Ame­ri­ca­ni­zar a Euro­pa – Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa

agrandar

Las medi­das adop­ta­das por los gobier­nos de Gre­cia, Espa­ña, Ale­ma­nia e Ita­lia y las que se anun­cian en Fran­cia y el Rei­no Uni­do cons­ti­tu­yen un paso más en el pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to del Esta­do del Bien­es­tar. Al menos en las dos últi­mas déca­das pau­la­ti­na­men­te se ha ido recor­tan­do el gas­to social y en gene­ral la par­ti­ci­pa­ción de los asa­la­ria­dos en la ren­ta nacio­nal. El neo­li­be­ra­lis­mo se ha impues­to como orien­ta­ción gene­ral de los gobier­nos y quie­nes die­ron impul­so al pac­to capi­tal-tra­ba­jo en el pasa­do –social demo­cra­cia y demo­cra­cia cris­tia­na – se han ale­ja­do cada vez más de sus orí­ge­nes has­ta per­der por com­ple­to sus señas de iden­ti­dad en favor del idea­rio libe­ral-con­ser­va­dor. Hoy resul­ta impo­si­ble dis­tin­guir dife­ren­cias sus­tan­ti­vas en los pro­gra­mas de los par­ti­dos mayo­ri­ta­rios. Los gobier­nos, sean del signo que sean, obe­de­cen a orien­ta­cio­nes muy simi­la­res y res­pon­den de la mis­ma for­ma posi­ti­va a las exi­gen­cias del capi­tal.

Sin una opo­si­ción sóli­da, la dere­cha bus­ca cul­mi­nar su obje­ti­vo “ame­ri­ca­ni­zan­do” las rela­cio­nes labo­ra­les y acer­cán­do­se lo más posi­ble al mode­lo esta­dou­ni­den­se de socie­dad. Ni las recu­rren­tes cri­sis que han afec­ta­do al sis­te­ma en las últi­mas déca­das, ni siquie­ra la actual, igual o peor que la gran cri­sis de 1929 pare­cen inquie­tar a una dere­cha que se sien­te due­ña y seño­ra del esce­na­rio polí­ti­co pues tie­ne como opo­nen­tes a sin­di­ca­tos y par­ti­dos obre­ros que ape­nas empie­zan a salir de la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca y la inca­pa­ci­dad polí­ti­ca que les ha afec­ta­do en los últi­mos años. Los movi­mien­tos socia­les, por su par­te, no logran supe­rar la eta­pa del tes­ti­mo­nio y la pro­tes­ta para con­ver­tir­se en una fuer­za polí­ti­ca real.

El aban­dono del pro­yec­to refor­mis­ta por par­te de socia­lis­tas y social demó­cra­tas y su con­ver­sión al neo­li­be­ra­lis­mo les divor­cia del movi­mien­to obre­ro y de las capas popu­la­res de la pobla­ción. En su seno sin embar­go exis­ten ten­den­cias que abo­gan por un regre­so a las polí­ti­cas de anta­ño y pro­po­nen alian­zas con las nue­vas fuer­zas socia­les anti­ca­pi­ta­lis­tas y los par­ti­dos de izquier­da para impe­dir el avan­ce de la dere­cha y recu­pe­rar el terreno per­di­do. En Ale­ma­nia se han con­se­gui­do algu­nos avan­ces en esta direc­ción for­ma­li­zan­do alian­zas loca­les entre Die Lin­ke y el SPD aun­que su direc­ción mayo­ri­ta­ria­men­te se opo­ne a este acer­ca­mien­to; en Fran­cia, por el con­tra­rio, socia­lis­tas, comu­nis­tas y anti­ca­pi­ta­lis­tas uni­dos han pro­pi­na­do una aplas­tan­te derro­ta a la dere­cha en las pasa­das elec­cio­nes regio­na­les, una expe­rien­cia exi­to­sa que podría repro­du­cir­se en otros luga­res del con­ti­nen­te. Los par­ti­dos comu­nis­tas con­ser­van pro­ta­go­nis­mo en Fran­cia, Gre­cia y Por­tu­gal al calor de las luchas socia­les. Tras la cri­sis que pro­vo­có el derrum­be del cam­po socia­lis­ta bus­can refor­mu­lar sus pro­gra­mas y sus for­mas de lucha para res­pon­der a las nue­vas reali­da­des. Los movi­mien­tos socia­les, por su par­te pare­cen cada vez más con­cien­tes tan­to de su enor­me capa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria como de su debi­li­dad como suje­to polí­ti­co.

El movi­mien­to sin­di­cal, mayo­ri­ta­ria­men­te refor­mis­ta, sufre el impac­to de las trans­for­ma­cio­nes radi­ca­les del capi­ta­lis­mo tar­dío. Los cam­bios en la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo y en la estruc­tu­ra de las empre­sas dis­mi­nu­yen enor­me­men­te la afi­lia­ción; las altas tasas de des­em­pleo y la fuga de las empre­sas a otros mer­ca­dos se con­vier­ten en una espa­da de Damo­cles que limi­ta su capa­ci­dad de lucha. Pero su mayor limi­ta­ción nace sin duda de su impo­ten­cia para impo­ner un nue­vo con­tra­to entre capi­tal y tra­ba­jo; en otras pala­bras, las esca­sas pers­pec­ti­vas del refor­mis­mo en una coyun­tu­ra como la actual, con una bur­gue­sía pre­po­ten­te que pro­ce­de sin temor alguno ante unas cla­ses labo­rio­sas, des­con­ten­tas pero des­orien­ta­das y des­or­ga­ni­za­das.

En tales cir­cuns­tan­cias es com­pren­si­ble que a pesar de la dimen­sión de la cri­sis no se “refun­de el capi­ta­lis­mo sobre bases éti­cas”. Por el con­tra­rio, se pro­fun­di­za la mis­ma estra­te­gia que lle­vó al caos actual. Por ello, los cen­tros de poder (for­mal y real) no solo man­tie­nen el neo­li­be­ra­lis­mo aun­que agu­di­ce en extre­mos impen­sa­bles las cri­sis perió­di­cas del sis­te­ma sino que se pro­po­nen lle­var aún mas lejos su estra­te­gia eli­mi­nan­do de un tajo con­quis­tas cla­ves del movi­mien­to obre­ro: refor­ma labo­ral, refor­ma de pen­sio­nes, reduc­ción del gas­to social, dis­mi­nu­ción de sala­rios y nue­vas y mayo­res ven­ta­jas al capi­tal. El mode­lo ideal es por supues­to los Esta­dos Uni­dos, el paraí­so del capi­tal sin con­tro­les. En Euro­pa la cla­se domi­nan­te sue­ña con el retorno al capi­ta­lis­mo clá­si­co, a un orden social regi­do por la ley del más fuer­te, al dar­wi­nis­mo social y a la ley de la sel­va. Poco impor­ta que inten­tan­do resu­ci­tar­lo se de vida igual­men­te a las ten­sio­nes que lle­va­ron anta­ño a la gue­rra, al fas­cis­mo y la bar­ba­rie, pero tam­bién a la revo­lu­ción.

Hoy, se repro­du­cen las gue­rras, por aho­ra en la peri­fe­ria del sis­te­ma pero sin des­car­tar los enfren­ta­mien­tos direc­tos entre las nue­vas y las vie­jas poten­cias capi­ta­lis­tas, y por los mis­mos moti­vos de siem­pre: mate­rias pri­mas, mer­ca­dos, zonas de influen­cia, etc. No es por azar que la estra­te­gia neo­li­be­ral supon­ga una nue­va edi­ción del colo­nia­lis­mo, agu­di­zan­do la depen­den­cia de los paí­ses peri­fé­ri­cos con­de­na­dos a ser sim­ples apén­di­ces meno­res de las eco­no­mías metro­po­li­ta­nas. Tam­po­co lo es que los ideó­lo­gos del engen­dro resu­ci­ten aho­ra la teo­ría del “peli­gro ama­ri­llo” y pro­nos­ti­quen el inevi­ta­ble enfren­ta­mien­to béli­co con Chi­na. En con­se­cuen­cia el mili­ta­ris­mo flo­re­ce con vigor; el mun­do de paz que sobre­ven­dría al triun­fo sobre la URSS nun­ca se hizo reali­dad y, por el con­tra­rio, a los con­flic­tos tra­di­cio­na­les han de agre­gar­se aho­ra otros nue­vos. La bar­ba­rie por su par­te encuen­tra for­mas cada vez más sofis­ti­ca­das; atro­ci­da­des que se creían cosa del pasa­do apa­re­cen a dia­rio en for­ma de masi­vos bom­bar­deos sobre pobla­ción civil, cár­ce­les secre­tas, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, des­pla­za­mien­tos masi­vos de pobla­ción, mise­ria y ham­bre que se agu­di­zan y apa­re­cen inclu­so en el mun­do rico, todo ello en con­tras­te con el aumen­to de rique­za a nive­les nun­ca ima­gi­na­dos. Los cam­pos de con­cen­tra­ción tie­nen su ver­sión moder­na en Guan­tá­na­mo, Abu Graib, Bagram o Gaza. Has­ta el fas­cis­mo calle­je­ro reapa­re­ce con fuer­za social y elec­to­ral sin que fal­ten las bes­tias par­das, mato­nes de cabe­zas rapa­das, estra­fa­la­rios y sinies­tros y sin que parez­ca impor­tar mucho su con­di­ción delic­ti­va y su base social mar­gi­nal. Ya les lle­ga­rá su momen­to de ser úti­les al sis­te­ma. Ya habrá tiem­po de ade­cen­tar­los y poner­los al ser­vi­cio del pro­yec­to.

El des­man­te­la­mien­to del capi­ta­lis­mo y la cons­truc­ción en su lugar de un sis­te­ma esen­cial­men­te dife­ren­te –es decir, la revo­lu­ción social- aún no es el idea­rio de las cla­ses labo­rio­sas ni de las mayo­rías socia­les. Pero en Euro­pa cre­ce sin embar­go el con­ven­ci­mien­to de que el ori­gen de los pro­ble­mas no está en el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral sino en el sis­te­ma mis­mo. El Vie­jo Con­ti­nen­te bulle y la lucha de cla­ses reapa­re­ce. Los tra­ba­ja­do­res se nie­gan a per­der las con­quis­tas socia­les que tan­to han cos­ta­do. Es solo cues­tión de tiem­po que se for­me una fuer­za social trans­for­ma­do­ra. Nadie (fue­ra de la eli­te domi­nan­te) quie­re ver a Euro­pa con­ver­ti­da en una ver­sión de los Esta­dos Uni­dos. Y si como pare­ce, el Esta­do del Bien­es­tar no es posi­ble den­tro del nue­vo capi­ta­lis­mo, gana fuer­za la idea de bus­car alter­na­ti­vas al sis­te­ma. Des­de esta pers­pec­ti­va otro orden social no solo es posi­ble sino que resul­ta cada vez más nece­sa­rio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *