Los arres­ta­dos ava­lan que se tor­tu­ra para autoinculparse

Juan Mari Jau­re­gi, José Luis Gallas­te­gi y Joxe Domin­go Aiz­pu­rua, arres­ta­dos en la ope­ra­ción de la Guar­dia Civil con­tra abo­ga­dos, ex-pre­sos y alle­ga­dos de repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vas­cos, reve­la­ron ante los medios cómo es el tra­to que «per­si­gue obte­ner mani­fes­ta­cio­nes que rati­fi­quen las impu­tacio­nes judi­cia­les que exis­ten». Ése es, de mane­ra lite­ral, la con­duc­ta que se pre­es­ta­ble­cía para estos tres vas­cos y otros dete­ni­dos, en el infor­me interno de la Guar­dia Civil halla­do tras uno de los regis­tros. Ayer eran los pro­pios afec­ta­dos los que con­fir­ma­ban, median­te sus rela­tos, que lo que deja entre­ver el cita­do infor­me del ins­ti­tu­to mili­tar es la prác­ti­ca de la tor­tu­ra y la fór­mu­la para lograr las autoinculpaciones.

Jau­re­gi, Gallas­te­gi y Aiz­pu­rua, visi­ble­men­te afec­ta­dos y con la denun­cia judi­cial inter­pues­ta en sus manos, deta­lla­ron los tor­men­tos que vivie­ron en las 120 horas que per­ma­ne­cie­ron inco­mu­ni­ca­dos y en manos de la Guar­dia Civil. La obli­ga­ción de rea­li­zar fle­xio­nes has­ta la exte­nua­ción, simu­la­cio­nes de sesio­nes de elec­tro­dos, pre­sio­nes y ame­na­zas con­tra ellos y sus fami­lia­res, son sólo algu­nas de las prác­ti­cas emplea­das por los agen­tes de la Guar­dia Civil en los nume­ro­sos inte­rro­ga­to­rios ile­ga­les a los que fue­ron some­ti­dos duran­te la incomunicación.

Lorea Bil­bao y Ane Itui­ño, abo­ga­das e inte­gran­tes de TAT, arro­pa­ron a los tres hom­bres y remar­ca­ron el valor del hallaz­go del dos­sier interno de la Guar­dia Civil. Infor­me que han apor­ta­do a los juz­ga­dos encar­ga­dos de exa­mi­nar estas denuncias.

A jui­cio de las letra­das, este escri­to cons­ta­ta la exis­ten­cia de inte­rro­ga­to­rios ile­ga­les, así como de equi­pos de agen­tes para lle­var a la prác­ti­ca los mis­mos. El dos­sier poli­cial, a los ojos de TAT, rati­fi­ca tam­bién que el tra­ta­mien­to que reci­ben los dete­ni­dos tie­ne una fina­li­dad fija­da de antemano.

Itui­ño deta­lló que ade­más de las denun­cias de los que com­pa­re­cie­ron en rue­da de pren­sa y del letra­do Jon Enpa­ran­tza, Saioa Agi­rre y Naia Zuria­rrain inter­pon­drán en bre­ve sus denun­cias; don­de, según pre­ci­só, exis­ten tor­tu­ras de índo­le sexual, como toca­mien­tos y ame­na­zas con violación.

La abo­ga­da viz­cai­na recor­dó que, cada vez que se inter­po­ne una denun­cia de tor­tu­ra, el Minis­te­rio del Inte­rior acha­ca estas que­re­llas a «un supues­to manual que encon­tra­ron y que aún no hemos podi­do ver». Ante ello, Itui­ño indi­có que «el dos­sier halla­do vie­ne ha demos­trar que los úni­cos que uti­li­zan un manual para con­se­guir auto­in­cul­pa­cio­nes son las FSE».

Al igual que Itui­ño, reco­no­ci­dos abo­ga­dos vas­cos como Miguel Cas­tells, Iñi­go Iruin, Jone Goi­ri­ze­laia y Álva­ro Reiza­bal, entre otros, con­clu­ye­ron en una com­pa­re­cen­cia rea­li­za­da nada más cono­cer la exis­ten­cia del dos­sier de la Guar­dia Civil, que éste acre­di­ta que duran­te la inco­mu­ni­ca­ción exis­ten «zonas fran­cas de lega­li­dad»; «espa­cios poli­cia­les autó­no­mos con ausen­cia de un con­trol judi­cial mate­rial real y efectivo».

Tes­ti­mo­nios

José Luis Gallastegi

«Duran­te el inte­rro­ga­to­rio me daban a ele­gir entre dife­ren­tes méto­dos de tor­tu­ra como las des­car­gas eléc­tri­cas, la bol­sa o la bañe­ra. Asi­mis­mo, la Guar­dia Civil me obli­gó a hacer fle­xio­nes has­ta que no podía más, no podía ni levan­tar­me ni res­pi­rar por el dolor. Debi­do a los terri­bles dolo­res que sufrí el médi­co foren­se me dio unas pas­ti­llas y, aho­ra, dos meses des­pués de la deten­ción, ten­go muchos dolo­res en la cin­tu­ra y en las pier­nas, por lo que con­ti­núo en tratamiento.

Juan Mari Jauregi

«Ten­go 66 años y sufro de arrit­mia. Tras per­car­tar­se de ello me dije­ron que «si me que­da­ba allí, si falle­cía, no pasa­ba nada, que sería como en el caso de Anza, caso en el que se ha tapa­do todo». Me aler­ta­ron de que allí no tenía nin­gún dere­cho, que yo era el enemi­go y que al enemi­go hay que des­truir­lo. En los cala­bo­zos hacía muchí­si­mo frío, me tem­bla­ban las pier­nas, del frío, del mie­do y del can­sa­cio. Las ame­na­zas eran cons­tan­tes con mi mujer y mi hija, que esta­ba apun­to de parir».

Joxe Domin­go Aizpurua

«Aca­bo de supe­rar un cán­cer y ten­go colo­ca­dos algu­nos apa­ra­tos en el cuer­po. En cuan­to los vie­ron empe­za­ron a pre­sio­nar­me con la enfer­me­dad y con arran­car­me los apa­ra­tos. El regis­tro tam­bién fue muy duro, una masa­cre. La tor­tu­ra bási­ca­men­te fue sico­ló­gi­ca, me decían que «la Guar­dia Civil es un esta­do den­tro de otro esta­do», me ame­na­za­ban con que iba ser peor que hace quin­ce años, enton­ces tam­bién me arres­ta­ron y me tor­tu­ra­ron. Tenía la cabe­za como una olla express, sen­tía pánico.

GARA.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *