Cojo­nes y espa­ño­lía – Jon Odrio­zo­la

¿Quién no ha oído ese cal­de­ro­niano espa­ño­lí­si­mo y anti­eras­mis­ta “los tie­ne bien pues­tos” o el recio y ceji­jun­to “tie­ne los cojo­nes como el caba­llo de Espar­te­ro”? No habla­mos de pitos y flau­tas, sino de cojo­nes y espa­ño­lía, de tra­pío y tro­nío. Ele, arsa y ojú. Arte. Y pan­de­re­ta

El emé­ri­to Pro­fe­sor Cojon­ciano, ape­sa­dum­bra­do por la suer­te del com­bi­na­do espa­ñol en el Mun­dial de Fúm­bol, me envía estas líri­cas líneas que pon­go en cono­ci­mien­to de mis miles de lec­to­res y, aca­so, algu­na lec­to­ra. Dice así este bene­mé­ri­to:

«Doc­tí­si­mo Odrio­zo­la, emi­nen­cia, rue­go lea esto que sigue y va a misa, pues es sabor popu­lar: vos, ilus­trí­si­ma, no igno­ra que un ejem­plo de la rique­za del len­gua­je cas­te­llano es el núme­ro y acep­cio­nes de una pala­bra como pue­da ser la muy cono­ci­da y asaz uti­li­za­da en refe­ren­cia a los atri­bu­tos mas­cu­li­nos como, lo adi­vi­nó, “cojo­nes” (en anda­luz, coho­ne). Si va acom­pa­ña­do de un nume­ral, tie­ne sig­ni­fi­ca­dos dis­tin­tos, ver­bi­gra­cia, caro o cos­to­so: “valía un cojón”; tam­bién gallar­día: “tenía dos cojo­nes”, o des­pre­cio: “me impor­ta tres cojo­nes”. Tam­bién difi­cul­tad en la empre­sa o misión y con hipér­bo­le: “lograr­lo me cos­tó mil pares de cojo­nes”.

Hay varian­tes según el ver­bo, véa­se: “ese tío tie­ne un par” (se sobre­en­tien­de que de cojo­nes), o sea, es un valien­te o, tam­bién, la excla­ma­ción de sor­pre­sa: “¡tie­ne cojo­nes!”. Tam­bién están “me toca los cojo­nes”, que deno­ta indi­fe­ren­cia o vagan­cia si se excla­ma “se toca los cojo­nes”. Lue­go está el impe­ra­ti­vo “tóca­te los cojo­nes”.

Los pre­fi­jos y sufi­jos modu­lan el sig­ni­fi­ca­do, vea­mos: “aco­jo­na­do” es, todo dios lo sabe, mie­do y “des­co­jo­na­do” o bien can­san­cio o bien risa, léa­se o “estoy des­co­jo­na­do” o “me des­co­jono” de risa leyen­do este pre­sun­to artícu­lo sin gra­cia por lo soez del mis­mo, y más vinien­do de gen­te seria como Odrio­zo­la y un perió­di­co digno como éste. Tam­bién per­fec­ción: “cojo­nu­do”. O abu­lia: “cojo­na­zos”.

Las pre­po­si­cio­nes tam­bién mati­zan expre­sión tan viril. Así, tene­mos que la pre­po­si­ción “de” sig­ni­fi­ca éxi­to, obser­ven: “me salió de cojo­nes, oye”, o sen­sa­ción tér­mi­ca, vean: “hacía un frío de cojo­nes”. Inclu­so volun­ta­rie­dad y tesón, miren: “lo haré por cojo­nes”. Edi­fi­can­te, ¿no es cier­to?

Hay más. Por ejem­plo, el lími­te de aguan­te: “estoy has­ta los cojo­nes”. La pre­po­si­ción “con” indi­ca valor: “era un hom­bre con cojo­nes”. Y “sin” lo con­tra­rio, diz­que cobar­día: “bah, no tenía cojo­nes como los de Poli Rin­cón o Mano­lo Lama, baluar­tes de «La Roja»”. ¿Impor­ta el tama­ño, la for­ma o la ter­su­ra gona­dal, tes­ti­cu­lar, orquí­dea, tes­tos­te­ró­ni­ca y cojo­non­cial, ami­go Odrio­zo­la? ¡Por supues­to! ¡Dón­de va a parar! En cuan­to al tama­ño, ¿quién no ha oído ese cal­de­ro­niano espa­ño­lí­si­mo y anti­eras­mis­ta “los tie­ne bien pues­tos” o el recio y ceji­jun­to “tie­ne los cojo­nes como el caba­llo de Espar­te­ro”? No habla­mos de pitos y flau­tas, sino de cojo­nes y espa­ño­lía, de tra­pío y tro­nío. Ele, arsa y ojú. Arte. Y pan­de­re­ta.

Hay más acep­cio­nes, carí­si­mo Odrio­zo­la, pero lo dejo aquí por no qui­tar­le su pre­cio­so tiem­po ocu­pa­do en menes­te­res en pro de la nación espa­ño­la una, gran­de y, ejem, libre. ¡Viva Fran­co y Arri­ba Expa­ña, cagoen­dios y viva­la­vir­gen! He dicho, ¡hip!».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *