cono­ci­da y asaz uti­li­za­da en refe­ren­cia a los atri­bu­tos mas­cu­li­nos como, lo adi­vi­nó, “cojo­nes” (en anda­luz, coho­ne). Si va acom­pa­ña­do de un nume­ral, tie­ne sig­ni­fi­ca­dos dis­tin­tos, ver­bi­gra­cia, caro o cos­to­so: “valía un cojón”; tam­bién gallar­día: “tenía dos cojo­nes”, o des­pre­cio: “me impor­ta tres cojo­nes”. Tam­bién difi­cul­tad en la empre­sa o misión y con hipér­bo­le: “lograr­lo me cos­tó mil pares de cojones”.

Hay varian­tes según el ver­bo, véa­se: “ese tío tie­ne un par” (se sobre­en­tien­de que de cojo­nes), o sea, es un valien­te o, tam­bién, la excla­ma­ción de sor­pre­sa: “¡tie­ne cojo­nes!”. Tam­bién están “me toca los cojo­nes”, que deno­ta indi­fe­ren­cia o vagan­cia si se excla­ma “se toca los cojo­nes”. Lue­go está el impe­ra­ti­vo “tóca­te los cojones”.

Los pre­fi­jos y sufi­jos modu­lan el sig­ni­fi­ca­do, vea­mos: “aco­jo­na­do” es, todo dios lo sabe, mie­do y “des­co­jo­na­do” o bien can­san­cio o bien risa, léa­se o “estoy des­co­jo­na­do” o “me des­co­jono” de risa leyen­do este pre­sun­to artícu­lo sin gra­cia por lo soez del mis­mo, y más vinien­do de gen­te seria como Odrio­zo­la y un perió­di­co digno como éste. Tam­bién per­fec­ción: “cojo­nu­do”. O abu­lia: “cojo­na­zos”.

Las pre­po­si­cio­nes tam­bién mati­zan expre­sión tan viril. Así, tene­mos que la pre­po­si­ción “de” sig­ni­fi­ca éxi­to, obser­ven: “me salió de cojo­nes, oye”, o sen­sa­ción tér­mi­ca, vean: “hacía un frío de cojo­nes”. Inclu­so volun­ta­rie­dad y tesón, miren: “lo haré por cojo­nes”. Edi­fi­can­te, ¿no es cierto?

Hay más. Por ejem­plo, el lími­te de aguan­te: “estoy has­ta los cojo­nes”. La pre­po­si­ción “con” indi­ca valor: “era un hom­bre con cojo­nes”. Y “sin” lo con­tra­rio, diz­que cobar­día: “bah, no tenía cojo­nes como los de Poli Rin­cón o Mano­lo Lama, baluar­tes de «La Roja»”. ¿Impor­ta el tama­ño, la for­ma o la ter­su­ra gona­dal, tes­ti­cu­lar, orquí­dea, tes­tos­te­ró­ni­ca y cojo­non­cial, ami­go Odrio­zo­la? ¡Por supues­to! ¡Dón­de va a parar! En cuan­to al tama­ño, ¿quién no ha oído ese cal­de­ro­niano espa­ño­lí­si­mo y anti­eras­mis­ta “los tie­ne bien pues­tos” o el recio y ceji­jun­to “tie­ne los cojo­nes como el caba­llo de Espar­te­ro”? No habla­mos de pitos y flau­tas, sino de cojo­nes y espa­ño­lía, de tra­pío y tro­nío. Ele, arsa y ojú. Arte. Y pandereta.

Hay más acep­cio­nes, carí­si­mo Odrio­zo­la, pero lo dejo aquí por no qui­tar­le su pre­cio­so tiem­po ocu­pa­do en menes­te­res en pro de la nación espa­ño­la una, gran­de y, ejem, libre. ¡Viva Fran­co y Arri­ba Expa­ña, cagoen­dios y viva­la­vir­gen! He dicho, ¡hip!».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.