Entre­vis­tan en el dia­rio Gara a Sal­va­tor Tió, puer­to­rri­que­ño inde­pen­den­tis­ta y miem­bro de la MCB

A con­ti­nua­ción la entre­vis­ta al puer­to­rri­que­ño Sal­va­dor Tio, miem­bro del MCB (Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­ba­riano) e inde­pen­den­tis­ta publi­ca­da en el dia­rio Gara. 

Puer­to RIco, un pue­blo que lucha por sol­tar­se de las garras del impe­rio (gara​.net)

Des­de el año 1952, Puer­to Rico figu­ra como un Esta­do Libre Aso­cia­do a EEUU. Quie­nes abo­gan por la inde­pen­den­cia de este pue­blo, denun­cian que fue una manio­bra para man­te­ner al pue­blo por­to­rri­que­ño bajo el domi­nio de Washing­ton. El inde­pen­den­tis­ta Sal­va­dor Tió visi­tó Eus­kal Herria para dar cuen­ta de los entre­si­jos de su país.

Ruben PASCUAL

Sal­va­dor Tió reca­ló en Eus­kal Herria para par­ti­ci­par en las jor­na­das de for­ma­ción sobre el pro­ce­so boli­va­riano orga­ni­za­das por Uda­ko Eus­kal Uni­ber­tsi­ta­tea y Aska­pe­na. Actual­men­te, Tió es el res­pon­sa­ble del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MBC) en Puer­to Rico, y un defen­sor a ultran­za de la inde­pen­den­cia de su país.

En un encuen­tro man­te­ni­do con GARA para expli­car la situa­ción actual del pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta, se resis­te a aven­tu­rar qué será lo que pasa­rá, pero se mues­tra positivo.Los estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico (UPR) ‑cuen­ta- lle­van más de 40 días en huel­ga, pese a que la pro­tes­ta ini­ció como un paro de dos días, con el obje­ti­vo de dete­ner «la apla­na­do­ra neo­li­be­ral y fas­cis­toi­de» que ope­ra en el país y bus­ca «aumen­tar el défi­cit de la uni­ver­si­dad para así poder pri­va­ti­zar­la, ya que his­tó­ri­ca­men­te [la UPR] ha esta­do liga­da a la insu­rrec­ción y al pen­sa­mien­to crítico».

«Hay cosas que están pasan­do», des­ta­ca, y acla­ra que «hay gen­te que se está movi­li­zan­do por soli­da­ri­dad […] y, como la opi­nión públi­ca es tan abru­ma­do­ra­men­te posi­ti­va hacia los estu­dian­tes, cosa que nun­ca había pasa­do en Puer­to Rico, el Gobierno ha come­ti­do la estu­pi­dez de caer­le a palos a los padres, lo que se con­vier­te en otro apoyo».

En este sen­ti­do, el acti­vis­ta boli­va­riano des­ta­ca que la pro­tes­ta va más allá del ámbi­to mera­men­te edu­ca­ti­vo: «aun­que los estu­dian­tes no estén hacien­do un plan­tea­mien­to prin­ci­pal­men­te de sta­tu quo o de la len­gua, lo que plan­tean es una lucha de cla­se, que está ínti­ma­men­te liga­do a la posi­bi­li­dad de que se haya revi­ta­li­za­do la posi­bi­li­dad de una huel­ga», que cali­fi­ca de «fun­da- men­tal» para movi­li­zar a la ciu­da­da­nía al obje­to de encen­der la rei­vin­di­ca­ción de un mode­lo social alternativo.

No obs­tan­te, y aun­que reco­no­ce que «esta­mos en un momen­to his­tó­ri­co, crí­ti­co, en el que hay que hacer una toma de con­cien­cia», es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que Esta­dos Uni­dos no tie­ne nin­gún inte­rés en con­ce­der­le la inde­pen­den­cia a Puer­to Rico».

En ese sen­ti­do, apun­ta que el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se está apo­yan­do la cele­bra­ción de un ple­bis­ci­to con tres opcio­nes sobre la mesa: la esta­di­dad (pasar a for­mar par­te de EEUU: «ellos entien­den que no es colo­nial, pero es el apo­teo­sis del colo­nia­lis­mo por­que es some­ter­te a inte­grar­te en quien te inva­dió», afir­ma), man­te­ner el sta­tu quo actual, o la inde­pen­den­cia. «Ha habi­do muchos (ple­bis­ci­tos), pero nun­ca ha gana­do la esta­di­dad», dice, y mati­za que siem­pre ven­ce al alter­na­ti­va del Esta­do Libre Aso­cia­do (ELA) aun­que «hay una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta que no acu­de a votar por­que cues­tio­na su legitimidad».

«Pero el Sena­do no va a apro­bar lo que apro­bó la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes; de todas for­mas harán un refe­rén­dum, crio­llo», vati­ci­na Tió, al tiem­po que cons­ta­ta «una con­tra­dic­ción por­que los repu­bli­ca­nos son alia­dos de la dere­cha, pero vota­rían en con­tra de la esta­di­dad por­que son más racistas».

«No que­re­mos una nue­va consulta»

«Yo ‑sos­tie­ne- lo que pro­pon­go es que noso­tros con­vir­ta­mos ese refe­rén­dum revo­ca­to­rio, que cam­bie­mos la pape­le­ta». «Esta­mos en que se vaya el Gobierno y se con­vo­que una Cons­ti­tu­yen­te sí o no. No que­re­mos una nue­va con­sul­ta», resalta.

Este juris­ta por­to­rri­que­ño tam­bién sabe con quién se están jugan­do los cuar­tos: «no es una lucha fácil, por­que no somos una colo­nia en cual­quier lugar».

Echan­do la vis­ta atrás, recuer­da el momen­to en que, en 1898, lle­ga­ron las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses con la pro­me­sa del lla­ma­do sue­ño ame­ri­cano de tra­ba­jo, pros­pe­ri­dad y liber­tad. Pero tal y como vino, se fue, dejan­do paso al «des­en­can­to por­to­rri­que­ño: la explo­ta­ción sal­va­je, la peor des­de el ini­cio de la con­quis­ta espa­ño­la, el anal­fa­be­tis­mo, un machis­mo ace­le­ra­do, la impo­si­ción de la len­gua inglesa…».

En ese con­tex­to se fue­ron dan­do diver­sos tipos de lucha, entre los que se inclu­yen varios cona­tos de lucha arma­da y atentados.

En torno a la mitad del siglo pasa­do «se da una espe­cie de paz, por­que los nor­te­ame­ri­ca­nos se dan cuen­ta de que para poder rete­ner lo que para ellos es un bas­tión mili­tar [les intere­sa Puer­to Rico por su estra­té­gi­ca situa­ción geo­grá­fi­ca] nece­si­tan modi­fi­car su estra­te­gia». Por una par­te, empie­zan a intro­du­cir nume­ro­sas empre­sas. Por otra, «para sacar­nos de la lis­ta de terri­to­rios que no había logra­do des­co­lo­ni­zar, mien­tras insis­tían en el des­man­te­la­mien­to de los impe­rios bri­tá­ni­co y fran­cés, de una mane­ra que pudie­ran seguir man­te­nien­do su con­trol, se inven­tan la for­ma que toda­vía rige del Esta­do Libre Aso­cia­do, que ven­den a la ONU como un pac­to de aso­cia­ción, pero que es un embus­te», sub­ra­ya, acla­ran­do que «bajo la claú­su­la terri­to­rial de la Cons­ti­tu­ción de EEUU, el Con­gre­so sigue tenien­do un poder total sobre lo que pasa o no en nues­tro país».

«Pero la gen­te no lo ve así, ‑se lamenta‑, por­que la gen­te se la pasa vien­do Han­na Mon­ta­na. Eso es lo que tene­mos que des­mi­ti­fi­car y para eso tene­mos que decir las cosas tal y como son». Por ello, con­si­de­ra que «hay que crear un Ejér­ci­to, no mera­men­te en el sen­ti­do arma­do, sino como una mane­ra de orga­ni­za­ción y de mili­tan­cia en defen­sa de lo fun­da­men­tal, que tie­ne nece­sa­ria­men­te que con­si­de­rar la alter­na­ti­va arma­da como una posi­bi­li­dad». Por­que, a su jui­cio, «si a uno lo van a matar uno tie­ne que poder defen­der­se, que es lo que les pasó a las FARC. Y hay muchas for­mas de matar. Tú pue­des estar vivo pero muer­to, por­que ya per­dis­te lo que eras. Ya per­dis­te tu dig­ni­dad. Y la vida sin dig­ni­dad no mere­ce la pena vivir­la. Por lo tan­to, Jo ta ke!»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.