Egui­gu­ren dibu­ja un arre­glo limi­ta­do de futu­ro y López ges­tio­na su pre­sen­te – Iña­ki Irion­do y Ramón Sola

Jesús Egui­gu­ren ha hecho públi­co un docu­men­to de «refle­xio­nes y pro­pues­tas para la paz y con­vi­ven­cia» en el que pro­po­ne al PSE salir del inmo­vi­lis­mo actual y apro­ve­char el momen­to polí­ti­co para lograr un arre­glo de futu­ro limi­ta­do a la lega­li­za­ción de los ile­ga­li­za­dos y a hablar de pre­sos. El lehen­da­ka­ri, Patxi López, por su par­te, ges­tio­na el pre­sen­te con el dis­cur­so del pac­to PSE-PP que le lle­vó a Aju­ria Enea.

El pre­si­den­te del PSE, Jesús Egui­gu­ren, ha agi­ta­do las aguas de la polí­ti­ca vas­ca fil­tran­do un docu­men­to a medios ami­gos en vís­pe­ras del acto con­jun­to que maña­na cele­bra­rán en Bil­bo la iz- quier­da aber­tza­le y Eus­ko Alkar­ta­su­na. Y el lehen­da­ka­ri y secre­ta­rio gene­ral del par­ti­do, Patxi López, le ha res­pon­di­do dicien­do que son «valo­ra­cio­nes y opi­nio­nes per­so­na­les que apa­re­cen en los perió­di­cos y que no com­par­to». ¿Con­tra­dic­ción? Pro­ba­ble­men­te cues­tión de rit­mos y repar­to de pape­les.

¿Cuál es real­men­te la pro­pues­ta de Egui­gu­ren que tan­to ha soli­vian­ta­do al PP y has­ta el mis­mí­si­mo minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, ha cali­fi­ca­do de mala idea? Con­vie­ne no dejar­se arras­trar por los titu­la­res y leer con aten­ción los quin­ce folios de la refle­xión del pre­si­den­te del PSE. En ellos se pue­de encon­trar una dife­ren­cia­ción entre «agen­da amplia y agen­da limi­ta­da» que ayu­da a com­pren­der su posi­ción.

Egui­gu­ren recuer­da que en la ter­mi­no­lo­gía de la reso­lu­ción de con­flic­tos ‑que reco­no­ce que «hemos tra­ta­do de evi­tar»- una «agen­da amplia es aque­lla que sus­ten­ta un pro­ce­so de paz don­de se abor­da des­de los cam­bios polí­ti­cos a las cues­tio­nes de rein­ser­ción, por tan­to, impli­can pac­to o acuer­do polí­ti­co. Sal­van­do las dis­tan­cias, el pro­ce­so de paz ante­rior tenía algo de eso».

Mien­tras, en la «agen­da limi­ta­da» «no se abor­dan cues­tio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y polí­ti­cas, sino que la agen­da está bási­ca­men­te limi­ta­da a resol­ver las con­se­cuen­cias del con­flic­to que diría­mos así, rein­te­gra­ción polí­ti­ca de los que están fue­ra del sis­te­ma, rein­ser­ción en la socie­dad de pre­sos».

Los movi­mien­tos que Egui­gu­ren le pide al Gobierno de Lakua y tam­bién al PP se cir­cuns­cri­ben a esa «agen­da limi­ta­da», mien­tras que «el acuer­do polí­ti­co (agen­da amplia) para quien no quie­ra renun­ciar a él, que­da­ría en la leja­nía, hacia el final de todo». Y para acti­var la aper­tu­ra de esa «agen­da limi­ta­da» las pre­mi­sas que exi­ge son que «ETA tie­ne que parar o Bata­su­na con­de­nar el terro­ris­mo» y «ade­más sin que sea a cam­bio de nin­gu­na con­tra­par­ti­da polí­ti­ca sobre el futu­ro vas­co».

Según pre­ten­de Egui­gu­ren, este esce­na­rio resul­ta­ría inclu­so ven­ta­jo­so para el inde­pen­den­tis­mo. Recuer­da que «en el ante­rior pro­ce­so, mil veces insis­tí a Ote­gi por qué que­rían el acuer­do con­sen­sua­do. Que al ser con­sen­sua­do, lógi­ca­men­te, apa­re­ja­ría limi­ta­cio­nes para su pro­yec- to polí­ti­co. Siem­pre le decía que cuan­do avan­za­se el pro­ce­so de paz se darían cuen­ta que no les intere­sa­ba el acuer­do, que lo más ren­ta­ble para ellos era defen­der las tesis inde­pen­den­tis­tas y bus­car el máxi­mo apo­yo para su cau­sa».

En este apar­ta­do olvi­da Egui­gu­ren que la izquier­da aber­tza­le no ha pre­ten­di­do nun­ca pac­tar su pro­yec­to polí­ti­co, sino la exis­ten­cia de unas con­di­cio­nes de igual­dad demo­crá­ti­ca que posi­bi­li­ta­ra la mate­ria­li­za­ción de todos los pro­yec­tos polí­ti­cos, inclui­do el inde­pen­den­tis­ta.

Hay que decir tam­bién que Egui­gu­ren se mues­tra dis­pues­to a que el PSE pier­da el gobierno a cau­sa de la lega­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le y el con­si­guien­te cam­bio de corre­la­ción de fuer­zas.

La fil­tra­ción de su docu­men­to coin­ci­dió en el Par­la­men­to de Gas­teiz con un pleno de con­trol del Gobierno, don­de Jose­ba Egi­bar, del PNV, inte­rro­gó al lehen­da­ka­ri sobre estas cues­tio­nes, al hilo pre­ci­sa­men­te de otras decla­ra­cio­nes de Egui­gu­ren. Como dijo el por­ta­voz jel­tza­le, Patxi López «leyó el catón». Es decir, se man­tu­vo en las tesis orto­do­xas del Pac­to PSE-PP. Dijo que las refle­xio­nes de Egui­gu­ren eran «per­so­na­les» y espe­ci­fi­có que no las com­par­te, aña­dien­do que ésa era su posi­ción, la del Gobierno de Lakua y la del PSE.

En las pro­pias filas del PSE no se inter­pre­ta que las posi­cio­nes de Egui­gu­ren y López sean diver­gen­tes. Más bien da la impre­sión de que el lehen­da­ka­ri está hablan­do del hoy, con una pose de fir­me­za, y Egui­gu­ren tra­ta de anti­ci­par­se y poner al par­ti­do en el día de maña­na.

El minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, tam­bién está en el hoy o qui­zá en el ayer. Dijo que Egui­gu­ren está «pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­do». Aun­que «sue­le tener bue­nas ideas», dijo que «ésta no lo es». Y qui­so dejar cla­ro que el Gobierno «no va a ir por don­de él dice».

Tam­bién el PP cum­plió con su papel de mon­tar en cóle­ra por lo dicho por Egui­gu­ren, exi­gien­do su «des­au­to­ri­za­ción expre­sa» y mar­can­do el terri­to­rio a Patxi López.

Entre tan­to, el PNV pidió al lehen­da­ka­ri que fle­xi­bi­li­ce su posi­ción, para «si ETA aban­do­na la lucha arma­da» per­mi­tir «un final dia­lo­ga­do y orde­na­do». En el últi­mo cru­ce de pala­bras del par­la­men­ta­rio de EA, Jesús Mari Larra­za­bal, con Patxi López, tam­bién le deman­dó que «esté a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas, que esté a la altu­ra del momen­to his­tó­ri­co».

Tam­bién López lla­mó a la izquier­da aber­tza­le

Iña­ki IRIONDO

El lehen­da­ka­ri, Patxi López, repre­sen­tó ayer el papel de duro, ase­so­ra­do en oca­sio­nes por Rodol­fo Ares, a quien no dudó en ala­bar en su inter­ven­ción. El dis­cur­so fue cohe­ren­te con su pre­sen­te y, por tan­to, se supo­ne diri­gi­do a per­so­nas que viven el momen­to, que ni tie­nen tiem­po para repa­sar las heme­ro­te­cas ni inte­rés por bus­car en su memo­ria cla­ves que le pue­dan ayu­dar en el futu­ro. Pero no cabe olvi­dar que este López es el mis­mo que el 30 de mayo de 2006 reco­no­ció en una entre­vis­ta radio­fó­ni­ca que «la izquier­da aber­tza­le es un inter­lo­cu­tor nece­sa­rio para que se pue­da abor­dar el diá­lo­go mul­ti­par­tio en Eus­ka­di». Algu­nos inclu­so nos acor­da­mos del cómo y del por­qué de aque­lla entre­vis­ta. No es un repro­che, sino una cons­ta­ta­ción de lo rela­ti­vo de algu­nas poses. Tam­bién al PP se le podría recor­dar que a los meses del «a por ellos» tras el secues­tro y muer­te de Miguel Angel Blan­co, Aznar habla­ba del Movi­mien­to Vas­co de Libe­ra­ción Nacio­nal y sus repre­sen­tan­tes se sen­ta­ron tan­to con ETA como con Bata­su­na. Los dis­cur­sos sobre puer­tas cerra­das, sobre la no cons­truc­ción de pis­tas de ate­rri­za­je, no hacen mella en la izquier­da aber­tza­le. Si Patxi López no quie­re abrir nin­gu­na puer­ta, allá él. Repa­se los acon­te­ci­mien­tos meteo­ro­ló­gi­cos de estos días. Las ria­das no tocan el tim­bre.

Egui­gu­ren no tie­ne nada defi­ni­ti­vo entre manos

Ramón SOLA

El pre­si­den­te del PSE, Jesús Egui­gu­ren, lle­va días pidien­do un esfuer­zo a Patxi López para faci­li­tar un pro­ce­so de solu­ción. Sema­nas dicien­do que ésta debe ges­tar­se en Eus­kal Herria. Y años admi­tien­do que en este país fal­ta un «arre­glo» polí­ti­co y demo­crá­ti­co. Muchas per­so­nas coin­ci­di­rán con él y le reco­no­ce­rán muy bue­nas inten­cio­nes. Pero su pro­ble­ma es que no tie­ne «nada defi­ni­ti­vo entre manos».

Estas mis­mas fue­ron las pala­bras que uti­li­zó Egui­gu­ren en octu­bre para jus­ti­fi­car el encar­ce­la­mien­to de Arnal­do Ote­gi y sus com­pa­ñe­ros decre­ta­do por el Minis­te­rio de Inte­rior. Des­de enton­ces han pasa­do varios meses: los inde­pen­den­tis­tas siguen ence­rra­dos entre rejas o amor­da­za­dos en sus casas, pero su ini­cia­ti­va ha dado pasos –y no sólo retó­ri­cos, sino prác­ti­cos como el de maña­na– que han hecho que Egui­gu­ren diga públi­ca­men­te que es hora de mover ficha.

Qui­zás sea ver­dad que ni en el con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le ni en el PSOE hay algo defi­ni­ti­vo. Pero sí se cons­ta­ta quién lle­va la ini­cia­ti­va, que es una gran ven­ta­ja en polí­ti­ca. Mien­tras en el inde­pen­den­tis­mo se ha adver­ti­do un lide­raz­go, se ha apro­ba­do una estra­te­gia (‘‘Zutik Eus­kal Herria’’) y se van dan­do pasos uno tras otro, en el unio­nis­mo el pre­si­den­te del PSE ni siquie­ra con­ven­ce a su secre­ta­rio gene­ral. Todo su deba­te interno está por hacer. Peor para ellos.

fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *