El sin­di­ca­lis­mo vas­co mar­ca los rit­mos – Edi­to­rial Gara

Los dos gran­des sin­di­ca­tos de obe­dien­cia esta­tal hicie­ron ayer públi­ca en Madrid la fecha en la que lla­ma­rán a los tra­ba­ja­do­res a secun­dar una huel­ga gene­ral con­tra la refor­ma labo­ral del Gobierno Zapa­te­ro: el 29 de setiem­bre. A la vez, CCOO de Eus­ka­di anun­cia­ba en Bil­bo que a esa con­vo­ca­to­ria aña­de en la CAV una segun­da, el 29 de junio, para coin­ci­dir así con la fecha ele­gi­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca para lle­var a cabo el paro en Hego Eus­kal Herria. Todo apun­ta a que UGT-Eus­ka­di, que anun­cia­rá hoy su deci­sión, segui­rá los mis­mos pasos que CCOO. Ayer, este sin­di­ca­to hacía un lla­ma­mien­to a con­sen­suar una con­vo­ca­to­ria con­jun­ta.

Así, mien­tras ayer en Madrid los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios se esfor­za­ban por expli­car las razo­nes que les han lle­va­do a dis­tan­ciar más de tres meses su huel­ga gene­ral de la apro­ba­ción de la refor­ma labo­ral más agre­si­va de las últi­mas déca­das, en Bil­bo CCOO sor­pren­día con su anun­cio de coin­ci­dir con la con­vo­ca­to­ria de las cen­tra­les aber­tza­les. Es decir, mien­tras en Madrid se deja­ba sen­tir el mie­do al fra­ca­so por el más que nega­ti­vo pre­ce­den­te del recien­te paro en el sec­tor públi­co y la repro­ba­ción con la que los tra­ba­ja­do­res juz­gan la total inac­ti­vi­dad de los gran­des sin­di­ca­tos ante la cri­sis, en Bil­bo CCOO se ren­día ante la evi­den­cia de que es la mayo­ría sin­di­cal vas­ca la que lle­va la úni­ca ini­cia­ti­va sóli­da en res­pues­ta a los ata­ques que patro­nal y Gobierno diri­gen con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Si algo ha demos­tra­do el pro­ce­so de ges­ta­ción de esta huel­ga es que el mode­lo de diá­lo­go social que han defen­di­do UGT y CCOO sólo ha con­se­gui­do ser­vir en ban­de­ja a Gobierno y patro­nal una refor­ma labo­ral como la que se apro­xi­ma. Y si estos sin­di­ca­tos deci­den aho­ra salir a la huel­ga en pró­xi­mo 29 de junio en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, será, no tan­to por haber renun­cia­do a ese mode­lo, sino por­que no se pue­den per­mi­tir el lujo de que su pro­pia mili­tan­cia abra los ojos ante una reali­dad incon­tes­ta­ble que se resu­me en la con­vo­ca­to­ria de los sin­di­ca­tos aber­tza­les: la defen­sa de los dere­chos labo­ra­les no pue­de supe­di­tar­se a intere­ses aje­nos a los tra­ba­ja­do­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *