Algu­nos apun­tes sobre el pano­ra­ma poli­ti­co en Iran- Txen­te Rekondo

Tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pasa­do año, Irán ha expe­ri­men­ta­do una suce­sión de pro­tes­tas y enfren­ta­mien­tos que ha hecho que muchos ana­lis­tas pre­sen­ten la situa­ción polí­ti­ca de aquel país en unas cla­ves que poco o nada tie­nen que ver con la com­ple­ja reali­dad iraní.

Los meses del verano de 2009 fue­ron el pun­to más alto de las pro­tes­tas, pero tras esos impul­sos ini­cia­les las mis­mas han veni­do des­in­flán­do­se. Has­ta que en diciem­bre pasa­do tuvie­ron lugar una serie de acon­te­ci­mien­tos que pare­ce que vol­vían a dar oxí­geno a las mis­mas. La cele­bra­ción del día del estu­dian­te, Azar 16 (sie­te de diciem­bre en el calen­da­rio ira­ní), los fune­ra­les por el Gran Aya­to­llah Hos­sein Ali Mon­ta­ze­ri, y final­men­te la fes­ti­vi­dad de la Ashu­ra (con­me­mo­ra­ción de la bata­lla de Ker­ba­la, don­de la comu­ni­dad chií recha­za el cali­fa­to de Yazid) sir­vie­ron para que los mani­fes­tan­tes ocu­pa­sen las calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país.

Aho­ra, cuan­do se cum­ple un año de aque­llas elec­cio­nes, los diri­gen­tes de Irán han con­se­gui­do en cier­ta medi­da des­ac­ti­var aquel movi­mien­to opo­si­tor. Para ello no han duda­do en uti­li­zar la repre­sión, pero las des­ave­nen­cias inter­nas de la opo­si­ción y el mie­do de par­te de esos sec­to­res al cam­bio, tam­bién han con­tri­bui­do a ello.

Final­men­te, los recien­tes acon­te­ci­mien­tos en la esce­na inter­na­cio­nal (las nue­vas san­cio­nes a Irán y el ata­que impu­ne de Israel a la flo­ti­lla soli­da­ria) han mos­tra­do el doble rase­ro de la mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal, que no duda en apli­car san­cio­nes a Irán al tiem­po que per­mi­te cual­quier tro­pe­lía sio­nis­ta. Evi­den­te­men­te esta situa­ción tam­bién ayu­da a los diri­gen­tes ira­níes a la hora de afron­tar las disi­den­cias internas.

La radio­gra­fía del lla­ma­do “movi­mien­to ver­de”, que muchos pre­ten­den entron­car en la línea de las pasa­das revo­lu­cio­nes colo­ris­tas, es bas­tan­te más com­ple­ja que lo que se nos pre­sen­ta. Algu­nos apun­tan al auge de una nue­va cla­se media, que con­ta­ría tam­bién con el apo­yo de algu­nos sec­to­res con­ser­va­do­res reli­gio­sos, y que recha­zan de plano el supues­to “radi­ca­lis­mo del pre­si­den­te Mah­mud Ahma­di­ne­jad” y buen apar­te de “los valo­res con­ser­va­do­res de la éli­te clerical”.

La hete­ro­ge­nei­dad de ese movi­mien­to la encon­tra­mos en su pro­pia com­po­si­ción (anti­guos refor­mis­tas, sec­to­res juve­ni­les, nue­va gene­ra­ción de acti­vis­tas polí­ti­cos, disi­den­tes o exi­lia­dos), pero jun­to a ello, obser­va­mos tam­bién una cla­ra fal­ta de lide­raz­go y de una estra­te­gia cohe­ren­te. El recha­zo al gobierno de Mah­mud Ahma­di­ne­jad pare­ce ser el eje mediá­ti­co que movi­li­za a bue­na par­te de la oposición.

Sin embar­go, todo ello sus­ten­ta­do en un dis­cur­so polí­ti­co y eco­nó­mi­co muy con­fu­so, y que en oca­sio­nes mues­tran a muchos de sus diri­gen­tes en una cla­ra línea refor­mis­ta, mos­tran­do su inca­pa­ci­dad para rom­per con el sta­blish­ment. Un some­ro repa­so a las posi­cio­nes que en mate­ria eco­nó­mi­ca o polí­ti­ca sos­tie­nen tres de las prin­ci­pa­les figu­ras opo­si­to­ras (Mous­sa­vi, Karru­bi o Rezaie) nos mues­tra esa diver­si­dad, que indu­da­ble­men­te no con­tri­bu­ye a asen­tar las bases para un fuer­te mode­lo de oposición.

El fac­cio­na­lis­mo polí­ti­co es una carac­te­rís­ti­ca de Irán, y eso tam­bién es evi­den­te a la hora de ana­li­zar el hete­ro­gé­neo movi­mien­to opo­si­tor actual. Si al mis­mo se han uni­do en un pri­mer momen­to los con­ser­va­do­res refor­mis­tas de Mous­sa­vi, los con­ser­va­do­res libe­ra­les de Kha­ta­mi, los tec­nó­cra­tas de Raf­san­ja­ni, los con­ser­va­do­res tra­di­cio­na­les de Nategh-Nou­ri y otras fuer­zas de dere­cha más mode­ra­da como Lari­ja­ni, todos ellos movi­dos por la pér­di­da evi­den­te de poder en el sta­tus quo ira­ní; otras fuer­zas, que recha­zan cual­quier medi­da refor­mis­ta y apues­tan por una rup­tu­ra del sis­te­ma, han teni­do que com­par­tir espa­cio con esos nue­vos alia­dos. Los resul­ta­dos son evi­den­tes, y no es muy pro­ba­ble que la actual carac­te­ri­za­ción del “movi­mien­to ver­de” pue­da per­du­rar a medio o lar­go plazo.

El auge de una nue­va éli­te polí­ti­ca ha carac­te­ri­za­do tam­bién la coyun­tu­ra ira­ní. Esa nue­va fac­ción ha des­pla­za­do del poder polí­ti­co (y pre­ten­de hacer lo pro­pio en el reli­gio­so) a los con­ser­va­do­res prag­má­ti­cos y tra­di­cio­na­les, eclip­san­do el futu­ro polí­ti­co de Raf­san­ja­ni y aca­ba­do con cual­quier espe­ran­za de los refor­mis­tas por vol­ver al gobierno.

Las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de 2003, que logró que la lla­ma­da Alian­za de los Cons­truc­to­res de un Irán islá­mi­co (Abad­ga­ran) triun­fa­se en Tehe­rán, segui­do del triun­fo par­la­men­ta­rio el siguien­te año, y coro­na­do con la vic­to­ria de Mah­mud Ahma­di­ne­jad en las pre­si­den­cia­les de 2005, repre­sen­ta la hoja de ruta de esta nue­va éli­te polí­ti­ca, que se esta­ría hacien­do con el poder a cos­ta de los lla­ma­dos con­ser­va­do­res tradicionales.

A día de hoy tres son los pila­res del poder en Irán. Por un lado encon­tra­mos al Líder Supre­mo, Ali Kha­me­nei, que siguien­do el mode­lo de Kho­mei­ni, bus­ca man­te­ner un equi­li­brio entre las fac­cio­nes para ase­gu­rar su pro­pia super­vi­ven­cia, lo que le lle­va a apos­tar a caba­llo gana­dor siem­pre; otra pie­za cla­ve la con­for­man los Guar­dia­nes de las Revo­lu­ción; y la ter­ce­ra pata sería la for­ma­da por el gobierno de Ahmadinejad.

Pero para enten­der mejor el ascen­so de esa fac­ción es nece­sa­rio recu­rrir a otras orga­ni­za­cio­nes que han con­tri­bui­do en estos años a ese auge. Ansar-e-Hez­bo­llah (Segui­do­res del Par­ti­do de Dios), fun­da­da en 1995, esta­ba com­pues­ta en un pri­mer momen­to por gru­pos y per­so­nas mar­gi­na­dos polí­ti­ca­men­te por el sta­tus quo de aque­llos años, por vete­ra­nos de la gue­rra con Iraq y miem­bros del Basij. Pos­te­rior­men­te se han ido incor­po­ran­do sec­to­res más jóve­nes, y muchos miem­bros de la orga­ni­za­ción ocu­pan car­gos rele­van­tes en todo el país.

Otra fuer­za muy influ­yen­te es la que se con­for­ma en torno a Jami­yat-e-Isar Garan‑e Enghelab‑e Esla­mi (Socie­dad de devo­tos de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca), que defien­de el sis­te­ma del “Velayat‑e faqih”, el anti­ca­pi­ta­lis­mo, el anti­im­pe­ria­lis­mo y la lucha con­tra lo que deno­mi­nan “la inva­sión cul­tu­ral”. Tam­bién encon­tra­mos en esea mis­ma línea la lla­ma­da Socie­dad Islá­mi­ca de Inge­nie­ros, crea­da en 1987, y a la que per­te­ne­ce el pre­si­den­te Ahmadinejad.

La Escue­la Haq­qa­ni es sin duda algu­na una de las ins­ti­tu­cio­nes cla­ve para enten­der mejor la pug­na por el poder den­tro de Irán, y que en cier­ta medi­da mues­tra las divi­sio­nes en la éli­te polí­ti­ca y reli­gio­sa. Esta ins­ti­tu­ción reli­gio­sa ha juga­do un papel cla­ve en la fun­da­ción ideo­ló­gi­ca de la nue­va éli­te polí­ti­ca y de la fac­ción que repre­sen­ta, y para muchos ha sido el sopor­te ideo­ló­gi­co de la misma.

Fun­da­da en los años seten­ta, en ella han par­ti­ci­pa­do impor­tan­tes clé­ri­gos como el aya­to­llah Ahmad Jan­na­ti (líder del Con­se­jo de los Guar­dia­nes) o el tam­bién aya­to­llah Moham­mad Meshab Yaz­di, con­se­je­ro espi­ri­tual del pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad. Muchos clé­ri­gos que han ido ocu­pan­do impor­tan­tes pues­tos en el engra­na­je ins­ti­tu­cio­nal del país (Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción, la mili­cia Basij, repre­sen­tan­tes del Líder Supre­mo en dife­ren­tes uni­ver­si­da­des, en el minis­te­rio de inte­li­gen­cia e Infor­ma­ción, en la judi­ca­tu­ra, y en otras ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les) se han for­ma­do en esta escuela.

Uno de los cen­tros de poder don­de se con­cen­tró la pug­na es la pode­ro­sí­si­ma Asam­blea de Exper­tos, que super­vi­sa la acti­vi­dad del Líder supre­mo y es la encar­ga­da de nom­brar al mis­mo. En las elec­cio­nes de 2007 a la pre­si­den­cia de la mis­ma, se impu­so Raf­san­ja­ni sobre Ahmad Jan­na­ti, lo que algu­nos inter­pre­ta­ron como una derro­ta para las tesis de la nue­va éli­te polí­ti­ca del país.

El pano­ra­ma ira­ní a cor­to pla­zo no se pre­sen­ta sen­ci­llo. Por un lado pue­de refle­jar una cier­ta “fle­xi­bi­li­dad del gobierno en aras a bus­car vías de recon­ci­lia­ción”, o eso es al menos lo que soli­ci­tan algu­nos clé­ri­gos de peso y figu­ras impor­tan­tes de la opo­si­ción. Esos acto­res, teme­ro­sos de que las pro­tes­tas aca­ben yén­do­se­les de las manos, pue­den encon­trar­se al mis­mo tiem­po con el recha­zo de las fuer­zas en torno al gobierno, y sobre todo con las de otros gru­pos que has­ta aho­ra se han arti­cu­la­do en torno al “movi­mien­to verde”.

Las decla­ra­cio­nes de Mous­sa­vi o de Akbar Gan­ji, dis­tan­cián­do­se públi­ca­men­te de las pro­tes­tas vio­len­tas, no ha sido muy bien aco­gi­das entre par­te de la opo­si­ción. Tal vez sea por­que detrás de esos per­so­na­jes late el espí­ri­tu del defe­nes­tra­do movi­mien­to refor­mis­ta, que tan sólo bus­ca algu­nos cam­bios sin poner en duda los pila­res bási­cos del sta­tus quo, y que mues­tra un ver­da­de­ro temor a que el mis­mo cam­bie radicalmente.

A día de hoy, las divi­sio­nes en la éli­te polí­ti­ca y reli­gio­sa en Irán son el refle­jo de la exis­ten­cia de dife­ren­tes fac­cio­nes y de los intere­ses de éstas. Y mien­tras Irán sigue afron­tan­do impor­tan­tes retos a nivel domés­ti­co, su polí­ti­ca exte­rior, su papel en la región y su pro­gra­ma nuclear, aña­den mayor incer­ti­dum­bre a ese futu­ro inmediato.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.