Elkar­tzen lla­ma a par­ti­ci­par en la mar­cha de Bil­bo con­tra el TAV

ANTE LA IMPOSICIÓN DE UNA INFRAESTRUCTURA DEPREDADORA PARA NUESTRO PUEBLO, LA ORGANIZACIÓN Y LUCHA SON FUNDAMENTALES EN EL CAMINO DE LA PARALIZACIÓN.

Lla­ma­mien­to de Elkar­tzen a la movi­li­za­ción por la para­li­za­cion del TAV el pro­xi­mo saba­do en Bil­bao con­vo­ca­da por AHT GELDITU! Elkar­la­na bajo el lema “EL TAV YA NOS ESTA HIPOTECANDO, AHT GELDITU!”

Un acer­ca­mien­to a la situa­ción actual

Ante la cri­sis medioam­bien­tal y ener­gé­ti­ca, en lugar de per­fec­cio­nar los inter­cam­bios, las rela­cio­nes, y los ciclos pro­duc­ti­vos más cer­ca­nos, redu­cien­do al máxi­mo el con­su­mo de ener­gía, hemos arti­cu­la­do la eco­no­mía y toda su inten­den­cia jus­ta­men­te en todo lo con­tra­rio: pri­man­do movi­mien­tos cada vez más rápi­dos y más leja­nos. Las estruc­tu­ras pri­mor­dia­les que sos­tie­nen la vida: el sue­lo, las comu­ni­da­des vege­ta­les, la den­sa y deli­ca­da red de inter­co­ne­xio­nes geo­ló­gi­cas y eco­ló­gi­cas, son muy frá­gi­les ante el des­pla­za­mien­to de movi­mien­tos hori­zon­ta­les y ante la extrac­ción masi­va de recur­sos y gene­ra­ción de resi­duos y con­ta­mi­nan­tes.

La ver­te­bra­ción del país no debe ser la defi­ni­ción de sus ejes inter­na­cio­na­les, sino que por el con­tra­rio se debe basar en la reso­lu­ción y defi­ni­ción de las rela­cio­nes entre pue­blos, comar­cas y ciu­da­des, de mane­ra que se con­si­ga la inte­gra­ción terri­to­rial, eco­nó­mi­ca y social de todo el terri­to­rio. Pero hoy en Eus­kal Herria no hay deba­te sobre el mode­lo de infra­es­truc­tu­ras y el dise­ño de terri­to­ria­li­dad que estas refuer­zan, solo hay impo­si­ción de una infra­es­truc­tu­ra, el TAV y del mode­lo eco­nó­mi­co que le da cohe­ren­cia, el capi­ta­lis­mo.

El TAV va a ser un ele­men­to más de con­cen­tra­ción de ren­tas, a tra­vés del gas­to públi­co, por dos vías:

1 El TAV supo­ne un enor­me gas­to de dine­ro públi­co, que supe­ra­ra los 9.000 millo­nes de euros en Hego Eus­kal Herria, en detri­men­to de otras prio­ri­da­des urgen­tes e inapla­za­bles de tipo social, eco­nó­mi­co o cul­tu­ral… (por ejem­plo es equi­va­len­te al cos­te de 99.530 vivien­das nue­vas, del tipo edi­fi­ca­do en alqui­ler social, o de la reha­bi­li­ta­ción de 200.000, es decir con ese dine­ro el sec­tor publi­co garan­ti­za­ría para siem­pre las nece­si­da­des de vivien­da.)

2’ A pesar de que los pre­cios del bille­te son ele­va­dos, es impor­tan­te des­ta­car que el TAV ten­dría una explo­ta­ción comer­cial defi­ci­ta­ria. Es decir, no sola­men­te va a ser inca­paz de amor­ti­zar los ele­va­dos cos­tes de cons­truc­ción, sino que ni siquie­ra cubri­ría los cos­tes de explo­ta­ción del ser­vi­cio, por lo que reque­ri­ría finan­cia­ción públi­ca per­ma­nen­te para su fun­cio­na­mien­to. (Según el Minis­te­rio de Fomen­to, la ren­ta­bi­li­dad social media de la “Y vas­ca” es del 2’41% –muy ale­ja­da del 6% míni­mo exi­gi­ble a la inver­sión públi­ca. Pero, ade­más, tam­bién seña­la que “los resul­ta­dos finan­cie­ros son nega­ti­vos para todos los esce­na­rios y todas las hipó­te­sis de explo­ta­ción”.)

Pero ade­más de los recur­sos eco­nó­mi­cos el TAV con­su­mi­rá gran­des can­ti­da­des de ener­gía y será la cau­sa de enor­mes cos­tes de con­ta­mi­na­ción deri­va­dos de la pro­duc­ción de esa ener­gía. La pues­ta en mar­cha de la Cen­tral Tér­mi­ca de Boroa (Zor­notza-Biz­kaia) y la de Cas­te­jón (Nafa­rroa) res­pon­den a la apues­ta del TAV, al igual que el intere­sa­do deba­te actual sobre las bon­da­des de la ener­gía nuclear.

El TAV es la mayor y más cara infra­es­truc­tu­ra jamás pro­yec­ta­da en este país, sin una míni­ma ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y social que lo jus­ti­fi­que, incre­men­ta­ra las des­igual­da­des socia­les y ten­drá un efec­to regre­si­vo en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta, por­que resul­ta­ría tan caro que solo podría ser uti­li­za­do habi­tual­men­te por las cla­ses más pudien­tes, y, aún así, ten­drá que ser sub­ven­cio­na­do, agu­di­zan­do el des­cen­so del gas­to en pres­ta­cio­nes socia­les, que ya ha decre­ci­do a lo lar­go de los últi­mos años y se sitúa en uno de los nive­les más bajos de la Unión Euro­pea.

En defi­ni­ti­va el esti­lo de vida que pro­mo­cio­na el TAV, ade­más de depre­da­dor con los recur­sos pre­su­pues­ta­rios, con el terri­to­rio y con los recur­sos ener­gé­ti­cos, dis­tor­sio­na de tal mane­ra lo local como ámbi­to de rela­cio­nes, que cada vez ale­ja más lo cer­cano y acer­ca lo lejano: se asis­te a la pér­di­da de for­mas de vida y de cul­tu­ra ancla­das en el terri­to­rio y a la mul­ti­pli­ca­ción del espa­cio de la cir­cu­la­ción y de los lla­ma­dos “no-luga­res”, por opo­si­ción al con­cep­to antro­po­ló­gi­co de “lugar”, que es al mis­mo tiem­po prin­ci­pio de sen­ti­do, lugar de iden­ti­dad, rela­cio­nal e his­tó­ri­co para aque­llos que lo habi­tan.

Unir fuer­zas con­tra la impo­si­ción de infra­es­truc­tu­ras, demo­cra­ti­zar la eco­no­mía y con­quis­tar la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca.

Es vital reco­no­cer que el capi­ta­lis­mo y la cri­sis van de la mano y que este sis­te­ma tien­de a la acu­mu­la­ción de rique­za en pocas manos, por un lado, y al avan­ce de la pre­ca­rie­dad y la pobre­za, en cada vez mayo­res sec­to­res de la pobla­ción, por otro. Las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas quie­ren un nue­vo sis­te­ma que agu­di­ce las peo­res carac­te­rís­ti­cas del actual, su jerar­quía, sus pri­vi­le­gios, sus des­igual­da­des…

El TAV afec­ta ade­más prác­ti­ca­men­te a la tota­li­dad de Eus­kal Herria, en cuan­to que jun­to con la deno­mi­na­da “Y vas­ca” tam­bién se nos quie­ren impo­ner el Corre­dor Nava­rro y la nue­va línea de Alta Velo­ci­dad Bur­deos-Irun que está sus­ci­tan­do una fuer­te con­tes­ta­ción social en Ipar Eus­kal Herria. Cree­mos que sólo la actua­ción coor­di­na­da de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, jóve­nes, muje­res, pen­sio­nis­tas, estu­dian­tes, eco­lo­gis­tas, viu­das, per­so­nas migran­tes… per­mi­ti­rán recon­du­cir la situa­ción de gra­ve hipo­te­ca que está supo­nien­do el derro­che de pre­su­pues­tos públi­cos en las obras del TAV y exi­gir al mis­mo tiem­po la para­li­za­ción de la cons­truc­ción de esta gigan­tes­ca infra­es­truc­tu­ra que con­lle­va enor­mes y nega­ti­vos impac­tos eco­ló­gi­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les. Por esto esta­re­mos este sába­do en las calles de Bil­bo y hace­mos un lla­ma­mien­to al con­jun­to de la pobla­ción a movi­li­zar­se por otro mode­lo de desa­rro­llo acor­de a las nece­si­da­des de la mayo­ría de la pobla­ción y no de unos pocos.
.
Elkar­tzen 2010-06-17

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *