La legí­ti­ma vio­len­cia- Javier Ramos

Cuan­do Ras­kol­ni­kov, el héroe de Dos­to­yevs­ki en «Cri­men y cas­ti­go», tra­ta de jus­ti­fi­car el ase­si­na­to de la vie­ja usu­re­ra Ale­na Iva­nov­na, recu­rre a las crue­les matan­zas lle­va­das a cabo por Napo­león, un hom­bre sin duda glo­ri­fi­ca­do y encum­bra­do por mor de sus bri­llan­tes tác­ti­cas mili­ta­res, las que, sin embar­go, pro­du­je­ron dece­nas de miles de muer­tos, heri­dos y muti­la­dos. Todo se le ha per­do­na­do al gran estra­te­ga, se que­ja amar­ga­men­te el per­so­na­je, pre­ci­sa­men­te, por­que con­du­jo a la muer­te a miles de hom­bres en lugar de aca­bar con la vida de uno sólo. Si así hubie­ra suce­di­do, si tan sólo una per­so­na hubie­ra muer­to a manos del gran gene­ral, enton­ces hubie­ra pasa­do de héroe a villano con la mis­ma faci­li­dad con la que muta su natu­ra­le­za el vino en vina­gre.

Aca­bar con la vida de miles de per­so­nas, en Irak o Afga­nis­tán, inclu­so cuan­do las víc­ti­mas con­cu­rren al dicho­so even­to de una boda, for­ma par­te de la «vio­len­cia legí­ti­ma» de cier­tos esta­dos alia­dos que se han auto­con­fe­ri­do el dere­cho a inva­dir, sojuz­gar, vio­lar y masa­crar a otros pue­blos por­que, como dije­ra el jefe del Esta­do ale­mán en des­di­cha­do des­liz, así tam­bién defien­den sus intere­ses eco­nó­mi­cos. Los úni­cos, diga­mos­lo cla­ra­men­te, que cuen­tan en éste y otros mun­da­nos asun­tos. Sim­ples «daños cola­te­ra­les», en suma. El Esta­do de Israel lle­va imple­men­tan­do esta polí­ti­ca de «Esta­do gam­be­rro» prác­ti­ca­men­te des­de que ocu­pó la tie­rra pales­ti­na, allá por 1948. Des­de enton­ces se dedi­ca, y con no poco éxi­to vis­ta la per­mi­si­vi­dad de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, al ase­si­na­to selec­ti­vo, al des­po­jo de tie­rras pales­ti­nas, las incur­sio­nes mili­ta­res con­tra civi­les, la uti­li­za­ción de armas quí­mi­cas prohi­bi­das por con­ve­nios inter­na­cio­na­les, la pira­te­ría en alta mar y otras tro­pe­lías que por innu­me­ra­bles obvia­mos citar. Las reso­lu­cio­nes de la ONU al res­pec­to sim­ple­men­te se las pasa por el arco de triun­fo, gra­cias a la mano ami­ga del «capo di capi», los EEUU de Nor­te­amé­ri­ca. Así son las cosas en este mun­do de hipó­cri­tas y ase­si­nos de masas.

En Eus­kal Herria, sin embar­go, la vara de medir es bien otra. Cuan­do el actual lehen­da­ka­ri, ile­gí­ti­mo ab ori­gi­ne pues es bien sabi­do que ocu­pa el car­go en base a una ampu­tación pre­via del cuer­po elec­to­ral, nos decla­ma sobre la «des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia», la náu­sea aso­ma al estó­ma­go y la san­gre a la tez, de pura ver­güen­za aje­na. Un hom­bre que per­te­ne­ce al mis­mo par­ti­do que uti­li­zó las cloa­cas del Esta­do para secues­trar y ase­si­nar en nom­bre del GAL nos ilus­tra nada menos que sobre paci­fis­mo y des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia. Ver para creer.

Vaya­mos por par­tes. El mano­sea­do Plan del impos­tor lehen­da­ka­ri sim­ple­men­te pre­ten­de adoc­tri­nar al alum­na­do en la supues­ta ile­gi­ti­mi­dad de una y nada más que una de las vio­len­cias, la que ejer­ce ETA, natu­ral­men­te. Lo mis­mo hubie­ra dicho y hecho el señor Goe­bels acer­ca de la vio­len­cia de los «terro­ris­tas» que ata­ca­ban las uni­da­des de la Wehr­macht. La cues­tión es bien pelia­gu­da empe­ro.

¿Es aca­so Eus­kal Herria un país ocu­pa­do? Res­pón­da­se el lec­tor como mejor pue­da. ¿Resul­ta legí­ti­ma la acti­vi­dad arma­da fren­te a la ocu­pa­ción? El Códi­go penal vigen­te me impi­de res­pon­der a esta cues­tión. ¿Cuán­tos muer­tos hay que poner enci­ma de la mesa para que el vul­gar ase­sino pase a ser decla­ra­do con­ten­dien­te y su ini­cial acti­vi­dad cri­mi­nal fru­to de un «con­flic­to polí­ti­co»? ¿Por qué tie­ne más dere­cho el Esta­do de Israel a ata­car y ase­si­nar a una flo­ti­lla de acti­vis­tas pací­fi­cos en aguas inter­na­cio­na­les y menos la gue­rri­lla che­che­na o la insur­gen­cia colom­bia­na a ejer­cer esa mis­ma acti­vi­dad arma­da?

¿De qué vio­len­cia nos hablan esos meli­fluos obis­pos impues­tos, qui­zá de la que ha ejer­ci­do la Igle­sia en los últi­mos 2.000 años al ser­vi­cio del poder esta­ble­ci­do? Se esti­ma que 500.000 per­so­nas fue­ron decla­ra­das cul­pa­bles de «bru­je­ría» y murie­ron que­ma­das entre los siglos XV y XVII, la mayo­ría muje­res. Pre­via­men­te y con el con­sen­ti­mien­to papal fue­ron bru­tal­men­te tor­tu­ra­das para que denun­cia­sen a otras futu­ras víc­ti­mas. Todo bajo la corrup­ta vigi­lan­cia de esa «mise­ri­cor­dio­sa» Madre Igle­sia.

¿De qué vio­len­cia osa men­tar la dere­cha fran­quis­ta actual que pro­mo­vió un gol­pe de Esta­do que dejó cien­tos de miles de víc­ti­mas, tor­tu­ra­das y vil­men­te ase­si­na­dos, ade­más de con­fis­car sus bie­nes y per­te­nen­cias? La mis­ma dere­cha que nun­ca ha con­de­na­do al dic­ta­dor ni a sus here­de­ros polí­ti­cos. El señor Basa­goi­ti pier­de muchas opor­tu­ni­da­des de estar­se calla­do. Más muy al con­tra­rio, alar­dea y se revuel­ca en su repug­nan­te cinis­mo. Y pue­de hacer­lo por­que mane­ja los hilos del ile­gí­ti­mo Gobierno de Gas­teiz. El herrum­bro­so PSOE de la mano, y mania­ta­do, por los cune­te­ros de 1936, para escar­nio de sus fami­lia­res ase­si­na­dos.

El men­ta­do plan de «Con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca y de des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia» nos habla de «valo­res demo­crá­ti­cos» y a buen segu­ro que se refie­re a aque­llos que per­mi­ten, por ejem­plo, que par­te de la ciu­da­da­nía vas­ca siga sin poder ejer­cer su dere­cho de sufra­gio acti­vo y pasi­vo, a que cono­ci­dos líde­res polí­ti­cos sigan encar­ce­la­dos pre­ci­sa­men­te por ejer­cer la polí­ti­ca, a que se sigan pro­du­cien­do denun­cias de malos tra­tos y tor­tu­ras con cada nue­va raz­zia poli­cial o a que, en fin, la pala­bra y la deci­sión del Pue­blo vas­co siga sien­do pre­te­ri­da y nin­gu­nea­da con el des­pre­cio que se mani­fies­ta por una colo­nia sojuz­ga­da. Esos son sus «valo­res demo­crá­ti­cos» y aque­llas sus «ins­ti­tu­cio­nes» para hacer­los valer, por las bue­nas o por las malas. Y pre­ten­den que la gen­te comul­gue con esas rue­das de molino. Voso­tros inven­tas­teis el terro­ris­mo, el que mayor terror pro­du­ce, el terro­ris­mo de esta­do. No tenéis la más míni­ma auto­ri­dad polí­ti­ca ni moral para dar lec­cio­nes de con­vi­ven­cia, menos aún de demo­cra­cia y des­de lue­go nin­gu­na sobre dere­chos huma­nos. Y la socie­dad vas­ca lo sabe per­fec­ta­men­te. A otro perro, pues, con ese hue­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *