Entre­vis­tan en el dia­rio Gara a Sal­va­tor Tió, puer­to­rri­que­ño inde­pen­den­tis­ta y miem­bro de la MCB

A con­ti­nua­ción la entre­vis­ta al puer­to­rri­que­ño Sal­va­dor Tio, miem­bro del MCB (Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­ba­riano) e inde­pen­den­tis­ta publi­ca­da en el dia­rio Gara.

Puer­to RIco, un pue­blo que lucha por sol­tar­se de las garras del impe­rio (gara​.net)

Des­de el año 1952, Puer­to Rico figu­ra como un Esta­do Libre Aso­cia­do a EEUU. Quie­nes abo­gan por la inde­pen­den­cia de este pue­blo, denun­cian que fue una manio­bra para man­te­ner al pue­blo por­to­rri­que­ño bajo el domi­nio de Washing­ton. El inde­pen­den­tis­ta Sal­va­dor Tió visi­tó Eus­kal Herria para dar cuen­ta de los entre­si­jos de su país.

Ruben PASCUAL

Sal­va­dor Tió reca­ló en Eus­kal Herria para par­ti­ci­par en las jor­na­das de for­ma­ción sobre el pro­ce­so boli­va­riano orga­ni­za­das por Uda­ko Eus­kal Uni­ber­tsi­ta­tea y Aska­pe­na. Actual­men­te, Tió es el res­pon­sa­ble del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MBC) en Puer­to Rico, y un defen­sor a ultran­za de la inde­pen­den­cia de su país.

En un encuen­tro man­te­ni­do con GARA para expli­car la situa­ción actual del pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta, se resis­te a aven­tu­rar qué será lo que pasa­rá, pero se mues­tra positivo.Los estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico (UPR) ‑cuen­ta- lle­van más de 40 días en huel­ga, pese a que la pro­tes­ta ini­ció como un paro de dos días, con el obje­ti­vo de dete­ner «la apla­na­do­ra neo­li­be­ral y fas­cis­toi­de» que ope­ra en el país y bus­ca «aumen­tar el défi­cit de la uni­ver­si­dad para así poder pri­va­ti­zar­la, ya que his­tó­ri­ca­men­te [la UPR] ha esta­do liga­da a la insu­rrec­ción y al pen­sa­mien­to crí­ti­co».

«Hay cosas que están pasan­do», des­ta­ca, y acla­ra que «hay gen­te que se está movi­li­zan­do por soli­da­ri­dad […] y, como la opi­nión públi­ca es tan abru­ma­do­ra­men­te posi­ti­va hacia los estu­dian­tes, cosa que nun­ca había pasa­do en Puer­to Rico, el Gobierno ha come­ti­do la estu­pi­dez de caer­le a palos a los padres, lo que se con­vier­te en otro apo­yo».

En este sen­ti­do, el acti­vis­ta boli­va­riano des­ta­ca que la pro­tes­ta va más allá del ámbi­to mera­men­te edu­ca­ti­vo: «aun­que los estu­dian­tes no estén hacien­do un plan­tea­mien­to prin­ci­pal­men­te de sta­tu quo o de la len­gua, lo que plan­tean es una lucha de cla­se, que está ínti­ma­men­te liga­do a la posi­bi­li­dad de que se haya revi­ta­li­za­do la posi­bi­li­dad de una huel­ga», que cali­fi­ca de «fun­da- men­tal» para movi­li­zar a la ciu­da­da­nía al obje­to de encen­der la rei­vin­di­ca­ción de un mode­lo social alter­na­ti­vo.

No obs­tan­te, y aun­que reco­no­ce que «esta­mos en un momen­to his­tó­ri­co, crí­ti­co, en el que hay que hacer una toma de con­cien­cia», es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que Esta­dos Uni­dos no tie­ne nin­gún inte­rés en con­ce­der­le la inde­pen­den­cia a Puer­to Rico».

En ese sen­ti­do, apun­ta que el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se está apo­yan­do la cele­bra­ción de un ple­bis­ci­to con tres opcio­nes sobre la mesa: la esta­di­dad (pasar a for­mar par­te de EEUU: «ellos entien­den que no es colo­nial, pero es el apo­teo­sis del colo­nia­lis­mo por­que es some­ter­te a inte­grar­te en quien te inva­dió», afir­ma), man­te­ner el sta­tu quo actual, o la inde­pen­den­cia. «Ha habi­do muchos (ple­bis­ci­tos), pero nun­ca ha gana­do la esta­di­dad», dice, y mati­za que siem­pre ven­ce al alter­na­ti­va del Esta­do Libre Aso­cia­do (ELA) aun­que «hay una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta que no acu­de a votar por­que cues­tio­na su legi­ti­mi­dad».

«Pero el Sena­do no va a apro­bar lo que apro­bó la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes; de todas for­mas harán un refe­rén­dum, crio­llo», vati­ci­na Tió, al tiem­po que cons­ta­ta «una con­tra­dic­ción por­que los repu­bli­ca­nos son alia­dos de la dere­cha, pero vota­rían en con­tra de la esta­di­dad por­que son más racis­tas».

«No que­re­mos una nue­va con­sul­ta»

«Yo ‑sos­tie­ne- lo que pro­pon­go es que noso­tros con­vir­ta­mos ese refe­rén­dum revo­ca­to­rio, que cam­bie­mos la pape­le­ta». «Esta­mos en que se vaya el Gobierno y se con­vo­que una Cons­ti­tu­yen­te sí o no. No que­re­mos una nue­va con­sul­ta», resal­ta.

Este juris­ta por­to­rri­que­ño tam­bién sabe con quién se están jugan­do los cuar­tos: «no es una lucha fácil, por­que no somos una colo­nia en cual­quier lugar».

Echan­do la vis­ta atrás, recuer­da el momen­to en que, en 1898, lle­ga­ron las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses con la pro­me­sa del lla­ma­do sue­ño ame­ri­cano de tra­ba­jo, pros­pe­ri­dad y liber­tad. Pero tal y como vino, se fue, dejan­do paso al «des­en­can­to por­to­rri­que­ño: la explo­ta­ción sal­va­je, la peor des­de el ini­cio de la con­quis­ta espa­ño­la, el anal­fa­be­tis­mo, un machis­mo ace­le­ra­do, la impo­si­ción de la len­gua ingle­sa…».

En ese con­tex­to se fue­ron dan­do diver­sos tipos de lucha, entre los que se inclu­yen varios cona­tos de lucha arma­da y aten­ta­dos.

En torno a la mitad del siglo pasa­do «se da una espe­cie de paz, por­que los nor­te­ame­ri­ca­nos se dan cuen­ta de que para poder rete­ner lo que para ellos es un bas­tión mili­tar [les intere­sa Puer­to Rico por su estra­té­gi­ca situa­ción geo­grá­fi­ca] nece­si­tan modi­fi­car su estra­te­gia». Por una par­te, empie­zan a intro­du­cir nume­ro­sas empre­sas. Por otra, «para sacar­nos de la lis­ta de terri­to­rios que no había logra­do des­co­lo­ni­zar, mien­tras insis­tían en el des­man­te­la­mien­to de los impe­rios bri­tá­ni­co y fran­cés, de una mane­ra que pudie­ran seguir man­te­nien­do su con­trol, se inven­tan la for­ma que toda­vía rige del Esta­do Libre Aso­cia­do, que ven­den a la ONU como un pac­to de aso­cia­ción, pero que es un embus­te», sub­ra­ya, acla­ran­do que «bajo la claú­su­la terri­to­rial de la Cons­ti­tu­ción de EEUU, el Con­gre­so sigue tenien­do un poder total sobre lo que pasa o no en nues­tro país».

«Pero la gen­te no lo ve así, ‑se lamenta‑, por­que la gen­te se la pasa vien­do Han­na Mon­ta­na. Eso es lo que tene­mos que des­mi­ti­fi­car y para eso tene­mos que decir las cosas tal y como son». Por ello, con­si­de­ra que «hay que crear un Ejér­ci­to, no mera­men­te en el sen­ti­do arma­do, sino como una mane­ra de orga­ni­za­ción y de mili­tan­cia en defen­sa de lo fun­da­men­tal, que tie­ne nece­sa­ria­men­te que con­si­de­rar la alter­na­ti­va arma­da como una posi­bi­li­dad». Por­que, a su jui­cio, «si a uno lo van a matar uno tie­ne que poder defen­der­se, que es lo que les pasó a las FARC. Y hay muchas for­mas de matar. Tú pue­des estar vivo pero muer­to, por­que ya per­dis­te lo que eras. Ya per­dis­te tu dig­ni­dad. Y la vida sin dig­ni­dad no mere­ce la pena vivir­la. Por lo tan­to, Jo ta ke!»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *