Lenin y las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas. Con­tra el izquier­dis­mo – V.I. Lenin

  • ¿Deben par­ti­ci­par los comu­nis­tas en los Parlamentos?…pregunta reto­ri­ca­men­te Lenin, para res­pon­der de la for­ma que sigue. Harán bien los leni­nis­tas fol­klo­ri­kos en leer esta posi­ción de V.I. Lenin, refle­xio­nar sobre la mis­ma y aho­rrar­se los insul­tos e inclu­so las ame­na­zas de muer­te a mili­tan­tes mar­xis­tas de reco­no­ci­do pres­ti­gio inter­na­cio­nal por el solo hecho de no con­cor­dar con su visión ideo­ló­gi­ca o tác­ti­co – estra­té­gi­ca.

      ¿Tam­bién lla­ma­rán revi­sio­nis­ta a Lenin quie­nes se mani­fies­tan en los tér­mi­nos que en esta últi­ma sema­na lo vie­nen hacien­do en medio de la estu­pe­fac­ción gene­ral?.

      Boltxe Kolek­ti­boa, 10/​06/​19

      El izquier­dis­mo, enfer­me­dad infan­til del comu­nis­mo

      V.I. Lenin

      Los comu­nis­tas «de izquier­da» ale­ma­nes, con el mayor des­pre­cio – y la mayor lige­re­za –, res­pon­den a esta pre­gun­ta nega­ti­va­men­te. ¿Sus argu­men­tos? En la cita que hemos repro­du­ci­do más arri­ba lee­mos:

      «… recha­zar del modo más cate­gó­ri­co todo retorno a los méto­dos de lucha par­la­men­ta­rios, los cua­les han cadu­ca­do ya his­tó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te…»

      Esto está dicho en un tono ridícu­lo, de puro pre­sun­tuo­so, y es una fal­se­dad evi­den­te. ¡«Retorno» al par­la­men­ta­ris­mo! ¿Exis­te ya aca­so en Ale­ma­nia una Repú­bli­ca Sovié­ti­ca? Pare­ce ser que no. ¿Cómo pue­de hablar­se enton­ces de «retorno»? ¿No es esto una fra­se vacía?

      De ahí a su supera­ción prác­ti­ca hay una dis­tan­cia inmen­sa. Hace ya algu­nas déca­das que podía decir­se, con ente­ra jus­ti­cia, que el capi­ta­lis­mo había «cadu­ca­do his­tó­ri­ca­men­te», lo cual no impi­de, ni mucho menos, que nos vea­mos pre­ci­sa­dos a sos­te­ner una lucha muy pro­lon­ga­da y muy tenaz sobre el terreno del capi­ta­lis­mo. El par­la­men­ta­ris­mo «ha cadu­ca­do his­tó­ri­ca­men­te» des­de un pun­to de vis­tahis­tó­ri­co uni­ver­sal, es decir, la épo­ca del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués ha ter­mi­na­do, la épo­ca de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do ha empe­za­do. Esto es indis­cu­ti­ble, pero en la his­to­ria uni­ver­sal se cuen­ta por déca­das. Aquí

  • pág. 50

    diez o vein­te años más o menos no tie­nen impor­tan­cia, des­de el pun­to de vis­ta de la his­to­ria uni­ver­sal son una peque­ñez, impo­si­ble de apre­ciar ni apro­xi­ma­da­men­te. Pero, pre­ci­sa­men­te por eso, remi­tir­se en una cues­tión de polí­ti­ca prác­ti­ca a la esca­la de la his­to­ria uni­ver­sal, es la abe­rra­ción teó­ri­ca más escan­da­lo­sa.

    16] 1920), y que expre­san cla­ra­men­te las ten­den­cias espe­cí­fi­ca­men­te izquier­dis­tas de los holan­de­ses o las ten­den­cias de izquier­da espe­cí­fi­ca­men­te holan­de­sas, como vere­mos, no vale tam­po­co un comino.

    En pri­mer lugar, los comu­nis­tas «de izquier­da» ale­ma­nes, como se sabe, ya en enero de 1919 con­si­de­ra­ban el par­la­men­ta­ris­mo como «polí­ti­ca­men­te cadu­co», con­tra la opi­nión de diri­gen­tes polí­ti­cos tan emi­nen­tes como Rosa Luxem­bur­go y Car­los Liebk­necht. Como es sabi­do, los «izquier­dis­tas» se equi­vo­ca­ron. Este hecho bas­ta para des­truir de gol­pe y radi­cal­men­te la tesis según la cual el par­la­men­ta­ris­mo «ha cadu­ca­do polí­ti­ca­men­te». Los «izquier­dis­tas» tie­nen el deber de demos­trar por qué ese error indis­cu­ti­ble de enton­ces ha deja­do de ser­lo hoy. Pero no apor­tan la menor som­bra de prue­ba, ni pue­den apor­tar­la. La acti­tud de un par­ti­do polí­ti­co ante sus erro­res es una de las prue­bas más impor­tan­tes y más fie­les de la serie­dad de ese par­ti­do y del

    pág. 51

    cum­pli­mien­to efec­ti­vo de sus debe­res hacia su cla­se y hacia las masas tra­ba­ja­do­ras. Reco­no­cer abier­ta­men­te los erro­res, poner al des­cu­bier­to sus cau­sas, ana­li­zar la situa­ción que los ha engen­dra­do y exa­mi­nar aten­ta­men­te los medios de corre gir­los: esto es lo que carac­te­ri­za a un par­ti­do serio, en esto es en lo que con­sis­te el cum­pli­mien­to de sus debe­res, esto es edu­car e ins­truir a la cla­se, pri­me­ro, y, des­pués, a las masas. Como no cum­plen esa obli­ga­ción suya, como no ponen toda la aten­ción, todo el celo y cui­da­dos nece­sa­rios para estu­diar su error mani­fies­to, los «izquier­dis­tas» de Ale­ma­nia (y de Holan­da) mues­tran que no son el par­ti­do de una cla­se, sino un círcu­lo, que no son el par­ti­do de las masas, sino un gru­po de inte­lec­tua­les y un redu­ci­do núme­ro de obre­ros que imi­tan los peo­res ras­gos de los inte­lec­tua­loi­des.

    En segun­do lugar, en el mis­mo folle­to del gru­po «de izquier­da» de Franc­fort, del que hemos dado citas deta­lla­das más arri­ba, lee­mos:

    «… los millo­nes de obre­ros que siguen toda­vía la polí­ti­ca del cen­tro» (del Par­ti­do Cató­li­co del «Cen­tro») «son con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios. Los pro­le­ta­rios del cam­po for­man las legio­nes de los ejér­ci­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios» (pág. 3 del folle­to cita­do).

    Como se ve, todo esto está dicho con un énfa­sis y una exa­ge­ra­ción exce­si­vos. Pero el hecho fun­da­men­tal aquí refe­ri­do es indis­cu­ti­ble, y su reco­no­ci­mien­to por los «izquier­dis­tas» ates­ti­gua con par­ti­cu­lar evi­den­cia su error. En efec­to, ¡¿cómo se pue­de decir que el «par­la­men­ta­ris­mo ha cadu­ca­do polí­ti­ca­men­te», si «millo­nes» y «legio­nes» de pro­le­ta­rios son toda­vía, no sólo par­ti­da­rios del par­la­men­ta­ris­mo en gene­ral, sino has­ta fran­ca­men­te «con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios»?!

    pág. 52

    Es evi­den­te que el par­la­men­ta­ris­mo en Ale­ma­nia no ha cadu­ca­do aún polí­ti­ca­men­te. Es evi­den­te que los «izquier­dis­tas» de Ale­ma­nia han toma­do su deseo, su ideal polí­ti­co por una reali­dad obje­ti­va. Este es el más peli­gro­so de los erro­res para los revo­lu­cio­na­rios. En Rusia, don­de el yugo pro­fun­da­men­te sal­va­je y cruel del zaris­mo engen­dró, duran­te un perío­do suma­men­te pro­lon­ga­do y en for­mas par­ti­cu­lar­men­te varia­das, revo­lu­cio­na­rios de todos los mati­ces, revo­lu­cio­na­rios de una abne­ga­ción, de un entu­sias­mo, de un heroís­mo, de una fuer­za de volun­tad asom­bro­sos, en Rusia, hemos podi­do obser­var muy de cer­ca, estu­diar con mucha aten­ción, cono­cer a la per­fec­ción este error de los revo­lu­cio­na­rios, y por esto lo apre­cia­mos con espe­cial cla­ri­dad en los demás. Natu­ral­men­te, para los comu­nis­tas de Ale­ma­nia el par­la­men­ta­ris­mo «ha cadu­ca­do polí­ti­ca­men­te», pero se tra­ta pre­ci­sa­men­te de no creer que lo que ha cadu­ca­do para noso­tros haya cadu­ca­do para la cla­se, para la masa. Una vez más, vemos aquí que los «izquier­dis­tas» no saben razo­nar, no saben con­du­cir­se como par­ti­do de cla­se, como par­ti­do de masas. Vues­tro deber con­sis­te en no des­cen­der has­ta el nivel de las masas, has­ta el nivel de los sec­to­res atra­sa­dos de la cla­se. Esto es indis­cu­ti­ble. Tenéis el deber de de cir­les la amar­ga ver­dad, de decir­les que sus pre­jui­cios demo­crá­ti­co-bur­gue­ses y par­la­men­ta­rios son eso, pre­jui­cios, pero al mis­mo tiem­po, debéis obser­var sere­na­men­te el esta­do real de con­cien­cia y de pre­pa­ra­ción de la cla­se ente­ra (y no sólo de su van­guar­dia comu­nis­ta), de toda la masa tra­ba­ja­do­ra ente­ra (y no sólo de sus indi­vi­duos avan­za­dos).

    Aun­que no fue­sen «millo­nes» y «legio­nes», sino una sim­ple mino­ría bas­tan­te impor­tan­te de obre­ros indus­tria­les, la que siguie­se a los curas cató­li­cos, y de obre­ros agrí­co­las, la que siguie­ra a los terra­te­nien­tes y cam­pe­si­nos ricos (Gross-

    pág. 53

    bauern ), podría ase­gu­rar­se ya sin dudar que el par­la­men­ta­ris­mo en Ale­ma­nia no había cadu­ca­do toda­vía polí­ti­ca­men­te, que la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y la lucha en la tri­bu­na par­la­men­ta­ria es obli­ga­to­ria para el par­ti­do del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, pre­ci­sa­men­te para edu­car a los ele­men­tos atra­sa­dos de su cla­se, pre­ci­sa­men­te para des­per­tar e ilus­trar a la masa aldea­na anal­fa­be­ta, igno­ran­te y embru­te­ci­da. Mien­tras no ten­gáis fuer­za para disol­ver el par­la­men­to bur­gués y cual­quie­ra otra ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria, estáis obli­ga­dos a tra­ba­jar en el inte­rior de dichas ins­ti­tu­cio­nes, pre­ci­sa­men­te por­que hay toda­vía en ellas obre­ros idio­ti­za­dos por el cle­ro y por la vida en los rin­co­nes más per­di­dos del cam­po. De lo con­tra­rio, corréis el ries­go de con­ver­ti­ros en sim­ples char­la­ta­nes.

    En ter­cer lugar, los comu­nis­tas «de izquier­da» nos col­man de elo­gios a noso­tros, los bol­che­vi­ques. A veces dan ganas de decir­les: ¡ala­bad­nos menos, pero com­pe­ne­traos más con nues­tra tác­ti­ca, fami­lia­ri­zaos más con ella! Par­ti­ci­pa­mos, de sep­tiem­bre a noviem­bre de 1917, en las elec­cio­nes al par­la­men­to bur­gués de Rusia, a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. ¿Era acer­ta­da nues­tra tác­ti­ca o no? Si no lo era, hay que decir­lo cla­ra­men­te y demos­trar­lo: es indis­pen­sa­ble para ela­bo­rar la tác­ti­ca jus­ta del comu­nis­mo inter­na­cio­nal. Si lo era, deben sacar­se de ello las con­clu­sio­nes que se impo­nen. Natu­ral­men­te, no se tra­ta, ni mucho menos, de equi­pa­rar las con­di­cio­nes de Rusia a las de la Euro­pa occi­den­tal. Pero espe­cial­men­te con res­pec­to al sig­ni­fi­ca­do de la idea de que el «par­la­men­ta­ris­mo ha cadu­ca­do polí­ti­ca­men­te», hay que tener cui­da­do­sa­men­te en cuen­ta nues­tra expe­rien­cia, pues si no se toma en con­si­de­ra­ción una expe­rien­cia con­cre­ta, estas ideas se con­vier­ten con exce­si­va faci­li­dad en fra­ses vacías. ¿Aca­so no tenía­mos noso­tros, los bol­che­vi­ques ru-

    pág. 54

    sos, en aquel perío­do, de sep­tiem­bre a noviem­bre de 1917, más dere­cho que cua­les­quie­ra otros comu­nis­tas de Occi­den­te a con­si­de­rar que el par­la­men­ta­ris­mo había cadu­ca­do polí­ti­ca­men­te en Rusia? Lo tenía­mos, natu­ral­men­te, pues no se tra­ta de si los par­la­men­tos bur­gue­ses lle­van mucho tiem­po de exis­ten­cia o exis­ten des­de hace poco, sino del gra­do de pre­pa­ra­ción (ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca, prác­ti­ca) de las gran­des masas tra­ba­ja­do­ras para acep­tar el régi­men sovié­ti­co y disol­ver o admi­tir la diso­lu­ción del par­la­men­to demo­crá­ti­co­bur­gués. Que en Rusia, de sep­tiem­bre a noviem­bre de 1917, la cla­se obre­ra de las ciu­da­des, los sol­da­dos y los cam­pe­si­nos esta­ban, en vir­tud de una serie de con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas, excep­cio­nal­men­te dis­pues­tos a acep­tar el régi­men sovié­ti­co y a disol­ver el par­la­men­to bur­gués más demo­crá­ti­co, es un hecho his­tó­ri­co abso­lu­ta­men­te indis­cu­ti­ble y ple­na­men­te demos­tra­do. Y no obs­tan­te, los bol­che­vi­ques no boi­co­tea­ron la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, sino que par­ti­ci­pa­ron en las elec­cio­nes tan­to antes como d e s p u é s de la con­quis­ta del Poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do. Que dichas elec­cio­nes han dado resul­ta­dos polí­ti­cos extra­or­di­na­ria­men­te valio­sos (y excep­cio­nal­men­te úti­les para el pro­le­ta­ria­do), es un hecho que creo haber demos­tra­do en el artícu­lo cita­do más arri­ba, don­de ana­li­zo deta­lla­da­men­te los resul­ta­dos de las elec­cio­nes a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de Rusia.

    La con­clu­sión que de ello se deri­va es abso­lu­ta­men­te indis­cu­ti­ble: está pro­ba­do que, aun unas sema­nas antes del triun­fo de la Repú­bli­ca Sovié­ti­ca, aun des­pués de este triun­fo, la par­ti­ci­pa­ción en un par­la­men­to demo­crá­ti­co­bur­gués, no sólo no per­ju­di­ca al pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, sino que le faci­li­ta la posi­bi­li­dad de hacer ver a las masas atra­sa­das por qué seme­jan­tes par­la­men­tos mere­cen ser disuel­tos, faci­li­ta el éxi­to de su diso­lu­ción, faci­li­ta la «eli­mi-

    pág. 55

    nación polí­ti­ca» del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. No tener en cuen­ta esta expe­rien­cia y pre­ten­der al mis­mo tiem­po per­te­ne­cer a la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, que debe ela­bo­rar inter­na­cio­nal­men­te su tác­ti­ca (no una tác­ti­ca estre­cha o exclu­si­va­men­te nacio­nal, sino pre­ci­sa­men­te una tác­ti­ca inter­na­cio­nal), sig­ni­fi­ca incu­rrir en el más pro­fun­do de los erro­res y pre­ci­sa­men­te apar­tar­se de hecho del inter­na­cio­na­lis­mo, aun­que éste sea pro­cla­ma­do de pala­bra.

    Con­si­de­re­mos aho­ra los argu­men­tos «izquier­dis­tas espe­cí­fi­ca­men­te holan­de­ses» en favor de la no par­ti­ci­pa­ción en los par­la­men­tos. He aquí la tesis 4, una de las más impor­tan­tes tesis «holan­de­sas» cita­das más arri­ba, tra­du­ci­da del inglés:

    «Cuan­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción es des­tro­za­do y la socie­dad atra­vie­sa un perío­do revo­lu­cio­na­rio, la acción par­la­men­ta­ria pier­de poco a poco su valor, en com­pa­ra­ción con la acción de las pro­pias masas. Cuan­do en estas con­di­cio­nes el par­la­men­to se con­vier­te en el cen­tro y el órgano de la con­tra­rre­vo­lu­ción, y, por otra par­te, la cla­se obre­ra crea los ins­tru­men­tos de su Poder en for­ma de Soviets, pue­de resul­tar inclu­so nece­sa­rio renun­ciar a toda par­ti­ci­pa­ción en la acción par­la­men­ta­ria».

    La pri­me­ra fra­se es evi­den­te­men­te fal­sa, pues la acción de las masas, por ejem­plo, una gran huel­ga, es siem­pre más impor­tan­te que la acción par­la­men­ta­ria, y no sólo duran­te la revo­lu­ción o en una situa­ción revo­lu­cio­na­ria. Este argu­men­to, de indu­da­ble incon­sis­ten­cia his­tó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te fal­so, mues­tra sólo, con par­ti­cu­lar evi­den­cia, que los auto­res no tie­nen para nada en cuen­ta ni la expe­rien­cia de toda Euro­pa (de Fran­cia en vís­pe­ras de las revo­lu­cio­nes de 1848 y 1870, de Ale­ma­nia entre 1878 y 1890, etc.) ni de Rusia (véa­se más arri­ba) sobre la impor­tan­cia de la com­bi­na­ción de la

    pág. 56

    lucha legal con la ile­gal. Esta cues­tión tie­ne una impor­tan­cia inmen­sa, tan­to de un modo gene­ral como de un modo espe­cial, por­que en todos los paí­ses civi­li­za­dos y ade­lan­ta­dos se acer­ca a gran­des pasos la épo­ca en que dicha com­bi­na­ción será – y lo es ya en par­te – cada vez más obli­ga­to­ria para el par­ti­do del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, a con­se­cuen­cia de la madu­ra­ción y de la pro­xi­mi­dad de la gue­rra civil del pro­le­ta­ria­do con la bur­gue­sía, a con­se­cuen­cia de las fero­ces per­se­cu­cio­nes de los comu­nis­tas por los gobier­nos repu­bli­ca­nos y, en gene­ral, por los gobier­nos bur­gue­ses, que vio­lan cons­tan­te­men­te la lega­li­dad (como ejem­plo de ello bas­ta citar a los Esta­dos Uni­dos), etc. Esta cues­tión esen­cial es abso­lu­ta­men­te incom­pren­di­da por los holan­de­ses y los izquier­dis­tas en gene­ral.

    La segun­da fra­se es, en pri­mer tér­mino, fal­sa his­tó­ri­ca­men­te. Los bol­che­vi­ques hemos actua­do en los par­la­men­tos más con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, y la expe­rien­cia ha demos­tra­do que seme­jan­te par­ti­ci­pa­ción ha sido, no sólo útil, sino nece­sa­ria para el par­ti­do del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, pre­ci­sa­men­te des­pués de la pri­me­ra revo­lu­ción bur­gue­sa en Rusia (1905) para pre­pa­rar la segun­da revo­lu­ción bur­gue­sa (febre­ro de 1917) y lue­go la revo­lu­ción socia­lis­ta (octu­bre de 1917). En segun­do lugar, dicha fra­se es de un ilo­gis­mo sor­pren­den­te. De que el par­la­men­to se con­vier­ta en el órgano y «cen­tro» (aun­que dicho sea de paso, no ha sido nun­ca ni ha podi­do ser en reali­dad el «cen­tro») de la con­tra­rre­vo­lu­ción y de que los obre­ros creen los ins­tru­men­tos de su Poder en for­ma de Soviets, se sigue que los tra­ba­ja­do­res deben pre­pa­rar­se ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y téc­ni­ca­men­te para la lucha de los Soviets con­tra el par­la­men­to, para la diso­lu­ción del par­la­men­to por los Soviets. Pero de esto no se dedu­ce en modo alguno que seme­jan­te diso­lu­ción sea obs­ta­cu­li­za­da, o

    pág. 57

    no sea faci­li­ta­da por la pre­sen­cia de una opo­si­ción sovie­tis­ta en el inte­rior de un par­la­men­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. Jamás hemos nota­do duran­te nues­tra lucha vic­to­rio­sa con­tra Deni­kin y Kol­chak que la exis­ten­cia de una opo­si­ción pro­le­ta­ria, sovie­tis­ta, en sus domi­nios, haya sido indi­fe­ren­te para nues­tros triun­fos. Sabe­mos per­fec­ta­men­te que la diso­lu­ción de la Cons­ti­tu­yen­te, lle­va­da a cabo por noso­tros el 5 de enero de 1918, lejos de ser difi­cul­ta­da, fue faci­li­ta­da por la pre­sen­cia den­tro de la Cons­ti­tu­yen­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria que disol­vía­mos, tan­to de una opo­si­ción sovie­tis­ta con­se­cuen­te, la bol­che­vi­que, como tam­bién de una opo­si­ción sovie­tis­ta incon­se­cuen­te, la de los social­re­vo­lu­cio­na­rios de izquier­da. Los auto­res de la tesis se han embro­lla­do com­ple­ta­men­te y han olvi­da­do la expe­rien­cia de una serie de revo­lu­cio­nes, si no de todas, expe­rien­cia que acre­di­ta los ser­vi­cios espe­cia­les pres­ta­dos, en tiem­po de revo­lu­ción, por la com­bi­na­ción de la acción de masas fue­ra del par­la­men­to reac­cio­na­rio y de una opo­si­ción sim­pa­ti­zan­te de la revo­lu­ción (o mejor aun, que la defien­da fran­ca­men­te) den­tro del par­la­men­to. Los holan­de­ses y los «izquier­dis­tas» en gene­ral razo­nan aquí como unos doc­tri­na­rios de la revo­lu­ción que nun­ca han toma­do par­te en una revo­lu­ción ver­da­de­ra, o que jamás han refle­xio­na­do sobre la his­to­ria de las revo­lu­cio­nes o que toman inge­nua­men­te la «nega­ción» sub­je­ti­va de una cier­ta ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria, por su des­truc­ción efec­ti­va median­te el con­jun­to de fuer­zas de una serie de fac­to­res obje­ti­vos.

    El medio más segu­ro de des­acre­di­tar una nue­va idea polí­ti­ca (y no sola­men­te polí­ti­ca) y per­ju­di­car­la, con­sis­te en lle­var­la has­ta el absur­do, so pre­tex­to de defen­der­la. Pues toda ver­dad, si se la obli­ga a «sobre­pa­sar los lími­tes» (como decía Dietz­gen padre), si se exa­ge­ra, si se extien­de

    pág. 58

    más allá de los limi­tes den­tro de los cua­les es real­men­te apli­ca­ble, pue­de ser lle­va­da al absur­do, y, en las con­di­cio­nes seña­la­das, se con­vier­te infa­li­ble­men­te en absur­do. Tal es el mal ser­vi­cio que pres­tan los izquier­dis­tas de Holan­da y Ale­ma­nia a la nue­va ver­dad de la supe­rio­ri­dad del Poder sovié­ti­co sobre los par­la­men­tos demo­crá­ti­co­bur­gue­ses. Indu­da­ble­men­te, quien de un modo gene­ral siguie­ra sos­te­nien­do la vie­ja afir­ma­ción de que abs­te­ner­se de par­ti­ci­par en los par­la­men­tos bur­gue­ses es inad­mi­si­ble en todas las cir­cuns­tan­cias, esta­ria en un error. No pue­do inten­tar for­mu­lar aquí las con­di­cio­nes en que es útil el boi­cot, por­que el obje­to de este artícu­lo es más modes­to: se redu­ce sólo a ana­li­zar la expe­rien­cia rusa en rela­ción con algu­nas cues­tio­nes actua­les de tác­ti­ca comu­nis­ta inter­na­cio­nal. La expe­rien­cia rusa nos da una apli­ca­ción feliz y acer­ta­da (1905) y otra equi­vo­ca­da (1906) del boi­cot por los bol­che­vi­ques. Ana­li­zan­do el pri­mer caso, vemos: los bol­che­vi­ques con­si­guie­ron impe­dir la con­vo­ca­to­ria del par­la­men­to reac­cio­na­rio por el Poder reac­cio­na­rio, en un momen­to en que la acción revo­lu­cio­na­ria extra­par­la­men­ta­ria de las masas (par­ti­cu­lar­men­te las huel­gas) cre­cía con excep­cio­nal rapi­dez, en que no había ni un solo sec­tor del pro­le­ta­ria­do y de la cla­se cam­pe­si­na que pudie­ra sos­te­ner de nin­gún modo el Poder reac­cio­na­rio, en que la influen­cia del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio sobre la masa atra­sa­da esta­ba ase­gu­ra­da por la lucha huel­guis­ti­ca y el movi­mien­to agra­rio. Es por com­ple­to evi­den­te que esta expe­rien­cia es inapli­ca­ble a las con­di­cio­nes actua­les euro­peas. Y es tam­bién evi­den­te – en vir­tud de los argu­men­tos expues­tos más arri­ba – que la defen­sa, aun­que con­di­cio­nal, de la renun­cia a par­ti­ci­par en los par­la­men­tos, hecha por los holan­de­ses y los «izquier­dis­tas», es radi­cal­men­te fal­sa y noci­va para la cau­sa del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio.

    pág. 59

    En Euro­pa occi­den­tal y Amé­ri­ca, el par­la­men­to se ha hecho extra­or­di­na­ria­men­te odio­so a la van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria de la cla­se obre­ra. Es indis­cu­ti­ble. Y se com­pren­de per­fec­ta­men­te, pues es difí­cil ima­gi­nar­se algo más vil, más abyec­to, más trai­dor que la con­duc­ta de la inmen­sa mayo­ría de los dipu­tados socia­lis­tas y social­de­mó­cra­tas en el par­la­men­to duran­te la gue­rra y des­pués de la mis­ma. Pero seria no sólo irra­zo­na­ble, sino fran­ca­men­te cri­mi­nal dejar­se lle­var por estos sen­ti­mien­tos al deci­dir la cues­tión de cómo se debe luchar con­tra el mal uni­ver­sal­men­te reco­no­ci­do. En muchos paí­ses de la Euro­pa occi­den­tal el sen­ti­mien­to revo­lu­cio­na­rio pue­de decir­se que es toda­vía una «nove­dad», una «rare­za» espe­ra­da dema­sia­do tiem­po, en vano, con impa­cien­cia, y por esto se deja con tan­ta faci­li­dad que este sen­ti­mien­to pre­do­mi­ne. Natu­ral­men­te, sin un esta­do de espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio de las masas, sin con­di­cio­nes favo­ra­bles para el desa­rro­llo de dicho esta­do de espí­ri­tu, la tác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria no se tro­ca­rá en acción; pero a noso­tros, en Rusia, una lar­ga, dura y san­grien­ta expe­rien­cia nos ha con­ven­ci­do de que con el sen­ti­mien­to revo­lu­cio­na­rio solo, es impo­si­ble crear una tác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. La tác­ti­ca debe ser ela­bo­ra­da tenien­do en cuen­ta, sere­na­men­te, y de un modo estric­ta­men­te obje­ti­vo, todas las fuer­zas de cla­se del Esta­do de que se tra­te (y de los Esta­dos que le rodean y de todos los Esta­dos en esca­la mun­dial), así como la expe­rien­cia de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios. Mani­fes­tar el «espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio» sólo con inju­rias al opor­tu­nis­mo par­la­men­ta­rio, úni­ca­men­te con­de­nan­do la par­ti­ci­pa­ción en los par­la­men­tos, resul­ta faci­lí­si­mo; pero pre­ci­sa­men­te por­que es faci­lí­si­mo no es la solu­ción de un pro­ble­ma difí­cil, de un pro­ble­ma difi­ci­lí­si­mo. Es mucho más difí­cil en los par­la­men­tos occi­den­ta­les que en Rusia crear una frac­ción par­la­men­ta­ria ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­ria.

    pág. 60

    Des­de lue­go. Pero esto no es sino un refle­jo par­cial de la ver­dad gene­ral de que a Rusia, en la situa­ción his­tó­ri­ca con­cre­ta, extra­or­di­na­ria­men­te ori­gi­nal del año 1917, le fue fácil comen­zar la revo­lu­ción socia­lis­ta; en cam­bio, con­ti­nuar­la y lle­var­la a tér­mino, le será a Rusia más difí­cil que a los paí­ses euro­peos. Ya a comien­zos de 1918 hube de indi­car esta cir­cuns­tan­cia, y la expe­rien­cia de los dos años trans­cu­rri­dos des­de enton­ces ha veni­do a con­fir­mar la exac­ti­tud de aque­lla indi­ca­ción. Con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas como fue­ron: 1) la posi­bi­li­dad de hacer coin­ci­dir la revo­lu­ción sovié­ti­ca con la ter­mi­na­ción, gra­cias a ella, de la gue­rra impe­ria­lis­ta, que había exte­nua­do has­ta lo inde­ci­ble a los obre­ros y cam­pe­si­nos; 2) la posi­bi­li­dad de apro­ve­char duran­te cier­to tiem­po la lucha a muer­te en que esta­ban enzar­za­dos los dos gru­pos mun­dia­les más pode­ro­sos de tibu­ro­nes impe­ria­lis­tas, gru­pos que no podían unir­se con­tra el enemi­go sovié­ti­co; 3) la posi­bi­li­dad de sopor­tar una gue­rra civil rela­ti­va­men­te lar­ga, en par­te por la gigan­tes­ca exten­sión del país y sus exiguos medios de comu­ni­ca­ción; 4) la exis­ten­cia de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio demo­crá­ti­co­bur­gués de los cam­pe­si­nos, tan pro­fun­do, que el par­ti­do del pro­le­ta­ria­do hizo suyas las rei­vin­di­ca­cio­nes revo­lu­cio­na­rias del par­ti­do de los cam­pe­si­nos (del par­ti­do social­re­vo­lu­cio­na­rio, pro­fun­da­men­te hos­til, en su mayo­ría, al bol­che­vis­mo), rea­li­zán­do­las inme­dia­ta­men­te, gra­cias a la con­quis­ta del Poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do; con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas como éstas no exis­ten aho­ra en la Euro­pa occi­den­tal, y la repe­ti­ción de estas con­di­cio­nes o de con­di­cio­nes aná­lo­gas no es muy fácil. He aquí por qué, entre otras cosas – pasan­do por alto una serie de otros moti­vos – , le es más difí­cil a la Euro­pa occi­den­tal que a noso­tros comen­zar la revo­lu­ción socia­lis­ta. Tra­tar de «esqui­var» esta difi­cul­tad, «sal­tan­do» por enci­ma del arduo pro­ble­ma de uti­li­zar los

    pág. 61

    par­la­men­tos reac­cio­na­rios para fines revo­lu­cio­na­rios, es puro infan­ti­lis­mo. ¿Que­réis crear una socie­dad nue­va? ¡Y teméis la difi­cul­tad de crear una bue­na frac­ción par­la­men­ta­ria de comu­nis­tas con­ven­ci­dos, abne­ga­dos, heroi­cos, en un par­la­men­to reac­cio­na­rio! ¿Aca­so no es esto infan­ti­lis­mo? Si C. Liebk­necht en Ale­ma­nia y Z. Höglund en Sue­cia han sabi­do has­ta sin el apo­yo de la masa des­de aba­jo, dar un ejem­plo de la uti­li­za­ción real­men­te revo­lu­cio­na­ria de los par­la­men­tos reac­cio­na­rios, ¡¿cómo un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de masas, que cre­ce rápi­da­men­te con las des­ilu­sio­nes y la irri­ta­ción de estas últi­mas, carac­te­rís­ti­cas de la post­gue­rra, no pue­de for­jar una frac­ción comu­nis­ta en los peo­res par­la­men­tos?! Pre­ci­sa­men­te por­que las masas atra­sa­das de obre­ros, y más aún las de peque­ños agri­cul­to­res, están más imbui­das en Euro­pa occi­den­tal que en Rusia de pre­jui­cios demo­crá­ti­co­bur­gue­ses y par­la­men­ta­rios, pre­ci­sa­men­te por esto úni­ca­men­te en el seno de ins­ti­tu­cio­nes como los par­la­men­tos bur­gue­ses pue­den (y deben) los comu­nis­tas sos­te­ner una lucha pro­lon­ga­da, tenaz, sin retro­ce­der ante nin­gu­na difi­cul­tad para denun­ciar, des­va­ne­cer y supe­rar dichos pre­jui­cios.

    Los comu­nis­tas «de izquier­da» de Ale­ma­nia se que­jan de los malos «jefes» de su par­ti­do y caen en la deses­pe­ra­ción, lle­gan­do has­ta incu­rrir en la ridi­cu­lez de «negar» a los » jefes». Pero en cir­cuns­tan­cias que obli­gan a menu­do a man­te­ner a estos últi­mos en la clan­des­ti­ni­dad, la for­ma­ción de «jefes» bue­nos, segu­ros, pro­ba­dos, con auto­ri­dad, es par­ti­cu­lar­men­te difí­cil y triun­far de seme­jan­tes difi­cul­ta­des es impo­si­ble sin la com­bi­na­ción del tra­ba­jo legal con el ile­gal, sin hacer pasar a los » jefes «, entre otras prue­bas, tam­biénpor la del par­la­men­to. La crí­ti­ca – la más vio­len­ta, más impla­ca­ble, más intran­si­gen­te – debe diri­gir­se no con­tra el par­la­men­ta­ris­mo o la acción par­la­men­ta­ria, sino con­tra los jefes que no saben

    pág. 62

    – y aún más con­tra los que no quie­ren – uti­li­zar las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y la tri­bu­na par­la­men­ta­ria a la mane­ra revo­lu­cio­na­ria, a la mane­ra comu­nis­ta. Sólo esta crí­ti­ca – uni­da, natu­ral­men­te, a la expul­sión de los jefes inca­pa­ces y a su sus­ti­tu­ción por otros más capa­ces – cons­ti­tui­rá un tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio útil y fecun­do que edu­ca­rá a la vez a los «jefes» para que sean dig­nos de la cla­se obre­ra y de las masas tra­ba­ja­do­ras, y a las masas para que apren­dan a orien­tar­se como es debi­do en la situa­ción polí­ti­ca y a com­pren­der los pro­ble­mas, a menu­do suma­men­te com­ple­jos y embro­lla­dos, que resul­tan de seme­jan­te situa­ción*.


    * He teni­do dema­sia­do pocas posi­bi­li­da­des de cono­cer el comu­nis­mo «de izquier­da» de Ita­lia. Indu­da­ble­men­te el cama­ra­da Bor­di­ga y su frac­ción de «comu­nis­tas abs­ten­cio­nis­tas» come­ten un error al defen­der la no par­ti­ci­pa­ción en el par­la­men­to. Pero hay un pun­to en que me pare­ce que tie­ne razón, por lo que yo pue­do juz­gar ate­nién­do­me a dos núme­ros de su perió­di­co «Il Soviet» (núms. 3 y 4 del 18. I. y del 1. II. 1920), a cua­tro núme­ros de la exce­len­te revis­ta del cama­ra­da Serra­ti «Comu­nis­mo» (núms. 1 – 4. 1. X. 30. XI. 1919) y a dis­tin­tos núme­ros de perió­di­cos bur­gue­ses ita­lia­nos que he podi­do ver. Pre­ci­sa­men­te el car­na­ra­da Bor­di­ga y su frac­ción tie­nen razón cuan­do ata­can a Turad y sus par­ti­da­rios, que están en un par­ti­do que reco­no­ce el Poder de los Soviets y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, que siguen sien­do miem­bros del par­la­men­to17] incu­rren en un error tan pre­ña­do de ame­na­zas y peli­gros como en Hun­gría, don­de los seño­res Tura­ti hún­ga­ros sabo­tea­ron des­de el inte­rior el Par­ti­do y el Poder de los Soviets. Esa acti­tud erró­nea. incon­se­cuen­te, que se dis­tin­gue por su fal­ta de carác­ter, con res­pec­to a los par­la­men­ta­rios opor­tu­nis­tas, de una par­te, engen­dra el comu­nis­mo «de izquier­da», y de otra, just­ti­fi­ca bas­ta cier­to pun­to su exis­ten­cia. El cama­ra­da Serra­ti es evi­den­te que no tie­ne razón al acu­sar de «incon­se­cuen­cia» al dipu­tado Tura­ti («Comu­nis­mo», núm. 3), por­que el úni­co incon­se­cuen­te es el Pard­do Socia­lis­ta Ita­liano, que tole­ra en su seno a opor­tu­nis­tas par­la­men­ta­rios como Tura­ti y com­pa­ñiapág. 63


    18], 1874, núm. 73).

    Engels expre­sa, en ese mis­mo artícu­lo, su pro­fun­do res­pe­to por Vai­llant, habla de los «méri­tos indis­cu­ti­bles» de este últi­mo (que fue, como Gues­de, uno de los jefes más emi­nen­tes del socia­lis­mo inter­na­cio­nal, antes de su trai­ción al socia­lis­mo en agos­to de 1914). Pero Engels no deja de ana­li­zar minu­cio­sa­men­te su mani­fies­to error. Natu­ral­men­te, los revo­lu­cio­na­rios muy jóve­nes e inex­pe­ri­men­ta­dos, así como los revo­lu­cio­na­rios peque­ño­bur­gue­ses aun de edad ya pro­vec­ta y muy expe­ri­men­ta­dos, con­si­de­ran extra­or­di­na­ria­men­te «peli­gro­so», incom­pren­si­ble, erró­neo, el «auto­ri­zar los com­pro­mi­sos». Y muchos sofis­tas (que son poli­ti­cas­tros ultra o exce­si­va­men­te «expe­ri­men­ta­dos») razo­nan del mis­mo modo que los jefes del opor­tu­nis­mo inglés men­cio­na­dos por el cama­ra­da Lans­bury: «Si los bol­che­vi­ques se per­mi­ten tal o cual com­pro­mi­so, ¿por qué no hemos de per­mi­tir­nos noso­tros cual­quier com­pro­mi­so?» Pero los pro­le­ta­rios edu­ca­dos por huel­gas múl­ti­ples (para no con­si­de­rar más que esta mani­fes­ta­ción de la lucha de cla­ses) se asi­mi­lan habi­tual­men­te de un modo admi­ra­ble la pro­fun­dí­si­ma ver­dad (filo­só­fi­ca, his­tó­ri­ca, polí­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca) enun­cia­da por Engels. Todo pro­le­ta­rio cono­ce huel­gas, cono­ce «com­pro­mi­sos» con los opre­so­res y explo­ta­do­res odia­dos, des­pués de los cua­les, los obre­ros han teni­do que vol­ver al tra­ba­jo sin haber obte­ni­do nada o con­ten­tán­do­se con una satis­fac­ción par­cial de sus deman-

    pág. 65

    das. Todo pro­le­ta­rio, gra­cias al ambien­te de lucha de masas y de acen­tua­da agu­di­za­ción de los anta­go­nis­mos de cla­se en que vive, obser­va la dife­ren­cia que hay entre un com­pro­mi­so impues­to por con­di­cio­nes obje­ti­vas (los huel­guis­tas no tie­nen dine­ro en su caja, ni cuen­tan con apo­yo alguno, pade­cen ham­bre, están ago­ta­dos inde­ci­ble­men­te) – com­pro­mi­so que en nada dis­mi­nu­ye la abne­ga­ción revo­lu­cio­na­ria ni el ardor para con­ti­nuar la lucha de los obre­ros que lo han con­traí­do – y por otro lado un com­pro­mi­so de trai­do­res que acha­can a cau­sas obje­ti­vas su vil egoís­mo (¡los rom­pehuel­gas tam­bién con­traen «com­pro­mi­sos»!), su cobar­día, su deseo de ser­vir a los capi­ta­lis­tas, su fal­ta de fir­me­za ante las ame­na­zas, a veces ante las exhor­ta­cio­nes, a veces ante las limos­nas o los hala­gos de los capi­ta­lis­tas (estos com­pro­mi­sos de trai­do­res son nume­ro­sí­si­mos, par­ti­cu­lar­men­te en la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro inglés por par­te de los jefes de las tra­deu­nio­nes, pero, en una u otra for­ma, casi todos los obre­ros de todos los paí­ses han podi­do obser­var fenó­me­nos aná­lo­gos).

    Evi­den­te­men­te, se dan casos ais­la­dos extra­or­di­na­ria­men­te difí­ci­les y com­ple­jos, en que sólo median­te los más gran­des esfuer­zos cabe deter­mi­nar exac­ta­men­te el ver­da­de­ro carác­ter de tal o cual «com­pro­mi­so», del mis­mo modo que hay casos de homi­ci­dio en que no es fácil deci­dir si éste era abso­lu­ta­men­te jus­to, e inclu­so obli­ga­to­rio (como, por ejem­plo, en caso de legí­ti­ma defen­sa) o bien efec­to de un des­cui­do imper­do­na­ble o inclu­so el resul­ta­do de un plan per­ver­so. Es indu­da­ble que en polí­ti­ca, don­de se tra­ta a veces de rela­cio­nes nacio­na­les e inter­na­cio­na­les muy com­ple­jas entre las cla­ses y los par­ti­dos, se halla­rán nume­ro­sos casos mucho más difí­ci­les que la cues­tión de saber si un «com­pro­mi­so» con­traí­do con oca­sión de una huel­ga es legí­ti­mo, o si es más bien la obra trai­do­ra de un rom­pehuel­gas, de un jefe trai­dor, etc.

    pág. 66

    Pre­pa­rar una rece­ta o una regla gene­ral (¡«nin­gún com­pro­mi­so»!) para todos los casos, es absur­do. Es pre­ci­so con­tar con la pro­pia cabe­za para saber orien­tar­se en cada caso par­ti­cu­lar. La impor­tan­cia de poseer una orga­ni­za­ción de par­ti­do y jefes dig­nos de este nom­bre, con­sis­te pre­ci­sa­men­te, entre otras cosas, en lle­gar por medio de un tra­ba­jo pro­lon­ga­do, tenaz, múl­ti­ple y varia­do, de todos los repre­sen­tan­tes de la cla­se capa­ces de pen­sar[*], a ela­bo­rar los cono­ci­mien­tos nece­sa­rios, la expe­rien­cia nece­sa­ria y ade­más de los cono­ci­mien­tos y la expe­rien­cia, el sen­ti­do polí­ti­co pre­ci­so para resol­ver pron­to y bien las cues­tio­nes polí­ti­cas com­ple­jas.

    Las gen­tes inge­nuas y total­men­te fal­tas de expe­rien­cia se figu­ran que bas­ta admi­tir los com­pro­mi­sos en gene­ral, para que des­apa­rez­ca todo lími­te entre el opor­tu­nis­mo, con­tra el que sos­te­ne­mos y debe­mos sos­te­ner una lucha intran­si­gen­te, y el mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio o comu­nis­mo. Pero esas gen­tes si toda­vía no saben que todos los lími­tes, en la natu­ra­le­za y en la socie­dad, son varia­bles y has­ta cier­to pun­to con­ven­cio­na­les, no tie­nen cura posiUe, como no sea median­te un estu­dio pro­lon­ga­do, la edu­ca­ción, la ilus­tra­ción y la expe­rien­cia polí­ti­ca y prác­ti­ca. En las cues­tio­nes de polí­ti­ca prác­ti­ca que sur­gen en cada momen­to par­ti­cu­lar o espe­cí­fi­co de la his­to­ria, es impor­tan­te saber dis­tin­guir aque­llas en que se mani­fies­tan los com­pro­mi­sos de la espe­cie más inad­mi­si­ble,

    19] han dicho Marx y Engels, y el gran error, el inmen­so cri­men de algu­nos mar­xis­tas «paten­ta­dos» como Car­los Kautsky, Otto Bauer y otros, con­sis­te en no haber com­pren­di­do esto, en no haber sabi­do apli­car­lo en los momen­tos más impor­tan­tes de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria. «La acción polí­ti­ca no se pare­ce en nada a la ace­ra de la ave­ni­da Nevs­ki» (la ace­ra lim­pia, ancha y lisa de la calle prin­ci­pal, abso­lu­ta­men­te rec­ta, de Peters­bur­go), decía ya N. G. Cher­nishevs­ki, el gran socia­lis­ta ruso del perío­do pre­mar­xis­ta. Los revo­lu­cio­na­rios rusos, des­de la épo­ca de Cher­nishevs­ki acá, han paga­do con innu­me­ra­bles víc­ti­mas su igno­ran­cia u olvi­do de esta ver­dad. Hay que con­se­guir a toda cos­ta que los comu­nis­tas de izquier­da y los revo­lu­cio­na­rios de Euro­pa occi­den­tal y Amé­ri­ca fie­les a la cla­se obre­ra paguen menos cara que los atra­sa­dos rusos la asi­mi­la­ción de esta ver­dad.

    pág. 70

    Los social­de­mó­cra­tas revo­lu­cio­na­rios de Rusia apro­ve­cha­ron antes de la caí­da del zaris­mo fre­cuen­te­men­te la ayu­da de los libe­ra­les bur­gue­ses, es decir, con­tra­je­ron con ellos innu­me­ra­bles com­pro­mi­sos prác­ti­cos, y en 1901 – 1902, aun antes del naci­mien­to del bol­che­vis­mo, la anti­gua redac­ción de «Iskra» (en la que está­ba­mos Ple­já­nov, Axel­rod, Sasú­lich Már­tov, Pótre­sov y yo) con­cer­tó (no por mucho tiem­po, es ver­dad) una alian­za polí­ti­ca for­mal con Stru­ve, jefe polí­ti­co del libe­ra­lis­mo bur­gués, sin dejar de sos­te­ner al mis­mo tiem­po la lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca más impla­ca­ble con­tra el libe­ra­lis­mo bur­gués y las meno­res mani­fes­ta­cio­nes de su influen­cia en el inte­rior del movi­mien­to obre­ro. Los bol­che­vi­ques siguie­ron prac­ti­can­do siem­pre esa mis­ma polí­ti­ca. Des­de 1905 defen­die­ron sis­te­má­ti­ca­men­te la alian­za de la cla­se obre­ra con los cam­pe­si­nos, con­tra la bur­gue­sía libe­ral y el zaris­mo, no negán­do­se nun­ca, al mis­mo tiem­po, a apo­yar a la bur­gue­sía con­tra el zaris­mo (en los empa­tes elec­to­ra­les, por ejem­plo); y pro­si­guien­do asi­mis­mo la lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca más intran­si­gen­te con­tra el par­ti­do cam­pe­sino revo­lu­cio­na­rio bur­gués de los «social­re­vo­lu­cio­na­rios», a los cua­les denun­cia­ban como demó­cra­tas peque­ño­bur­gue­ses que se pre­sen­ta­ban &Isamente como socia­lis­tas. En 1907, los bol­che­vi­ques cons­ti­tu­ye­ron, por poco tiem­po, un blo­que polí­ti­co for­mal con los «social­re­vo­lu­cio­na­rios» para las elec­cio­nes a la Duma. Con los men­che­vi­ques hemos esta­do muchos años for­mal­men­te, des­de 1903 a 1912, en un par­ti­do social­de­mó­cra­ta uni­do, sin inte­rrum­pir nun­ca la lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca con­tra ellos, como con­tra agen­tes de la influen­cia bur­gue­sa en el seno del pro­le­ta­ria­do y opor­tu­nis­tas. Duran­te la gue­rra con­cer­ta­mos una espe­cie de com­pro­mi­so con los «kauts­kia­nos», los men­che­vi­ques de izquier­da (Már­tov) y una par­te de los «social­re­vo­lu­cio­na­rios» (Cher­nov, Natan­son).

    pág. 71

    Asis­ti­mos con ellos a las Con­fe­ren­cias de Zim­mer­wald y Kienthal, lan­za­mos mani­fies­tos comu­nes, pero nun­ca inte­rrum­pi­mos ni ate­nua­mos ]a lucha polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca con­tra los «kauts­kia­nos», con­tra Már­tov y Cher­nov. (Natan­son murió en 1919 sien­do un «comu­nis­ta revo­lu­cio­na­rio», popu­lis­ta muy afín a noso­tros y casi soli­da­rio nues­tro). En el mis­mo momen­to de la Revo­lu­ción de Octu­bre con­cer­ta­mos una alian­za polí­ti­ca, no for­mal, pero muy impor­tan­te (y muy efi­caz), con la cla­se cam­pe­si­na peque­ño­bur­gue­sa, acep­tan­doente­ra­men­te, sin la menor modi­fi­ca­ción, el pro­gra­ma agra­rio de los social­re­vo­lu­cio­na­rios, es decir, con­tra­ji­mos indu­da­ble­men­te un com­pro­mi­so con el fin de pro­bar a los cam­pe­si­nos que no que­ría­mos impo­ner­nos a ellos, sino ir a un acuer­do. Al mis­mo tiem­po, pro­pu­si­mos (y poco des­pués lo rea­li­zá­ba­mos) un blo­que polí­ti­co for­mal con la par­ti­ci­pa­ción de los «social­re­vo­lu­cio­na­rios de izquier­da» en el gobierno, blo­que que ellos rom­pie­ron des­pués de la paz de Brest, lle­garl­do en julio de 1918 a la insu­rrec­ción arma­da y más tar­de a la lucha arma­da con­tra noso­tros.

    Fácil es con­ce­bir, por con­si­guien­te, por qué los ata­ques de los izquier­dis­tas ale­ma­nes con­tra el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta en Ale­ma­nia por admi­tir este Comi­té la idea de un blo­que con los «inde­pen­dien­tes» («Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Inde­pen­dien­te de Ale­ma­nia», los kauts­kia­nos) nos pare­cen des­pro­vis­tos de serie­dad y una demos­tra­ción evi­den­te de la posi­ción erró­nea de los «izquier­dis­tas». En Rusia había tam­bién men­che­vi­ques de dere­cha (que entra­ron en el gobierno de Kerens­ki), corres­pon­dien­tes a los Schei­de­mann de Ale­ma­nia, y men­che­vi­ques de izquier­da (Már­tov), que se halla­ban en opo­si­ción con los men­che­vi­ques de dere­cha y corres­pon­dían a los kauts­kia­nos ale­ma­nes. En 1917 hemos obser­va­do muy cla­ra­men­te cómo las masas obre­ras

    pág. 72

    pasa­ban gra­dual­men­te de los men­che­vi­ques a los bol­che­vi­ques. En el I Con­gre­so de los Soviets de toda Rusia, cele­bra­do en junio de dicho año, tenía­mos sólo el 13 por cien­to de los votos. La mayo­ría per­te­ne­cía a los social­re­vo­lu­cio­na­rios y a los men­che­vi­ques. En el II Con­gre­so de los Soviets (25 de octu­bre de 1917, según el anti­guo calen­da­rio,) tenía­mos el 51 por cien­to de los sufra­gios. ¿Por qué en Ale­ma­nia una ten­den­cia igual, abso­lu­ta­men­te idén­ti­ca de los obre­ros a pasar de la dere­cha a la izquier­da ha con­du­ci­do, no al for­ta­le­ci­mien­to inme­dia­to de los comu­nis­tas, sino, en un comien­zo, al del par­ti­do inter­me­dio de los «inde­pen­dien­tes», aun­que este par­ti­do no haya teni­do nun­ca nin­gu­na idea polí­ti­ca inde­pen­dien­te y nin­gu­na polí­ti­ca inde­pen­dien­te, ni haya hecho jamás otra cosa que vaci­lar entre Schei­de­mann y los comu­nis­tas?

    Es indu­da­ble que una de las cau­sas ha sido la tác­ti­ca erró­nea de los comu­nis­tas ale­ma­nes, los cua­les deben hon­ra­da­men­te y sin temor reco­no­cer su error y apren­der a corre­gir­lo. La equi­vo­ca­ción ha con­sis­ti­do en negar­se a ir al par­la­men­to bur­gués reac­cio­na­rio y a los sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios, el error ha con­sis­ti­do en múl­ti­ples mani­fes­ta­cio­nes de esta enfer­me­dad infan­til del «izquier­dis­mo» que aho­ra ha hecho erup­ción y que gra­cias a ello será cura­da mejor y más pron­to, con más pro­ve­cho para el orga­nis­mo.

    El «Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Inde­pen­dien­te» ale­mán care­ce visi­ble­men­te de homo­ge­nei­dad inte­rior: al lado de los anti­guos jefes opor­tu­nis­tas (Kautsky, Hil­fer­ding y, por lo que se ve, en gran par­te Cris­pien, Lede­bour y otros), que han dado prue­bas de su inca­pa­ci­dad para com­pren­der la sig­ni­fi­ca­ción del Poder de los Soviets y de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, así como para diri­gir la lucha revo­lu­cio­na­ria de este últi­mo, se ha for­ma­do y cre­ce rápi­da­men­te, en dicho

    pág. 73

    par­ti­do, un ala izquier­da pro­le­ta­ria. Cien­tos de miles de miem­bros del par­ti­do, que, al pare­cer, cuen­ta en total unos 750.000, son pro­le­ta­rios que se ale­jan de Schei­de­mann y cami­nan a gran­des pasos hacia el comu­nis­mo. Esta ala pro­le­ta­ria pro­pu­so ya en el Con­gre­so de los inde­pen­dien­tes, cele­bra­do en Leip­zig (en 1919), la adhe­sión inme­dia­ta e incon­di­cio­nal a la III Inter­na­cio­nal. Temer un «com­pro­mi­so» con esa ala del par­ti­do, es sen­ci­lla­men­te ridícu­lo. Al con­tra­rio, es un deber de los comu­nis­tas bus­car y encon­trar una for­ma ade­cua­da de com­pro­mi­so con ella, com­pro­mi­so que per­mi­ta, por una par­te, faci­li­tar y apre­su­rar la fusión com­ple­ta y nece­sa­ria con ella, y, por otra, que no cohi­ba en nada a los comu­nis­tas en su lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca con­tra el ala dere­cha opor­tu­nis­ta de los «inde­pen­dien­tes». Es pro­ba­ble que no sea fácil ela­bo­rar una for­ma ade­cua­da de com­pro­mi­so, pero sólo un char­la­tán podría pro­me­ter a los obre­ros y a los comu­nis­tas ale­ma­nes un camino «fácil» para alcan­zar la vic­to­ria.

    El capi­ta­lis­mo deja­ría de ser capi­ta­lis­mo, si el pro­le­ta­ria­do «puro» no estu­vie­se rodea­do de una masa abi­ga­rra­dí­si­ma de tipos que seña­lan la tran­si­ción del pro­le­ta­rio al semi­pro­le­ta­rio (el que obtie­ne en gran par­te sus medios de exis­ten­cia ven­dien­do su fuer­za de tra­ba­jo), del semi­pro­le­ta­rio al peque­ño cam­pe­sino (y al peque­ño pro­duc­tor, al arte­sano, al peque­ño patrono en gene­ral), del peque­ño cam­pe­sino al cam­pe­sino medio, etc., y si en el inte­rior mis­mo del pro­le­ta­ria­do no hubie­ra sec­to­res de un desa­rro­llo mayor o menor, divi­sio­nes según el ori­gen terri­to­rial, la pro­fe­sión, la reli­gión a veces, etc. De todo esto se des­pren­de impe­rio­sa­men­te la nece­si­dad – una nece­si­dad abso­lu­ta – para la van­guar­dia del pro­le­ta­ria­do, para su par­te cons­cien­te, para el Par­ti­do Comu­nis­ta, de recu­rrir a la manio­bra, a los acuer­dos, a los

    pág. 74

    com­pro­mi­sos con los diver­sos gru­pos de pro­le­ta­rios, con los diver­sos par­ti­dos de los obre­ros y peque­ños patro­nos. Toda la cues­tión con­sis­te en saber apli­car esta tác­ti­ca para ele­var y no para reba­jar el nivel gene­ral de con­cien­cia, de espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio, de capa­ci­dad de lucha y de vic­to­ria del pro­le­ta­ria­do. Es pre­ci­so ano­tar, entre otras cosas, que la vic­to­ria de los bol­che­vi­ques sobre los men­che­vi­ques exi­gió, no sólo antes de la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, sino aun des­pués de ella la apli­ca­ción de una tác­ti­ca de manio­bras, de acuer­dos, de com­pro­mi­sos, aun­que de tal natu­ra­le­za, cla­ro es, que faci­li­ta­ban y apre­su­ra­ban la vic­to­ria de los bol­che­vi­ques, los con­so­li­da­ba y for­ta­le­cía a cos­ta de los men­che­vi­ques. Los demó­cra­tas peque­ño­bur­gue­ses (los men­che­vi­ques inclu­si­ve) osci­lan inevi­ta­ble­men­te entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do, entre la demo­cra­cia bur­gue­sa y el régi­men sovié­ti­co, entre el refor­mis­mo y el revo­lu­cio­na­ris­mo, entre el amor a los obre­ros y el mie­do a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, etc. La tác­ti­ca acer­ta­da de los comu­nis­tas debe con­sis­tir en uti­li­zar estas vaci­la­cio­nes y no, en modo alguno, en igno­rar­las; esta uti­li­za­ción exi­ge con­ce­sio­nes a los ele­men­tos que se incli­nan hacia el pro­le­ta­ria­do – en el caso y en la medi­da exac­ta en que lo hacen – y al mis­mo tiem­po la lucha con­tra los ele­men­tos que se incli­nan hacia la bur­gue­sía. Gra­cias a la apli­ca­ción por nues­tra par­te de una tác­ti­ca acer­ta­da, el men­che­vis­mo se ha ido des­com­po­nien­do cada vez más y sigue des­com­po­nién­do­se en nues­tro país; dicha tác­ti­ca ha ido ais­lan­do a los jefes obs­ti­na­dos en el opor­tu­nis­mo y tra­yen­do a nues­tro cam­po a los mejo­res obre­ros, a los mejo­res ele­men­tos de la demo­cra­cia peque­ño­bur­gue­sa. Es esto un pro­ce­so len­to, y las «solu­cio­nes» ful­mi­nan­tes tales como «nin­gún com­pro­mi­so, nin­gu­na manio­bra» no hacen más que per­ju­di­car la cau­sa del acre­ci-

    pág. 75

    mien­to de la influen­cia y el aumen­to de las fuer­zas del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio.

    En fin, uno de los erro­res indu­da­bles de los «izquier­dis­tas» de Ale­ma­nia con­sis­te en su intran­si­gen­cia rec­ti­lí­nea a no reco­no­cer el Tra­ta­do de Ver­sa­lles. Cuan­to más gran­de es «el aplo­mo» y «la impor­tan­cia», cuan­to más «cate­gó­ri­co» y sin ape­la­ción el tono con que for­mu­la este pun­to de vis­ta, por ejem­plo, K. Hor­ner, menos inte­li­gen­te resul­ta. No bas­ta con rene­gar de las nece­da­des evi­den­tes del «bol­che­vis­mo na cio­nal» (Lau­fen­berg y otros), el cual ha lle­ga­do has­ta el extre­mo de hablar de la for­ma­ción de un blo­que con la bur­gue­sía ale­ma­na para la gue­rra con­tra la Enten­te en las con­di­cio­nes actua­les de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria inter­na­cio­nal. Hay que com­pren­der asi­mis­mo que es radi­cal­men­te erró­nea la tác­ti­ca que nie­ga la obli­ga­ción para la Ale­ma­nia Sovié­ti­ca (si sur­gie­se pron­to una Repú­bli­ca Sovié­ti­ca ale­ma­na) de reco­no­cer por algún tiem­po el Tra­ta­do de Ver­sa­lles y some­ter­se a él. De esto no se dedu­ce que los «inde­pen­dien­tes» tuvie­ran razón cuan­do, cstan­do los Schei­de­mann en el gobierno, cuan­do no había sido toda­vía derri­ba­do el Poder sovié­ti­co en Hun­gría, cuan­do toda­vía no esta­ba exclui­da la posi­bi­li­dad de una ayu­da de la revo­lu­ción sovié­ti­ca en Vie­na para apo­yar a la Hun­gría Sovié­ti­ca, cuan­do, en esas con­di­cio­nes, recla­ma­ban la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles. En aquel momen­to, los «inde­pen­dien­tes» manio­bra­ban muy mal, pues toma­ban sobre sí una res­pon­sa­bi­li­dad mayor o menor por los trai­do­res tipo Schei­de­mann y se des­via­ban más o menos del pun­to de vis­ta de la gue­rra de cla­ses impla­ca­ble (y fría­men­te razo­na­da) con­tra los Schei­de­mann, para colo­car­se «fue­ra» o «por enci­ma» de esta lucha de cla­ses.

    Pero la situa­ción actual es de tal natu­ra­le­za, que los comu­nis­tas ale­ma­nes no deben atar­se las manos y pro­me­ter la

    pág. 76

    renun­cia obli­ga­to­ria e indis­pen­sa­ble del Tra­ta­do de Ver­sa­lles en caso de triun­fo del comu­nis­mo. Esto sería una ton­te­ría. Hay que decir: los Schei­de­mann y los kauts­kia­nos han come­ti­do una serie de trai­cio­nes que han difi­cul­ta­do (y en par­te han hecho fra­ca­sar) la alian­za con la Rusia Sovié­ti­ca, con la Hun­gría Sovié­ti­ca. Noso­tros, los comu­nis­tas, pro­cu­ra­re­mos por todos los medios faci­li­tarpre­pa­rar esa alian­za, y, en cuan­to a la paz de Ver­sa­lles, no esta­mos obli­ga­dos a recha­zar­la a toda cos­ta y ade­más de un modo inme­dia­to. La posi­bi­li­dad de recha­zar­la efi­caz­men­te depen­de no sólo de los éxi­tos del movi­mien­to sovié­ti­co en Ale­ma­nia, sino tam­bién de sus éxi­tos inter­na­cio­na­les. Este movi­mien­to ha sido obs­ta­cu­li­za­do por los Schei­de­mann y los Kautsky; noso­tros lo favo­re­ce­mos. Ved dón­de está el fon­do de la cues­tión, en qué con­sis­te la dife­ren­cia radi­cal. Y si nues­tros enemi­gos de cla­se, los explo­ta­do­res y sus laca­yos, los Schei­de­mann y los kauts­kia­nos, han deja­do esca­par una serie de oca­sio­nes pro­pi­cias para for­ta­le­cer el movi­mien­to sovié­ti­co ale­mán e inter­na­cio­nal, a la vez que la revo­lu­ción sovié­ti­ca ale­ma­na e inter­na­cio­nal, la cul­pa es de ellos. La revo­lu­ción sovié­ti­ca en Ale­ma­nia refor­za­rá el movi­mien­to sovié­ti­co inter­na­cio­nal, que es el reduc­to más fuer­te (y el úni­co segu­ro e inven­ci­ble, de una poten­cia uni­ver­sal) con­tra el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, con­tra el impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal en gene­ral. Poner obli­ga­to­ria­men­te, a toda cos­ta y en segui­da, la libe­ra­ción del Tra­ta­do de Ver­sa­lles en el pri­mer plano, antes que le cues­tión de la libe­ra­ción del yugo impe­ria­lis­ta de los demás paí­ses opri­mi­dos por el impe­ria­lis­mo, es una mani­fes­ta­ción de nacio­na­lis­mo peque­ño­bur­gués (digno de los Kautsky, Hil­fer­ding, Otto Bauer y com­pa­ñía), pero no de inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. El derrum­ba­mien­to de la bur­gue­sía en cual­quie­ra de los gran­des paí­ses euro­peos, Ale­ma­nia inclu­si­ve,

    pág. 77

    es un acon­te­ci­mien­to tan favo­ra­ble para la revo­lu­ción inter­na­cio­nal, que, para que esto ocu­rra, se pue­de y se debe dejar vivir por algún tiem­po más el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, si er, nece­sa­rio. Si Rusia por sí sola ha podi­do resis­tir duran­te algu­nos meses con pro­ve­cho para la revo­lu­ción el Tra­ta­do de Brest, no es nin­gún impo­si­ble el que la Ale­ma­nia Sovié­ti­ca, alia­da con la Rusia Sovié­ti­ca, pue­da sopor­tar más tiem­po, con pro­ve­cho para la revo­lu­ción, el Tra­ta­do de Ver­sa­lles.

    Los impe­ria­lis­tas de Fran­cia, Ingla­te­rra, etc., quie­ren pro­vo­car a los comu­nis­tas ale­ma­nes, ten­dién­do­les este lazo: «decid que no fir­ma­réis el Tra­ta­do de Ver­sa­lles». Y los comu­nis­tas «de izquier­da» se dejan coger como niños en el lazo que les han ten­di­do, en vez de manio­brar con des­tre­za con­tra un enemi­go pér­fi­do, y en el momen­to actual más fuer­te, en vez de decir­le: «aho­ra fir­ma­re­mos el Tra­ta­do de Ver­sa­lles». Atar­nos de ante­mano las manos, decla­rar fran­ca­men­te al enemi­go, actual­men­te mejor arma­do que noso­tros, si vamos a luchar con él y en qué momen­to, es una ton­te­ría y no tie­ne nada de revo­lu­cio­na­rio. Acep­tar el com­ba­te a sabien­das de que ofre­ce ven­ta­ja al enemi­go y no a noso­tros, es un cri­men, y no sir­ven para nada los polí­ti­cos de la cla­se revo­lu­cio­na­ria que no saben «manio­brar», que no saben pro­ce­der «por acuer­dos y com­pro­mi­sos» con el fin de evi­tar un com­ba­te que es des­fa­vo­ra­ble de ante­mano.

    Nota de Boltxe Kolek­ti­boa: el tex­to inte­gro está en el otro artícu­lo en esta sec­ción de la web. Un tex­to fun­da­men­tal para un deba­te estra­té­gi­co.

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *