Copa del Mun­do: ¿Diver­sión o manio­bra diver­si­va de masas? – Gui­ller­mo Almey­ra

Debo acla­rar, antes que nada, que des­de hace más de 75 años, o sea, casi des­de que el ama­teu­ris­mo fue sus­ti­tui­do por el inci­pien­te fút­bol pro­fe­sio­nal, soy hin­cha de ese depor­te. Pero pien­so que no dar­se cuen­ta de la uti­li­za­ción ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca del cam­peo­na­to mun­dial de fút­bol por el capi­ta­lis­mo es dar prue­ba de enor­me super­fi­cia­li­dad y gran inge­nui­dad. Por­que el fút­bol hace déca­das que dejó de ser un depor­te para trans­for­mar­se en un nego­cio que mue­ve cen­te­na­res de miles de millo­nes de dóla­res y, en par­ti­cu­lar, des­de la uti­li­za­ción que le dio el nazis­mo en los años trein­ta, en herra­mien­ta de pro­pa­gan­da polí­ti­ca para obte­ner aun­que sea una momen­tá­nea unión nacio­nal detrás de los gobier­nos.

No es nece­sa­rio recor­dar la pro­mo­ción del depor­te de Esta­do por Mus­so­li­ni, Hitler o Sta­lin, o lo que fue para la dic­ta­du­ra el Mun­dial de Fút­bol que Argen­ti­na ganó en Bue­nos Aires, mien­tras fue­ra de los esta­dios des­apa­re­cían dece­nas de miles de los mejo­res jóve­nes y otros lucha­do­res, entre ellos cien­tos de depor­tis­tas y atle­tas pro­fe­sio­na­les. Ese fút­bol don­de unos cuan­tos muy bien paga­dos jue­gan ante millo­nes de per­so­nas que jamás podrán prac­ti­car un depor­te por­que no tie­nen cam­pos, sala­rios ni ali­men­ta­ción sufi­cien­tes, ni tiem­po libre al ter­mi­nar sus tra­ba­jos exte­nuan­tes y mal paga­dos, y que por eso sim­ple­men­te miran la caja idio­ta que, de paso, se popu­la­ri­za y redi­me cada tan­to de sus crí­me­nes con­tra la con­cien­cia polí­ti­ca y la cul­tu­ra popu­la­res, aun­que apa­rez­ca como una diver­sión es, en reali­dad, una manio­bra diver­sio­nis­ta.

Como en la épo­ca de los empe­ra­do­res roma­nos, si no hay mucho pan se da cir­co para que la gen­te no pien­se o, mejor dicho, que pien­se en cosas sin impor­tan­cia, cre­yen­do par­ti­ci­par y ser suje­to en un espec­tácu­lo pro­mo­vi­do por los due­ños del poder para con­tro­lar inclu­so los sen­ti­mien­tos y dar una fal­sa sen­sa­ción de ale­gría a las víc­ti­mas del capi­tal, des­vian­do su aten­ción de las cri­sis, las matan­zas, el desas­tre eco­ló­gi­co, la des­ocu­pa­ción, las ham­bru­nas, la explo­ta­ción y la opre­sión.

Como las dro­gas, este tipo de fút­bol crea una bur­bu­ja, un mun­do fic­ti­cio. Es más, hoy, en la mayo­ría de los paí­ses, el fút­bol pro­fe­sio­nal es el ver­da­de­ro opio del pue­blo, mucho más que la reli­gión, pues ésta no lle­na la vida de los hin­chas des­de el lunes has­ta el miér­co­les y des­de el vier­nes has­ta el fin de sema­na con la mis­ma inten­si­dad ni de la mis­ma mane­ra abso­lu­ta. Tam­bién como las dro­gas, la pros­ti­tu­ción o las indus­trias del jue­go y de los entre­te­ni­mien­tos (o sea, de los ins­tru­men­tos coti­dia­nos de domi­na­ción del capi­tal y de enca­rri­la­mien­to del tiem­po libre de las cla­ses domi­na­das), ese tipo de depor­te pasi­vo y tram­po­so es un exce­len­te nego­cio.

La FIFA (Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal del fút­bol Aso­cia­do) posee más de mil millo­nes de dóla­res y el año pasa­do ganó 300 millo­nes sim­ple­men­te cobran­do comi­sio­nes a las fede­ra­cio­nes inte­gran­tes. Y la com­pra-ven­ta de juga­do­res ‑quie­nes encuen­tran en un mun­dial una vidrie­ra para su expo­si­ción- mue­ven cien­tos de millo­nes de dóla­res que que­dan en manos de los diri­gen­tes de los clu­bes, de los inter­me­dia­rios y repre­sen­tan­tes, y de otros tan­tos coyo­tes, y sólo en muy peque­ña medi­da lle­gan a los moder­nos gla­dia­do­res de este cir­co.

Por supues­to, aun­que en todas par­tes del mun­do se pre­sen­ta la uti­li­za­ción capi­ta­lis­ta de un depor­te popu­lar (Sil­vio Ber­lus­co­ni es pro­pie­ta­rio del Milán y en ese carác­ter obtie­ne votos de imbé­ci­les, y Mau­ri­cio Macri, el gober­na­dor de la ciu­dad de Bue­nos Aires, fue ele­gi­do por­que fue pre­si­den­te del Boca Juniors, con el voto de miles de hin­chas des­pis­ta­dos), la mag­ni­tud de esa uti­li­za­ción varía de acuer­do con la orien­ta­ción polí­ti­ca de los diver­sos gobier­nos.

En efec­to, en todas par­tes se cue­cen habas, pero, como decía Juan Gel­man, en algu­nas se cue­cen sólo habas… Los gobier­nos mal lla­ma­dos popu­lis­tas en par­ti­cu­lar, inten­tan hacer del depor­te (pasi­vo, tele­vi­si­vo) una herra­mien­ta ideo­ló­gi­ca para cons­truir una efí­me­ra unión nacio­nal y una fuen­te de glo­ria moder­na y bara­ta, de car­tón pin­ta­do.

En Argen­ti­na, por ejem­plo, el Gobierno le qui­tó al mono­po­lio Cla­rín el fút­bol por abo­na­mien­to tele­vi­si­vo (un nego­cio de 4.000 millo­nes de dóla­res) y lo trans­mi­te gra­tis, para todos, y con moti­vo de este mun­dial rega­ló más de un millón de deco­di­fi­ca­do­res digi­ta­les para que todos lo pudie­ran ver. Sin duda, esas medi­das cons­ti­tu­yen una demo­cra­ti­za­ción de los espec­tácu­los. Sin embar­go, hay un pero: el canal ofi­cial ‑el 7- se satu­ró de fút­bol, eli­mi­nó los pro­gra­mas infor­ma­ti­vos y de opi­nión, así como los deba­tes de todo tipo, y así dio un impor­tan­te impul­so a la estu­pi­di­za­ción de la opi­nión públi­ca y a la uti­li­za­ción dema­gó­gi­ca de los recur­sos públi­cos, que podrían haber sido des­ti­na­dos a usos cul­tu­ra­les, refor­zan­do la cam­pa­ña diver­sio­nis­ta del capi­tal mun­dial.

De modo que, en la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca y social del capi­ta­lis­mo mun­dial y en una cri­sis eco­ló­gi­ca que podría ser fatal para el des­tino de la civi­li­za­ción y del pla­ne­ta, vivi­re­mos preo­cu­pa­dos duran­te un mes por unas pelo­tas y, per­dó­nen­me la expre­sión, por unos pelo­tu­dos char­la­ta­nes y explo­ta­do­res de la inge­nui­dad. Tam­bién en esto, una civi­li­za­ción en pro­fun­da des­com­po­si­ción imi­ta los méto­dos de la deca­den­cia del siglo III de nues­tra era, duran­te el Bajo Impe­rio Romano.

© La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *