Algu­nos apun­tes sobre el pano­ra­ma poli­ti­co en Iran- Txen­te Rekon­do

Tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pasa­do año, Irán ha expe­ri­men­ta­do una suce­sión de pro­tes­tas y enfren­ta­mien­tos que ha hecho que muchos ana­lis­tas pre­sen­ten la situa­ción polí­ti­ca de aquel país en unas cla­ves que poco o nada tie­nen que ver con la com­ple­ja reali­dad ira­ní.

Los meses del verano de 2009 fue­ron el pun­to más alto de las pro­tes­tas, pero tras esos impul­sos ini­cia­les las mis­mas han veni­do des­in­flán­do­se. Has­ta que en diciem­bre pasa­do tuvie­ron lugar una serie de acon­te­ci­mien­tos que pare­ce que vol­vían a dar oxí­geno a las mis­mas. La cele­bra­ción del día del estu­dian­te, Azar 16 (sie­te de diciem­bre en el calen­da­rio ira­ní), los fune­ra­les por el Gran Aya­to­llah Hos­sein Ali Mon­ta­ze­ri, y final­men­te la fes­ti­vi­dad de la Ashu­ra (con­me­mo­ra­ción de la bata­lla de Ker­ba­la, don­de la comu­ni­dad chií recha­za el cali­fa­to de Yazid) sir­vie­ron para que los mani­fes­tan­tes ocu­pa­sen las calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país.

Aho­ra, cuan­do se cum­ple un año de aque­llas elec­cio­nes, los diri­gen­tes de Irán han con­se­gui­do en cier­ta medi­da des­ac­ti­var aquel movi­mien­to opo­si­tor. Para ello no han duda­do en uti­li­zar la repre­sión, pero las des­ave­nen­cias inter­nas de la opo­si­ción y el mie­do de par­te de esos sec­to­res al cam­bio, tam­bién han con­tri­bui­do a ello.

Final­men­te, los recien­tes acon­te­ci­mien­tos en la esce­na inter­na­cio­nal (las nue­vas san­cio­nes a Irán y el ata­que impu­ne de Israel a la flo­ti­lla soli­da­ria) han mos­tra­do el doble rase­ro de la mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal, que no duda en apli­car san­cio­nes a Irán al tiem­po que per­mi­te cual­quier tro­pe­lía sio­nis­ta. Evi­den­te­men­te esta situa­ción tam­bién ayu­da a los diri­gen­tes ira­níes a la hora de afron­tar las disi­den­cias inter­nas.

La radio­gra­fía del lla­ma­do “movi­mien­to ver­de”, que muchos pre­ten­den entron­car en la línea de las pasa­das revo­lu­cio­nes colo­ris­tas, es bas­tan­te más com­ple­ja que lo que se nos pre­sen­ta. Algu­nos apun­tan al auge de una nue­va cla­se media, que con­ta­ría tam­bién con el apo­yo de algu­nos sec­to­res con­ser­va­do­res reli­gio­sos, y que recha­zan de plano el supues­to “radi­ca­lis­mo del pre­si­den­te Mah­mud Ahma­di­ne­jad” y buen apar­te de “los valo­res con­ser­va­do­res de la éli­te cle­ri­cal”.

La hete­ro­ge­nei­dad de ese movi­mien­to la encon­tra­mos en su pro­pia com­po­si­ción (anti­guos refor­mis­tas, sec­to­res juve­ni­les, nue­va gene­ra­ción de acti­vis­tas polí­ti­cos, disi­den­tes o exi­lia­dos), pero jun­to a ello, obser­va­mos tam­bién una cla­ra fal­ta de lide­raz­go y de una estra­te­gia cohe­ren­te. El recha­zo al gobierno de Mah­mud Ahma­di­ne­jad pare­ce ser el eje mediá­ti­co que movi­li­za a bue­na par­te de la opo­si­ción.

Sin embar­go, todo ello sus­ten­ta­do en un dis­cur­so polí­ti­co y eco­nó­mi­co muy con­fu­so, y que en oca­sio­nes mues­tran a muchos de sus diri­gen­tes en una cla­ra línea refor­mis­ta, mos­tran­do su inca­pa­ci­dad para rom­per con el sta­blish­ment. Un some­ro repa­so a las posi­cio­nes que en mate­ria eco­nó­mi­ca o polí­ti­ca sos­tie­nen tres de las prin­ci­pa­les figu­ras opo­si­to­ras (Mous­sa­vi, Karru­bi o Rezaie) nos mues­tra esa diver­si­dad, que indu­da­ble­men­te no con­tri­bu­ye a asen­tar las bases para un fuer­te mode­lo de opo­si­ción.

El fac­cio­na­lis­mo polí­ti­co es una carac­te­rís­ti­ca de Irán, y eso tam­bién es evi­den­te a la hora de ana­li­zar el hete­ro­gé­neo movi­mien­to opo­si­tor actual. Si al mis­mo se han uni­do en un pri­mer momen­to los con­ser­va­do­res refor­mis­tas de Mous­sa­vi, los con­ser­va­do­res libe­ra­les de Kha­ta­mi, los tec­nó­cra­tas de Raf­san­ja­ni, los con­ser­va­do­res tra­di­cio­na­les de Nategh-Nou­ri y otras fuer­zas de dere­cha más mode­ra­da como Lari­ja­ni, todos ellos movi­dos por la pér­di­da evi­den­te de poder en el sta­tus quo ira­ní; otras fuer­zas, que recha­zan cual­quier medi­da refor­mis­ta y apues­tan por una rup­tu­ra del sis­te­ma, han teni­do que com­par­tir espa­cio con esos nue­vos alia­dos. Los resul­ta­dos son evi­den­tes, y no es muy pro­ba­ble que la actual carac­te­ri­za­ción del “movi­mien­to ver­de” pue­da per­du­rar a medio o lar­go pla­zo.

El auge de una nue­va éli­te polí­ti­ca ha carac­te­ri­za­do tam­bién la coyun­tu­ra ira­ní. Esa nue­va fac­ción ha des­pla­za­do del poder polí­ti­co (y pre­ten­de hacer lo pro­pio en el reli­gio­so) a los con­ser­va­do­res prag­má­ti­cos y tra­di­cio­na­les, eclip­san­do el futu­ro polí­ti­co de Raf­san­ja­ni y aca­ba­do con cual­quier espe­ran­za de los refor­mis­tas por vol­ver al gobierno.

Las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de 2003, que logró que la lla­ma­da Alian­za de los Cons­truc­to­res de un Irán islá­mi­co (Abad­ga­ran) triun­fa­se en Tehe­rán, segui­do del triun­fo par­la­men­ta­rio el siguien­te año, y coro­na­do con la vic­to­ria de Mah­mud Ahma­di­ne­jad en las pre­si­den­cia­les de 2005, repre­sen­ta la hoja de ruta de esta nue­va éli­te polí­ti­ca, que se esta­ría hacien­do con el poder a cos­ta de los lla­ma­dos con­ser­va­do­res tra­di­cio­na­les.

A día de hoy tres son los pila­res del poder en Irán. Por un lado encon­tra­mos al Líder Supre­mo, Ali Kha­me­nei, que siguien­do el mode­lo de Kho­mei­ni, bus­ca man­te­ner un equi­li­brio entre las fac­cio­nes para ase­gu­rar su pro­pia super­vi­ven­cia, lo que le lle­va a apos­tar a caba­llo gana­dor siem­pre; otra pie­za cla­ve la con­for­man los Guar­dia­nes de las Revo­lu­ción; y la ter­ce­ra pata sería la for­ma­da por el gobierno de Ahma­di­ne­jad.

Pero para enten­der mejor el ascen­so de esa fac­ción es nece­sa­rio recu­rrir a otras orga­ni­za­cio­nes que han con­tri­bui­do en estos años a ese auge. Ansar-e-Hez­bo­llah (Segui­do­res del Par­ti­do de Dios), fun­da­da en 1995, esta­ba com­pues­ta en un pri­mer momen­to por gru­pos y per­so­nas mar­gi­na­dos polí­ti­ca­men­te por el sta­tus quo de aque­llos años, por vete­ra­nos de la gue­rra con Iraq y miem­bros del Basij. Pos­te­rior­men­te se han ido incor­po­ran­do sec­to­res más jóve­nes, y muchos miem­bros de la orga­ni­za­ción ocu­pan car­gos rele­van­tes en todo el país.

Otra fuer­za muy influ­yen­te es la que se con­for­ma en torno a Jami­yat-e-Isar Garan‑e Enghelab‑e Esla­mi (Socie­dad de devo­tos de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca), que defien­de el sis­te­ma del “Velayat‑e faqih”, el anti­ca­pi­ta­lis­mo, el anti­im­pe­ria­lis­mo y la lucha con­tra lo que deno­mi­nan “la inva­sión cul­tu­ral”. Tam­bién encon­tra­mos en esea mis­ma línea la lla­ma­da Socie­dad Islá­mi­ca de Inge­nie­ros, crea­da en 1987, y a la que per­te­ne­ce el pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad.

La Escue­la Haq­qa­ni es sin duda algu­na una de las ins­ti­tu­cio­nes cla­ve para enten­der mejor la pug­na por el poder den­tro de Irán, y que en cier­ta medi­da mues­tra las divi­sio­nes en la éli­te polí­ti­ca y reli­gio­sa. Esta ins­ti­tu­ción reli­gio­sa ha juga­do un papel cla­ve en la fun­da­ción ideo­ló­gi­ca de la nue­va éli­te polí­ti­ca y de la fac­ción que repre­sen­ta, y para muchos ha sido el sopor­te ideo­ló­gi­co de la mis­ma.

Fun­da­da en los años seten­ta, en ella han par­ti­ci­pa­do impor­tan­tes clé­ri­gos como el aya­to­llah Ahmad Jan­na­ti (líder del Con­se­jo de los Guar­dia­nes) o el tam­bién aya­to­llah Moham­mad Meshab Yaz­di, con­se­je­ro espi­ri­tual del pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad. Muchos clé­ri­gos que han ido ocu­pan­do impor­tan­tes pues­tos en el engra­na­je ins­ti­tu­cio­nal del país (Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción, la mili­cia Basij, repre­sen­tan­tes del Líder Supre­mo en dife­ren­tes uni­ver­si­da­des, en el minis­te­rio de inte­li­gen­cia e Infor­ma­ción, en la judi­ca­tu­ra, y en otras ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les) se han for­ma­do en esta escue­la.

Uno de los cen­tros de poder don­de se con­cen­tró la pug­na es la pode­ro­sí­si­ma Asam­blea de Exper­tos, que super­vi­sa la acti­vi­dad del Líder supre­mo y es la encar­ga­da de nom­brar al mis­mo. En las elec­cio­nes de 2007 a la pre­si­den­cia de la mis­ma, se impu­so Raf­san­ja­ni sobre Ahmad Jan­na­ti, lo que algu­nos inter­pre­ta­ron como una derro­ta para las tesis de la nue­va éli­te polí­ti­ca del país.

El pano­ra­ma ira­ní a cor­to pla­zo no se pre­sen­ta sen­ci­llo. Por un lado pue­de refle­jar una cier­ta “fle­xi­bi­li­dad del gobierno en aras a bus­car vías de recon­ci­lia­ción”, o eso es al menos lo que soli­ci­tan algu­nos clé­ri­gos de peso y figu­ras impor­tan­tes de la opo­si­ción. Esos acto­res, teme­ro­sos de que las pro­tes­tas aca­ben yén­do­se­les de las manos, pue­den encon­trar­se al mis­mo tiem­po con el recha­zo de las fuer­zas en torno al gobierno, y sobre todo con las de otros gru­pos que has­ta aho­ra se han arti­cu­la­do en torno al “movi­mien­to ver­de”.

Las decla­ra­cio­nes de Mous­sa­vi o de Akbar Gan­ji, dis­tan­cián­do­se públi­ca­men­te de las pro­tes­tas vio­len­tas, no ha sido muy bien aco­gi­das entre par­te de la opo­si­ción. Tal vez sea por­que detrás de esos per­so­na­jes late el espí­ri­tu del defe­nes­tra­do movi­mien­to refor­mis­ta, que tan sólo bus­ca algu­nos cam­bios sin poner en duda los pila­res bási­cos del sta­tus quo, y que mues­tra un ver­da­de­ro temor a que el mis­mo cam­bie radi­cal­men­te.

A día de hoy, las divi­sio­nes en la éli­te polí­ti­ca y reli­gio­sa en Irán son el refle­jo de la exis­ten­cia de dife­ren­tes fac­cio­nes y de los intere­ses de éstas. Y mien­tras Irán sigue afron­tan­do impor­tan­tes retos a nivel domés­ti­co, su polí­ti­ca exte­rior, su papel en la región y su pro­gra­ma nuclear, aña­den mayor incer­ti­dum­bre a ese futu­ro inme­dia­to.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *