In memo­riam Bolí­var Eche­ve­rría (1941−2010), un mar­xis­ta crí­ti­co- Nico­lás Gon­zá­lez Vare­la

“El hom­bre moderno está des­ga­rra­do, obe­de­ce a dos lógi­cas

total­men­te con­tra­pues­tas, una más pode­ro­sa que la otra:

la lógi­ca cua­li­ta­ti­va del mun­do de la vida

y la lógi­ca abs­trac­ta y cuan­ti­ta­ti­va del valor.”

(Bolí­var Eche­ve­rría, 2007)

B olí­var Vini­cio Eche­ve­rría Andra­de era antes que nada un huma­nis­ta, un mar­xis­ta atí­pi­co, un fino tra­duc­tor y en últi­mo lugar un filó­so­fo pro­fe­sio­nal. En ple­na bar­ba­rie pos­mo­der­na, tra­tan­do de no des­ar­bo­lar los valo­res uni­ver­sa­les de la Moder­ni­dad, siguió pen­san­do crí­ti­ca­men­te a con­tra corrien­te las vas­ta cues­tio­nes del hom­bre, más allá de las modas aca­dé­mi­cas. Aun­que ecua­to­riano de naci­mien­to, su apor­te, jun­to a otros inmi­gran­tes ilus­tres en la soli­da­ria tie­rra mexi­ca­na, como Wen­ces­lao Roces o Adol­fo Sán­chez Váz­quez, han hecho posi­ble la len­ta madu­ra­ción un pen­sa­mien­to crí­ti­co lati­no­ame­ri­cano.

Creo que su obra más madu­ra y com­ple­ja, aun­que no coin­ci­da con lo cro­no­ló­gi­co, es sin lugar a dudas su libro El dis­cur­so crí­ti­co de Marx, de 1986. [1] Un libro raro, sub­es­ti­ma­do, silen­cia­do por los círcu­los aca­dé­mi­cos, que reu­nía una colec­ción de ensa­yos que abar­ca­ba la refle­xión de Eche­ve­rría entre los años 1974 y 1980. Allí se posi­cio­na­ba con fir­me­za, en pleno ini­cio de la borra­che­ra ideo­ló­gi­ca de la glo­ba­li­za­ción y el fin de la his­to­ria, afir­man­do que el siglo XX no era otra cosa que mera bar­ba­rie de egoís­mo y explo­ta­ción, “un cuen­to incohe­ren­te y vio­len­to”. No se que­da­ba en lo tes­ti­mo­nial, en su mis­mo pró­lo­go defen­día al pen­sa­mien­to de Marx como una “pre­sen­cia real de un pro­yec­to de sen­ti­do o, mejor, de con­tra-sen­ti­do para la His­to­ria con­tem­po­rá­nea: El Comu­nis­mo; a la mate­ria­li­za­ción de éste en una enti­dad socio­po­lí­ti­ca pecu­liar: la Izquier­da; a su mani­fes­ta­ción en con­cep­tos median­te un dis­cur­so pro­pio: el Mar­xis­mo.” Eche­ve­rría, tan aten­to a la escri­tu­ra y los sig­nos del len­gua­je (muchos de sus ensa­yos hay que cri­bar­los de la exce­si­va car­ga semio­ló­gi­ca muy de moda a fines del siglo XX), le colo­ca­ba estra­té­gi­ca­men­te las mayús­cu­las a la vapu­lea­da tría­da, “fuen­te del dis­cur­so de la rebel­día”. No tenía nin­gu­na hipo­te­ca ins­ti­tu­cio­nal o ideo­ló­gi­ca en defen­der a Marx de los ata­ques super­fi­cia­les, cons­trui­dos a bases de malas lec­tu­ras y dis­tor­sio­nes ideo­ló­gi­cas, de Nietz­sche, Hei­deg­ger o Fou­cault. Tam­po­co duda­ba a la hora de remar­car la paté­ti­ca tos­que­dad del mal lla­ma­do “Mate­ria­lis­mo Dia­léc­ti­co”, una cien­cia de la legi­ti­ma­ción del esta­do sta­li­nis­ta. Siem­pre defen­dió un mar­xis­mo abier­to, una teo­ría que debe res­pe­tar una “bús­que­da inaca­ba­da de uni­fi­ca­ción que conec­ta entre sí a los dis­tin­tos esbo­zos espon­tá­neos de iden­ti­dad que hay en el pro­pio Marx”. Recu­pe­ra­ba para el pen­sa­mien­to crí­ti­co los mar­xis­mos olvi­da­dos, per­de­do­res, mar­gi­na­les, (y Eche­ve­rría traía a pri­mer plano a Luxem­bur­go, con­se­jis­tas como Her­mann Goer­ter, Korsch, Lukács, filó­so­fos ale­ja­dos del Dia­Mat sta­li­nis­ta, como Karel Kosik o líde­res de la nue­va izquier­da euro­pea como Rudi Dutsch­ke) que supe­ra­ban al “mar­xis­mo dema­sia­do rea­lis­ta”. Si el mar­xis­mo tie­ne una “enco­mien­da” en la His­to­ria, seña­la­ba en su “Pre­sen­ta­ción”, debe rom­per los lími­tes de la ver­sión fal­sea­da y pre­do­mi­nan­te, debe que­brar el cor­set socio­lo­gis­ta, esta­ta­lis­ta y pro­gre­sis­ta. Tan atí­pi­co que para él era cen­tral para reno­var el filo crí­ti­co de la vul­ga­ta mar­xis­ta, recu­pe­rar “el teo­re­ma crí­ti­co cen­tral de El Capi­tal”, se tra­ta de recu­pe­rar la idea de que “todos los con­flic­tos de la socie­dad con­tem­po­rá­nea giran… en torno a una fun­da­men­tal con­tra­dic­ción entre Valor de Uso y Valor de Cam­bio, entre dos ‘For­mas de Exis­ten­cia’ del pro­ce­so de repro­duc­ción social: una, ‘social-natu­ral’, trans-his­tó­ri­ca, que es deter­mi­nan­te, y otra his­tó­ri­ca­men­te super­pues­ta a la pri­me­ra, para­si­ta­ria pero domi­nan­te, que es la for­ma de “Valor que se Valo­ri­za”, de acu­mu­la­ción del capi­tal.” El libro era curio­so por­que cru­za­ba los sacro­san­tos cam­pos pro­fe­sio­na­les: era a la vez, un libro de crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca y de con­tra-filo­so­fía. Se habla­ba de filo­so­fía en un gra­do de abs­trac­ción altí­si­mo des­de el cora­zón mis­mo de la pro­duc­ción de plus­va­lor. Se pro­fun­di­za­ba sobre el Mate­ria­lis­mo de Marx y sobre su carác­ter cien­tí­fi­co, que impli­ca­ba para Eche­ve­rría “la des-cons­truc­ción crí­ti­ca del dis­cur­so cien­tí­fi­co espon­tá­neo, al des­qui­cia­mien­to sis­te­má­ti­co de su hori­zon­te de inte­li­gi­bi­li­dad, como la estra­te­gia epis­te­mo­ló­gi­ca ade­cua­da para un dis­cur­so cuya pro­duc­ción de cono­ci­mien­to debe cum­plir­se cuan­do la His­to­ria que ha cul­mi­na­do en el capi­ta­lis­mo tran­si­ta hacia una nue­va his­to­ria.” Pero lo más atra­yen­te y nove­do­so en lo teó­ri­co seguía sien­do su recu­pe­ra­ción en valen­cia crí­ti­co-polí­ti­ca de Das Kapi­tal, y en par­ti­cu­lar su pues­ta en pri­mer plano del “Valor de Uso”, devol­vien­do al cen­tro de gra­ve­dad de la lec­tu­ra de Marx la Ley del Valor y con ella de la cri­sis como cor­to­cir­cui­to per­ma­nen­te del modo de pro­duc­ción de mer­can­cías. Era obvío que para Eche­ve­rría exis­tía una nece­si­dad para la Teo­ría de “vol­ver­se Teo­ría de la Revo­lu­ción, y la nece­si­dad, para la Revo­lu­ción, de ampliar­se como Revo­lu­ción en la Teo­ría.”

Su inte­gral huma­nis­mo segu­ra­men­te se retro­ali­men­tó de su tra­ba­jo como sen­si­ble tra­duc­tor, de Sar­tre a Haber­mas, pasan­do por el pro­pio Karl Marx y sus Manus­cri­tos de París de 1844, Horkhei­mer, Musil, Brecht y Ben­ja­min. Su talen­to era reco­no­ci­do ade­más inter­na­cio­nal­men­te, había sido ele­gi­do miem­bro del Comi­té Cien­tí­fi­co jun­to a gran­des inte­lec­tua­les para ase­so­rar los con­te­ni­dos de una de las obras enci­clo­pe­dias mul­ti­na­cio­na­les más ambi­cio­sas sobre Marx, el His­to­risch-kri­tis­ches Wör­ter­buch des Mar­xis­mus, un Dic­cio­na­rio total his­tó­ri­co-crí­ti­co sobre el Mar­xis­mo. [2] El epí­gra­fe de su obra, toda­vía por difun­dir­se, toda­vía por cono­cer­se, segui­rá sien­do el plan­tea­mien­to del dile­ma mor­tal que ace­cha al pen­sa­mien­to de Marx: “el dis­cur­so del Comu­nis­mo sólo pue­de ser tal, si es estruc­tu­ral­men­te crí­ti­co, es decir: si vive de la muer­te del dis­cur­so del Poder: de minar­lo sis­te­má­ti­ca­men­te…”


[1] Eche­ve­rría, Bolí­var; El dis­cur­so crí­ti­co de Marx, ed. Era, Méxi­co, 1986.

[2] Haug, Fritz Wolf­gang (Hrg.); His­to­risch-kri­tis­ches Wör­ter­buch des Mar­xis­mus, Band 1, Abbau des Staa­tes bis Avant­gar­de, Argu­ment, Ber­lin, 1994. Es un pro­yec­to edi­to­rial en pro­ce­so, que reu­ni­rá un total de 1500 con­cep­tos cen­tra­les del Mar­xis­mo, una obra colec­ti­va en quin­ce volú­me­nes, de los cua­les en la actua­li­dad se ha publi­ca­do has­ta el tomo 7, corres­pon­dien­te a las voces “Kader­par­tei bis Klo­nen”.

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so del autor median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *