Jabu­la­ni: la pelo­ta pen­sa­da en Ingla­te­rra, cosi­da en Pakis­tán y rema­ta­da en Sudá­fri­ca – Juan Luis Sán­chez

Esa pelo­ta, con la que jue­gan en el Mun­dial de Fút­bol de Sudá­fri­ca 2010, se lla­ma Jabu­la­ni y Casi­llas dice que es como “un balón de pla­ya”, que pesa dema­sia­do poco, que si le pegas fuer­te hace cosas raras en aire.Jabu­la­ni es el nom­bre comer­cial ele­gi­do por Adi­das para el balón ofi­cial del Mun­dial de Sudá­fri­ca 2010 y en zulú sig­ni­fi­ca rego­ci­jo, cele­bra­ción, ale­gría. Un con­cep­to suda­fri­cano para una pelo­ta pen­sa­da por los inge­nie­ros y los aca­dé­mi­cos de la Unvier­si­dad de Lough­bo­rough, en Ingla­te­rra. “Con úni­ca­men­te ocho nove­do­sos pane­les 3D, sella­dos tér­mi­ca­men­te y por pri­me­ra vez mol­dea­dos esfé­ri­ca­men­te con goma EVA y poliu­re­tano ter­mo­plás­ti­co, el balón posee ade­más una redon­dez de una pre­ci­sión exac­ta” dice la nota de pren­sa que repro­du­cen como autó­ma­tas casi todos los medios depor­ti­vos del mun­do. Todo sofis­ti­ca­ción: “la super­fi­cie del balón tie­ne una tex­tu­ra con ranu­ras desa­rro­lla­da por Adi­das y lla­ma­da Grip’n’Groove“.

Lo usa Tsha­ba­la­la, lo usa Mes­si, lo usa Casi­llas aun­que se que­je, lo usan los ído­los; los niños y no tan niños de todo el mun­do quie­ren hacer­se con uno. Por eso Adi­das hace répli­cas como chu­rros en la ciu­dad pakis­ta­ní de Sial­kot, don­de los tra­ba­ja­do­res fabri­can una ver­sión menos sofis­ti­ca­da de esta pelo­ta cada dos horas y media. Si están 12 horas cosien­do les da tiem­po a hacer 5 balo­nes. Cobran como máxi­mo 3 euros al día. “El pro­ble­ma del paro es tan gra­ve aquí que los jefes saben que pue­den pagar­nos muy poco y que no tene­mos alter­na­ti­va”, dice al dia­rio bri­tá­ni­co The Daily Tele­graph un tra­ba­ja­dor de una de las manu­fac­tu­re­ras de Sial­kot, don­de se con­cen­tra bue­na par­te de la fabri­ca­ción inter­na­cio­nal de balo­nes de fút­bol.


Un tra­ba­ja­dor cose balo­nes en una de las fábri­cas de Sial­kot, Pakis­tán (Irfan Mir­za)

Estos artis­tas y arte­sa­nos del balón no reci­ben por­ta­das a todo color con titu­la­res épi­cos y emo­cio­na­dos. Lo que reci­ben es de 60 a 90 euros al mes que, según Labor Rights Forum, supo­ne la mitad del míni­mo que nece­si­ta un tra­ba­ja­dor en Pakis­tán para man­te­ner a su fami­lia y dar­le edu­ca­ción a sus hjos. “Mi mari­do y yo le hemos teni­do que expli­car a nues­tra hija que no vamos a poder pagar­le sus estu­dios. Ella inclu­so ha ame­na­za­do con sui­ci­dar­se”, dice Mali­ka, una madre de 36 años que man­tie­ne a duras penas su tra­ba­jo en la fábri­ca. “La per­so­na que hace el balón de Adi­das está orgu­llo­so de ello”, dice William Ander­son, el jefe de res­pon­sa­bi­li­dad social cor­po­ra­ti­va de Adi­das en la zona. “Ellos no tie­nen la per­cep­ción de que vivan en la pobre­za. Le paga­mos más de lo que gana­rían en la agri­cul­tu­ra, por ejem­plo”, dice Ander­son.

Hoy mis­mo, en El Cor­te Inglés, cada répli­ca del Jabu­la­ni se ven­de por 25€. La gama alta, la pelo­ta que se usa en los par­ti­dos del Mun­dial, se fabri­ca en Chi­na y en la tien­da nos cues­ta 120€. Adi­das tie­ne como obje­ti­vo supe­rar las ganan­cias pro­du­ci­das duran­te el Mun­dial de 2006, de unos 800 millo­nes de dóla­res.
Empre­sa de cos­tu­ra de balo­nes depor­ti­vos de todo tipo, en Sial­kot (Ch. Kha­war)

No es una cues­tión sólo de dine­ro. El tra­ba­jo infan­til y tem­po­ral, los des­pi­dos espon­tá­neos, la car­ga exce­si­va de tra­ba­jo dia­ria. Como en cual­quier empre­sa de cos­tu­ra masi­va, no son raras las lesio­nes: “los tra­ba­ja­do­res pue­den per­der un dedo si algo va mal con la máqui­na. O en la fase de pega­do y estam­pa­do, están expues­tos a altas tem­pe­ra­tu­ras y pro­duc­tos quí­mi­cos tóxi­cos”. Según Labor Righst Forum, “no hay ni for­ma­ción ni infor­ma­ción sobre acci­den­tes labo­ra­les y los dere­chos que les corres­pon­den”.

Adi­das no es la úni­ca mar­ca que fabri­ca en Pakis­tán, India, Chi­na o Tai­lan­dia en empre­sas que tie­nen la licen­cia ofi­cial de la FIFA pero que no cum­plen los míni­mos labo­ra­les, según el infor­me “Mis­sed the Goal for Wor­kers: the Reality of Soc­cer Ball Stit­chers”. Puma, Wil­son, Vision, Regent o Capi­tal están entre las mar­cas que tra­ba­jan o com­pran en las indus­trias ins­pec­cio­na­das.

Fuen­te: http://​perio​dis​mo​hu​mano​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​j​a​b​u​l​a​n​i​-​l​a​-​p​e​l​o​t​a​-​p​e​n​s​a​d​a​-​e​n​-​i​n​g​l​a​t​e​r​r​a​-​c​o​s​i​d​a​-​e​n​-​p​a​k​i​s​t​a​n​-​y​-​r​e​m​a​t​a​d​a​-​e​n​-​s​u​d​a​f​r​i​c​a​.​h​tml

rJV

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *