De las altas cum­bres, a los bajos fon­dos- Ezker Aber­tza­lea

Sien­do nues­tra tie­rra pró­di­ga en per­so­nas que gus­tan de subir al mon­te, no es de extra­ñar que con­te­mos ya con un trío que ha alcan­za­do las 14 cum­bres más altas del pla­ne­ta. En aque­llas zonas se res­pi­ra aire lim­pio, se pisa natu­ra­le­za vir­gen y por for­tu­na no lle­gan las garras de ilus­tra­dos pla­ni­fi­ca­do­res occi­den­ta­les.

De las altas cum­bres.
Más cer­ca, en Zara­go­za, ha teni­do lugar los días 8 y 9 de junio una alta cum­bre de minis­tros de trans­por­te de la UE sobre la Red Transeu­ro­pea. Entre peleas por prio­ri­zar corre­do­res y ejes, el comi­sa­rio Kallas ha avi­sa­do de que “fal­ta finan­cia­ción y hay que con­cen­trar­se en ter­mi­nar los ejes ya inclui­dos en la lis­ta y que están retra­sa­dos”. Aún así, pre­vén gas­tar más de 500.000 millo­nes de euros en obras pre­vis­tas para el perío­do 2.007−2.020. Con esas redes transeu­ro­peas per­si­guen un nue­vo cam­bio de esca­la en mer­ca­dos y pro­duc­ción. Con­se­gui­rán pri­mor­dial­men­te incre­men­tar los flu­jos de mercancí¬as y capi­tal, aumen­tan­do a su vez la arti­fi­cia­li­za­ción del terri­to­rio y la emi­sión de gases de efec­to inver­na­de­ro. Con­ti­nua­rán otor­gan­do prio­ri­dad a auto­pis­tas, alta velo­ci­dad ferro­via­ria, enor­mes aero­puer­tos y super­puer­tos. Des­oyen­do pro­tes­tas socia­les –has­ta allí lle­ga­ron pro­tes­tas con­tra el TAV de Eus­kal Herria- y con­tra­vi­nien­do su teó­ri­ca defen­sa de la movi­li­dad sos­te­ni­ble, toman esa sen­da que de la cum­bre con­du­ce direc­ta­men­te al pre­ci­pi­cio, al inacep­ta­ble desas­tre ambien­tal, social y eco­nó­mi­co.

A los bajos fon­dos.
Desas­tre, y mayúscu­lo, el que pro­vo­có un des­co­mu­nal esca­pe de gas letal en Bho­pal (India) en 1.984. Aho­ra han sido con­de­na­dos a tan sólo 2 años de pri­sión y menos de 9.000 euros de mul­ta los direc­ti­vos de Unión Car­bi­de. Aho­ra, 26 años des­pués, con el resul­ta­do de 22.000 per­so­nas muer­tas y 150.000 super­vi­vien­tes con enfer­me­da­des cró­ni­cas, «la Jus­ti­cia» vuel­ve a estar jun­to al poder eco­nó­mi­co. Quién sabe en qué bajos fon­dos habrá bucea­do la todo­po­de­ro­sa Dow Che­mi­cal ‑actual­men­te pro­pie­ta­ria de Unión Car­bi­de- para con­se­guir lo que en reali­dad pode­mos con­si­de­rar como una abso­lu­ción.
Sal­van­do las dis­tan­cias, evi­den­te­men­te, y echan­do una mira­da a nues­tra tie­rra, en bre­ve cono­ce­re­mos la sen­ten­cia sobre el caso Inama ‑Muxi­ka, Bizkaia‑, con­ta­mi­nan­te empre­sa que duran­te tan­tos años ha cam­pa­do a sus anchas. Con­fie­mos en que nadie haya bucea­do entre lodos, que haber­los tam­bién los hay por Urdai­bai.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *